Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Luego del último tropiezo de Biden, los demócratas entran en debate

Luego del último tropiezo de Biden, los demócratas entran en debate

La titubeante actuación del actual mandatario se produce en medio de la preocupación por su edad y su aptitud para el cargo. El jueves por la noche, Joe Biden tropezó repetidamente con sus palabras, dio respuestas incoherentes, pareció perder el hilo. Mientras, Donald Trump lo acusaba de ser el peor presidente de la historia de EEUU.

Por: Financial Times | Publicado: Sábado 29 de junio de 2024 a las 21:00
  • T+
  • T-
Los principales militantes demócratas han pedido a Joe Biden que abandone su candidatura a la reelección, después de que sus tropiezos en el debate presidencial con Donald Trump reavivaran las dudas sobre la edad del presidente, de 81 años, y su aptitud para el cargo. 

El jueves por la noche, Biden habló con voz ronca, tropezó repetidamente con sus palabras y dio respuestas incoherentes o pareció perder el hilo, mientras Trump le acusaba de ser el peor presidente de la historia de Estados Unidos. 

El debate era una oportunidad única para que Biden disipara las preocupaciones generalizadas sobre su edad ante una audiencia televisiva de decenas de millones de votantes estadounidenses. Pero un legislador demócrata dijo que la actuación de Biden había desatado un pánico generalizado en el Capitolio. 

“Esta noche, muchos demócratas de la Cámara de Representantes, que representan a un amplio sector de la bancada demócrata, se estaban enviando mensajes de texto en privado unos a otros diciendo que Biden tiene que anunciar que ha decidido no presentarse a la reelección. Necesitamos un nuevo candidato”, dijo el legislador.

“Biden tiene que hacer lo patriótico y hacerse a un lado. Necesitamos una convención abierta, que entusiasme al pueblo estadounidense como nunca hemos visto”, añadió. 
Un conocedor del Partido Demócrata dijo tras el debate que había un “nivel de pánico mayor del que he visto o creído posible”. Otro agregó: “Esto confirmó nuestros peores temores”. 
 

“Un momento Defcon 1”

Mike Johnson, presidente republicano de la Cámara de Representantes, dijo que los demócratas estaban “en pánico por muy buenas razones”. Señaló que el partido se veía ahora “obligado a decir abiertamente lo que saben desde hace tiempo: Joe Biden no puede ser presidente en la próxima legislatura”. 

David Axelrod, antiguo asesor principal del ex presidente Barack Obama, dijo en CNN que Biden había ganado puntos en algunas cuestiones políticas, pero añadió: “Va a haber discusiones sobre si debe continuar”. 

El ex jefe de campaña de Obama, David Plouffe, lo describió como un “momento Defcon 1”, en referencia a la etiqueta para el nivel de alerta más alto de las fuerzas armadas estadounidenses. 

“Realmente me duele decir esto”, dijo a MSNBC. “(Biden y Trump) se llevan tres años de diferencia. Esta noche parecían separados por 30 años. Eso va a ser con lo que realmente luchen los votantes”. 

Pero Biden parecía no inmutarse, diciendo a los periodistas en una parada nocturna en un restaurante Waffle House en Atlanta: “Creo que lo hemos hecho bien”.

Preguntado sobre las peticiones de que se apartara y sobre si le preocupaba su actuación en el debate, Biden -que dijo tener “dolor de garganta”- respondió: “No. Es difícil debatir con un mentiroso”. 

Biden tenía previsto dar un mitin en Carolina del Norte el viernes, y un portavoz de su campaña dijo que “aprovecharía el impulso de (su) decisiva victoria” en el debate. 
 

Un mal cálculo

El equipo de Biden había impulsado un debate presidencial anticipado sin precedentes en junio, más de cuatro meses antes de las elecciones de noviembre, en un intento de revitalizar la alicaída campaña del presidente y recordar a los votantes por qué lo eligieron a él en lugar de a Trump en 2020.

Pero el cálculo le salió por la culata, ya que Biden hizo poco por tranquilizar a la abrumadora mayoría de votantes que, según las encuestas, están preocupados de que sea demasiado mayor para otros cuatro años en la Casa Blanca. 
Trump sigue aventajando a Biden en la mayoría de las encuestas nacionales, a pesar de haber sido declarado culpable de 34 cargos penales el mes pasado.
En una respuesta incoherente al principio del debate, Biden pareció perder la noción de lo que estaba diciendo: “Asegurarnos de que seguimos... reforzando nuestro sistema sanitario, asegurarnos de que somos capaces de hacer que todas y cada una de las personas puedan optar a lo que yo he sido capaz de hacer con el Covid, perdón, con ocuparnos de todo lo que tenemos que hacer... mira, si finalmente vencemos a Medicare”. 

La campaña de Biden anunció más tarde que el jueves había sido el día en que más donaciones de base, o de poco dinero, se habían recibido desde que el presidente lanzó su candidatura a la reelección. Pero los grandes donantes demócratas hicieron saltar las alarmas tras el debate.

“La última vez que lo vi no estaba muy bien, pero sin duda era más coherente que en el debate de esta noche”, dijo un negociador. “No estoy seguro de que haya una alternativa en este momento, pero si alguna vez hubo una oportunidad de cambiar las cosas es ahora”. 

Dmitri Mehlhorn, estratega demócrata y asesor del prominente donante Reid Hoffman, escribió que Biden “tuvo una noche horrible, cimentando las preocupaciones sobre su edad, su mayor debilidad electoral”, según una carta vista por el Financial Times. 
 

Defensa

En uno de los intercambios del debate sobre el derecho al aborto, que ha demostrado ser un tema electoral ganador para los demócratas en los dos últimos años, Biden giró en cambio hacia la inmigración ilegal, una debilidad electoral para su partido. 

Kyle Kondik, analista no partidista del Centro de Política de la Universidad de Virginia, dijo: “Si a la gente le preocupaba la edad de Biden, no creo que haya hecho nada para mitigar esas preocupaciones”. “Me imagino que (entre los demócratas) habrá muchos que van a mojar la cama después de este debate”, añadió Kondik. 

Aun así, muchos demócratas de alto perfil defendieron públicamente al presidente tras el debate del jueves. Gavin Newsom, el gobernador de California, ampliamente considerado como un futuro candidato presidencial, dijo a MSNBC que las preguntas sobre si Biden debería seguir siendo el nominado eran “inútiles” e “innecesarias”.

“Tenemos que cubrir las espaldas a este presidente. No se le da la espalda por una actuación. ¿Qué clase de partido hace eso?”
 

Fuego cruzado

Trump, de 78 años, no es mucho más joven que Biden, pero pareció sentirse cómodo el jueves por la noche mientras arremetía contra el presidente, y en muchos casos repitió las afirmaciones falsas y extravagantes que se han convertido en un sello distintivo de su candidatura para otros cuatro años en la Casa Blanca. 

“No está preparado para ser presidente. Usted lo sabe y yo lo sé”, dijo Trump en un momento dado, en referencia a Biden. 

Las respuestas del actual presidente se hicieron más firmes a medida que avanzaba el debate de 90 minutos. Preguntado por la moderadora de la CNN, Dana Bash, sobre si era demasiado viejo para ser presidente, Biden respondió: “Este tipo es tres años más joven y mucho menos competente. ... basta con mirar el historial. Miren lo que he hecho. Mira cómo he dado la vuelta a la horrible situación en la que me dejó”.

En algunos momentos de tensión, Biden trató de presentar a Trump como no apto para el cargo, refiriéndose a sus condenas penales y a sus innumerables problemas legales. “La única persona en este escenario que es un delincuente convicto es el hombre al que estoy mirando ahora mismo”, dijo. 

Trump sigue aventajando a Biden en la mayoría de las encuestas nacionales y de los estados indecisos, a pesar de haber sido declarado culpable de 34 cargos penales por un jurado de Nueva York el mes pasado. El expresidente se enfrenta a otros tres juicios penales, incluidos dos casos relacionados con sus esfuerzos por anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Trump esquivó repetidamente las preguntas de los moderadores el jueves por la noche sobre si aceptaría los resultados de las elecciones de este año. Preguntado por tercera vez, el expresidente respondió: “Si son unas elecciones justas, legales y buenas, absolutamente”. 

Información adicional: Alex Rogers 


¿Qué pasa si Joe Biden o Donald Trump abandonan la carrera presidencial?
La titubeante actuación de Joe Biden en el primer debate presidencial estadounidense de 2024 exacerbó el jueves las dudas de los votantes sobre su idoneidad para el cargo.

Las serpenteantes respuestas del presidente reavivaron las preocupaciones sobre su edad (81 años) y llevaron a los principales demócratas a pedirle que suspendiera su candidatura a la reelección. 

Donald Trump, de 78 años, también se enfrenta a dudas sobre su edad, su agudeza mental y su temperamento. El mes que viene será sentenciado por su condena penal en Nueva York. 

¿Qué ocurre si uno de ellos abandona repentinamente la carrera o muere? La batalla por la sucesión podría ser complicada. 

Ambos candidatos ganaron fácilmente las primarias de su partido a principios de año. Si abandonaran ahora, correspondería a los delegados de las próximas convenciones republicana y demócrata encontrar sustitutos. 

Eso haría que la convención republicana de julio en Milwaukee o la convención demócrata de agosto en Chicago se parecieran a las convenciones de hace décadas, cuando los candidatos sondeaban a la delegación de cada estado en busca de votos. 

Según Elaine Kamarck, del centro de estudios Brookings Institution, los delegados estatales “no estarían comprometidos”, es decir, ya no estarían sujetos a los resultados de las primarias de su estado, y podrían votar al candidato que quisieran. Puede que hagan falta varias rondas de votaciones para encontrar un candidato.

El índice de aprobación de la vicepresidenta Kamala Harris es de sólo el 39,4, indica FiveThirtyEight, incluso más bajo que el 39,9% de Biden. Es casi seguro que otros demócratas se lanzarían a la carrera.

Trump aún no ha anunciado a su compañero de fórmula. Así que la convención republicana sería un “mundo un poco más libre”, añadió Muller. 

Las reglas de ninguno de los dos partidos establecen que el compañero de fórmula debe suceder al candidato presidencial que renuncia o muere. 

Según Kamarck, el proceso de sustitución sería “un poco más desordenado”, con “muchas negociaciones, muchos intercambios de favores y muchos discursos ante las delegaciones estatales en las convenciones”. 

¿Había abandonado antes un candidato presidencial? Sí, pero cuando las reglas de las primarias eran diferentes. 

Lyndon Johnson, el presidente demócrata en ejercicio en 1968, sorprendió a la nación en marzo al retirarse de la carrera, diciendo que la presidencia no debía ser mancillada por “divisiones partidistas”, mientras se centraba en la polémica guerra de Vietnam. 

Robert F. Kennedy, que esperaba ser el candidato, fue asesinado en junio, por lo que Hubert Humphrey obtuvo el respaldo del partido en una convención celebrada en Chicago y empañada por las protestas contra la guerra. Los demócratas se preparan para las protestas contra la guerra -esta vez por Gaza- en su convención de este año, de nuevo en Chicago. 

Cuatro años después de la sorprendente retirada de LBJ, el demócrata Thomas Eagleton abandonó como compañero de fórmula del candidato presidencial del partido, George McGovern. El Comité Nacional Demócrata en pleno tomó el control del proceso de sustitución, sentando un precedente. 

Hoy en día, si uno de los candidatos se retira antes de la convención, la dirección del partido -el Comité Nacional Demócrata o el Comité Nacional Republicano- interviene para gestionar las consecuencias.

“Lo que hay que recordar es que los partidos tienen el control hasta el día de las elecciones”, afirma Kamarck. 

¿Qué ocurriría si un candidato abandonara después de las convenciones? Los comités de los partidos decidirían por votación un nuevo candidato. Pero antes podría producirse una tremenda batalla por la sucesión. 

Para los demócratas, la vicepresidenta Harris partiría como favorita a pesar de sus pésimas cifras de aprobación. Pero el gobernador de California, Newsom, sería uno de los aspirantes a sustituir a Biden. La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, y el gobernador de Illinois, JB Pritzker, son otros posibles candidatos. El problema para todos es que carecen de reconocimiento nacional y se les considera candidatos más plausibles para 2028. 

Las consecuencias para los republicanos si Trump quedara incapacitado podrían ser caóticas. Durante las primarias, republicanos como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el empresario Vivek Ramaswamy trataron de captar a los seguidores de Trump en la Maga. Pero la rival más cercana de Trump en las primarias, su exembajadora ante la ONU Nikki Haley, procede del ala conservadora más tradicional del partido republicano. Así que la batalla para sustituir a Trump sería también una lucha ideológica. 

¿Cuándo se complicaría aún más? Si cualquiera de los dos abandonara después de ganar las elecciones el 5 de noviembre, pero antes de que el Colegio Electoral votara para convertirlo formalmente en presidente electo, las cosas podrían ponerse raras.
Los electores del Colegio Electoral “no estarían en deuda con nadie”, dijo Kamarck. Como cuestión de política práctica, probablemente elijan al candidato a la vicepresidencia... pero eso es un poco ambiguo”. 

Una vez que el Colegio Electoral haya votado, sería más sencillo: la vigésima enmienda de la Constitución estadounidense establece que si el presidente electo fallece, le sucede el vicepresidente electo. Una vez investido, el nuevo presidente podría nombrar a un vicepresidente en virtud de la 25ª enmienda. Esa elección tendría que ser aprobada por la mayoría de ambas cámaras del Congreso. 
 
*Por Steff Chávez, en Washington. Información adicional de Oliver Roeder, en Nueva York.

Impactantes imágenes deja el atentado a Donald Trump

Las imágenes resultan cinematográficas. Tras escucharse sonidos de disparos en el mitin del candidato republicano, el expresidente hace una mueca y levanta su mano. Luego se aprecia un hilo de sangre. El autor del disparo fue abatido y murió.

La carta con que George Clooney se suma al elenco que pide a Biden dejar su candidatura

“Creo que soy el mejor cualificado para ganar”, afirmó esta semana Joe Biden. El miércoles 12 de julio George Clooney irrumpió en The New York Times para opinar lo contrario. Pide al presidente dejar su candidatura, a pesar de que la ha apoyado y financiado. A esto, se suma que las promesas de unos US$ 90 millones en donaciones de históricos grupos están ahora en suspenso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR