Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

La plataforma que busca inyectar tecnología en la Convención... y Madrid

La plataforma que busca inyectar tecnología en la Convención... y Madrid

La startup Communis participa en un bootcamp para diseñar el Madrid del futuro. En Chile, lanzaron una iniciativa para mejorar la participación en política: es una plataforma para que los convencionales se conecten con los ciudadanos.

Por: Mateo Navas | Publicado: Domingo 11 de julio de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

“Hola @ElisaLoncon y @Jaime_Bassa. Queremos poner a su disposición gratuitamente nuestra plataforma tecnológica Gobcity para que puedan conectar con la ciudadanía y usar el sistema de participación ciudadana”. El tuit de Pedro Berríos, fundador y CEO de Communis -startup chilena de inteligencia territorial-, se publicó en la mañana de este martes y se hizo viral.

Actualmente Gobcity (un hub digital que ofrece gestión territorial, atención a la comunidad, votación digital e inventario de infraestructura) permitirá a los constituyentes conectarse de manera gratuita con las personas y recibir de ellas opiniones en base a distintos temas de manera georreferenciada.

Les permitirá, de acuerdo al ejecutivo, llegar a más personas, en menos tiempo y con la analítica de la información recibida. Incluso, ya están trabajando en una instancia de votación digital.

“La Constitución trata de mejorar la vida de las personas y aquí estamos usando la tecnología para eso. Y los interesados son de todos lados, desde la izquierda a la derecha. Todos quieren cambiar las formas de llegar a las personas”, opina.

“Esta herramienta tiene la capacidad de escuchar en profundidad los dolores y sueños de los territorios. Por eso hablamos de que las opciones de mejorar la calidad de vida de las personas son reales”, dice Berríos.

Mientras tanto, en Europa están dando un paso ambicioso en su negocio.

Olé

Existe un refrán popular que dice que siempre hay un chileno. Y cuando se trata de smart cities, también. Communis, de hecho, está diseñando el Madrid del futuro. Por estos días participan del Govtechlab de Madrid, una instancia que busca que distintos ayuntamientos españoles encuentren soluciones tecnológicas para fortalecer sus territorios.

De un total de 2 mil postulantes, quedaron entre las 20 mejores compañías. Y el logro, aparte de asegurarles un pasaje (virtual) a Madrid, les permitió entrar con fuerza al mercado europeo.

Con esto podemos vender y abrir una filial allá. Ya hemos tenido conversaciones con algunos ayuntamientos. Nuestras opciones son grandes de abrir ese mercado”, dice al otro lado de la pantalla Pedro Berríos. Y explica: “Diseñamos una herramienta completa para que todos los actores de una ciudad interactúen y colaboren en mejorar la calidad de vida de las personas”, agrega.

En este bootcamp las firmas prueban sus soluciones en situaciones reales, implementándolas en 14 ayuntamientos madrileños, los que están pagando por estos pilotos. Además, reciben mentorías de expertos de distintas empresas y organizaciones, como Airbus, BID, Accenture, Wayra, Kreab, Microsoft y Glovo.

Según Berríos, el trabajo que han desarrollado en Chile (con comunas como Lo Prado, La Florida, Huechuraba, Quilicura y Punta Arenas) se puede traspasar fácilmente a España porque las lógicas de gobiernos locales son muy similares. “Uno piensa que en Europa están a un buen nivel tecnológico, pero no. Nosotros (Chile) estamos un poco más arriba”.

72 campañas políticas

La historia de Pedro Berríos puede sonarle familiar a más de uno. Estudió cinco carreras (arquitectura, ingeniería en marketing, dibujo arquitectónico, publicidad y administración pública) y no terminó ninguna. Eso lo obligó a trabajar en distintos rubros desde joven, pero lo que más llamó su atención fue la calle.

Con el tiempo terminó trabajando para decenas de municipios realizando trabajo territorial. “Estuve desde Portezuelo, hasta Vitacura”, recuerda.

También participó de distintas campañas políticas. Estuvo específicamente en 72: las de Sebastián Piñera, Felipe Harboe, Andrés Allamand y Manuel José Ossandón son solo algunas. “Los asesoraba desde cómo se armaba una paloma, dónde se compraba, el mensaje y el análisis territorial”, cuenta. Eso, incluso, lo llevó a recorrer por dos meses cinco estados de Estados Unidos para ver las estrategias de la campaña presidencial de Donald Trump.

En 2019 decidió dar el salto a la tecnología y creó Communis. “Mi señora me ayudó con el modelo de negocio”, dice Berríos. En 2018 desarrolló el primer MVP (la versión más básica para validar el proyecto) y tuvo un éxito inmediato. Con eso salió a buscar clientes.

Y lo que comenzó como una plataforma para tecnologizar a los municipios, terminó siendo algo mucho más complejo: hoy realizan votaciones online (desde consultas ciudadanas de Aguas Andinas hasta elecciones internas de Renovación Nacional), vinculan a negocios con potenciales compradores, y conectan a autoridades con ciudadanos a través de un sistema de videollamadas. Cada servicio tiene tarifas y un modelo comercial distinto, pero Berríos asegura que “son mucho más baratos que otras empresas”. Hasta el momento han llegado a más de 2 millones de personas en Latinoamérica.

Y Combinator, ¿cómo no?

¿Y ahora qué? Están preparando un aumento de capital para aterrizar de manera definitiva en Europa. Por ahora tienen pensado concretarlo para mediados de 2022. Para eso ya están en conversaciones con dos corporate venture capital y un fondo mexicano, los cuales todavía mantienen bajo absoluta reserva. Además, Berríos ya está estudiando inglés para postular a Y Combinator, la aceleradora más importante de Estados Unidos, que ya ha levantado a empresas como Fintual, Justo, Houm y Poliglota.

Bahari: La startup que busca salvar los océanos de Chile

A través de la digitalización de la oferta turística y natural de las zonas costeras, Bahari pretende concientizar sobre la fragilidad de los ecosistemas y potenciar a las comunidades costeras. Sus tres socios apuestan ahora por la internacionalización.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR