Click acá para ir directamente al contenido

Cómo cuido mis lucas

¿Cómo actuar ante la caída del Fondo E?

¿Cómo actuar ante la caída del Fondo E?

En octubre, el fondo llegó a marcar su segunda peor caída histórica, generando preocupación entre los inversionistas por los retornos.

Por: Rafaella Zacconi | Publicado: Jueves 4 de noviembre de 2021 a las 11:00
  • T+
  • T-

En medio de las discusiones por un cuarto retiro del 10%, han sido varias las dudas que han salido en el mercado, sobre todo aquellas relacionadas a la rentabilidad de los fondos de pensiones.

En términos simples, el Fondo E registró en octubre su segunda caída en su historia, generando varias dudas sobre si conviene quedarse ahí, qué pasará en los próximos meses y cómo protegerse en caso de estar cotizando en él.

“En el caso puntual de los fondos conservadores, en el último tiempo se han dado una serie de factores muy excepcionales (principalmente locales) que han impactado significativamente en su caída. Sin duda estos resultados son una mala noticia para todos aquellos que están en dichos fondos, especialmente para aquellos próximos a pensionarse o ya pensionados bajo la modalidad de retiro programado o renta temporal”, explica el gerente general de Ciedess, Rodrigo Gutiérrez.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que siempre hay opciones para cuidar tus ahorros. A continuación te damos los detalles.

¿A quién está dirigido?

Lo primero, antes de enfrentar cambios en los fondos, es saber cuál es el indicado para ti y verificar si es que estás en el correcto de acuerdo a tu edad y objetivos.

Por ejemplo, el Fondo D y E -que son mucho más conservadores- generalmente están dirigidos a personas prontas a jubilarse o ya jubiladas, mientras que el A, B y C, al ser más arriesgados, son prioridad para personas más jóvenes.

Sin embargo, de acuerdo a los últimos datos de la Superintendencia de Pensiones existen más de 1 millón de afiliados en el E, de los cuales el 89% está fuera del rango de edad.

“La normativa establece que si al momento de producirse la afiliación al sistema el trabajador no opta por alguno de los tipos de fondos, será asignado según su sexo y edad al Contrato Básico de Traspasos Futuros, compuesto por los fondos tipo B, C y D. Por tales motivos, quienes están en el fondo E es porque en algún momento decidieron traspasar sus fondos”, explica Gutiérrez.

“La presencia de jóvenes en el fondo E (existían 925.305 afiliados menores de 51 años en este fondo) se explicaría mayormente por recomendaciones de terceros, cuyo objetivo es obtener ganancias de corto plazo, situación que el ente regulador ha demostrado que no sería efectiva (el 79,5% y el 78,2% de los afiliados que ha realizado traspasos ha tenido un peor desempeño en su estrategia que si se hubiera quedado en el fondo original o en la estrategia por defecto, respectivamente)”, agrega.

¿Conviene cambiarse?

Como cada decisión, esto involucra ventajas y desventajas, mayormente reflejadas en los rendimientos y retornos de cada fondo según las inversiones.

Para Gutiérrez, la única recomendación ante una baja de rentabilidad de los fondos más conservadores, es quedarse en el fondo cuyo período de retorno esté alineado con la edad del afiliado.

“Quienes estén más próximos a pensionarse, deberían optar por fondos más conservadores (C, D o E), mientras que los jóvenes deberían optar por los fondos más riesgosos (A o B), ya que tienen un horizonte de inversiones más largo y períodos más extensos para recuperarse de eventuales caídas”, comenta.

“La principal ventaja de este diseño es que se aumentan las posibilidades de elección de carteras de los afiliados, de acuerdo a sus preferencias por riesgo-retorno y horizonte de inversión, permitiendo elevar el valor esperado de la pensión. No obstante, los recursos siguen dependiendo de las fluctuaciones de los instrumentos en que se invierte, siendo el principal riesgo, ya que una mala decisión puede afectar significativamente el saldo del afiliado”, agrega.

Por su parte, el socio y economista de PKF Chile, Héctor Osorio, plantea que cuando un fondo ha tocado piso, cambiarse significa asumir la pérdida de la inversión. Y en este sentido se distinguen dos: la pérdida realizada, que ya no se puede revertir, y aquella que si bien se ha producido, no está completamente internalizada.

“La principal variable que hay que tener en cuenta es el tiempo que queda para jubilar. La capacidad de tomar riesgo tiene directa relación con el tiempo que uno tiene para invertir, aquellas personas que son más jóvenes y tienen más tiempo para el momento de su jubilación, debieran tener inversiones más riesgosas”, afirma el socio de SoyFocus.com, Francisco Errandonea.

Y si me cambio, ¿a dónde?

Como mencionamos anteriormente, toda decisión dependerá de tu edad y objetivos de inversión, pero de querer cambiarte de fondo, las alternativas siguen siendo limitadas a muy riesgosas o moderadas, es decir, A, B y C.

“A lo mejor no es tarde para minimizar la pérdida, cambiándose a un fondo que aun cuando haya tenido pérdida en el corto plazo, puede presentar en el mediano un rebote más rápido que aquel que presenta el fondo E”, recomienda Osorio.

En esta línea, los que han tenido un mejor desempeño en lo que va de año según Ciedess, siguen siendo el A y B con ganancias de 10,42% y 5,06%, cada uno.

Sin embargo, el experto de PKF recalca que “los fondos más riesgosos natural y necesariamente serán más rentables en el largo plazo.  Al estar próximo a la jubilación, la posibilidad de cambiarse de fondo es una mala idea. La clave para decidir en qué fondo se está es lo próximo que se está en la edad del retiro”.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR