Click acá para ir directamente al contenido

Hablemos de

Adiós a las armas: el fenómeno detrás del anuncio del gobierno

Adiós a las armas: el fenómeno detrás del anuncio del gobierno

El presidente Gabriel Boric solicitó al Congreso Nacional aprobar una Ley que permita avanzar hacia la prohibición total de la tenencia de armas de fuego en el territorio. Distintas organizaciones y gremios se oponen a esta medida señalando que la sociedad civil necesita contar con herramientas para hacer frente al aumento de la delincuencia y los delitos violentos en el país.

Por: Luis Felipe Molina y Antonieta de la Fuente | Publicado: Sábado 11 de junio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-
El control de armas se tomó la agenda. Y no solo en Chile, sino que en el mundo. El tiroteo en un colegio de Uvalde, Texas, el martes 24 mayo cuando un joven identificado como Salvador Ramos ingresó a una escuela primaria y dio muerte a 19 estudiantes y 2 profesoras, revivió el debate mundial. Uno que ya estaba instalado en Chile debido al aumento de delitos con armas de fuego registrado en los últimos meses.

Según la División de Seguridad Pública de la Subsecretaría de Interior, mientras en 2019 un 43% de los homicidios fue cometido con arma de fuego, en 2021 fue un 51% y entre enero y abril de este año la cifra subió a 60%.

Por eso, no llamó la atención que el presidente Boric se refiriera a este fenómeno en la última cuenta pública. Pero sí sorprendió su anuncio: “La violencia armada no será tolerada en el país. Desde ya solicito a este honorable Congreso todo el apoyo para aprobar una ley que nos permita avanzar hacia la prohibición total de tenencia de armas y que al mismo tiempo fortalezca la institucionalidad a cargo de la fiscalización”.

“Sé que hay algunos que no aplauden cuando decimos esto”, agregó ante la reacción de los partidos de oposición que vieron con recelo la medida que acababa de anunciar el presidente quien justificó su propuesta señalando: “Hemos visto lo que ocurre en otros países, no permitamos que nos pase en Chile”.

La masacre de Uvalde está generando un debate sin precedentes. El presidente estadounidense, Joe Biden, planteó: “¿Cuándo en el nombre de Dios vamos a enfrentarnos al cabildeo de las armas? Mientras que Justin Trudeau en Canadá fue más allá: presentó un proyecto de ley para congelar la compra e importación de armas de fuego, el que hoy es inspiración para el presidente Boric y del cual hablaron en la gira del chileno a Ottawa esta semana. 

Pero, no fue el único. Diversas personalidades del espectáculo, de los negocios y de los deportes alzaron la voz ante este nuevo hecho de violencia que quedó registrado como el tiroteo con mayor cantidad de víctimas fatales en una escuela primaria de Estados Unidos desde que un hombre armado mató a 20 niños y seis adultos en la primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut, durante el año 2012.

El actor Matthew McConaughey, nativo de Uvalde, Texas, quien, junto a su esposa Camila Alves, acompañó a las familias en luto de su ciudad natal, se dirigió a la Casa Blanca, dos semanas después de la masacre, donde compartió sus pensamientos sobre el suceso y señaló que “mientras honramos y reconocemos a las víctimas, debemos reconocer que esta vez parece que algo es diferente. Existe la sensación de que tal vez haya un camino viable a seguir”.
 
El origen del armamento

Mientras esto ocurría en Estados Unidos, y mientras el Ejecutivo anunciaba sus planes para avanzar en la prohibición de la tenencia de armas en el territorio nacional, el diputado Gaspar Rivas, junto a la bancada del Partido de la Gente, concretaba la presentación del proyecto de ley que busca consagrar el derecho constitucional a la tenencia de armas de fuego entre los mayores de edad.

Así como Rivas, distintas organizaciones y gremios del mundo de las armas, se han mostrado críticos con el anuncio del mandatario. Señalan que no hay relación entre las armas legales y los hechos delictivos que involucran armamento.

Desde el Ministerio del Interior indican que la evidencia muestra todo lo contrario. Su tesis es que un porcentaje importante de las armas legales terminan en manos delictuales, pero agregan que esta es una agenda paralela a la lucha contra el armamento ilegal que circula en algunos barrios del país. “Hay evidencia internacional, como lo ha mencionado el presidente Boric, respecto a que el aumento de este tipo de delitos está asociado al acceso a armas de fuego”, dicen.

Según Fiscalía, en 2018 en la zona sur de la Región Metropolitana, un 80% de los delitos se habrían cometido con armas legalmente inscritas. Mientras que en Tarapacá, predominan las armas ilegales en los actos delictivos. 

Una cifra que es puesta en duda por la industria de las armas de fuego que plantea que la cantidad de armas decomisadas e inscritas legalmente es mucho menor. 

Como sea, según datos de la Policía de Investigaciones (PDI), del total de armas incautadas entre 2019 y 2011, entre pistolas, revólveres, escopetas, rifles, fusiles, subametralladoras y carabinas, un 49% corresponde a aquellas inscritas en la Dirección General de Movilización Nacional, mientras el 51% no tiene registro. Entre enero y abril de este año, en tanto, el 60% de las armas incautadas no tiene un origen legal. 

Pero más allá de los dimes y diretes sobre si las armas de la delincuencia son inscritas o no, lo cierto es que la estrategia del gobierno choca con la realidad actual: en lo que va del año, la inscripción de armas, y la internación de armamento, se ha casi multiplicado. Según cifras de la Dirección General de Movilización Nacional mientras que en febrero se registraron 503 armas inscritas en el país, durante abril la cifra ascendió a 920.

Según datos de este organismo, esta tendencia al alza se ha mantenido durante los últimos cinco años. También lo han hecho las internaciones de armas en el territorio: hasta abril de 2022 han sido internadas 5.253 armas, de las cuales el 66% corresponde a pistolas y el 25% a escopetas.
 
Ciudadanos armados

Óscar Gatica, armero con cinco sucursales en Santiago y un polígono de tiro en Vitacura, critica fuertemente el plan del gobierno. Él, en sus distintas armerías, ha visto el interés de los civiles por adquirir armamento. Dice que el principal motivo que lleva a los ciudadanos a las tiendas de armamento es el haber sido víctimas de delitos.

“Las personas que vienen a nuestras armerías vienen traumatizadas por todo lo que está pasando, traumatizadas porque ya han sido asaltadas, ya han sido violadas, ya han sido golpeadas. La última instancia que están encontrando los clientes es tener un arma para defenderse de la delincuencia”, sostiene el armero.

“Lo que están haciendo es quitarnos las armas y agarrándonos de manos para que no podamos defendernos. Me están quitando la única herramienta de defensa. Nosotros no queremos reemplazar al Estado, pero el Estado ha fallado en combatir la delincuencia y lo único que queremos es sobrevivir a una agresión”, dice Cristián Gamboa, presidente de la Asociación Nacional por la Tenencia Responsable de Armas (ANTRA). 

Alejandro Rocafort es el presidente del Club de Tiro de La Reina. Cuenta que desde octubre de 2019 vio cómo empezó a aumentar la cantidad de personas interesadas en aprender a disparar.

Si hasta esa fecha, tenía dos instructores full time, hoy tiene 12 y si antes hacía 30 cursos al mes, ahora hace alrededor de 120. “Más del 90% de las personas que se acercan a nuestro club no es por deporte, es por sensación de inseguridad, porque compraron un arma o tienen una y quieren aprender a usarla y porque asaltaron a un hermano, a un vecino o a ellos mismos y quieren tener una alternativa para defenderse”, dice.

Un fenómeno nuevo, agrega, es que si hace diez años atrás con suerte había una mujer entre 20 hombres que querían aprender a disparar, hoy de 10 personas, entre 4 y 5 son mujeres.

La última Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana publicada por el INE, muestra que las mujeres experimentan una mayor percepción del aumento de la delincuencia en comparación a los hombres. Mientras que la tasa de percepción alcanza en mujeres un 49,63% a nivel nacional, la de los hombres asciende hasta un 43,63%.
 
Percepción y realidad

Para Patricio Rosas, abogado y profesor de criminología de la Universidad de Chile, percepción y realidad son cosas muy distintas. Sostiene que, al comprar un arma “no se obtiene una sensación de seguridad, sino que se adquiere una fantasía de una sensación de seguridad”.

“La necesidad de tener armas puede obedecer a sensaciones psicológicas. Es muy legítimo que algunas personas adquieran sensaciones de seguridad, para eso están el mercado de la seguridad privada, de las alarmas, del control videográfico. David Hemenway, profesor de Harvard, concluyó que, de los actuales tenedores de armas, menos de un 1% logra utilizarlas para repeler efectivamente una agresión en su domicilio” explica el experto en criminología.

Si analizamos los datos proporcionados por STOP de Carabineros -herramienta tecnológica que permite revisar la actividad delictual- nos encontramos con que, si bien aumentó la cantidad de delitos con respecto al año 2021 (periodo de tiempo que registra un bajo número de actos delictuales producto del confinamiento), estos no superan a los registrados durante 2017, 2018, 2019 y 2020.

La ficha estadística de STOP señala que, a la semana 23 del presente año, la cantidad de delitos registrados asciende hasta los 183.112 caso, mientras que la cantidad de delitos registrados los años previos a la misma semana sumaban 222.321 en 2017, 220.106 en 2018, 224.594 en 2019 y 190.121 en 2020.

Las armas son fabricadas para matar, no para amenazar ni para generar sensaciones de seguridad. Las armas son objetos de violencia circunscritas en una cultura violenta, de ostentación, de vulnerabilidad, y deben ser mitigadas con un concepto que quiero instalar: ‘obstaculizar el acceso’, señala Patricio Rosas.

Canadá, Inglaterra y Nueva Zelanda

Desde el Ministerio del Interior, señalan que el plan Menos Armas, Más Seguridad tiene por objetivo la erradicación de las víctimas por armas de fuego. “Una de las principales razones que motivaron al gobierno a avanzar hacia la prohibición total de armas, tiene que ver con el aumento sostenido en los últimos años de homicidios, delitos violentos y presencia de bandas armadas en los barrios”, señalan.

En este plan, desde el gobierno chileno reconocen que miran con atención lo que se está haciendo y se ha hecho en Canadá, pero también Inglaterra y Nueva Zelanda.

Hoy en día, el Reino Unido tiene una de las políticas más estrictas del mundo en el control. Tras tiroteos y masacres, el gobierno endureció su postura y hoy están prohibidos algunos tipos de rifles y todas las pistolas, excepto las de bajo calibre.

Hoy, se calcula que hay alrededor de cinco pistolas por cada 100 personas, una de las tasas más bajas en el mundo desarrollado. Y la tasa de homicidios provocados por pistola, es de alrededor de 0,7 por millón, también una de las más bajas.

Nueva Zelanda, en tanto, tenía una de las legislaciones más permisivas de control de armas, hasta que en 2019 Brenton Tarrant atacó la mezquita Al Noor y el Centro Islámico Linwood en Christchurch, Nueva Zelanda, provocando la muerte de 41 personas.

Las autoridades decidieron prohibir las armas semiautomáticas y los rifles de asalto, y a su vez lanzaron un plan de recompra de armas por el que los propietarios recibieron una compensación de hasta el 95% del precio original.

Urbanya, el barrio del grupo Santa Cruz en Pudahuel prepara su Estudio de Impacto Ambiental

Antes de fin de año ingresará al Servicio de Estudios de Impacto Ambiental, SEIA, el Proyecto de Desarrollo Urbano Condicionado (PDUC) Urbanya. Una iniciativa que viene fraguando el grupo Santa Cruz desde hace 20 años y que promete ampliar el radio urbano de la ciudad en 224 hectáreas. Incluirá 1.200 viviendas, un centro industrial logístico y un parque del tamaño del cerro Santa Lucía.

Las plagas de las que se hablará en Egipto en la COP 27

¿Esta el mundo muy ocupado para enfrentar el cambio climático? Lo sabremos a partir de este domingo con la inauguración de la COP 27, cumbre climática en la que la ministra de Medio Ambiente chilena, Maisa Rojas, tendrá una misión especialmente delicada.

Torre Villavicencio: el histórico edificio que no encuentra su nuevo rumbo

Está vacía desde 2017 e inhabitada desde 2018. A partir de entonces, la torre -construida bajo encargo de Salvador Allende en 1971- ha coqueteado con distintos proyectos que pretendieron recuperarla, pero ninguna de las iniciativas prosperó: el costo, el estallido social, la pandemia y los cambios de mando fueron algunos de los factores. Ahora los ojos de este gobierno están puestos en darle un uso definitivo a este renombrado inmueble y habilitarlo -según dicen- como un “espacio para las culturas”.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR