Click acá para ir directamente al contenido

Actualidad

José Miguel Ahumada: “Tenemos que abrir la discusión sobre mecanismos de resolución de controversias en todos los foros, ya sea Ciadi o TPP”

José Miguel Ahumada: “Tenemos que abrir la discusión sobre mecanismos de resolución de controversias en todos los foros, ya sea Ciadi o TPP”

Desde Tailandia, el subsecretario que ha sido la cara visible de la oposición al TPP dice que “no le pone mucha atención a las críticas” ni de las redes sociales ni de los empresarios y aunque parece más allanado a este acuerdo, insiste en que las ganancias son “marginales”.

Por: Por Antonieta de la Fuente, desde Bangkok | Publicado: Sábado 19 de noviembre de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-
“No tenemos un objetivo mínimo de side letters”, dice el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, José Miguel Ahumada, desde el Centro de Convenciones donde se celebra la Apec en Bangkok, pero sabe que los ojos están sobre con cuántos de estos documentos que el gobierno fijó como requisito aprobar el TPP vuelven de los viajes presidenciales en noviembre. 

-¿Ha sido más complejo de lo esperado?
-Yo creo que por el contrario, hemos tenido una gran recepción en lo relativo a nuestra sensibilidad respecto a los mecanismos de resolución de controversias, en particular con nuestros socios comerciales como Australia, Canadá, México. Para Nueva Zelandia por ejemplo este tema de la discusión sobre los mecanismos de resolución de controversias no es un tema únicamente de Chile, o que sea un capricho de nuestra agenda, sino que es algo que está estableciéndose como una discusión global. Nueva Zelandia estableció el mismo tipo de críticas que nosotros estamos poniendo sobre la mesa respecto a estos tribunales, lo mismo han hecho Canadá y Estados Unidos.

-¿Pero Canadá de todos modos no quiso firmar la side letter de Chile?
-Lo que logramos con Canadá es establecer una carta que por un lado plantea abrir la discusión a la reforma de los mecanismos de resolución de controversias dentro del marco del TPP y también abrir la puerta para poder discutir el capítulo de inversiones respecto del tratado de libre comercio. Esto es que no estamos solamente abriendo la discusión en el marco multilateral del TPP, sino que también estamos dando la discusión en el plano bilateral.

Y eso yo creo que es una noticia bastante importante, porque estos mecanismos no están solo presentes en el TPP sino en toda nuestra red de acuerdos comerciales. Y tener la posibilidad de discutir cómo mejorar y establecer nuevos estándares en este tipo de tribunales para nuestras relaciones bilaterales, es un gran paso en la política comercial y da cuenta de una nueva dimensión que queremos poner en la política comercial de nuestro país.

-¿Esto significa que se quiere impulsar una discusión global sobre los mecanismos de resolución de controversias? ¿Por ejemplo revisar el rol que tiene hoy día el Ciadi?
-Yo creo que hoy día se está dando una discusión de diferentes formas; para ponerte un ejemplo, la Unión Europea, y esto es para demostrar que este tipo de discusiones, no es algo que se resuelva en una discusión de side letter o no, es de más largo plazo. Y lo que queremos es dar el puntapié inicial.

-¿Para por ejemplo cambiar la resolución a través de Ciadi?
-Tenemos que abrir todos los foros de discusión respecto a esto. La Unión Europea se demoró más de cinco años en por un lado escuchar a la ciudadanía en la crítica que se hacía a estos mecanismos y llegar con una propuesta de una nueva corte de inversiones, que es lo que está también en el acuerdo de modernización de la Unión Europea, que nos parecen bien interesantes, considerablemente superiores a los acuerdos bilaterales que tenemos con algunos de los países miembros. Estados Unidos también lanzó una propuesta alternativa, el Nafta 2.0, diferente de resolución de controversias, a partir de las mismas críticas que nosotros hemos estado haciendo. Y creo que tenemos que abrir la discusión sobre mecanismos de resolución de controversias en todos los foros, ya sea Ciadi o TPP.
 

“Queremos resguardar nuestra autonomía”

Desde que asumió en el gobierno en marzo pasado, Ahumada ha sido blanco de críticas. Primero por ser un conocido detractor del TPP11 y autor de publicaciones que cuestionan el TLC con EEUU. Y en los poco más de ocho meses que lleva en el gobierno ha sido cuestionado en varias oportunidades tanto por el proceso de consultas que anunció para “legitimar” los tratados de libre comercio de Chile, como por recibir a los representantes de la plataforma “Chile sin TLC”. 

Cercano al presidente Boric, quien en 2021 fue el encargado de presentar su libro sobre la política industrial de las economías nórdicas, Ahumada -cientista político, con dos master, uno en la Universidad Complutense de Madrid y otro en la London School of Economics y un doctorado en Estudios del Desarrollo de la Universidad de Cambridge-  se ha transformado en la cara visible de los detractores del TPP11 al interior del gobierno y en artífice de la estrategia de las side letters. 

A Tailandia llegó un día antes que el presidente Boric, para participar de intensas reuniones con los demás miembros de los equipos económicos de la APEC. Y no volvió en el avión presidencial el sábado: partió a Indonesia y el martes se unirá nuevamente al equipo de presidencia para la reunión de la Alianza del Pacífico en México. 

-Cuántas side letters esperan poder firmar de acá a fin de año? Ya firmaron con Nueva Zelandia…
-Vamos a tener en la Alianza del Pacífico la reunión con México.

-Pero eso ya está cerrado, según entiendo...
-Estamos en proceso. Está en discusión todavía en todo esto, pero para nosotros es fundamental que se pueda abrir una puerta para lo que nosotros hemos planteado en nuestra agenda de programa de gobierno.

-Esta nueva estrategia de empujar una discusión más global ¿no cambia el plan de que se va a depositar el tratado antes de fin de año?
-Lo que ha dicho el Presidente es lo que va a suceder.

-¿Cuántas economías de las 10 deberían firmar la side letter para que el gobierno sienta que cumplió su objetivo?
-Creo que lo fundamental es que dentro del foro del TPP podamos primero resguardar nuestra autonomía estratégica a la hora de establecer políticas públicas. Y segundo, poder instalar el tema de mecanismos de resolución de controversias en los foros en los que participemos, ya sea el TPP u otro. Cuál es el mínimo, es algo que tenemos que discutir dentro del gobierno, pero no hay un límite como objetivo.
-¿Qué es lo que más incomoda de los mecanismos de resolución de controversias que existen hoy?
-Yo creo que la discusión que se ha planteado no solamente por parte nuestra, sino también internacional, es la ausencia de jurisprudencia.

-Pero existe jurisprudencia, al menos en el caso del Ciadi ha fallado la mayoría de las veces a favor del Estado de Chile.
-Pero una cosa es la jurisprudencia y otra cosa es lo cuantitativo de si ha fallado más a favor del Estado o no. En este tipo de tribunales ad hoc uno de los elementos fundamentales de la crítica es que carece de jurisprudencia y también que puede poner límites para poder establecer políticas productivas medioambientales que hoy día no están solamente en la agenda de nuestro gobierno, sino de la agenda internacional.

Alemania, España, Francia, Italia, en 2015 se salieron del Energy Chapter precisamente por las críticas que nosotros hoy día hemos hecho a estos tribunales. Hoy día los países con los cuales tradicionalmente nos comparamos están abandonando este tipo de tribunales. Y consideramos que Chile también debería ser parte de esa discusión global.
 

 “Las ganancias de este acuerdo son marginales”

-¿Cómo debería resolverse idealmente un conflicto entre una multinacional y el Estado chileno?
-Creo que siempre tiene que haber una protección a los diferentes actores, creo que eso es indiscutible. El tipo de mecanismo que nos permite establecer un punto ecuánime entre Estado e inversionista es precisamente la discusión que tenemos que dar en los diferentes foros. Hoy hay diferentes alternativas en el debate internacional, ya te dije lo de la Unión Europa, Estados Unidos, Brasil tiene su propio mecanismo y así cada país y ciertos países han estado estableciendo los suyos. Queremos escuchar las mejores opciones para poder sacar adelante una agenda que sea lo más idónea para las características de nuestro país.

-¿Y sus observaciones respecto del TPP11 eran específicamente respecto al tema de resolución de controversias o usted también tenía o tiene algunas otras observaciones?
-Lo que yo he dicho y no solamente yo, sino que otros también lo han planteado, es que las ganancias comerciales de este acuerdo son marginales y eso es lo que nosotros podemos ver en todos los análisis cuantitativos y de datos que hemos sacado adelante. Y por otro lado efectivamente el capítulo de resolución de controversias que creo que hoy día los países están dejando de lado.

-¿Está usted hoy día firmando este acuerdo para hacer el depósito a regañadientes?
-No he dicho eso.

-¿Pero no es lo que usted habría preferido?
-No he dicho eso, sino que las ganancias son marginales y dado que tenemos acuerdos de libre comercio con cada uno de los países que son miembros del CPPTT, las preferencias arancelarias que estén por sobre las preferencias que ya tenemos en los acuerdos son bastante menores.

En términos de las preferencias arancelarias tenemos 2.930 líneas arancelarias en las cuales nuestros productos están mejor posicionados que las preferencias arancelarias que ya tenemos. Dentro de esos, alrededor de 940 son productos en los cuales nosotros somos competitivos, en el resto son productos en los cuales no somos competitivos. Eso es efectivamente una ganancia marginal en términos comerciales.
 

“No le pongo mucha atencióna las críticas”

-Usted ha sido muy criticado dentro del gabinete específicamente por su postura frente a este acuerdo. ¿Cree que han sido críticas injustas y cómo lo ha sobrellevado?
-No, yo creo que en general las redes sociales no es algo a lo que yo le ponga mucho énfasis.

-Pero no son solamente redes sociales, también empresarios.
-Sí, pero nosotros estamos sacando adelante una agenda económica que es progresista y que creo que le va a hacer bien al país y que le va a hacer bien al desarrollo productivo en términos generales, y creo que al final nos vamos a dar cuenta de que va a ser para el beneficio del país en general.

-¿Siente que han sido injustas las críticas?
-No les pongo mucha atención a las críticas, yo quiero sacar adelante nuestro programa en el contexto en el cual estamos y estamos orgullosos de hacer lo que estamos haciendo.

-¿Hace algún mea culpa respecto de cómo se ha explicado este tema a la ciudadanía? Quedó una sensación, en algún minuto, de que este gobierno no estaba a favor del libre comercio.
-Creo que nosotros hemos sido súper claros en el programa de gobierno en nuestra perspectiva relativa al comercio. Creemos por ejemplo, que la forma en como Noruega, Finlandia, Suecia, Japón, Corea del Sur se han desarrollado después de la segunda mitad del siglo XX, ha sido precisamente a partir de una inserción estratégica en el comercio internacional. Y siempre hemos dicho que es un modelo que nos parece interesante, incluso publiqué un libro con otros colegas sobre la experiencia nórdica.

Y una de las características del modelo nórdico es que se inserta estratégicamente en el comercio internacional. No se cierra autárquicamente en su propio mercado local, sino que busca insertarse en el comercio internacional cambiando sus ventajas comparativas hacia otros sectores con mayor valor agregado que permitan generar encadenamientos productivos que generen empleos de calidad en la población. Yo creo que eso es una forma bastante eficiente de integrarse en el comercio internacional. Eso está muy lejos de decir que nosotros queremos generar una autarquía.

-El presidente Gabriel Boric ha dicho que en su rol de jefe de Estado ha replanteado varias de las ideas que tenía como diputado, ¿usted también en su actual rol siente que ha debido replantearse?
“No”, responde escuetamente y concluye la entrevista cuando han pasado 15 minutos de conversación. Se despide, asegura que debe asistir a otras reuniones y se aleja por una de las escaleras del Centro de Convenciones de Bangkok.

Las razones detrás de las dudas: testimonios de 8 indecisos

Desinformación, extrema polarización, desilusión con el trabajo de la Convención Constitucional, poca claridad sobre la implementación de una eventual Nueva Constitución, demasiadas “fake news”. Son algunas de las razones que entregan los que todavía no tienen claro cuál será su voto en el plebiscito del 4 de septiembre. Según el último sondeo de Cadem el 17% de los votantes encuestados está indeciso. Se trata de un grupo que hoy tiene el poder de inclinar la balanza en minutos en que la diferencia se estrecha entre el apruebo y el rechazo. ¿Cuáles son sus dudas y qué los haría cambiar de opinión? Hablamos con 8 de ellos. Saben que su voto puede ser clave.

Dos plebiscitos, dos escenarios: Cómo mutó el mapa de los donantes del Apruebo y el Rechazo

En dos años el panorama de los aportes a las campañas a favor y en contra de la nueva Constitución cambió radicalmente. Según los cruces realizados por la empresa de big data, Unholster, en el actual proceso desaparecieron los partidos de la derecha entre los principales donantes y hoy son nuevos grupos de la sociedad civil los que lideran los aportes del Rechazo. Una curiosidad: solo una persona se repitió el plato entre los no anónimos entre 2020 y 2022: el ex ejecutivo de Iansa y Campos Chilenos, Jaime Branada Mansky.

¿Qué harán ahora los convencionales constituyentes?

Libros, pintura, clases, investigación, ingreso a partidos políticos, descanso, consultorías. Son algunas de las actividades que planean realizar los constituyentes en sus nuevas vidas tras el 4 de julio, día que termina su trabajo en la Convención.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR