Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Caso La Polar llegará a la pantalla grande: el film dirigido por Moisés Sepúlveda ya tiene elenco

Caso La Polar llegará a la pantalla grande: el film dirigido por Moisés Sepúlveda ya tiene elenco

El realizador Moisés Sepúlveda está preparando la película “Que se Acabe Todo”, que llevará a la pantalla grande una historia inspirada en el caso de las repactaciones unilaterales que sacudió al país en 2011. El film ya cuenta con un elenco chileno e internacional, que incluye a Paulina García, Francisco Melo, Benjamín Vicuña y al actor alemán August Diehl. La multitienda ficticia se llamará “El Solar”, y el estreno se prevé para 2025.

Por: Azucena González | Publicado: Sábado 20 de abril de 2024 a las 21:00
  • T+
  • T-
“El caso La Polar tiene más de 20 millones de búsquedas en internet. Es un tema que llega a millones de personas. Las búsquedas en Google durante todos estos años no han bajado, no se han detenido. Es un tema que todavía genera interés a nivel nacional”, dice Moisés Sepúlveda, director, guionista y productor de cine, quien está dando forma al primer thriller financiero chileno que llegará a la pantalla grande, inspirado en esta historia.

Bajo el nombre Que se acabe todo, el largometraje está inspirado en el caso La Polar que sacudió al país en 2011, cuando quedó al descubierto que la firma había llevado una práctica de repactaciones unilaterales de las deudas de sus clientes no informadas a éstos, que tuvo un doble efecto: por un lado, aumentaba la deuda de éstos sin que ellos se enteraran y, por otro lado, la firma no reflejaba en sus estados financieros la real situación de sus deudores y su morosidad, mostrando una cartera que no era fidedigna en cuanto a las posibilidades reales de pago.

El caso se transformó en un escándalo a nivel nacional y culminó no sólo con sanciones de la entonces SVS -así se llamaba el regulador del mercado en esos años, hoy CMF-, sino también tuvo una arista penal, que llevó a estar en prisión preventiva a los principales ejecutivos de la multitienda que estaban en sus cargos a la fecha de esos hechos: Pablo Alcalde, quien fue el gerente general hasta 2009 y luego presidente del directorio de La Polar; Julián Moreno, el gerente de Productos Financieros; y María Isabel Farah, gerenta de Administración de La Polar en aquellos años. 

A pesar de que a nivel internacional este género de recrear situaciones de escándalos financieros ha sido muy explotado para llevarlo a la pantalla grande -basta recordar películas como El Lobo de Wall Street, por nombrar sólo un ejemplo-, Que se acabe todo se transformará en el primer thriller puramente financiero chileno. 

Si bien ha habido otras ficciones sobre otros casos judiciales, películas con temáticas netamente empresariales de este tipo no hay. Quizá lo más cercano en el país es la serie El Presidente, una ficción relacionada con el caso del expresidente de la ANFP, Sergio Jadue, y del llamado FIFA Gate.

Y en otro registro, el film Aquí no ha pasado nada, de Alejandro Fernández Almendras, inspirado en el caso de Martín Larraín, que se vio involucrado en un accidente cuyo resultado fue la muerte de un peatón. A nivel regional, este género financiero tampoco abunda. Un exponente cercano es El mecanismo, la serie sobre el caso Lava Jato en Brasil. 
 

“El Solar”

Moisés Sepúlveda ya tiene pasos muy avanzados en su realización. Como película inspirada en el caso La Polar, los nombres tanto de la multitienda como los personajes son ficticios. En esta ficción, la multitienda se llama El Solar.

Y a nivel de personajes, hay un gerente general, Max Mayol, que será interpretado por Francisco Melo; una gerenta de Administración, de nombre María Angélica Zaid, interpretada por Paulina García; un gerente de Producto Financiero, Ramiro Tocornal, que estará interpretado por Benjamín Vicuña; y un presidente de directorio, de nombre Markus Schwartz, que estará interpretado por el reconocido actor alemán August Diehl, quien ha trabajado en cintas como Bastardos sin gloria, de Quentin Tarantino. 

“Hay mucho de ficción”, describe Moisés Sepúlveda, quien explica que se están sustentando en lo que zanjó la justicia del caso, pero los personajes son ficticios. “Está inspirada en la mecánica del caso, que tenía una forma de defraudación “hacia abajo”, hacia los clientes, con las normalizaciones y repactaciones unilaterales, y “hacia arriba”, con la entrega de información falsa al mercado”, dice. 

“Eso aparece de manera súper contundente en la película. La historia se sustenta en esas decisiones económicas y de funcionamiento empresarial”, expone el director, enfatizando que los elementos que están presentes son la entrega de los informes al mercado, tomados de la carpeta investigativa, súper apegados al caso real.

“Pero en cuanto a la vida real de los personajes, hay harta libertad creativa”, expone el director, porque dramáticamente había que rellenar vacíos. “Los personajes tienen vidas privadas que están ficcionadas, pero que son dialogantes con esa historia”, explica Sepúlveda. 

En el detalle, cuenta que la película relata cómo es que una empresa de retail, orientada al público más humilde chileno, repacta por años a sus propios clientes de manera unilateral y de esa manera entrega información falsa al mercado, enriqueciendo a unos y defraudando a otros.

“Eso es lo que hacen los personajes de la historia de esta película. La inspiración en el caso real es súper potente. Lo que cambia son las vidas privadas de las personas que protagonizaron esto”, enfatiza el director. 

Para Moisés Sepúlveda esta será la tercera película como director, tras Las analbafetas y Gran Avenida; y la quinta como guionista, pues también participó en este rol en Inmersión, y además en Oro amargo, que se estrena en los próximos meses y de la cual es coguionista y productor. 
 
El rodaje de Que se acabe todo está agendado para octubre y noviembre próximos, y en su mayor parte éste se desarrollará en Chile, pero una parte también será en España. Muchas locaciones serán en estudio, con recreación de sets. El estreno del film está previsto para el primer semestre de 2025. Primero en salas de cine de Chile, y ya cuenta con un compromiso de distribución de New Century, los mismos de Barbie o Joker. Y luego planean escalarla a otras ventanas, el streaming, cable y TV abierta.
 

“Tiene un dramatismo que es brutal”

Moisés Sepúlveda cuenta que cuando el caso explotó, en 2011, con lo primero que enganchó en general fue con esta abundancia de noticias de una tienda orientada a la población más humilde, subiéndole los intereses de las deudas a sus clientes. Pero luego, el interés cinematográfico surgió cuando aparecen las primeras investigaciones de la Fiscalía y surgen pruebas.


Moisés Sepúlveda, director. 
“Parecía que a ellos no les importara que los descubrieran, no había que esconderse o que no había que tener coartada, porque era una cuestión de impunidad absoluta. Eso me interesó muchísimo como estudio de personajes. Personas educadas, que se formaron, que trabajaron en empresas, cometieron un delito que no tuvieron pudor de esconderlo. Eso me llevó a pensar en cómo contar eso”, describe el director sobre el proceso creativo. 

Explica además que el momento clave que terminó por decantar la decisión de llevarla al cine fue cuando aparecieron las carteras de colores -los morados, los colorados-, una tipología de clientes repactados, según los años de antigüedad. 

Luego vendría la decisión sobre qué perspectiva tomar para entrar a la historia. Una opción era, por ejemplo, un investigador externo. O algo coral, con clientes y fiscalizadores. Pero al final fue la perspectiva interna, la de los ejecutivos, la que primó. “En qué momento pierden la conexión con sus propios clientes, las fuerzas de mercado y la presión por crear riqueza (…) Me fascina desde el cine mirar de cerca a esas personas”, señala.

Para interiorizarse del caso, Sepúlveda se entrevistó con el fiscal de Delitos de Alta Complejidad que vio el caso, José Morales, y con Juan Antonio Peribonio, quien fue director del Sernac entre 2010 y 2012. También, con trabajadores de la tienda, abogados de los accionistas minoritarios, mandos medios e incluso con gerentes de otras tiendas para entender el funcionamiento del rubro. El director también intentó contactarse con los gerentes reales, “sin éxito”, dice.

En el proceso creativo, indica que la madurez del guion actual -una coautoría del mismo Sepúlveda, Francisco Hervé, Alicia Scherson y Malú Furche- llegó hace tres o cuatro años, coincidiendo también con los primeros financiamientos (ver recuadro), lo que la transforma en un proyecto “tangible”.    

Temporalmente, la película abarca la historia desde 2007 hasta el 2011, cinco años de esta tienda ficticia, partiendo antes de la crisis subprime y terminando después del estallido público del caso. 

¿La tesis? “Yo creo que aquí, mi teoría -que judicialmente no se puede demostrar-, es que es más que sólo los gerentes. No son sólo los gerentes los que deciden hacer esto. Esa idea aparece en la película porque aparecen los gerentes, las entidades fiscalizadoras, los clientes, la opinión pública. Es una película que pone en escena a todos esos actores. Entonces, la idea de las posibles causas, y las consecuencias de enriquecimiento también aparecen”, expone.  

- ¿Es cierto que hubo intentos de que no llevaras a cabo este proyecto? 
- Puedo decir que la película va a ser súper fiel en relación a la “cosa juzgada”, a las personas que son culpables de estos  delitos, que la justicia así estableció. Y en cualquier otro caso, de personas que no fueron juzgadas, no va a haber ningún nombre que se relacione con la realidad (...). Hemos recibido cartas de estudios de abogados de personas vinculadas al caso que nos advierten para que no aparezcan nombrados.

- En este último tiempo han surgido otros dos casos financieros con connotación pública, Primus y Factop. ¿Te entusiasman para llevarlo a la pantalla grande? 
- Totalmente (…) Me fascinan ese tipo de historias, Cascadas, Penta, o lo de Factop que mencionas, que sí estoy siguiendo eso, me interesa mucho. Creo que son posibles películas que podrán dialogar un montón con el público. A veces se piensa que son temas un poco ásperos, y es verdad que hay que encontrarles el ángulo dramático, y encontrar personajes que sean interesantes, para que no sea sólo un reportaje lleno de datos, sino que una película que emocione. Pero más allá de esas dificultades, a mí me apasionan. Me encantaría hacer más películas sobre casos de corrupción. Y pienso que en Chile hay un espacio enorme para hacerlas. Los espectadores lo buscan. 

El director acota que según lo que investigó, el caso La Polar es el caso de corrupción empresarial más grande que existe en la historia de Chile. “Es más grande a nivel de números, y a nivel de impacto social es infinitamente más grande. En el caso La Polar, uno de cada tres chilenos conocía en su círculo más íntimo a personas afectadas. Y las víctimas más directas eran de las más pobres. Tiene un dramatismo que es brutal”, dice.

Por lo mismo, cree que la película va a tener un nivel de proyección grande y se va a constituir como uno de los grandes estrenos de 2025. “Pensamos que es una película que va a llegar a todos los rincones y no sólo en Chile. No tenemos duda de que va a ser un hit del cine chileno”, dice Sepúlveda. 


Crowdfunding con recompensas

Que se acabe todo es una coproducción en la que participan, hasta ahora, tres grupos de diferentes países: la chilena Juntos Films -Moisés Sepúlveda y Francisco Hervé, entre otros-; la mexicana Whisky Content; y la hispana TV On. El alcance internacional de la película fue impulsado luego de que el proyecto fuera presentado en noviembre del año pasado en el American Film Market, de Los Angeles, Estados Unidos, a partir de un programa –el Platino go to AFM-, organizado por la entidad iberoamericana de productoras, Egeda.

Mientras Moisés Sepúlveda ya había trabajado con la azteca Whisky Content, que coprodujo Inmersión, TV On es una firma originaria de Valencia, dirigida por Paloma Mora.

El costo global de la película se sitúa en torno a un millón de dólares como presupuesto general, de los cuales hay un 80% de aportes público y privados. Por ejemplo, de Whisky Content, y de Ibermedia.

Para el 20% -equivalentes a unos $ 150 millones que prevén como meta recaudar bajo esta modalidad-, los gestores recurrieron a un mecanismo de crowdfunding, a través de la plataforma Catapúltame, que estará vigente hasta la primera semana de junio, 50 días.

Ésta considera cuatro tramos de aportes –$ 25 mil, $ 50 mil, $ 100 mil y $ 300 mil-, cada uno con un paquete de recompensas que son acumulativas del tramo anterior. Solo a modo de ejemplo, en el tramo uno, una sesion de preguntas y respuestas con el elenco protagónico y sorteo de vestuario y utilería de la película. En el tramo dos, sesiones de masterclass con técnicas de actuación con Francisco Melo. En el tramo tres, el nombre en los créditos finales de la película y un guión físico firmado por el elenco. Y en el tramo de mayor valor, estar en el rodaje por un día e invitación a la Avant Premiere. Samuel Buzeta, productor ejecutivo, es quien está a cargo de la campaña.

El objetivo de los gestores es que la mayor parte se concentre en la cifra más pequeña. “No estamos apostando a buscar a pocos aportantes que aporten mucho, sino que a muchos aportantes que aporten poco, que sea una cuestión súper colectiva. Estamos apostando a la masividad”, dice Sepúlveda.

Buzeta acota que esta forma de financiamiento abre una nueva dimensión para el cine. A lo público y lo privado, ahora se suma lo colectivo.

El clan ítalo-brasileño que compró el negocio aéreo de Ergas

Ecocopter se quedará como un negocio “entre familias”. Después de 21 años, Eduardo Ergas decidió vender por US$ 36 millones su operación de helicópteros en Chile, Perú y Ecuador. ¿Los escogidos? El clan Biesuz, quienes son los controladores de la empresa más grande del rubro en la región, Helisul. Según el CEO, Humberto Biesuz, actualmente “los fondos de inversión nos dominan, y son gente sin cara. Una familia no, tú sabes quiénes son los miembros”.

Follow the money: Bancos de inversión chilenos aterrizan en CDMX

LarrainVial fue la última en llegar, pero antes ya lo hicieron Compass, HMC, Volcom y Ameris; también los fondos de venture capital y capital privado. México “está hot” para invertir en startups y en el mercado de pensiones, dicen los chilenos que han aterrizado en la capital mexicana.

Alejandro Reyes de Toesca: "Este problema de liquidez con los activos inmobiliarios no lo estamos viendo en otros tipos de activos"

La gestora nacida de la mano de ex Celfin y que ha levantado fondos por US$ 2.000 millones desde su fundación en 2016, comenzará el proceso de liquidación de uno de sus fondos inmobiliarios, en un momento en que el mercado está complejo. En esta entrevista, el socio y fundador explica las razones y baja las alarmas que se generaron en el mercado tras conocerse la noticia.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR