Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

¿Podrá OpenAI crear una superinteligencia antes de quedarse sin dinero?

¿Podrá OpenAI crear una superinteligencia antes de quedarse sin dinero?

La startup de IA es una de las empresas de más rápido crecimiento de la historia, pero sigue habiendo dudas sobre la viabilidad a largo plazo de su modelo de negocio.

Por: Madhumita Murgia y George Hammond - Financial Times | Publicado: Sábado 17 de febrero de 2024 a las 04:00
  • T+
  • T-

La mañana del 18 de noviembre, durante una conferencia tecnológica en Tokio, Ting Cai recibió una alerta sobre Sam Altman, de OpenAI, quien había sido destituido en un golpe de Estado en la sala de juntas.

A Cai, director de datos del gigante tecnológico japonés Rakuten, le pilló desprevenido. Había volado días antes desde San Francisco, donde acababa de ver al director ejecutivo de la empresa pionera en inteligencia artificial y a su equipo, con los que Rakuten había estado colaborando en una nueva plataforma empresarial de IA.

Inmediatamente, la alta dirección de OpenAI tranquilizó al ejecutivo japonés asegurándole que no se había producido ninguna infracción por parte de Altman, y Rakuten decidió mantener la fe en su asociación con OpenAI. Tres días después, Altman fue readmitido en su puesto, bajo un nuevo consejo de administración. “Fueron tiempos difíciles para ellos, pero nuestro vínculo y nuestra relación son aún más fuertes”, afirma Cai.

Rakuten no fue la única que se mantuvo firme detrás del negocio de OpenAI, a pesar de las desavenencias en la cúpula de la startup más popular de Silicon Valley. En diciembre, los ingresos de OpenAI superaron los US$ 2.000 millones anuales, lo que la convierte en una de las empresas tecnológicas de más rápido crecimiento de la historia.

Desde el lanzamiento de su chatbot viral ChatGPT a finales de 2022, OpenAI ha construido un negocio que se cuenta entre un puñado de empresas de Silicon Valley, incluidas Google y Meta, que han obtenido unos ingresos de US$ 1.000 millones una década después de su fundación.

OpenAI en acción: Rakuten

La empresa, respaldada por Microsoft, cree que puede duplicar con creces su tasa de ejecución anual -una medida de los ingresos del mes más reciente, multiplicados por 12- en 2025. Sus herramientas empresariales, basadas en modelos generativos de inteligencia artificial capaces de producir texto, código e imágenes, han sido adquiridas por gigantes de las finanzas, los medios de comunicación y la tecnología, como Morgan Stanley, Axel Springer, Salesforce y Rakuten.

Según Altman, el 92% de las empresas de la lista Fortune 500 utilizan productos de OpenAI, entre los que se incluyen ChatGPT y su modelo de IA subyacente GPT-4, mientras que ChatGPT cuenta con 100 millones de usuarios semanales.

Si bien la empresa ha acelerado el ritmo de crecimiento de sus ventas en el último año, su valoración también ha aumentado exponencialmente, pasando de unos US$ 29.000 millones el pasado abril a US$ 86.000 millones en octubre, basándose en su potencial de generación de dinero en el futuro. Los inversores apuestan porque el interés de los consumidores y las empresas por la IA generativa siga aumentando el año que viene, ya que la gente está deseando experimentar con esta tecnología.

Satya Nadella, director ejecutivo de Microsoft, que es el mayor patrocinador de OpenAI, dijo el mes pasado: “Se trata de inteligencia, experiencia al alcance de la mano... es la era en la que estamos. 2024 es el año en que todo esto escalará”.

Pero mientras OpenAI entra en su año de rápido crecimiento, persisten las dudas sobre la viabilidad a largo plazo de su modelo de negocio. Tanto Altman como Nadella han afirmado que creen que la IA generativa acelerará significativamente la productividad y el crecimiento económico mundiales, acumulando riqueza a lo largo del camino, que podrá invertirse continuamente en su desarrollo posterior. El objetivo declarado de Altman es construir la “inteligencia general artificial”, una forma de software inteligente que superaría las capacidades intelectuales humanas, lo que cambiaría la forma en que todos vivimos y trabajamos.

Sin embargo, muchas empresas aún no han descubierto cómo integrar la IA generativa en sus procesos, o calcular qué tipo de beneficios en costes y productividad podría aportar. E incluso a medida que crece la demanda, la ventaja de Open AI como pionera se reduce a medida que gigantes tecnológicos como Google y Meta trabajan furiosamente para ponerse al día.

“OpenAI está lanzando un montón de cosas contra la pared para ver qué se pega”, dice Ethan Mollick, profesor de la Wharton Business School, que se centra en la IA y la innovación. “Por un lado, podrían construir un negocio rentable, reducir sus costes de I+D y mejorar su producto. O seguir apostando por ese ‘moonshot’ absoluto en el que el mundo cambia”.

Mientras tanto, los costes de formación y funcionamiento de grandes modelos lingüísticos, como el GPT-4 de OpenAI, siguen siendo exorbitantes. Altman ha sugerido que el desarrollo de la inteligencia artificial podría costar del orden de un billón de dólares debido a la infraestructura y los datos necesarios para entrenar modelos más sofisticados.

Por ahora, los inversores y analistas siguen centrados en la cuestión más inmediata de saber de dónde procederá el rendimiento de la inversión y si OpenAI puede mantener un crecimiento a largo plazo mientras su gasto supera con creces las ventas. En otras palabras, ¿podrá OpenAI crear una superinteligencia valiosa antes de quedarse sin liquidez?

OpenAI se fundó en 2015 como un laboratorio de investigación sin ánimo de lucro. Su misión entonces era crear IA superinteligente que beneficiara a la humanidad.

Aunque Altman afirma que este sigue siendo el principio rector de OpenAI, la empresa se ha convertido en un negocio de rápido crecimiento bajo su liderazgo. Altman, antiguo presidente de Y Combinator, la aceleradora de empresas de Silicon Valley, es descrito por un inversor en IA como un “capitalista de riesgo prototípico”, alguien excepcionalmente bueno a la hora de detectar el impulso y capitalizarlo.

Dirigida por su director de operaciones, Brad Lightcap, OpenAI ha creado flujos de ingresos en torno a dos productos principales: la tarjeta de visita de la empresa, ChatGPT, y el modelo subyacente, GPT-4. Las empresas pueden pagar suscripciones a la tarjeta de llamadas, que es un servicio de atención al cliente.

Las empresas pueden suscribirse a ChatGPT a través de ChatGPT Team, que cuesta entre 25 y 30 dólares al mes por usuario y puede ser utilizado por equipos más pequeños. ChatGPT Enterprise, dirigido a equipos de más de 150 personas, cuenta con mayores protecciones de seguridad y privacidad y sólo puede adquirirse mediante una suscripción anual.

ChatGPT Enterprise cuenta ya con más de 300 clientes de pago. Lightcap explica al Financial Times que este flujo será un “tremendo motor de crecimiento para nosotros en los próximos años” y que las ganancias de productividad declaradas por los propios clientes son “enormes múltiplos, no pequeños céntimos por céntimo”.

OpenAI también cobra a las empresas por acceder a su modelo más avanzado, el GPT-4, a través de una interfaz de programación de aplicaciones (API). Recientemente lanzó una tienda GPT para sus suscriptores, que pueden crear aplicaciones sobre el software de OpenAI, de forma similar a la App Store de iOS de Apple, aunque todavía no hay forma de ganar dinero con ella.

“El año pasado nos dimos cuenta de que estos modelos son realmente potentes”, afirma Lightcap. “Gran parte de lo que estamos impulsando es tratar de dar a la gente herramientas de nivel empresarial... y luego darles formas de construir sobre eso, para personalizarlo”.

OpenAI ha ampliado incesantemente sus asociaciones de productos, al tiempo que ha reducido los costes para los desarrolladores en su intento de mantener su ventaja sobre rivales más consolidados como Google, así como sobre una oleada de nuevas empresas como Mistral, que están construyendo modelos de código abierto para competir con GPT-4.

 

OpenAI en acción: DoNotPay

   Algunas empresas afirman que los modelos de IA han tenido efectos notables en sus negocios. El gigante tecnológico Salesforce, por ejemplo, afirma que sus clientes están viendo resultados significativos en el área de atención al cliente. Clara Shih, directora ejecutiva de Salesforce AI, afirma que los clientes han descubierto que el uso de Einstein, la herramienta que la empresa se asoció originalmente con OpenAI con el objetivo de crear clientes para empresariales, ha reducido el tiempo medio de gestión de llamadas en dos dígitos y ha mejorado sustancialmente los resultados de satisfacción del cliente. La herramienta permite ahora a los clientes conectar modelos de otras empresas de IA.

“Se puede utilizar para reducir costes, pero en la práctica, en empresas como Gucci, vemos que pueden redistribuir a sus representantes de atención al cliente para que se conviertan en narradores de marcas y productos... y realicen ventas”, afirma Shih. “Es muy prometedor”.

DoNotPay, un servicio legal en línea, ha utilizado herramientas de OpenAI en el desarrollo de su chatbot que ayuda a los clientes a impugnar multas como sanciones de estacionamiento o comisiones bancarias. Su fundador, Joshua Browder, dice que la bajada de precios de OpenAI fue “transformadora para las empresas de consumo” como la suya, y afirma que DoNotPay gasta ahora más en servicios de IA que en alojamiento en la nube para su sitio web y sus datos. “Creemos que (las herramientas) son insuperables en términos de coste y utilidad frente a otros modelos”, afirma.

Pero aunque a corto plazo los modelos de IA han despertado entusiasmo, muchos directivos de empresas siguen sin estar seguros de cómo la tecnología mejorará sus resultados, ya sea reduciendo costes o creando nuevas fuentes de ingresos.

“Todo el mundo ha hecho una prueba de concepto. Todos los directores generales tienen la cuenta”, afirma Benedict Evans, antiguo inversor de la empresa de capital riesgo Andreessen Horowitz y ahora analista tecnológico independiente. “Pero hay un segundo paso, que es: ‘¿Cómo cambia esto realmente la forma de hacer las cosas?’”.

Un miembro del equipo de Lightcap coincide con esta opinión, afirmando que la mayoría de las empresas permanecían en la fase de experimentación con los productos de OpenAI, trabajando en dónde podrían añadir valor antes de decidir si desplegarlos en toda la organización.

El director financiero de una empresa multimillonaria afirma que, aunque la mayoría de sus homólogos utilizaban ChatGPT de alguna forma, a menudo lo hacían en los márgenes de su negocio y le sorprendió lo poco que pagaban realmente a OpenAI. “Ves que la gente gasta 100 y 1..000 dólares, no es como lo que la gente gasta en AWS”, dice, refiriéndose al negocio de alojamiento web de Amazon.

Pero incluso mientras este proceso está en marcha, los rivales están dando vueltas. Competidores como Google, Anthropic y Meta han gastado miles de millones en desarrollar sus propios modelos y ahora se centran en crear modelos de negocio claros a partir del software.

La semana pasada, Google anunció un plan de suscripción premium por 20 dólares al mes para utilizar su modelo más potente, Gemini Ultra, que, según los primeros usuarios, es indistinguible del GPT-4 de OpenAI. Se une así a nuevas empresas como Cohere, Anthropic y Mistral, que venden modelos de IA a empresas que van desde bancos y medios de comunicación hasta bufetes de abogados y consultorías de gestión.

“Ahora (OpenAI) es el primero entre iguales, en lugar de estar kilómetros por delante de todos los demás”, afirma Evans. La calidad del próximo modelo de la empresa determinará su posición frente a sus rivales. “Todo depende de GPT-5. Si no tienen una ventaja tecnológica, su ventaja es mucho menor”, indica Mollick.

La startup también tendrá competencia incluso más cerca de casa: con Microsoft, que tiene derecho al 49% de los beneficios de su filial con ánimo de lucro. La multinacional tecnológica ha lanzado Copilot, un asistente de productividad basado en IA, en su paquete de aplicaciones de productividad, que incluye Word, PowerPoint y Excel, por 30 dólares al mes.

Aunque Microsoft no ha revelado las cifras de ventas o usuarios de Copilot, la empresa declaró en octubre que 18.000 clientes compraban software de OpenAI a través de su plataforma Azure. OpenAI recibe una parte de los ingresos a través de las ventas de sus productos a Microsoft, pero se queda con una parte mayor de las ventas directas, según el sitio de noticias tecnológicas The Information.

Los clientes que optan por utilizar las herramientas de OpenAI a través de Microsoft dicen que lo hacen por una mayor seguridad de los datos y porque su software interno ya está integrado con los productos de Microsoft.

Más allá de sus competidores directos, OpenAI tendrá que enfrentarse a una generación de nuevas empresas que competirán por crear aplicaciones especializadas sobre la gama de modelos de IA disponibles. Analistas como Evans creen que los clientes se decantarán por estos productos específicos y adaptados a la empresa, en lugar de utilizar programas de IA generalistas como ChatGPT para todas sus necesidades: “Mi tesis es que esto se descompondrá en montones y montones de productos diferentes”.

Los escépticos afirman que existe un desajuste fundamental entre lo que quieren las empresas y lo que OpenAI pretende en última instancia. “No todo el mundo necesita un Ferrari... (A las empresas) no les interesa una entidad que todo lo sabe y todo lo ve: les interesa ganar dinero con esta herramienta”, afirma un inversor en IA que ha respaldado a algunos de los rivales de OpenAI. “Los objetivos mundanos de una corporación están desalineados con la inteligencia artificial general”.

No es probable que los ingresos de los clientes hagan mella en las enormes necesidades de capital de OpenAI, que se prepara para lanzar su modelo de próxima generación GPT-5 el año que viene y perseguir su objetivo a más largo plazo de crear AGI.

Altman y otros han hecho estimaciones del coste de construir una infraestructura de IA que oscilan entre los cientos de miles de millones de dólares y los 7.000 millones de dólares en los próximos años. Sea cual sea la cifra, la necesidad de liquidez obligará a la empresa a buscar nuevos fondos entre sus actuales patrocinadores, como Microsoft, y nuevos inversores con bolsillos aún más profundos.

La valoración actual de OpenAI se acerca ya a los 100.000 millones de dólares, por lo que los inversores de riesgo tradicionales, cuyo negocio consiste en apostar por empresas con un enorme potencial de crecimiento, se han quedado fuera.

 

OpenAI en acción: Salesforce

Edward Stanley, responsable europeo de investigación temática de Morgan Stanley, puso en duda que entrar en empresas privadas de IA fuera una decisión inteligente para los inversores centrados en la rentabilidad tangible de su inversión.

Vince Hankes, socio de Thrive Capital, uno de los mayores inversores de OpenAI, afirma que él y su equipo invirtieron más de 100 millones de dólares en OpenAI el año pasado porque creen que ChatGPT será la tecnología dominante en un mercado en el que “el ganador se lo lleva todo”.

Los fondos soberanos y los inversores respaldados por el Estado son una posible vía de capital fresco. Altman ha hablado con inversores de Medio Oriente, entre ellos el jeque Tahnoon bin Zayed al-Nahyan, una de las personalidades más influyentes y acaudaladas de Abu Dhabi, sobre una nueva empresa para asegurar la cartera de semiconductores de OpenAI. Esto podría reducir drásticamente los costes de la empresa y su dependencia del diseñador de chips Nvidia.

A corto plazo, OpenAI debe pensar en pequeño para ganar tiempo y conseguir que inversores y clientes vean el panorama más amplio. Lightcap afirma que su equipo no sólo se centra en vender sus productos a las empresas, sino también en crear sus propias microversiones de soluciones a los retos que las empresas identifican internamente.

Por su parte, el objetivo a largo plazo de Altman será convencer a consumidores y empresas para que crean en su grandiosa visión de crear una IA superinteligente y, finalmente, la financien. Altman afirma: “Creo que la increíble abundancia que supondrá una inteligencia masivamente capaz y disponible, lo que supondrá para la calidad de vida de todos... es un imperativo moral hacerlo”.  

Michael Douglas: “¿Qué papeles no he hecho?"

La estrella de Hollywood habla de su papel de Benjamin Franklin en la nueva serie de Apple TV+, de por qué Gordon Gekko es un incomprendido y de por qué la interpretación es cuestión de pelo.

Historiador Orlando Figes: "En muchos aspectos, Putin es un Stalin moderno"

Pocos días después de las elecciones rusas donde Vladimir Putin fue reelecto presidente, el reconocido historiador británico hace un análisis detallado de su estilo y liderazgo. “Ha evolucionado desde un gerente autoritario de un Estado de un solo partido hasta un dictador despiadado y altamente peligroso”, sostiene.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR