Click acá para ir directamente al contenido

Plumas x plumas

Plumas x Plumas: Pedro Ibáñez y Elisa Ibáñez conversan de los nuevos proyectos familiares

Plumas x Plumas: Pedro Ibáñez y Elisa Ibáñez conversan de los nuevos proyectos familiares

Ella, diseñadora y directora ejecutiva de Antenna, fundación que promueve el arte y la cultura. Él, empresario, fundador de los hoteles Explora y presidente de la UAI.

Por: María José López | Publicado: Domingo 4 de abril de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Pienso que si la pandemia ha producido un efecto importante en el mundo urbano, este es el de querer tener más contacto con la naturaleza y el de poder viajar con más frecuencia. Por ello creo que el futuro de actividades como las que desarrolla Explora tienen un horizonte amplio”. Lo dice Pedro Ibáñez Santa María (76), fundador de Hoteles Explora y presidente de la UAI, al reflexionar sobre los hoteles post pandemia. Junto a él está Elisa (39), la tercera de sus seis hijos y quien dirige Fundación Antenna, organización que promueve el arte y la cultura.

Durante la sesión de fotos ríen: ella lo mira, luego él la observa, cruzan un par de palabras y finalmente, los ojos de los dos apuntan a la cámara. Están sentados en una banca de madera que hay en el corredor de la casa de su campo en Panquehue, San Felipe, en la V Región. A sus espaldas se ve una puerta azul. El fundo, explican durante la conversación, es un espacio con “harta historia familiar”.

Fue fundado por Adolfo Ibáñez Boggiano, el abuelo de Pedro Ibáñez (y bisabuelo de Elisa), quien fue la inspiración para bautizar con su nombre la casa de estudios cuyo origen estuvo en Viña del Mar -en su casa en Recreo precisamente-, que hoy además de la V Región se emplaza en un gran campus en Peñalolén y que preside el empresario. “Mi padre es un gran guardián de este lugar, él se encarga de desarrollarlo y cuidarlo”, dice Elisa sobre el parque en Panquehue. “Nosotros, los hijos, somos agradecidos herederos de este lugar”, reitera la diseñadora de la UC.

En otras entrevistas, Pedro Ibáñez ha dicho que está “retirado de los negocios”. Hace casi una década se desprendió de su emblemática compañía de alimentos, Tresmontes Lucchetti, lo que marcó, según él mismo ha dicho, su salida del mundo de los negocios. En sus inicios, esta firma era Córpora Tresmontes a secas, y manejaba marcas como los jugos Zuko o café Monterrey, además de varias viñas. En 2003 se convirtió en Córpora Tresmontes Lucchetti, luego de que comprara la firma de pastas al grupo Luksic. Y en 2013, vendió Tresmontes Lucchetti al grupo colombiano Nutresa.

En todo caso es el turismo donde Ibáñez ha marcado una impronta en el país, con la cadena hotelera Explora, que fundó en 1993, y que marca una real disrupción en la oferta chilena y sus destinos remotos. Hoy, Explora -presidido por su hijo Maximiliano- tiene seis hoteles, cuatro en Chile -en Atacama, Patagonia y en la Isla de Pascua- uno en Perú, en el Valle Sagrado, y otro en la Patagonia argentina. Por estos días, ha sido foco de noticia luego de que ganaran la licitación de concesión de servicios ecoturísticos de Parque Patagonia (creado por los Tompkins y hoy en manos de Conaf).

-¿Quién de los Ibáñez participará?

-PI: Explora es una empresa que tiene una administración profesional que será la encargada de llevar a la práctica el manejo del Parque Nacional Patagonia. Esta área de actividades dentro de la empresa no viene sino a confirmar la vocación y el interés que Explora siempre ha tenido por la conservación, y que en el caso de este parque se verá desafiada por la calidad del trabajo hecho por el matrimonio Tompkins.

Elisa conoce los hoteles de cerca. No solo por ser hija del fundador, sino porque fue su directora ejecutiva desde 2010 a 2014. “Participé en la etapa en que se necesitaba un miembro de la familia más involucrado, pero después quedó un equipo bien armado y la compañía ya no me necesitaba tan metida adentro. Y había cumplido una etapa también”, relata.

Sobre la nueva decisión que tomaron en la XI Región, añade: “Para Explora gestionar un lugar como el Parque Nacional Patagonia es algo que llevamos en nuestro ADN, y personalmente me encanta la idea de darle continuidad al sueño de Douglas Tompkins para proteger y poner en valor esa maravillosa zona de nuestro país”.

Elisa es diseñadora de la UC y en 2014, tras dejar su rol en la empresa familiar, quiso hacer algo sola, y creó junto a dos socios Antenna, fundación que se dedica a promover el arte y la cultura, así como la filantropía en torno.

-¿Por qué decidiste emprender? Hemos preguntado a otros entrevistados: ¿Se hereda, se impone, o ninguna de las anteriores?

-EI: Desde niña he sentido una responsabilidad hacia mi país, y eso es algo que compartimos con hermanos y primos, todos herederos de un ímpetu por crear y potenciar proyectos que aporten a las personas, tanto desde la empresa como desde la filantropía. Me inspiran algunos textos de mi abuelo y bisabuelo, relacionados a los valores que un empresario debe tener para el desarrollo equilibrado de un país, y me hace sentido poner a disposición los talentos, herramientas y oportunidades que se me han regalado. Es el ejemplo que he visto también a través de mis padres y que me hace ser consciente de que  como personas tenemos derechos y deberes, y por ende me genera gran alegría hacerlo desde la educación y cultura.

-¿No echas de menos Explora? Pareciera ser un lugar de sueño para trabajar...

-EI: La verdad no, porque fue súper intenso, me tocó estar en todos los hoteles, construir y armar el proyecto en Perú, lo que significó ir durante dos años todos los meses al Valle Sagrado y fue muy potente liderar un proyecto que se desarrolló en un área arqueológica con 12 expertos en terreno, aparecieron terrazas incas, tuvimos que cambiar el diseño del hotel...

Siento que mi trabajo quedó súper bien y no me quedó nada muy pendiente. Y Antenna trae muchos aprendizajes de Explora, la idea de crear experiencias profundas de transformación, generar impacto social con un modelo de negocio circular, la comunidad...Todo eso me lo traje a Antenna. Lo importé (rie). Otra cosa que me traje son los estándares 5 estrellas: protocolos, metodología, sistemas. Es interesante ver cómo una organización cultural crece a este nivel (un 30% a 40% al año en ingresos generados por proyecto) y eso tiene que ver con objetivos, métricas, seguimiento, procesos. Antenna también es un modelo que nos encantaría internacionalizar.

Trabajar demasiado

-¿Qué lecciones intentaste dar a tus hijos? ¿Qué cambios notas ahora para emprender?

-PI: Espero que el ejemplo del trabajo duro y responsable les haya podido servir de algo, en ambos sentidos,  ya sea que lo quieran imitar o que, conociendo esa realidad, decidan hacer  lo contrario. Probablemente en nuestra generación trabajamos demasiado, sacrificando a veces valores que son importantes y que hoy tienen más prioridad. El trabajo en el mundo actual, es más especializado y profesional. El emprendimiento, siempre ha requerido mucho foco.

-¿Participas en alguna de las instancias de la UAI, Elisa?

-EI: Hice mi Master de Negocios ahí y participo de encuentros con el Centro de Filantropía. Desde Fundación Antenna estamos colaborando con el Centro de Estudios Territoriales para una investigación sobre cultura, y nos estamos cruzando con el Centro de Innovación y el Centro de Artes Liberales.

-En una entrevista manifestaste tu preocupación por las donaciones en Chile. ¿Cómo va el avance de ese proyecto?

-EI: Va bien en cuanto a que existe un interés genuino del gobierno actual por apoyar a las fundaciones en este período de crisis. Además se ha aceptado avanzar en un nuevo proyecto por etapas, ya que hacer una ley desde cero, que además propone eliminar las leyes especiales, es algo que puede demorar años. Y la filantropia necesita contar con más flexibilidad en las donaciones ya que es muy grande el aporte que las fundaciones hacen a la sociedad y no podemos seguir operando con politicas públicas tan limitadas y basadas en el paradigma de la evasión de impuestos.

-Por eso te uniste a la Mesa Circular (agrupación  de organizaciones de la sociedad civil que promueve modificaciones a la normativa que regula las donaciones)...

-EI: Mi participación en la Mesa nace de una invitación de los miembros de este grupo a sumarnos como Fundación en representación de las artes y la cultura. Hace unos años participé en un viaje organizado por la embajada de USA a visitar fundaciones en ese país y pude conocer la variedad y riqueza de los sistemas de apoyo a las fundaciones que existen en cada estado y cómo se les está continuamente potenciando. No hay ninguna razón para no apuntar a algo similar en Chile.

-Pedro, ¿cómo lo ves?

-PI: Las fundaciones, la filantropía y en general las instituciones propias de la llamada sociedad civil podrían tener una mucho mayor importancia en Chile que la que tienen hoy. No solo por el amplio ámbito de actividades que pueden abarcar sino más bien porque pueden trabajar en programas que son necesarios para la sociedad y donde el Estado no presta servicios o los presta de mala calidad y con menos eficiencia.

Para que muchas de las instituciones de la sociedad civil funcionen se requiere de sistemas que promuevan y faciliten las donaciones, en el entendimiento de que si por este efecto se pudieren reducir los ingresos fiscales, al mismo tiempo se verían aliviados sus gastos y la sociedad en su conjunto obtendría un mayor beneficio.

Receta familiar

El rubro alimentario sigue siendo parte de la carpeta de negocios de la familia. La nueva generación, liderada por su hijo Maximiliano Ibáñez, creó y abrió el año pasado la cadena de comida saludable Fork.

“Max es quien lidera el Family Office y fue quien empujó el proyecto de FORK, como una manera de seguir en el rubro de los alimentos después de la venta de Tres Montes Lucchetti, pero a la vez buscando aportar a las personas a través de comida de buena calidad y a buenos precios. También es quien lidera hoy el crecimiento de Explora y su expansión a nuevas áreas de negocios, así es que en todo sentido es un gran representante de esta herencia de crear negocios para hacer el bien”, relata Pedro.

-¿Trabajan en algo ustedes dos juntos?

-PI: Tengo gran admiración por el trabajo que hace Elisa, cuyos resultados e impacto ya se notan. La participación familiar en los directorios es rotativa, y entonces cada uno de los seis hermanos tiene la oportunidad.

-¿En qué área participas ahora, Elisa?

-EI: Sigo participando de los temas macro con mis hermanos, y ellos a su vez de algunos proyectos de Antenna. Es interesante ver que como familia estamos participando en educación, turismo sustentable, medio ambiente, arte y alimentación sana… todos temas esenciales en una sociedad y que se reúnen bajo el concepto de cultura.

-¿Cuál es la receta para fomentar el emprendimiento?

-PI: La aceptación social de la libre empresa, estado de derecho, reglas fiscales claras y estables e impuestos bajos.

-EI: Tiene que ver con el ejemplo, con haber visto a mi padre y abuelo atreverse a hacer cosas distintas, a tomar riesgos sin importar que otros no estuvieran de acuerdo. También la capacidad emprendedora te la entrega una visión amplia del mundo, la lectura, relacionarse con gente distinta y mantener la curiosidad viva. Por último, requiere de fuerza de voluntad, valentía y consistencia.

-¿Cómo se apoyan las dos generaciones?

-PI: El apoyo puede ser puntual con ideas o miradas sobre un tema. Pero el más importante, me parece, es aquel que se va desarrollando entre varias generaciones, tres, cuatro o más. Es aquella acumulación de experiencias, maneras de pensar y de ver las cosas, formas de relacionarse, que al irse transmitiendo forman lo que se llama una cultura.

-EI: Siempre estamos intercambiando visiones sobre los proyectos. A ambos nos gustan mucho las comunicaciones, el marketing y encontrar maneras de generar conceptos potentes que lleguen a las personas. También aprendemos del contraste de visiones, de poner temas incómodos sobre la mesa y aceptar las diferencias de opinión.

-¿Participan en las discusiones políticas sociales de estos días?

-EI: Desde Antenna estamos coordinando una acción del ecosistema para relevar el rol de la cultura en la sociedad. Es un proyecto que integra las miradas y proyectos de diversas fundaciones y organismos que queremos poner a la cultura como un eje central en la nueva etapa de desarrollo de Chile. Junto con eso, la Mesa Circular apunta a algo similar con respecto a la filantropía, y este año será de intenso trabajo para hacer los ajustes que proponemos en la ley actual y aumentar los flujos para las fundaciones.

Rafael y Sofía Guilisasti: Padre, hija y el negocio de los espumantes

En 2015 Rafael Guilisasti pidió a su hija mayor, Sofía, y a su marido, hacerse cargo de Espumantes Limarí, firma que armó en la IV Región. Aquí hablan del trabajo en familia, de la sangre viñatera, de cómo la pandemia bajó sus ventas en un 30% y de su relación con la política. “Esa pasión no la heredé”, dice ella.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR