Click acá para ir directamente al contenido

Hablemos de

Radiografía a la cultura Otaku en Chile

Radiografía a la cultura Otaku en Chile

La franquicia de Pokemón es más valiosa que la de Star Wars y Harry Potter. Los eventos de cosplay congregan a más personas que bandas de rock internacionales. ¿Cómo funciona y cuáles son las lógicas de este fenómeno?

Por: Mateo Navas | Publicado: Sábado 19 de marzo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

El regalo

En su primer día como Presidente de la República, Gabriel Boric se reunió con el canciller japonés Kiyoshi Odawara. Lo que vino después es conocido e inundó las redes sociales: la autoridad nipona le regaló un peluche de Squirtle, uno de los personajes más conocidos de Pokémon, una de las franquicias más exitosas del país asiático.

Minutos después el mandatario, quien en reiteradas ocasiones ha manifestado su afición por el animé y los videojuegos japoneses, subió un video a sus redes sociales del momento con la canción oficial de Pokémon. “Presidente otaku, yo te elijo”; “Gobierno otaku señores”; “Maravilloso presente”, son algunos de los comentarios que recibió el clip.

Pese a que esta corriente asiática partió hace diez años en Chile, hay quienes se preguntaron ¿qué son los otaku? Los expertos lo definen así: ser otaku en Japón significa ser fanático. Puede ser a la religión, grupo musical o videojuegos. Pero en Latinoamérica este concepto está reservado para los seguidores del manga y animé.

Otaku a La Moneda

La del cambio de mando, no es la primera vez que Gabriel Boric le hace guiños a los otaku. Durante su campaña presidencial habló sobre sus series y videojuegos favoritos. “Mi expertise era el Pokémon Yellow en diskette”, tuiteó en septiembre de 2021.

Una de las imágenes más viralizadas en su carrera a La Moneda fue una ilustración suya sobre el conocido árbol de Punta Arenas con el estilo “Ghibli”, el mítico estudio de animación nipón que ha producido películas como El viaje de Chihiro, La princesa Mononoke y Mi vecino Totoro.

La imagen la creó el diseñador gráfico chileno @gheragor, quien fue felicitado por el entonces candidato. “Amo la creatividad que se desata en campaña”, dijo.

“Él tiene 36 años y pertenece a la generación que creció con la cultura japonesa, especialmente por la televisión. Por eso hace unos años dijo que su amor platónico era Bulma de Dragon Ball”, dice Ana Guajardo, socia de una productora de eventos de cultura japonesa en Valparaíso.

Estallido, Jiles y Tía Pikachu

A pesar de que la cultura otaku ha estado presente en Chile desde hace más de 20 años, su debut en la arena política es un fenómeno nuevo.

La industria de los mangas y el animé se mantiene intacta en adultos y crece entre los jóvenes. Pero ahora, la afición va más allá: involucra la gastronomía, música, el idioma, el turismo, las artes marciales y los bailes.

Durante las protestas del estallido social se hizo conocida la Tía Pikachu (Giovanna Grandón), quien usaba un traje del popular personaje amarillo. El 16 de mayo de 2021 fue electa como convencional constituyente representando al distrito 12 y hoy es vicepresidenta adjunta de la instancia.

Durante el estallido social, también, cientos de manifestantes bailaron las canciones de Pokémon y cantaron temas de Digimon y Salm Dunk, dos series icónicas de los años ’90.

Meses después, con la aprobación del primer retiro de fondos de pensiones, la diputada Pamela Jiles corrió por los pasillos del Hemiciclo al estilo Naruto, una de las series japonesas con más éxito internacional. Pero las referencias a la cultura japonesa van más allá: la autoridad se autodenomina como “abuela”, haciendo una referencia a la Abuela Tsunade, uno de los personajes más conocidos de la saga.

“Ambos discursos conectan con la juventud que sintoniza al usar estos recursos”, dice Pedro Riquelme, sociólogo de la Universidad de Valparaíso que ha investigado las raíces de la población otaku chilena.

Y agrega: “Las personas que se identifican como otakus no vienen de sectores altos, sino que de segmentos medios y medios bajos. Y acá se puede hacer el vínculo con el estallido social, las reivindicaciones, las quejas por el endeudamiento de la educación superior y el aumento del costo de la vida”. En todo caso, añaden los entendidos en esta materia, en los colegios privados del país también se ve este tipo de fans.

Guajardo comparte una visión distinta a Riquelme: “No pasa por un tema socioeconómico, sino que por una brecha generacional”.

Éxito en Chile

Hace seis años la Quinta Vergara congregó a más de 30 mil asistentes. ¿El objetivo? La feria Fan Viña, un espacio donde fanáticos del animé y manga se disfrazaron y cantaron karaoke de los “openings” de las series de televisión más famosas de Japón.

Una de las socias de la productora del evento, Ana Guajardo, cuenta que “incluso la alcaldesa Virginia Reginato se disfrazó de cosplay. Ahí dimos un paso importante, porque también los asistentes la dibujaron como animé”. Y agrega: “Muchos de estos eventos han contado con el apoyo de empresas japonesas con presencia en Chile y con la embajada de Japón”.

Pero no son solo los eventos: librerías tradicionales cierran y abren tiendas de manga (comics japoneses). Históricos restaurantes bajan sus cortinas para ser reemplazados por locales de ramen. Las películas niponas son éxito de ventas. Las clases de japonés están cada vez más copadas. El catálogo de Netflix de animé sigue aumentando.

“En términos de negocio están funcionando muy bien las cafeterías temáticas, que son típicas de Japón. Son muy fotografiables y están creciendo en nuestro país”, añade Lorena de la Rosa, periodista y experta en cultura asiática. 

Versus Marvel

En 2016 el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se disfrazó de Mario Bros en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. ¿El objetivo? Entregar una previa a las Olimpiadas de Tokio 2020. En julio de 2021 Vaporeon, el Pokémon acuático de la saga, fue bautizado como embajador honorario del agua. Además, Pikachu fue nombrado representante de Osaka para la Expo Mundial de 2025.

Pokémon y Hello Kitty son las dos franquicias más valiosas del mundo, superando a Star Wars, Disney, Marvel y Harry Potter. “La cultura pop es la base de la economía japonesa. Lo que es el cobre para nosotros, es la cultura pop para ellos”, dice Lorena de la Rosa.

¿Reemplazados por K-Pop?

La nueva generación de otakus está en el colegio, influenciados principalmente por los animés contemporáneos que se ven en Crunchyroll, la principal empresa de streaming de animé. TikTok, además, juega un rol fundamental: revivió las canciones y las series icónicas de los años ‘90.

“Antes la gente tenía que esperar una semana para ver un capítulo de Dragon Ball en la televisión. Pero las nuevas generaciones tienen todo desde sus celulares”, enfatiza Pedro Riquelme.

En todo caso, aclaran los expertos de esta corriente, la tendencia que va en alza ahora -pese a la moda que arrastra Boric- no son otakus, sino que son los K-Popers. “La embajada coreana ha logrado potenciarlos más que la japonesa”, dice Lorena de la Rosa.

 Ana Guajardo coincide: “El boom de la cultura japonesa fue hace 10 años. Hoy es todo full Corea”.

Violencia escolar, el nuevo flanco del orden público

Esta semana marcó la primera prueba del orden público para el gobierno de Gabriel Boric. Según cifras de Interior durante el Día del Joven Combatiente se registraron menos eventos con desmanes que el año pasado, Sin embargo, un fenómeno preocupa a las nuevas autoridades: la violencia escolar que se está viendo en los colegios se está traspasando a la calle.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR