Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

El nuevo comienzo del negocio familiar de Albertina Cortés en Santa Olga

El nuevo comienzo del negocio familiar de Albertina Cortés en Santa Olga

Donde Tina se llama el negocio en Santa Olga en el que Albertina Cortés vende pan recién horneado, tortas y pasteles a pedido, además de abarrotes. Un sueño familiar que se derrumbó tras el incendio de 2017 cuando perdió todo, pero el que se volvió a levantar gracias a su familia, la ayuda de Fondo Esperanza y su enorme capacidad de trabajo.

Por: Antonieta de la Fuente | Publicado: Sábado 30 de julio de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

Albertina Cortés (58) nunca va a olvidar ese 25 de enero de 2017. Ese día tuvo que abandonar a la fuerza el que fue su hogar en Santa Olga (Región del Maule) durante 40 años y su panadería, la que había levantado en 2013 cuando se lanzó como emprendedora y aprendió todos los pormenores del oficio. 

Partió rumbo a Constitución, a 22 kilómetros de distancia, con toda su familia -su marido, sus cuatro hijos y seis nietos-, para protegerse de las llamas que arrasaron con casi todo el pueblo. De su casa y su negocio, no quedó nada en pie. 

“Yo no tenía dónde arrancar, para dónde me iba a ir. Habíamos visto otros incendios forestales, pero este aparecía por todos lados, eran como fuegos artificiales. Nos fuimos todos. No valía la pena arriesgar la vida de mi familia. Las cosas materiales van y vienen, no me dio pena en ese momento, sí me arrepiento de no haber sacado las fotos de mis hijos, mis recuerdos”, cuenta. 

Llegaron a la plaza de la ciudad y luego los llevaron a un albergue. Pero Tina, como todos la conocen, a los pocos días decidió volver a Santa Olga, donde se instaló un tiempo donde su hija, en una de las pocas viviendas que quedó en pie tras el incendio. Luego, se instaló con su marido y su hijo menor en una casa arrendada en Constitución, pero no fue fácil: tuvieron problemas con el arrendador y sufrió un portonazo. “Me llovió sobre mojado”, dice. 

De a poco se fue rearmando. En diciembre de ese año le entregaron su nueva casa, más chica y con menos metros cuadrados que la anterior, pero desde ahí empezó de nuevo a amasar sus famosas marraquetas, sus tortas, queques y pies de limón y a levantar de nuevo su negocio, Donde Tina. 

“Para el incendio lo perdí todo, pero no me endeudé. Solo me quedé con la deuda del Fondo Esperanza, y ellos me ayudaron a salir adelante. Siempre me ha gustado trabajar, eso me da vida, y no me gusta tener deudas, porque así uno puede dormir tranquila. Fui mejorando y me levanté, gracias a Dios, como el Ave Fénix”, relata orgullosa. 

De lunes a lunes

En el número 97 de la calle Los Polines queda la casa y el negocio de Albertina en Santa Olga. Hasta allá llegan los vecinos del sector, y también algunos visitantes que ya conocen su buena mano.

“Me gusta trabajar con buenas materias primas y me gusta hacer yo misma el pan que vendo y que la gente vuelva porque le gusta mi pan. Los que vienen de afuera me dicen que no hay como las marraquetas que hago. Así que trabajo feliz”, señala.

En el negocio la ayuda la segunda de sus hijas, Carolina, quien se encarga de los dulces, las tortas, los queques y los pies de limón, que solo venden por encargo. Tina cuenta que a veces son tantos los pedidos que les llegan, que no pueden tomarlos todos y tienen que dejar gente fuera.

“Mi local es chico, tengo dos vitrinas, una de yogurt y lácteos y otra para para carne, pollo y cecinas. Antes del incendio mi negocio era más grande y teníamos una vitrina para las tortas, pero ahora ya no hay espacio para crecer”, dice.

Donde Tina está abierto de lunes a domingo. A las 9:30, todos los días, los vecinos saben que sale el pan recién horneado, lo mismo a las 5 de la tarde, cuando sale la segunda tanda del día. 

“Trabajamos de lunes a lunes, todos los días hago pancito y los domingos es cuando más se vende, llega mucha gente, porque acá no están todos los negocios establecidos”, cuenta. 

 

Un nuevo sol

Además, en su local tiene Caja Vecina, que es un gancho para su negocio. “Todos los abuelitos vienen a pagarse acá, vienen a buscar sus sueldos y me siento contenta porque les puedo servir. Y además me compran pan”, cuenta. 

Albertina vive con su marido, que sufre de artrosis y tiene un implante de cadera, y su hijo de 23 años que está a punto de recibirse de profesor y que ya consiguió trabajo en un colegio privado de Constitución, lo que tiene muy feliz a su mamá.


Además, participa activamente de la comunidad emprendedora de Santa Olga como tesorera de Fondo Esperanza, una labor que la llena de satisfacción: “Somos 25 socias del fondo, todas hacemos cosas diferentes y nos va bien. Esto nos ha ayudado a ser solidarias y ponernos en el lugar del otro, a ser responsables y perseverantes. Si a uno le va mal, al otro día hay que levantarse con más ganas, porque todos los días hay un nuevo sol”.

Albertina ya dejó el incendio atrás. Hoy agradece la vida que tiene y su trabajo. “Santa Olga está bonito ahora, está todo ordenadito, pavimentado, está súper lindo acá, eso me hace feliz”. 

Un mal alumno de matemáticas inspiró un emprendimiento que hoy factura $ 600 millones

Gabriel Vera y Paz González partieron el 2012 con un blog para que su hijo de cuarto básico retomara el gusto por aprender. Sin darse cuenta empezaron a crecer, y a los siete meses tenían 600 mil visitas. Sin un modelo de negocio, en 2018 los contrató el Ministerio de Educación para que cerraran el año en Quintero, y acaban de levantar US$ 1 millón para escalar en México y crear un metaverso educativo.

Grupo Córpora se suma legaltech argentina que busca digitalizar archivos

Brevity partió como un servicio para centralizar documentos y facilitar el trabajo de estudios de abogados. Al llegar a Chile pivotearon hacia empresas grandes y sus fiscalías, fueron acelerados por Start-Up Chile y tienen clientes como Copec, Transelec, AB InBev, y las filiales argentinas de Santander, EY y DLA Piper

Vendió su startup a OLX y ahora quiere simplificar el acceso a la web3: el nuevo emprendimiento de Ignacio Detmer

Ignacio Detmer y Guillermo Acuña dieron un paso al costado de sus compañías para armar una plataforma que reduce las barreras para comprar activos tokenizados. Ya recibieron US$ 1,1 millones (entre sus inversionistas se encuentra el fondo VC de Cristóbal Piñera) y esta semana lanzaron el proyecto: aterrizarán en Chile, Colombia, México y Perú y en los próximos 18 meses llegarán a 10 países de la región. Todo esto, en medio de una ola de incertidumbre que sacude al rubro de los activos digitales.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR