Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

¿Quién se encarga de Cerro Castillo?

¿Quién se encarga de Cerro Castillo?

El jueves a las 7:59 de la tarde aterrizó en Cerro Castillo el helicóptero que trasladó desde Santiago a Gabriel Boric e Irina Karamanos, ad portas de convertirse en la pareja presidencial. El inmueble, que cuenta con 8 habitaciones, fue construido por los arquitectos Luis Browne y Manuel Valenzuela en 1929. Es administrado por Berta Hartmann, funcionara de La Moneda, quien preparó la instalación del nuevo Mandatario.

Por: María José López | Publicado: Viernes 11 de marzo de 2022 a las 08:05
  • T+
  • T-

Durante la tarde del miércoles 9 de marzo se concretó el traspaso del Palacio Cerro Castillo de la administración de Sebastián Piñera a la de Gabriel Boric. La operación del inmueble depende de Presidencia, y a cargo de este proceso estuvieron Julio Maiers, director administrativo de Presidencia, y Berta Hartmann por el lado del mandatario saliente, y de Antonia Rozas –sucesora en el puesto de Maiers–, en representación del Presidente entrante.

De Hartmann poco se sabe, sin embargo es ella quien vela por el cuidado y mantención, así como de las estadías que tienen lugar en el palacio emplazado en la Región de Valparaíso. Es, describen fuentes de Presidencia, “la housekeeper”, o ama de llaves, de la tradicional dependencia. Su cargo exacto es Encargada de Patrimonio en la Residencia Presidencial Cerro Castillo -para el Día del Patrimonio, cuando se abren las puertas del lugar, ella encabeza esa tarea-, y trabajó en un labor similar durante la administración de Michelle Bachelet.

Hartmann, quien llegó a este puesto elegida por Maiers en Piñera 2, también estuvo a cargo de la llegada de Gabriel Boric, la futura primera dama, Irina Karamanos, y los invitados de la pareja presidencial la noche del jueves 10 de marzo. La primera velada del ex parlamentario del FA en Cerro Castillo. Ella, al igual a como lo hacía con Piñera, se preocupó de todo: desde disponer el menú (carne con verduras) que encargó la pareja presidencial para la noche, así como de asegurarse de que el personal que trabaja en Cerro Castillo -alrededor de cinco personas, dicen quienes conocen esta operación- tuviera la casa en perfectas condiciones, desde flores nuevas hasta las piezas preparadas. ¿Seguirá trabajando con este gobierno? Eso lo deberán definir Boric y Karamanos, así como Antonia Rozas, probablemente después de la semana del traspaso de mando. “Son funcionarios de contrato permanente, pero por su nivel de cercanía con los mandatarios, hay quienes les piden otras labores una vez concretada la toma de poder”, relata un colaborador de Presidencia.

El palacio de Cerro Castillo, explica otra persona que conoce bien su funcionamiento, está cerrado todo el año, salvo los días que hay visitas, y los que hay aseo y mantención. Piñera durante su mandato solía ir para el Año Nuevo –este 31 de diciembre fue su última visita– junto a la primera dama, Cecilia Morel, y familiares o amigos. El último consejo de gabinete completo, fue a fines de noviembre, oportunidad en que la entonces subsecretaria de Salud Paula Daza anunció que se sumaría al equipo de campaña de José Antonio Kast.

Historia de la casa

El palacio presidencial fue construido durante el gobierno del presidente Carlos Ibáñez del Campo entre los años 1929 y 1930, durante la crisis económica de la Gran Depresión, y fue diseñada por los arquitectos Luis Browne y Manuel Valenzuela, quienes le dieron el estilo neocolonial que la caracteriza. A su alrededor se ubica un gran parque con vista privilegiada a la bahía del puerto.

El edificio está compuesto de tres pisos y un subterráneo: en la planta inferior están los salones, un comedor y tres terrazas escalonadas en la ladera del cerro, la cocina y servicios. En el ala izquierda, frente al sector de los edecanes, se ubica el gabinete del Presidente, que entre otros muebles tiene un escritorio de trabajo de madera nativa con cubierta de cuero negro, y un imponente sillón presidencial. Ahí además hay una biblioteca, mesas de arrimo de diferentes modelos, una mesa de centro con cubierta de cristal y base de piedra ónix y, al igual que el comedor, los muros están revestidos de madera nativa.

En el segundo nivel se encuentran los dormitorios del jefe de Estado y sus visitas, sumando ocho habitaciones. El principal tiene un sofá inglés y una mesa Butler. El último piso, una especie de altillo distribuido en dos torres, alberga la biblioteca, un despacho y un observatorio.

La última remodelación


La noche del jueves 1o ahí durmieron Boric y su familia. Y, cuando iba Piñera, sucedía lo mismo. Las veces que iban ministros, por lo general se hospedaban en el hotel Sheraton Miramar, que está al frente. También hay unas casas estilo Ley Pereira que dependen de Cerro Castillo, en las que suelen pernoctar invitados presidenciales.

Quienes han estado ahí cuentan que Cerro Castillo tiene un “look” antiguo, que no tiene la “prestancia” de La Moneda, y que la última persona que remodeló parte de su mobiliario fue Marta Larraechea, Primera Dama del exPresidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Se emplaza sobre el terreno que ocupaba un antiguo fuerte sobre el peñón del cerro Castillo -al frente están la costanera y el clásico restaurant Cap Ducal-, mientras que la entrada es por la calle Callao, que colinda con Iberia, donde el jueves se instalaron barras de seguridad junto a un equipo de nueve oficiales del Grupo Guardia de Palacio. DF MAS recorrió la zona la tarde que llegó Boric, día en que se veía movimiento en las casas aledañas y curiosos vecinos incluso instalados desde las rocas sacando fotos, así como un inusual movimiento de Carabineros.

La construcción -declarada Monumento Histórico en 2005- recibió críticas de la opinión pública opositora cuando se construyó, por su gran lujo, y por ser “exageradamente caro”. Fue por esto que presidentes como Jorge Alessandri o Salvador Allende no fueron asiduos visitantes del palacio de cerro Castillo. ¿Qué uso le dará Boric? Está por verse. Por lo pronto, organizó un desayuno con vecinos para la mañana del jueves 10 de marzo y, después de la ceremonia oficial en el Congreso, un almuerzo con su gabinete. La encargada del banquete fue la chef Carolina Bazán.

Las alertas que preocupan a franceses dueños de Aguas Andinas

La presión de invertir para enfrentar la sequía y un reciente cambio de dueños finales, tiene atenta a la sanitaria chilena. A todo eso hay que sumarle cambios que se podrían venir sobre los derechos de agua y las concesiones a privados, así como cambios regulatorios que incorpore el nuevo Gobierno de la mano del Congreso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR