Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Las paltas por las que exportadores demandaron a empresa china

Las paltas por las que exportadores demandaron a empresa china

Propal estuvo varios años tratando de entrar al mercado chino del cada vez más apreciado aguacate, pero entre 2018 y 2019 dejaron de pagarles. Demandó en Chile a Riverking, una de las importadoras asiáticas más conocidas en el país.

Por: Fernando Vega | Publicado: Domingo 21 de marzo de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

"Como el equipo chileno debe haberte contado, decidimos pagar a Propal US$ 100 mil para cerrar la temporada. La razón de ello es que nunca hemos hecho dinero con las paltas". Ese fue el correo que abrió los fuegos. Lo recibió la exportadora chilena el 14 de junio de 2019. Venía firmado por Hongquing Ou, gerente general de Shanghai Riverking Import Trade, una de las mayores importadoras de fruta chilena en Asia.

También conocido por su nombre occidental, Owen (ver recuadro), el correo del empresario asiático es hoy una de las pruebas en el juicio contra Riverking que el 27 de noviembre de 2019 inició la exportadora chilena Propal ante el 22 Juzgado Civil de Santiago, por el no pago de sus paltas enviadas a China.

Mr. chilean cherries
En Chile, Owen Ou, quien es el fundador y gerente general de Riverking International, es un empresario conocido entre los exportadores de cerezas. Es considerado uno de los "padres" del éxito de ese producto en el gigante asiático. Riverking es considerada una de las compañías importadoras de cerezas más importantes de China. Durante más de 15 años ha estado involucrado en la industria frutícola, y nadie se atreve a dar una explicación de lo sucedido con las paltas. Graduado de Comercio Internacional del Instituto de Gestión del Transporte en Beijing, Owen Ou ha estado en Chile dos veces y hasta tiene una sociedad por acciones: Riverking Internacional SPA, que creó el 15 de junio de 2015. DFMAS intentó comunicarese con la firma asiática, pero hasta el cierre de esta edición no había recibido respuesta.

El caso se ha convertido en comentario obligado del mundo exportador chileno, donde en los últimos dos años han aumentado las quejas y problemas con los compradores chinos. Por los plazos, condiciones y exigencias que éstos están imponiendo. También por sus protagonistas.

China es hoy el mayor importador de frutas chilenas en todo el mundo y la relación no hace más que estrecharse y complejizarse. Como ese país es capaz de absorber casi la totalidad de la producción nacional en varios envíos, los chinos están cada vez más conscientes de su poder y ahora hacen exigencias como cualquier otro mercado premium: descuentos, apoyo para promociones, pagos parcelados, etc.

"Ellos son los que ponen las condiciones", sostiene un productor de cerezas que fue afectado por la baja de precios tras la ola de rumores sobre la existencia de Covid en las cajas de cherries provenientes de Chile, en febrero.

Según la demanda de Propal, que es una de las cinco mayores productoras de paltas de Chile, todo iba bien con los chinos hasta que las facturas de 2018 comenzaron a acumularse. Entre septiembre de 2018 y febrero de 2019, la firma envió 52 contenedores a Asia, con un precio garantizado de US$ 2,99 millones, pero debido a diversos ajustes de precios al final le pagaron solo US$ 1,2 millones, quedando además un saldo de US$ 709 mil.

Todo se hacía bajo el esquema de los "mínimos garantizados", en que el importador se comprometía a pagar un piso por la compra y el resto del valor se negociaba, para descontar mermas, cambios en condiciones de mercado, etc.

Primero se pagaba el 50% del "desde", pero en este caso ni esa plata llegó. Correos, llamados, mensajes de WhatsApp fueron y vinieron. Varios forman parte ahora del caso que incluso llegó a la Corte de Apelaciones, por notificaciones mal hechas y ejecutivos que dicen jamás haber trabajado para los asiáticos.

 Imagen foto_00000003
Owen Ou, fundador y gerente general de Riverking.

"Obedece a una confusión juridica de la parte demandante, lo que ya esta resuelto por el Tribunal", dijo una de sus abogadas a DF MAS. Pero lo que pasa es casi kafkiano: el caos lleva más de un año en la justicia y Riverking no se ha hecho parte del juicio. Porque no ha sido notificada.

No tiene RUT y algunas personas que aparentemente alguna vez fueron vistas en las dependencias que todos creían que eran de la firma en Chile, ahora sostienen que la empresa nunca tuvo una oficina en el país ni mucho menos empleados.

Las copias de correos y conversaciones por Whatsapp anexadas a la causa dan cuenta de que quienes importaron las paltas respondían con evasivas cada vez que los chilenos les cobraban. También se puede leer que Propal rebajó varias veces el precio para ir cimentado una relación de largo plazo. Pero nada de eso sirvió.

En el correo del 14 de junio de 2019 Owen dijo que primero están ellos: "... por favor ponte en nuestra posición, recién estamos recuperando los malos resultados de los últimos dos años y no estamos sacando ninguna utilidad de esta situación. Lamento si esto te causa problemas, créeme que no es nuestra intención. Sin embargo tambié́n debo asegurar los resultados de nuestra compañía", se lee.

En ese correo, Owen le recuerda a Propal su apoyo: "Por favor considera que hemos estado trabajando duro para ayudarlos a construir la marca Propal en el mercado de China desde el primer envío algunos años atrá́s. Este gran costo deberíamos compartirlo ambas partes, no solo el importador. Vemos que Propal nunca se quiere hacer cargo de esta responsabilidad, de modo que nos sentimos decepcionados respecto a esto". Ahora la justicia deberá determinar lo sucedido. Desde si alguna vez Riverking estuvo realmente en Chile.

Los detalles que esconde la nueva nave de Mercado Libre

Todavía no se inaugura, y DF MAS fue el primer medio que logró conocer la bodega más grande de Chile 100% dedicada al comercio electrónico. ¿Cómo funciona la logística y cuáles son los secretos de estos 43.000 metros cuadrados?

El desconocido litigio tras el hotel Manquehue Aeropuerto

La familia Cabello compró la propiedad a una sociedad ligada al inversionista indio Ram Harkishan Rohira. “Una vez producida la entrega, comenzamos a observar severas fallas”, afirman, por lo que pidieron una rebaja en el precio y pagos por reparaciones. La defensa del vendedor rechaza las acusaciones: dice que la operación fue entre dos partes “sofisticadas” y apuntó a una “negligencia inexcusable”.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR