Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Amazon llega a Chile en 2023 de la mano de Blue y Chilexpress

Amazon llega a Chile en 2023 de la mano de Blue y Chilexpress

La firma de Jeff Bezos desembarcará el próximo año en el país con un centro de distribución y un catálogo de productos. Y para ello acaban de cerrar un acuerdo con dos empresas de logística ubicadas en Enea.

Por: Antonieta de la Fuente | Publicado: Sábado 16 de julio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

El parque industrial Enea, en la comuna de Pudahuel, será el punto de llegada de Amazon a Chile. Una promesa que lleva varios años a punto de hacerse realidad, pero que en 2023 verá la luz. 

De manera silenciosa, la firma fundada en 1994 por Jeff Bezos como una librería online y que hoy es la quinta empresa de mayor capitalización bursátil del mundo con un valor de US$ 1.659 miles de millones, según el Global Top 100 Companies de PwC, lleva meses preparando su aterrizaje en el país. Ejecutivos de la firma se han reunido con diferentes operadores logísticos y recorrido diversas instalaciones para definir dónde instalar finalmente su centro de distribución.

Porque Amazon no llegará en solitario a Chile. Hace tres meses, la empresa abrió una licitación con las empresas que se dedican al negocio logístico a nivel nacional, a fin de arrendar sus instalaciones. Un proceso en el que no entregaron mayor información a los participantes, pero que incluyó visitas a bodegas, chequeo de volumen de carga y monitoreo de los sistemas de despacho. 

Y se decidieron por entrar con más de un operador: Chilexpress, propiedad del empresario Juan Eduardo Ibáñez, ex dueño de Télex Chile, y Blue Express, la empresa de logística que fue adquirida a Bethia a principios de 2019 por un Fondo de Inversión Privado creado por la firma de private equity Kinza Capital y Altis Principal Investments. 

Fuentes cercanas a la operación confirman que por estos días, y en el más estricto sigilo, la compañía estadounidense está en pleno cierre de estos acuerdos que implicarán que en las bodegas de ambas empresas ubicadas en el parque industrial Enea se almacenará la carga de un catálogo de ventas específico para el país, para así lograr hacer despachos express y competir de igual a igual con el hoy indiscutible líder del e-commerce en Latinoamérica, Mercado Libre. 

Enea es una ubicación clave para la compañía porque su cercanía con el aeropuerto le permitirá agilizar la llegada de productos hasta el centro de distribución, y reducir los tiempos de entrega de los pedidos al cliente final.

Consultado por DF MAS, Amazon respondió que no hace comentarios sobre rumores o especulaciones. Por su parte, los máximos ejecutivos de Blue Express no respondieron los mensajes ni llamados de este medio y los de Chilexpress declinaron hacer comentarios. 
 

Una búsqueda de cuatro años

La noticia inicial la dio Business Insider, el medio digital estadounidense de noticias empresariales, el 16 de junio pasado. Ahí informó que, según documentos a los que tuvo acceso, Amazon expandiría su negocio de e-commerce en cinco nuevos países: Colombia, Sudáfrica, Nigeria, Bélgica y Chile. El plan de la estadounidense, denominado “Proyecto Salsa”, implicaría un primer desembarco en Bélgica en septiembre próximo, en Colombia y Sudáfrica en febrero de 2023, y en Nigeria y Chile en abril. 

Con esto, la firma que ya realiza despachos desde Estados Unidos en varios países de la región y que desde abril del año pasado hace envíos gratis a Chile por compras sobre los 49 dólares, alcanzará presencia en 20 países alrededor del globo. 

La llegada de Amazon al país implicaría además la instalación de una plataforma de marketplace para que distintos productores locales puedan realizar sus despachos a través de Amazon.cl, como ya lo hacen Mercado Libre y Linio. En principio, el gigante del e-commerce ofrecería su servicio de delivery en 24 horas, pero se espera que tras su puesta en marcha implemente el programa Amazon Prime, que permite a sus clientes obtener beneficios como entregas dentro del mismo día, además de acceso a su plataforma de streaming de música, video y libros digitales para Kindle.

El plan para que Amazon desembarque en Chile venía fraguándose desde hace tiempo. Ejecutivos del mundo de la logística reconocen que la empresa estadounidense estuvo mirando el país y recorriendo instalaciones a fines de 2018 y principios de 2019. De hecho, también tuvieron conversaciones con algunos de los ejecutivos de las grandes cadenas de centros comerciales del país para ver la posibilidad de arrendar o comprar uno de los terrenos que tienen en sus carteras inmobiliarias. Sin embargo, nada pasó. Hasta ahora. 
 

El laboratorio chileno

Amazon ya tiene presencia directa en México y Brasil a través de centros de distribución locales, pero en este último acaba de dar un salto con su primera inversión local: esta semana cerró la compra de una participación de 9,68% en Total Express, una de las empresas de última milla de ese mercado, para ganar más tracción en las entregas rápidas a consumidores. 

Si bien el mercado chileno es pequeño, el fuerte crecimiento del e-commerce lo transforma en un país interesante para las principales empresas de venta online. Según las cifras de la Cámara de Comercio de Santiago en Chile, el 85% de los usuarios de internet compra online, y de acuerdo con las estimaciones elaboradas por el gremio, este año las ventas en línea alcanzarán los US$ 12.600, un aumento de 5% respecto al año pasado, lo que representa un 12% de las ventas totales del comercio. 

Además, según el último reporte de Blackship, el comercio electrónico en Chile tuvo ingresos por US$ 7 mil millones, el lugar 31 a nivel mundial. Y en adelante, se espera que la tendencia continúe: un estudio de Euromonitor para Google proyectó un crecimiento de 32% para 2025 y que el comercio online llegará a representar el 21% de las ventas totales del retail. 

“Latinoamérica, con sus 600 millones de habitantes y la aún baja penetración de internet, tiene un potencial de crecimiento enorme. En este contexto, tiene sentido que Amazon quiera entrar a Chile”, dice Claudio Pizarro, profesor del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile y socio de CIS Consultores. Y agrega: “Hacer negocios en Chile permite correr riesgos acotados, dado su tamaño, porque es un muy buen laboratorio. Cuadra que Amazon llegue en un momento en que el continente está en manos de Mercado Libre y donde Falabella está tratando de construir su posición”.
 

Los operadores

Tanto Blue como Chilexpress ya trabajan en acondicionar sus bodegas de Enea para el aterrizaje del gigante del comercio online, que pidió una serie de condiciones para afinar su desembarco. 

Hasta agosto de 2020, estos dos operadores logísticos eran los que realizaban casi la totalidad de los despachos de Mercado Libre, pero desde septiembre de ese año, en mitad de la pandemia, la compañía fundada por Marcos Galperin decidió internalizar la operación y crear sus propios centros de distribución, a fin de acelerar los envíos. Por lo mismo, transformarse en los aliados del gigante estadounidense que entrará a competir con todo al mercado, es una apuesta atractiva. 

Es que la batalla por la última milla está que arde. En México, Amazon ya tiene servicio para entrega el mismo día en 30 ciudades, mientras que en Brasil el mismo servicio ya está disponible en más de 100 municipios. Y en Chile, donde el mercado es cada vez más competitivo, quiere lograr igualar esa oferta. 

Para eso cuentan con el centro de distribución de Blue emplazado en un terreno de 8 hectáreas en Enea, con el centro de Chilexpress en el mismo parque industrial y con la red de atención de ambas compañías alrededor del país.

La empresa de Juan Eduardo Ibáñez tiene 1.000 puntos de atención desde Arica hasta Porvenir y más de 50 centros de distribución, dos de ellos emplazados en la Región Metropolitana, San Bernardo y Pudahuel. Mientras que Blue posee más de 950 puntos para recibir y despachar envíos a lo largo de Chile, incluido Rapa Nui.  

El personaje clave

En la elección de Blue Express, pesaron varios factores. El volumen de almacenamiento, la calidad de las instalaciones, la automatización de los procesos y los tiempos de despacho. Pero también fue clave la participación del gerente general de Blue en Chile, Olivier Paccot. El ejecutivo, quien asesoró a Altis y Kinza en la compra de la empresa de logística en 2019, y que luego asumió como CEO de la compañía, es un ex empleado de Amazon.

Emprendedor por naturaleza, Paccot se graduó de Ingeniería Industrial en la Universidad Católica, donde cursó un Master en Economía. Tras varios emprendimientos, en 2007 creó Woodtech, una tecnología para escanear el volumen de carga de camiones, que luego vendió. En 2013 partió al MIT a hacer un posgrado y luego fue reclutado por Amazon a cargo del centro de distribución de Pensilvania. A su regreso a Chile, trabajó en una empresa de purificación de aire a gran escala, hasta que fue reclutado por Blue.

Foto, WhatsApp y despido: la desconocida batalla legal entre Sheraton y su ex gerente general

Luego de casi 20 años en el cargo y 4 décadas en la empresa, Carlos “Howie” Brown fue desvinculado de la compañía después de compartir una imagen por un grupo de WhatsApp donde participaban ejecutivos del recinto. El conflicto escaló, incluso, hasta Estados Unidos: viajaron altos ejecutivos que interrogaron a los miembros del chat y semanas más tarde lo despidieron de forma inmediata. Brown demandó a la empresa y los acusó de vulnerar sus derechos fundamentales. El hotel justificó su decisión afirmando que el funcionario había cometido acoso sexual y envío de material pornográfico, según la acción judicial en curso.

Proyecto de viviendas de lujo en La Dehesa bajo la lupa

La Municipalidad de Lo Barnechea sostiene que un proyecto con 54 exclusivas casas eludió el Sistema de Evaluación Ambiental. La empresa, que vende las viviendas en más de 33 mil UF con la idea de entregarlas el primer semestre del próximo año, rechaza la acusación, al igual que la Superintendencia del Medio Ambiente.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR