Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

El plan de Pivotes para reenfocar la agenda post plebiscito

El plan de Pivotes para reenfocar la agenda post plebiscito

5 de septiembre es la fecha que el laboratorio de experimentación e innovación que fundó Bernardo Larraín Matte eligió para lanzar su primer programa de incidencia pública. Se llama EnFoco y busca llevar al debate cuatro temáticas que, a juicio del expresidente de la Sofofa, han quedado de lado tras la contingencia constituyente.

Por: María José López | Publicado: Viernes 2 de septiembre de 2022 a las 10:45
  • T+
  • T-
Las frases “5 de septiembre” y “cinco de septiembre” están patentadas desde el 2 julio en NIC Chile. No lo hicieron desde el gobierno. Tampoco miembros de la ex Convención. Ni representantes del Rechazo ni del Apruebo. Lo registraron en Pivotes, el laboratorio de experimentación, innovación e incidencia pública que fundó Bernardo Larraín Matte a fines del 2021 con el objetivo de aportar al debate.

Más allá de la anécdota, la movida refleja el objetivo que se propuso la organización por estos días: movilizar ideas y temas urgentes que han permanecido sin solución estos meses en que el debate constitucional se ha comido la agenda y que afectan a las personas y sus oportunidades de desarrollo.

Y lo hicieron en un momento en que en la opinión pública se planteó que lo importante, más que el mismo plebiscito fijado para el 4 de septiembre, es lo que sucederá -independiente del resultado- posterior a ese día.

“En Pivotes identificamos cuatro temáticas en las que nos queremos enfocar desde el 5 de septiembre, en lo que constituirá nuestro primer programa de incidencia. Son dolores o problemas concretos que se han profundizado en el Chile de hoy, pero que llevan mucho tiempo sin solución”, explica Bernardo Larraín desde la oficina donde se emplaza el family office Olivo Capital, que encabeza su madre Patricia Matte y en el que él participa.

En la conversación están Angélica Cepeda, la directora ejecutiva de Pivotes (ingeniera comercial UC) que asumió en mayo, y Sebastián Rivas, periodista de la U. de Chile y máster en políticas públicas de la U. de Chicago -ex editor general de Audiencias de La Tercera- que se integró al equipo en julio como director de contenidos.

Angélica -quien fundó la marca de accesorios Lounge- participa de esta conversación en forma telemática desde Ciudad de México, donde viajó por unos días para revisar un asunto relacionado a una editorial infantil chilena en la que colabora. “Pivotes es una startup, y todos fomentamos el emprendimiento”, señala Larraín, quien es director de CMPC y Colbún, empresas controladas por la familia Matte.

Por estos días el equipo trabaja en su primer programa de incidencia, al que bautizaron EnFoco. “Poner el foco en lo urgente permite que el debate sobre lo importante –la Constitución– empiece de nuevo, pero esta vez conectado con los problemas y desafíos que marcan el Chile de hoy, sea cual sea el resultado del plebiscito”, dice Bernardo, quien también es ingeniero comercial de la UC y MBA de Stanford.

Hace justo un mes llegó de California, EEUU, donde vivió con su familia por un año. Ahí visitó empresas -entre ellas SpaceX de Elon Musk-, startups e importó ideas y una que otra jerga del ecosistema de la innovación (los emprendedores suelen hablar de “dolores” en vez de “problemas” al momento de idear proyectos). Desde que llegó dedica una parte importante de su tiempo a este proyecto, participando en las reuniones periódicas del equipo ejecutivo y editorial, y aportando con su mirada a los contenidos y las definiciones de los temas a monitorear.

“El estallido social y la pandemia fueron remezones que desconfiguraron el lente con el que la política se aproxima a los desafíos país y a los procesos para darles cauce. A partir del 5-S tenemos que tomar distancia, recalcular la profundidad y volver a ajustar el foco en los dolores, problemas y desafíos concretos que marcan el Chile de hoy. Y tenemos que ajustar el foco de nuevos debates, incluido el constitucional, para que se centre en abrir y no estrechar la cancha de las soluciones”.

“A partir del lunes los focos van a estar probablemente en cómo se va a acordar un nuevo proceso constitucional si gana el Rechazo, o en cómo se van a implementar las reformas que se comprometieron, si gana el Apruebo. Independiente del resultado, el 5 de septiembre empieza una etapa donde la sociedad civil será crucial: no sólo aportará soluciones e innovaciones al debate, si no que además tiene el rol de ser un contrapeso para evitar que el espacio público sea capturado e instrumentalizado por el Estado”, complementa.
 

EnFoco

Si bien Pivotes viene gestándose desde el 2021, su puesta en marcha comenzó en marzo de este año, donde, en medio de su proceso de creación, generó insumos para aportar al debate constitucional.

En esa línea, hubo cuatro tipos de contenidos: análisis hechos a partir de “big data” en relación a términos y conceptos usados durante la Convención Constitucional, un podcast con expertos que buscaba aterrizar los temas en conversación, herramientas tecnológicas (un buscador y un juego tipo match para escoger opciones de propuestas), y dos documentos fijando posturas.


Éstos fueron “Se nos escapa una oportunidad”, una columna donde se explicitaban puntos débiles en medio del proceso de debate de la Convención, y luego “Recuperemos la oportunidad”, un documento en que se comparaban 23 puntos en que la Convención había decidido por un modelo con una alternativa que había estado presente en el debate, pero que finalmente fue desechada. Dicho eso, aclaran, Pivotes no nace por este debate. “Nuestra razón de ser no es la Constitución”, dicen.

El equipo editorial se reúne todos los lunes al mediodía de forma presencial desde el retorno de Bernardo Larraín a Chile. Entre sus integrantes -además de Cepeda y Rivas- están Joaquín Barañao, ingeniero y autor de la saga editorial “Historias freak”; la economista Elisa Cabezón; Rafael Palacios, quien fuera secretario general de la Sofofa en la época que Larraín fue su presidente; y Paula Streeter, directora de 40c Consultores.

Varias de estas citas se han hecho en la sala de reuniones de Olivo Capital, y los miembros de este equipo han sido los que han encabezado la investigación de los temas que marcarán el primer programa de incidencia pública, EnFoco, que tiene cuatro temas (ver recuadro).

Las mesas de trabajo de Pivotes estarán encabezadas por ese equipo: Barañao, en economía; Cabezón, informalidad laboral ; Streeter a cargo de educación; y Palacios, en modernización del Estado. Ellos son parte del denominado equipo de incidencia de Pivotes. Su labor es trabajar las propuestas y posibles soluciones con otros actores de la sociedad, viajar a regiones y pilotear las ideas.

Y aclaran:  puede que en el camino se den cuenta que había otro asunto que requería prioridad. “Y si es así, lo enrocaremos, somos flexibles. No nos interesa quedarnos con ideas fijas y tampoco pretendemos entregar un documento con los resutados de nuestro trabajo para que finalmente quede archivado. Estamos lejos de eso”, aclara Larraín.
 

“No somos neutros”

“Las mesas tienen cuatro patas para sostenerse. Siguiendo esa lógica nosotros establecimos nuestros cuatro pilares que apuntaremos en esta primera instancia: uno económico, otro relacionado al mundo del trabajo, uno social que tiene que ver el el aprendizaje, y el último, sobre el rol del Estado”, dice.

“Nosotros proponemos cambiar el foco desde dónde mirar. El último tiempo el debate ha venido desde arriba y así nace la idea de una nueva Constitución para impulsar cambios que la sociedad exige. Aquí pensamos que mirando los problemas, los dolores, van a surgir una serie de soluciones posibles para atacarlos”, añade Sebastián Rivas.

Estas soluciones, explican, pueden venir de tres caminos: políticas públicas, iniciativas privadas escalables, y habilitaciones constitucionales. “Hoy, en la propuesta de Constitución, el artículo que habla de Educación no es suficientemente proactivo en reconocer el aporte privado a derechos sociales. Y nosotros creemos que sí es un aporte, y nos gustaría empujar la idea y que sea considerada. Creemos que la Constitución debiera abrir la cancha más que restringirla”, argumentan.

Otro asunto que impulsará en este proceso que inicia, es la divergencia. Si bien “Pivotes no es neutro”, asegura, “bienvenidos quienes quieran dar su opinión y discrepar”.

-Uno de los puntos que impulsa EnFoco, es que el país está perdiendo oportunidades en el ámbito económico por la estigmatización. ¿Es una crítica particular a este gobierno? Esta semana el Presidente habló en Time sobre la opción de condicionar la exportación de materias primas o de energía a cambios en el comportamiento de consumo de los países más desarrollados.
-Es algo que se ha instalado hace rato, el que hacer economía con recursos naturales sea sinónimo de extractivismo. Es algo profundamente equivocado y demostrado de países que admiramos, como Australia, que tienen los mismos recursos naturales y que el litio está enormemente mejor aprovechado que aquí: duplica nuestra producción y hace solo unos años nosotros lo superábamos.

El Presidente Boric en una entrevista (en CHV) habló de que veía el litio, el hidrógeno, como una gran oportunidad, pero su coalición lo sigue considerando extractivismo. Mientras tanto, y mientras en Chile se discute cómo debiera ser esta industria y el rol del privado y el Estado, la competencia afuera sólo crece, incluso Argentina nos está alcanzando. Y el mercado se va a empezar a cerrar.

-Hablando del hecho que Pivotes no es neutro, ustedes han sido críticos de la propuesta constitucional, pero entre el grupo de asesores de Pivotes (entre ellos Diego Fleishcmann, Javiera Parada, Andrés Velasco, Isabel Benhcke) está el arquitecto Alejandro Aravena, promotor del Apruebo. ¿Cómo manejan esas diferencias internas?
-Todas las personas que participan en la red saben que tenemos un set de creencias que ponen un marco a las cosas que proponemos, pero no nos interesa preguntar a los que se van sumando si están por el Apruebo o Rechazo. Nuestro desafío es generar la confianza, y que sientan que aún habiendo discrepancia, su opinión sea considerada. Se expresan discrepancias y siempre las procesamos. El plebiscito polariza, pero a partir del 5 de septiembre, eso cambiará. 
 

Modo Pivotes

¿Cómo se realizará este programa de incidencia? “A través de un proceso que intercala reuniones de cada plataforma y reuniones conjuntas, nos proponemos encontrar los mínimos comunes —constitucionales, políticas públicas, soluciones privadas e iniciativas público-privadas—, que transformaremos en causas ciudadanas para acercarlas a la ciudadanía, a los líderes de opinión y a la política”, señala Angélica Cepeda.

En concreto, las temáticas comenzarán desarrollándose durante el último trimestre de este año en cuatro mesas de trabajo y conversación, donde se reunirá a académicos, expertos, actores relevantes y personas que cumplen el rol de usuarios en las materias que correspondan. Por ejemplo, apoderados y sostenedores de colegios, en el caso de educación, o representantes de la CUT, en temas laborales.

El resultado de cada mesa será un documento con conclusiones y potenciales propuestas. Habrá un evento de lanzamiento de esta iniciativa, que se realizará entre las últimas semanas de septiembre y las primeras de octubre, y las conclusiones se entregarán a fines de este año.

Al mismo tiempo, Pivotes realizará un trabajo de difusión y conversación sobre las temáticas que incluirá otras herramientas y plataformas. Entre ellas, lanzará a inicios de septiembre un programa semanal utilizando la plataforma Twitter Spaces, donde conversará con invitados en torno a los problemas propuestos en el programa de incidencia y los desafíos generales que enfrenta Chile.

“A Pivotes le interesa situarse en la vanguardia de ciertas herramientas y nos parece que este modo de conversación vía Twitter puede ser llamativo y una manera de llegar a audiencias que de otra manera no lograríamos”, indica Rivas. Siempre habrá un host de Pivotes además del periodista José María del Pino, quien estudia en Columbia en este momento.

“Nos parece muy innovador porque nadie lo ha hecho. Y desde ahí vamos a ir explicando tanto lo que es ser Pivotes. forma coloquial, cercano, y entretenido”, complementa Angélica.

Ya “pivotearon” esta idea: José María del Pino es uno de los pioneros en el uso de la herramienta en Chile y en las últimas semanas ha hecho transmisiones junto con Sebastián Rivas y el sociólogo Roberto Munita centradas en el análisis de la encuesta Cadem que han superado los 10 mil auditores. 

Junto a ello, desarrollarán contenidos interactivos que apoyen la concientización del público en cada uno de los temas a abordar. “A esta mezcla la hemos denominado el “Modo Pivotes”.

Lo importante es comunicar bien a la ciudadanía, cómo explicar que la modernización del Estado, por ejemplo, sí les impacta. Eso las personas hoy lo ven como algo lejano, nuestro rol es comunicarlo para que lo consideren importante”, explica Angélica Cepeda.

Ambos elementos serán el primer paso del programa. Luego de la parte inicial de conversaciones, el objetivo es aglutinar a los actores relevantes de cada tema en torno a una coalición para generar cambios. Un proceso que está basado en el modelo de “advocacy coalitions”, muy vigente en el mundo anglosajón.

Para este trabajo utilizarán la metodología conocida como “doble diamante”, que se basa en cuatro pilares: descubir, definir, desarrollar, diseñar. 

“Queremos tener influencia, por marginal que sea. El rumbo no va a cambiar porque Pivotes dice “a”. Estamos lejos de presumir eso. Pero si son muchos miembros de la sociedad civil los que se activan y ponen foco, ponen luz, en dolores que han estado en las sombras del debate, podemos movilizar a que vuelvan a ser importantes”, dice Bernardo Larraín.

Y concluye: “Durante el proceso constitucional se apretó un botón, se puso una especie de “off” a los otros temas que se alejaron de aquella discusión. El mismo Presidente dijo que la agenda del gobierno se empezaría a desplegar a patir del “5”. Ojalá que el nuevo proceso que ahora empiece, sí se conecte con los dolores y desafíos que más requieren los chilenos”.


Los 4 “dolores”

-Las pérdidas o brechas de aprendizaje de niños y jóvenes vulnerables amplificadas por la pandemia.

-La informalidad y precariedad laboral, especialmente dramática frente al aumento del costo de la vida.

-La gran oportunidad que estamos perdiendo por las crecientes trabas al desarrollo de la economía de recursos naturales derivada de su equivocada estigmatización.

-Las desproporcionadas designaciones políticas o “a dedo” en el Estado, que lo alejan del imperativo ético de eficiencia y eficacia, así como de los ciudadanos.

“Este es un tema que vemos hace una década en todas las campañas presidenciales: pareciera que estamos todos de acuerdo en que se requiere el cambio. ¿Cuántos proyectos para modernizar en Estado conocemos? Varios. Hemos terminado con esta absurda rotación y nominación de cerca de 3 mil funcionarios al cambiar de un gobierno a otro? No. Tal vez la ciudadanía no tiene este punto como una gran preocupación a solucionar, pero en la medida que se entienda que esto retrasa decisiones que sí afectan la vida diaria, tomará relevancia”, apunta Rivas.


Puchi, Müller, Cueto y Délano entre los “ganadores” de la venta de Blue Express

US$ 230 millones de dólares pagará Copec por Blue Express, uno de los cuatro mayores operadores logísticos del país, que viene con un contrato con Amazon bajo el brazo. Un negocio del que se beneficiaron varios conocidos empresarios nacionales y con el cual Copec pretende entrar de lleno en la competencia de la última milla. “Esta operación responde a una estrategia definida hace poco más de dos años”, revela Arturo Natho, gerente general de la empresa de los Angelini.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR