Click acá para ir directamente al contenido

Tere Paneque, la chilena estrella de la divulgación científica

Tere Paneque, la chilena estrella de la divulgación científica

A sus 23 años descubrió una inestabilidad gravitacional que podría llevar a entender la formación de planetas gigantes, publicó un libro infantil y está estudiando un doctorado.

Por: Sofía Nazal | Publicado: Domingo 18 de julio de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

El año 2019 decidió no viajar al norte del país a ver el eclipse solar ya que determinó que el 92% de visibilidad que tendría en la Región Metropolitana era suficiente. Esta decisión inesperadamente le abrió muchas puertas: era una de las pocas astrónomas que se encontraban en Santiago para hablar con la prensa y se hizo conocida.

La astrónoma, que ya había sido profesora titular en el programa Penta de la Universidad Católica, comenzó a ir a matinales y programas de televisión, no solamente para hablar del eclipse, sino además de diversos fenómenos astronómicos. “A mí me gusta esto ir a la tele. No me sé maquillar, soy pésima. Entonces que me arreglaran el pelo era tierno. Era tan bonito también que la gente quisiera saber de las Ciencias” cuenta. Así fue como Paneque se convirtió en la astrónoma que explica cuestiones complejas, en simple.

Crecer en laboratorios

Su padre, Manuel Paneque, es bioquímico con un doctorado en genética molecular y su madre, Paz Carreño, es química farmacéutica con un doctorado en inmunología. Los laboratorios siempre fueron un lugar conocido para ella: “El olor a alcohol de laboratorio me recuerda a mi infancia porque cuando yo era pequeña mis papás estaban estudiando, haciendo sus doctorados, entonces yo jugaba con los guantes y las placas de Petri. Literal yo crecí en un laboratorio, dicen que soy como un experimento”, cuenta entre risas.

A pesar de lo anterior no le gusta decir que eso la llevó a donde se encuentra hoy en día. “En general trato de no mencionarlo, no porque me moleste ni me complique, sino porque no me gusta que las personas tengan la preconcepción de que necesitan estar en este tipo de familia para poder surgir en un área como la ciencia”. Hoy agradece que sus papás le abrieran un abanico de opciones donde ella pudo tomar la decisión libremente. “Yo les podría haber dicho que quería ser pastelera y me hubieran dicho: fabuloso. Les dije que quería ser astrónoma y me dijeron: maravilloso”.

A los 16 años entró a estudiar Astronomía en la Universidad de Chile. Aclara que esa edad prematura no significa que la hayan adelantado de curso en algún minuto: “Salí del colegio chica simplemente por un desfase geográfico”. Esto se debió a que vivió en Alemania y Escocia antes de llegar, a los 9 años, a Chile. Egresó del Colegio Corazón de María de San Miguel con promedio 6,5, aunque afirma que nunca se esforzó demasiado en los estudios. En Escocia le habían enseñado que las notas no eran lo más relevante: “Simplemente lo que importa es aprender. A mí me gustaba aprender, me gustaba saber”.

Un día, mirando una enciclopedia, decidió que le iba a gustar la física: “Pensé que la gente que sabía física comprendía el universo o la naturaleza, eso para mí era magia. Y me gustaban mucho los libros de magia. La posibilidad de que tú a través de una ecuación puedas predecir lo que va a pasar, creo que es mágico”.

De astrónoma a influencer

Cuando se le pregunta a la astrónoma cómo se define, responde: “Una astrónoma que busca la manera en la cual pueda llevar la astronomía a un plano que impacte en la sociedad. No podría hacer ciencia sin divulgarla”.

Luego del eclipse de 2019 creó su cuenta de Instagram @TerePaneque. Sus apariciones en diversos medios hicieron que ésta creciera rápidamente hasta llegar a 25.000 seguidores. Un día le dijeron que Instagram iba a dejar de existir: “Y yo de miedosa me hice TikTok. ¡No podía ser que me fueran a quitar mis 25.000!”. Así fue como nació su cuenta, bajo el mismo nombre, en la red social de origen chino, y hoy casi alcanza los 325.000 seguidores.

A diferencia de los videos habituales de TikTok, Tere no aparece bailando, sino sentada explicando algún fenómeno de la astronomía. Dice estar feliz de que la gente muestre interés en estas áreas de la ciencia: “Me gusta pensar que de alguna manera puedo abrir una ventana para que niños y niñas accedan a buena educación científica que, desafortunadamente, puede que no reciban en el colegio”.

Gracias a su alcance mediático hoy tiene un libro que se encuentra en preventa: El Universo según Carlota. Como a ella de niña lo que le fascinaba leer eran libros de magia como Memoria de Idhun o Harry Potter, cuando le ofrecieron hacer un libro quiso escribir algo que a ella le hubiera gustado leer. La protagonista del libro es Carlota Jiménez, personaje que inventó junto a su papá para hacer cuentos, pero no es un libro autobiográfico ni tiene relación con ella. Carlota se va haciendo preguntas acerca de lo que ocurre alrededor y enseñando a medida que transmite lo que aprendió.

Descubriendo la cebra rosada

Luego de hacer su magíster Teresa se fue a Alemania, donde está cursando su PhD en el Observatorio Europeo Astral y la Universidad de Leiden, cerca de Múnich. Ahí comenzó a trabajar con la investigadora y profesora de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, Laura Pérez, quien le comentó que había observado una estrella joven que en su disco tenía polvo y gas, la cual tenía forma de espiral, lo cual no es algo muy común.

Para explicar el proceso de un descubrimiento astronómico Paneque hace un símil con encontrar una cebra rosada: “Imagínate una. Biológicamente hay gente que ha estudiado y asegura que tendría mucho sentido encontrar cebras rosadas, pero nunca hemos visto una. Si encontráramos una sería: ¡Wow, es una cebra rosada! La podemos estudiar y entender por qué es rosada. Pero también está la posibilidad de acercarse y ver que alguien la pintó”.

Esa era la situación el año 2016. Pérez había observado una estructura de espiral y pensó que podría tratarse del primer disco inestable que se observara. Entonces le ofreció a Tere trabajar con ella: “Laura, una profesora mujer, joven, motivada, con tremendo currículum, me ofrece trabajar en este sistema con datos que acaban de ser observados”.

La respuesta definitivamente era sí. En marzo de 2018 comenzaron a trabajar juntas.

Teresa en su tesis de magíster estudió a Elias 2-27, un sistema súper masivo compuesta por una joven estrella y un disco de polvo y gas en torno a ella.
Desde el comienzo fue consciente de algo: “Estoy viendo un pedacito del universo que nadie nunca ha visto de esta manera”. Luego de pasar meses aprendiendo la parte teórica de las inestabilidades gravitacionales y de estudiar a Elias 2-27, a fines del 2019 se dieron cuenta de que estaban pasando cosas interesantes. “Ese momento fue fabuloso”, cuenta la astrónoma.

Entre el estallido social y la pandemia, se retrasó la publicación de la investigación, que finalmente fue reproducida por la prestigiosa revista The Astrophysical Journal y que detecta, por primera vez, inestabilidades gravitacionales. Estas serían las causantes de la forma de espiral que adopta el material cercano a la estrella Elias 2-27 y daría pistas sobre el mecanismo que permitiría la formación de planetas grandes como Júpiter. La investigación contó además con la colaboración de investigadores de ALMA, del Observatorio Europeo Austral (ESO), del Instituto Max Planck de Astronomía y de las universidades de Milán, Georgia, Leicester, Harvard y Cambridge.

“Nuestra conclusión es que se trata de un disco inestable gravitacionalmente, por eso es tan interesante y mediático como descubrimiento. Encontramos la cebra rosada. Y no le habían pintado las rayas, era rosada de verdad”.

Jacky Teplitzky, la chilena en la cima del mundo inmobiliario de Nueva York

Nació y vivió en Santiago; luego recaló en Israel y Europa, hasta que se mudó a Nueva York, donde logró hacerse un nombre en el mundo del corretaje de propiedades. Hoy dice que hay grandes oportunidades para invertir en la Gran Manzana ante la fuerte alza de precios de las propiedades en Florida, el estado favorito, hasta ahora, de los chilenos.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR