Click acá para ir directamente al contenido

Hablemos de

El buen momento del restaurante El Rápido donde suelen ir los constituyentes

El buen momento del restaurante El Rápido donde suelen ir los constituyentes

Con más de 80 años emplazado en la calle Bandera, esta fuente de soda se ha convertido en uno de los lugares favoritos de los convencionales. Aplauden su rápida atención y sabrosas empanadas.

Por: Marcos Sepúlveda | Publicado: Sábado 18 de septiembre de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Un restaurante es como una casa, cuenta Miguel Ángel Robba, dueño del Bar Nacional y El Rápido. Administrar y liderar estos dos locales no es tarea fácil, “denota una responsabilidad”, señala. Robba se preocupa de cada detalle, que las mesas estén limpias, que los clientes sean atendidos rápidamente, que los alimentos sean bien manipulados.

Él es uno de los socios del Bar Nacional -lo heredó de su padre, quien lo fundó, también en Bandera, con un grupo de inmigrantes en 1960- y adquirió el derecho a llave de la fuente de soda El Rápido en abril de 2017 cuando su antiguo dueño decidió retirarse del rubro gastronómico. “Forma parte del patrimonio histórico de la ciudad y no podía morir”, sentencia.

Por su ubicación, estos locales históricamente han sido preferidos por “clientes de tribunales” y oficinistas que tienen sus despachos cerca del local, pero hoy con la llegada de la Convención Constitucional a las dependencias del ex Congreso Nacional, la concurrencia ha mutado: El Rápido se convirtió en punto de encuentro obligado -“de descanso y relajo también”, añade el dueño- de varios de los 155 constituyentes. 

Más de uno es “primerizo”, revelan los mozos. No se les había visto nunca pero al poco tiempo se transformaron en clientes frecuentes. De ese grupo, destacan a Marcela Cubillos (UDI). Robba asegura que por las mesas de ambos recintos, usualmente a la hora de almuerzo además se suele ver a Arturo Zúñiga (UDI), Daniel Stingo (IND), Patricia Politzer (IND) y Elisa Loncon.

La mayoría prefiere instalarse en la terraza y el plato preferido, las empanadas de pino, un clásico del local. Una vez que prueban estos productos “los comentarios son bastante positivos”, señala Miguel Ángel. “Es un orgullo que los convencionales coman las empanadas que hago”, añade la maestra de cocina. Sus empanadas han sido elogiadas por varios políticos. Hace un par de años el presidente Piñera estuvo en el local.

Aunque es una novedad la llegada de los convencionales, Robba cuenta que por este negocio han pasado “otros próceres”: está ubicado frente al Palacio de Tribunales y a escasas cuadras del centro cívico, por lo que su cartera de clientes es muy ilustre. En todo caso, confiesa que varios de los constituyentes pasan desapercibidos, que no los ubica a todos y que más de alguno le ha tenido que recordar el cargo.

Cuenta que las discusiones apasionadas las dejan adentro de la Convención, “al local vienen en son de paz” y durante lapsos de tiempo acotados. Prefieren El Rápido cuando quieren comer algo más al paso y entran al Bar Nacional cuando optan por platos típicos chilenos, dice.

Un cliente frecuente es Luciano Silva, convencional RN, quien prefiere este lugar por la proximidad al hemiciclo, porque es frecuentado por personas que piensan distinto a él y porque es un lugar público en que la ciudadanía puede ver con quién conversa.

En El Rápido se encuentra generalmente con Amaya Alvez (RD), Christian Viera (IND), Manuel José Ossandón (RN) y Fuad Chahin (DC). En dicho lugar sigue hablando de la Convención, señala que “con la comida se suelta un poco más la lengua” y que en este espacio los convencionales se sienten con mayor confianza para conversar, ya que no hay cámaras grabando todo.

Fotos de Julio Castro

Atención rápida 

Uno de los sellos distintivos de este local es su atención rápida. En menos de un minuto el plato se encuentra en la mesa, cuenta uno de los meseros más antiguos del local. Este tipo de atención está enfocada en ese ejecutivo que tiene poco tiempo para almorzar y que debe comer algo rápido y volver a trabajar.

La idea surgió hace 80 años de la mano de un grupo de italianos que inspirados en las fuentes de soda estadounidenses, decidieron abrir un local similar en Santiago. De esos años se conserva la barra, los típicos asientos rojos y el logotipo cincuentero. “En este local se encuentran todas las clases sociales”, apunta Miguel Robba.

A diferencia de las fuentes de soda estadounidenses en donde el menú estrella es la hamburguesa, aquí los reyes son las empanadas de queso y de pino, acompañadas por una bebida o una caña de vino. 

Al día se venden más de 2.000 empanadas. “Con tantas que hacemos, a veces ni siquiera llevamos la cuenta”, señala una trabajadora que lleva 12 años trabajando en este local. 

En honor a su nombre, tratan de vender lo más rápido posible para que los comensales vayan fluyendo todo el día. “Rapidez no significa despelote”, aclara Víctor Soto, mesero del local, quien apunta que la eficiencia se logra con “trabajo en equipo”. Añade que para trabajar aquí no se requiere tanta destreza, sino que la persona sea activa. 

Víctor llegó a trabajar en 1980; recomendado por un antiguo mesero del local, partió siendo copero, de ahí fue observando cómo sus colegas atendían a las personas y con los años pasó a la barra del local.

Nuevo polo gastronómico

Con la pandemia del Covid-19 se cerraron más de 500 locales en la comuna. Miguel cuenta que lo pasó mal durante esos meses, que gran parte de sus ahorros se fueron en sueldos y sostener el negocio heredado. Con pena recuerda que varios de sus garzones más antiguos, ya sea de El Rápido o del Bar Nacional, tuvieron que jubilar porque no podrían contratarlos nuevamente.

Pero el fin de las cuarentenas y la llegada de la Convención -y la seguridad que ello implica- han permitido que tanto sus locales como los de sus vecinos “despierten”. “Hay un nuevo polo gastronómico acá”, revela. De hecho sumó un tercer local: El Rápido Exprés. Compró una antigua pizzería y ahí instaló esta nueva “línea” dedicada 100% al retiro de comida. Gracias a todo ello, relata Miguel, por estos días celebra las mayores ventas del año. Justo, cuando los convencionales aparecieron por su puerta.

Famosas empanadas

El centro de operaciones donde se preparan estas populares empanadas se encuentra en el segundo piso de El Rápido. Al entrar se ve una larga mesa con grandes bandejas. En su interior se disponen cientos de empanadas cuadradas fritas. 

En un extremo del salón está Aída, quien mientras prepara el pino, cuenta que lleva solo tres años trabajando aquí, pero que en otros restaurantes sumó experiencia practicando esta tarea. “El secreto está en la masa y en la combinación de los ingredientes”, interrumpe su colega; la maestra de cocina difiere: “no hay ingún secreto. El amor y la dedicación es la clave”.

En todo caso, uno de los secretos mejor guardados de esta especialidad es que el pino lo preparan de un día para otro: así  éste reposa y los ingredientes se mezclan bien. “Esa es la clave”, concluye Víctor. Aída está de acuerdo.

Doggis prepara reapertura de local destruido el 18-O

Restaurante de comida rápida ubicado en Alameda con Santa Rosa terminó casi completamente quemado el 18 de octubre. Aquí, Mariano Santiago, director de finanzas de G&N Brand, propietaria de la marca, dice que era uno de los locales que más vendía.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR