Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

¿Por qué Petorca votó rechazo?

¿Por qué Petorca votó rechazo?

La opción se impuso con un 56,73% en la comuna que ha sido la insignia de la escasez hídrica en Chile. Después del triunfo, las redes sociales explotaron cuestionando por qué los petorquinos votaron en contra de una constitución que planteaba el acceso al agua como un “derecho humano”. DF MAS recorrió las principales localidades de la comuna para conversar con sus habitantes e indagar en sus razones.

Por: Carla Salinas | Publicado: Sábado 10 de septiembre de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-
Son 220 los kilómetros que separan a Santiago de Petorca, región de Valparaíso. Es jueves en la mañana y un clima lluvioso acompaña el viaje. Antes de llegar a la localidad, hay que pasar por Hierro Viejo, un pueblo aledaño que es parte de la comuna y que tiene una sola calle principal: la ruta E35.

El año pasado estuvo en la palestra pública la escuela básica del lugar debido a la suspensión de clases presenciales por los cortes de agua. En ese momento, el director del colegio, Nicolás Quiróz, dijo en los medios nacionales y locales que “en Petorca no solo se está violando el derecho humano al agua, sino que también se viola el derecho a la educación, lo cual es inaceptable”.
Plaza de armas de Petorca
Mónica Campos (52) nació y creció en Hierro Viejo y recuerda bien esos cortes. “A veces eran en la noche y luego volvían a dar el agua a las 6 am”, rememora. Mónica tiene el primer almacén de la carretera del pueblo en el frontis de su casa. En el patio trasero se ven un par de gallinas y algunos árboles. Son paltos. Los tiene de toda la vida, pero estos últimos años los ha ido cortando por la sequía.

La comerciante asegura haber votado en blanco para el plebiscito de salida del proyecto de nueva Constitución. “Dicen que estamos en democracia. Tú me respetas a mí y yo te respeto a ti. Punto. No he hablado con muchas personas y solo he visto por redes sociales, pero me da lo mismo porque cada uno es dueño de su forma de pensar y al final del día igual hay que trabajar. Si no hay agua es porque no llueve. No creo que ellos sean mágicos para que la saquen de cualquier lado y nos abastezcan. Es así de simple”, señala. Agrega que los insultos en redes sociales hacia los petorquinos “son una burla” para ellos.
 

Añorando el río Petorca

Los vecinos de Petorca recuerdan cómo sonaba el caudal del río que pasaba por la comuna. “Se ha ido secando de a poco. Nosotros disfrutábamos del río cuando yo era más chica, era muy lindo”, dice Karen Reyes (28), mientras cuelga en la reja de su casa las poleras que vende y ordena en una mesa la ropa interior.

Para el plebiscito de salida votó a eso de las cuatro de la tarde y cuenta que había harta fila en los locales de votación. Participó de las elecciones únicamente porque era obligatorio hacerlo y eligió ir por el Apruebo.
Karen Reyes (28), petorquina que votó Apruebo en el plebiscito de salida.
“Traté de informarme lo que más pude en los últimos días para tener clara mi opción y me sorprendió al final el resultado. Vi a mucha gente que votó Rechazo sin saber nada o que estaban errados con lo que era la propuesta”, cuenta la joven oriunda de Petorca.

Elsa Valencia (50) también es petorquina, como sus papás y toda su familia. Vive en la misma calle que Karen, pero prefiere no dar a conocer la opción por la que votó porque para ella “ya fue”. Agrega que “había muchas cosas que no correspondían en la propuesta. Las propiedades iban a pasar para el Fisco, según yo tengo entendido y uno se saca la mugre para tener algo. Eso no es justo. Lo mismo con las AFP, que querían que no sean heredables”.
Elsa Valencia (50), comerciante de Petorca que recuerda el caudal del río en otra época.
Cuando habla sobre la sequía, dice que ella también recuerda con cariño los panoramas que se armaban en el río Petorca. “Era nuestra entretención, como nuestra piscina de los pobres, y ahora nada. La gente que tiene parcelas y fundos arriba, con plantaciones de palta, tiene retenida toda el agua y nadie les pone atajo. Este es el gran problema de Petorca”, comenta Elsa.

 

A votar desde el campo

Además de Hierro Viejo, la comuna de Petorca está compuesta por otras localidades rurales como Manuel Montt, Pedegua, la Ñipa y Chincolco. Todas comparten el mismo paisaje de predominante color café, verde pálido y amarillo. El valle es árido y desde cualquier punto donde se mire dentro del “radio urbano” de Petorca, se evidencia lo seca que está la tierra.

La comuna en total tiene alrededor de 10.000 habitantes, y la localidad de Chincolco bordea las 1.150 personas. 

Una de ellas es Adolfo Cortés (43). Sentado en la Plaza de Armas de Petorca mientras espera -junto a su hija de 4 años- a su esposa, que fue a hacer un trámite a la Municipalidad con su otro hijo, de 6, cuenta que es hijo de campesinos y toda su familia ha sido agricultora en Chincolco.

“Como los años han venido secos no se ha podido sembrar nada. Todos tuvimos que buscar rumbo en otros rubros. Hace 12 años que yo trabajo en minas y ahora estoy en una Pedernal. Viajo hacia allá todos los días. Salgo de la casa a las 06:30 y llego de vuelta tipo 19:30”, detalla. Al menos donde vive su papá, hacia la cordillera de Chincolco, el agua con la que se abastece es de un arroyo, que este año tuvo un poco más de caudal por el leve aumento de las lluvias. Adolfo vive en una población de Chincolco donde tienen acceso a agua potable.

El día de las elecciones dice que bajó a votar primero él y luego su esposa para no dejar a sus hijos solos, pero prefiere no dar a conocer la opción que marcó en la papeleta: “Eso es difícil decirlo. Al final, sea lo que sea, uno tiene que sustentarse y trabajar igual. Eso es lo principal, así es el sistema. Había algunos con miedo y estas son decisiones tomadas no más, de cada persona que tiene derecho de votar como sea”, comenta.


Decepción política

“A mí me daba lo mismo qué opción ganara porque estoy decepcionado de la política. Petorca siempre lo han mirado como carne de cañón por el tema de la sequía, pero esto ya lleva unos 12 años”, dice otro de los vecinos de Petorca que prefiere resguardar su identidad. Tiene 67 años, y 62 de ellos los ha vivido en la comuna. Asegura que la gente del pueblo está enojada con el alcalde después de que salió en los medios de comunicación llamándolos “ignorantes”.
Esquina de calle Serrano con Silva, centro de Petorca.
Tampoco quiere decir la opción por la que votó, pero opina que “en la nueva Constitución lo del agua no iba mejorarse porque si no llueve no hay y si no hay recursos para hacer los trabajos, tampoco. Si la Constitución hubiera sido como corresponde otro gallo cantaría. Lo que sí sé es que deberían preocuparse más de la zona y no venir cuando necesitan un voto”.

En medio de su declaración, otra vecina lo interrumpe para decir: “Aquí no iba a volver el río por obra y gracia del Espíritu Santo. Esta fue una decisión democrática y por algo salió el Rechazo. El gobierno se farreó esta oportunidad”.

 

No es solo el agua

Marileu Avendaño (30) es petorquina y activista por el agua. Es conocida por ser presidenta de la Confederación Nacional Campesina (Conaproch) y miembro del Movimiento por el Agua y Los Territorios (MAT). Conversa sobre el triunfo del Rechazo en la comuna, sentada en una de las banquitas de la Plaza de Armas.
Marileu Avendaño (30), activista por el agua en Conaproch y MAT.
Votó Apruebo el domingo pasado y su diagnóstico es que “aquí se dejaron mucho llevar por los medios de comunicación y no se dieron el tiempo de leer la nueva Constitución, por lo menos en la parte donde está referida al agua. También hay que entender la motivación de los pueblos de votar Rechazo y que hay poca vocación política de las personas por estar atentos a lo que ocurre”.

La activista relata que también vivió el apogeo de las actividades alrededor del río Petorca durante su infancia y explica que hay una concordancia de la sequía con la instalación de las agrícolas y su extensión.

La teoría del profesor de biología y excandidato a alcalde de Petorca, Gustavo Henríquez, es distinta a la de Marileu. Su familia entera es petorquina. De hecho, su abuelo fue regidor en los años ‘60 de la comuna por el Partido Laborista. En el plebiscito del domingo 4 de septiembre votó Rechazo.

“El gobernador criticó la existencia de los camiones aljibe para abastecer a las comunidades rurales. Lo planteó como indigno, que yo creo que es cierto, pero desde que asumió, una de las primeras medidas que tomó fue venir a entregar aquí, frente al liceo, dos camiones aljibe financiados por el Gobierno Regional. Existe una ruptura entre el discurso y las acciones que toman los actores una vez que tienen el poder institucional”, comenta.

Agrega que algo parecido pasó con la constituyente Carolina Vilches, que es petorquina y que fue elegida primera mayoría en el Distrito 6: “Muchas personas me comentaron que salió electa y desapareció. Se creó una sensación de vacío que terminó desembocando en una especie de voto de castigo en aquellos que prometieron mucho”.

En cuanto a los motivos que llevaron al profesor a rechazar la propuesta de nueva Constitución, está el sistema de “régimen político desequilibrado y una Cámara de las Regiones que no se entendía qué rol iba a cumplir”. De todas formas, dice estar seguro de querer una nueva carta magna. 

Abraham, Ricardo e Ilan: las tres generaciones Senerman que intentan salvar un imperio

La bomba estalló el miércoles en la tarde cuando se anunció que Sencorp entraba en un proceso de reorganización judicial para evitar la quiebra. Desde ese día, Ricardo e Ilan Senerman trabajan junto a los abogados de Carey y los asesores financieros de Asset, para aunar miradas con los acreedores y lograr salvar la compañía que creó su abuelo, el arquitecto Abraham Senerman, hace 60 años. Esta es la historia de una semana frenética y del estilo de las tres generaciones Senerman.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR