Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Comando jungle: Cuatro analistas sacuden la política

Comando jungle: Cuatro analistas sacuden la política

Dicen ser el único programa político que no pierde plata. Sus entrevistas sacan ronchas. Gonzalo Müller, Jorge Navarrete, Mirko Macari y Camilo Feres analizan con su estilo las elecciones de este fin de semana.

Por: Marcelo Soto | Publicado: Sábado 15 de mayo de 2021 a las 08:00
  • T+
  • T-

Uno se sentó en primera fila, como buen mateo; el otro, se quedó atrás, junto a los porros. Ambos tenían mucho interés en esa clase, la de Carlos Peña, el profesor más admirado de la Escuela de Derecho de la UDP. “Imagínate 60 alumnos en una sala, no volaba una mosca. Y Peña era un mito”, recuerda Mirko Macari. “Jorge Navarrete era el estudiante prominente y tenía una interlocución privilegiada con el profesor”, asegura.

Era 1989 y se hicieron amigos. No sólo eso: con el tiempo ambos se convertirían en destacadas figuras del análisis político. Y 30 años después, los dos vuelven a coincidir, no en una sala de clases, sino en la pantalla, como socios de un proyecto que ha sacudido el mundillo de los analistas políticos. Se trata de Comando Jungle, un programa que se transmite en la web, en el que también participan Camilo Feres y Gonzalo Müller.

Las redes que los conectan son múltiples. Müller y Macari estudiaron en el colegio San Ignacio de Alonso de Ovalle, y este último le hizo clases de Periodismo a Feres en la U. Andrés Bello, llegando a ser su ayudante. Tenían un grupo de amigos llamado La Patrulla de Stalingrado, bautizada así en honor a la gran novela de Radomiro Spotorno.

Los cuatro se juntaron en otra pandilla: Galápagos, que también integraban Hernán Larraín Matte y Cristóbal Bellolio. “Estábamos muy arriba de la pelota. Un grupo bien variopinto, que fue la antesala de Comando Jungle”, dice Navarrete, quien desclasifica la anécdota que bautizó a la camarilla. “En un momento de delirio, un amigo liberal dijo: ‘yo creo que el Estado no debiera prohibir ni siquiera si quiero tener sexo con tortugas’”.

Llevan 195 programas y han tenido hits como la edición en que Pamela Jiles prometió un asalto al poder. No han ganado dinero con este show, pero al menos no han debido gastar plata, gracias a pequeños auspicios que reciben. “Este es el único programa de política sustentable de Chile”, dice Müller. “Ni en la TV abierta ni en el cable logran parar las pérdidas. Nosotros no ponemos un peso de nuestro bolsillo. Es un lujo”.

Divertidos, desordenados, de lengua filosa, la clave es la química entre los cuatro: se nota que se divierten y que son amigos, aunque se critican duro. Además, todos tienen experiencia en medios y campañas. Y son diversos. Macari fue director del diario El Mostrador; Feres (independiente) dirigió la primera campaña de MEO; Müller (centro derecha) ha sido asesor y columnista, al igual que Navarrete (socialdemócrata).

-¿Cuál es el pronóstico para este domingo?

-Gonzalo Müller: La gran pregunta es si Chile Vamos llega al tercio. Va a estar por debajo de eso en votos, pero va a estar sobre el tercio en representación, un 35 % o 36 %, lo que va a generar cierto ruido.

-Camilo Feres: Esa va a ser la gran polémica del día lunes.

-Mirko Macari: ¿A cuál sector de Chile Vamos te refieres, Gonzalo? (Risas) Porque hay varios.

-Jorge Navarrete: No le empieces a aportillar las respuestas, general. (Así le dicen a Macari, en honor al general MacArthur).

-¿Son dos almas en la derecha, Mirko?

-Macari: Evidentemente, o sea Desbordes después del estallido representa la institucionalización de la derecha social dentro de Chile Vamos, y Lavín es parte de eso también. Y está lo poco o nada que queda de piñerismo y Libertad y Desarrollo.
-Müller: El tema es si caminan de la mano o no.
-Feres: ¿Va a ser bueno para Evelyn o para Joaquín? Esa es la cuestión.
-Macari: En política dos más dos no son 4. En este minuto menos que nunca.
-Müller: Pero el domingo va a haber resultados y en esos resultados la derecha va a tener 35%, con Tere Marinovic, Marcela Cubillos y el ala Desbordes. La Ex Concertación más MEO va a andar en el tercio también. Ahora, la Revolución va a tener que explicar por qué es una revolución dominante en el país, en las marchas, pero no en los votos.
-Macari: Vivimos un momento impugnador de todo, inclusive las reglas, y por lo tanto la ilusión de que el resultado de la constituyente no sea impugnado, es eso: una ilusión. No va a resolver el conflicto que está por debajo, en ningún caso.
-Navarrete: ¿Dónde creen que va a estar MacArthur en esta?
-Feres: MacArthur va estar con la Revolución…
-Jorge, ¿crees que la gente va a premiar la moderación o las posiciones más radicales?
-Navarrete: Lo verdaderamente polarizado en Chile son sus elites políticas. Me parece que el resultado electoral de este 15 y 16 debería privilegiar más bien la opinión pública y no la opinión publicada, que es a lo que hemos puesto más atención. Dicho eso, hay un punto sobre si el proceso electoral contiene o no cierta energía que hay en el ambiente. De hecho estoy tan convencido de que la contiene, a diferencia de mi amigo Mirko, que creo que la postergación de las elecciones de abril a mayo contribuyó a un mayor desorden en el ambiente político.
-Feres: Era mejor cortarla antes.
-Macari: Lo importante es tener en cuenta el contexto. No es una elección en el vacío, sino que está rodeada de otros fenómenos que incluso son más interesantes que la propia convención. Es un aspecto natural del momento revolucionario como el que vivimos, cuando tienes a los senadores de la Concertación apostando a buscar la manera de permitir que el Gobierno llegue a marzo de 2022. Eso dijo Lagos Weber. Porque está la duda de que llegue. En ese contexto se da la elección de constituyentes. No es un guarismo que puedas aislar en sí mismo. Hay un tema más grande, más complejo, que es la ilegitimidad del sistema. Si le creemos a la CEP, los partidos que van a tener 70% de los convencionales, tienen un apoyo de 2%. Dime tú si eso está dotado de legitimidad, de energía, de fuerza. ¿Así piensan que va a continuar adelante, sin ningún inconveniente, discutiendo con un gin tonic en la mano sobre el contenido de una nueva Constitución?  Yo sospecho que no.

-¿Crees que estamos en un momento revolucionario?

-Macari: Sí, claro.

-¿Y piensas que una candidata como Pamela Jiles es capaz de liderar algo parecido a una revolución?

-Macari: Ella es un síntoma de aquello.

-Algunos la ven como una apuesta poco seria.

-Feres: Lo mismo pensaban los italianos de Mussolini.

-Vi el programa de ustedes con ella entrevistada y fue notable en términos de show. Parecía una comedia.

-Müller: Tiene elementos tragicómicos o del absurdo, pero la política es así. Sobre todo en una política impugnada. El punto es que la rabia o indignación se puede traducir en múltiples dimensiones, y la variable revolucionaria es una de ellas. Pero el domingo nos vamos a encontrar con los hijos del Partido del Orden. Felipe Harboe va a ser primera mayoría. Fuad Chahín, el presidente de la DC, va a salir primero en Malleco. Marcela Cubillos va a arrasar en el distrito 11. Benito Baranda, al que reconozco que no le veía ninguna posibilidad, va a salir elegido.

-Macari: La pregunta es si las reglas que permiten eso ¿reflejan el espíritu del estallido social? Un estudio de la U de Chile y la UC concluye que respecto del modelo la gente quiere cambios moderados, pero donde se pone radical es en la política. Se está incubando una tensión que seguramente no va a dejar despejada este elección, sino que la va profundizar: los ciudadanos versus los políticos. Ahí está la revolución.

-Müller: Estamos ante dos caminos. Si la resolución de esta dimensión líquida de la política chilena va a seguir el camino a la peruana, sin partidos, donde cada candidato inventa su partido y se infla, o toma un camino a la española, que es la reconversión de los partidos.

-Feres: Ojo que la alternancia entre Piñera y Bachelet es bien parecida a la peruana. Hay partidos, pero no son gravitantes. Lo que pesa es el piñerismo o el bacheletismo.

-Müller: ¿Hay piñerismo?
-Feres: Ahora, nada.
-Müller: Tenemos que preguntarle a Narváez cuánto bacheletismo queda.
-Macari: La cantidad de independientes que postulan a la convención es gigante en relación a los de partidos. ¿Qué va a pasar con la frustración de la gente cuando vea que ganan los mismos de siempre? ¿Tú crees que va a aceptar la derrota? Yo creo que no. Estamos en un momento de fin de ciclo. El domingo hay un hito dentro de un proceso, pero no resuelve las cuestiones de fondo, ni con mucho.

-Müller: Estoy en desacuerdo, porque pienso que va a haber un gran fenómeno de independientes, más que nunca antes en la política chilena. Van a llegar a ser un tercio de la convención. Finalmente, los otros dos tercios serán los elegidos por los partidos. Pero, Mirco, ganarán con votos…

-Mirko: ¡Ese es el tema! Los votos ya no te dan la legitimidad que te daban antes.

-Müller: Las elecciones están a la baja, puede ser. Pero sigue siendo un momento de realidad. Cuando la “lista del pueblo” saque 12% tendrá que dar una explicación: ¿Por qué los representantes de partidos sacaron el 30 y el 33%?

-Hemos hablado harto y no han mencionado a Piñera, salvo una vez. ¿Acaso es irrelevante en esta elección?

-Müller: Es una variable, estamos hablando de un tercio, nosotros (la derecha) podríamos estar hablando de un 45% si no fuera por…

-Feres: Si hubiera un gobierno (risas).

-Navarrete: Esta pregunta de si Piñera termina o no su mandato, siempre la he entendido de carácter más simbólico que real. Estoy absolutamente convencido que Piñera va a terminar su mandato, entre otras cosas porque es completamente irrelevante. Es bien inédito.

-¿En la historia de Chile nunca se dio un caso similar?

-Navarrete: En términos tan dramáticos nunca. Es decir, ni en los peores momentos de la UP el gobierno de Allende vimos algo así. Esto es peor que el pato cojo. La irrelevancia del gobierno es desnudada por la propia derecha. Lavín fue el primero, después Desbordes. La derecha entendió que Piñera era un lastre, no un activo. Ahora, el proceso electoral no hay que mirarlo en blanco y negro, está lleno de matices. Cuando mencionas a Jiles en el programa, me sorprendió la tensión entre el personaje de la Abuela, y la personalidad de ella.

-Yo percibí una cierta incomodidad.

-Navarrete: Lo que ella dice es distinto a lo que hace. La tensión, por ejemplo, de decir que quiere un asalto al poder, pero ella se guía por las reglas.
-Feres: O la declaración que hizo en Comando Jungle, que como presidenta iba a estar 90 días y llamaría a elecciones después de promulgar la nueva Constitución.
-Navarrete: No hay nada más institucional que eso.

-¿Ustedes creen que ella quiere ser presidenta? ¿O es una performance?

-Navarrete: Yo creo que va a ser candidata al Senado. Pero no votaría por ella nunca.
-Mirko: La última persona por la que votaría sería Pamela Jiles. Es radicalmente peligrosa. Representa la agudización del problema, la personalización absoluta de la política. Piñera tiene muchos defectos, pero hay un grado de institucionalidad en el sentido de que gira en torno a una lógica antigua, basada en partidos. Pamela Jiles representa la arbitrariedad, que no tiene que ver con partidos. Para mis amigos, todo, para mis enemigos, nada.

-¿Podría ser una dictadora populista, como deslizaba Feres?

-Mirko: Claro, una dictablanda.
-Navarrete: ¡No te había escuchado hablar así!
-Mirko: Si lo dije en el programa.
-Navarrete: No recuerdo. La declaración más fuerte que hiciste es que la invitaste a un hot tub.

Los alemanes que apostaron por la miel orgánica chilena

En Puerto Octay, en el medio del bosque, se encuentra el Fundo Apícola Puntiagudo. En él trabajan Alexander Setzer y Lutz Kindermann, dos alemanes que dejaron sus vidas en Europa para dedicarse a la producción de miel orgánica en el sur.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR