Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

El MAS Pitch tras bambalinas: el regalo sorpresa, un coro de networking y los consejos de Piñera

El MAS Pitch tras bambalinas: el regalo sorpresa, un coro de networking y los consejos de Piñera

A la segunda edición del MAS Pitch asistieron más de 800 personas. Otras 2.400 lo siguieron por streaming. Hubo invitados internacionales como Carlos García, CEO de Kavak; speakers nacionales; una competencia con seis finalistas. Asistió hasta el Expresidente Sebastián Piñera, quien se sentó en primera fila. Esta es la trastienda de las siete horas de la cita tech organizada por DF MAS en la Corporación Cultural de Las Condes.

Por: Patricio De la Paz - Foto Verónica Ortíz | Publicado: Sábado 9 de diciembre de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

El Expresidente Sebastián Piñera llegó al MAS Pitch cuando faltaban cinco minutos para las ocho de la tarde. El evento había comenzado cinco horas antes. Entró silenciosamente por uno de los pasillos laterales y se sentó en la primera fila frente al escenario, al lado del director del DF, José Tomás Santa María. Piñera iba en tenida casual, con pantalones azules, camisa celeste, sin corbata. Y con zapatillas, como lo hicieron casi todos lo que participaron en esta cita que reúne al mundo startup latinoamericano, desde emprendedores a inversionistas.

Sobre el escenario, en esos momentos, estaba hablando Janan Knust, CEO de Klog, quien pareció no darse por aludido con la llegada del exmandatario. Pero era difícil no reparar en ello. Por eso, a los pocos minutos, mientras contaba una anécdota suya con Rustam Tariko, propietario y fundador de la compañía de vodka Russian Standard, se dirigió a Piñera: “Le organicé una reunión con usted, Presidente. ¿Lo recuerda?”. Él asintió. Pocos minutos después, el expresidente estornudó sonoramente. “Salud”, le dijo Knust, sin perder el hilo de su exposición. 

Esta fue una de las muchas historias que se vivieron en la segunda versión del MAS Pitch -la primera fue en diciembre del 2022-, que es una invitación para escuchar distintas experiencias en el ecosistema del emprendimiento, aprender con reconocidos founders y ser parte de una competencia en la que un grupo de startups seleccionadas realiza un pitch frente a un jurado que al final de la jornada elije al ganador. Esta nueva edición se realizó el martes pasado, en la Corporación Cultural de Las Condes, transmitida de manera simultánea por redes sociales. De manera presencial llegaron más de 800 personas. Otras 2.400 la vieron por streaming.

El libro imprescindible

El clima trató con clemencia a la nueva versión del MAS Pitch. A las 3 de la tarde, hora oficial de inicio del evento, en Santiago había 24 grados, pero aquí -en medio de un parque lleno de verde, bajo un toldo armado con telas claras- corría una brisa agradable que neutralizaba el calor. Se empezaron a reunir espontáneamente los primeros grupos de conversación. Como el de Ian Lee, CEO de Examedi, con Tomás Bercovich, CEO de Global 66.   

En poco tiempo, se llenaron las cerca de 500 sillas frente al escenario al aire libre. Y atrás, de pie, se comenzó a armar un grupo numeroso que durante las próximas cinco horas y media -si bien escuchaba con atención- no pararía de conversar, intercambiar datos, hacer contactos. Era como un coro, donde iban variando los rostros, pero no los temas: lo que mandaba era el networking. 

El clima trató con clemencia a la nueva versión del MAS Pitch. A las 3 de la tarde, hora oficial de inicio del evento, en Santiago había 24 grados, pero aquí -en medio de un parque lleno de verde, bajo un toldo armado con telas claras- corría una brisa agradable que neutralizaba el calor.

La bienvenida estuvo a cargo del director del DF y de la editora jefa de DF MAS, María José López, quien lo dijo claro a los presentes: “Ésta es una instancia para que se conecten”. Siguieron las palabras de la alcaldesa de Las Condes, Daniela Peñaloza. Y luego las del periodista del DF MAS Juan Pablo Silva, el verdadero anfitrión y cerebro de esta iniciativa. “Hay que convertir a Chile en un país de tecnología y emprendimiento”, fue parte de su arenga. Hasta ese momento a él se le había visto de cabestrillo por una fractura en su clavícula izquierda, pero sobre el escenario -posiblemente comiéndose las molestias de esa lesión- estaba con sus dos brazos libres. 

Silva presentó a los 22 miembros del jurado, lo que fue celebrado con aplausos y gritos entusiastas de uno de ellos, Cristián Tala, de Ecosistema Startup. Después, de manera remota, el periodista entrevistó a Cristóbal Valenzuela, de Runway, quien estaba en San Francisco, Estados Unidos. “Hay que empezar a construir, porque hay mucho por hacer”, dijo el fundador de la startup que revoluciona las imágenes con Inteligencia Artificial y que fue incluido por Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo. 

Valenzuela habló de un libro que considera imprescindible para el mundo del emprendimiento: Why greatness cannot be planned: The myth of objective, de Kenneth O. Stanley y Joel Lehman. Su recomendación funcionó como mandato obligatorio. Inmediatamente, los miembros del jurado empezaron a compartirse en su grupo de WhatsApp el link en Amazon para poder adquirirlo. 

Los escenarios

Durante la tarde, en el escenario se fueron sucediendo los pitch de las seis startups en competencia -Umano, Facto, Carvuk, Goohaus, AkademiApp, Bemmbo-, ya seleccionadas entre más de 180 postulantes y que en su presentación no podían superar los cuatro minutos. Todas debieron enfrentar un par de preguntas del jurado. 

También se fueron presentando las charlas de los encargados de emprendimiento y venture capital de las principales empresas patrocinadoras del evento -SQM, Copec Wind, CMPC, Scotiabank- y los speakers invitados. Entre ellos estuvo Tomás Bercovich, de la fintech de transferencias de dinero Global 66, quien habló de propósitos y resiliencia, y que resumió la vida de un emprendedor: “Lo pasamos bien, lo pasamos mal, pero hay que darle con todo”.

Tomás Bercovich, de la fintech de transferencias de dinero Global 66, habló de propósitos y resiliencia, y que resumió la vida de un emprendedor: “Lo pasamos bien, lo pasamos mal, pero hay que darle con todo”.

Bercovich, como casi todos los que pasaron por el escenario principal, tuvo un segundo tiempo. Una réplica, en modo distendido. A unos 50 metros del proscenio protagonista, había un pequeño escenario -dos sillas, una mesita, dos vasos de agua- donde periodistas del diario hacían entrevistas más relajadas a los distintos invitados. Los videos, de entre tres y siete minutos, se grababan con un celular y se subían de inmediato al Instagram de DF MAS. Estas entrevistas tuvieron en conjunto más de 4.800 reproducciones.

Luego, los emprendedores pasaban a la sesión fotográfica, que se realizaba en uno de los pasillos de las casonas que conforman el centro cultural. Las imágenes con fondo fucsia o naranjo, se tomaban de pie. Las con fondo negro, eran con su protagonista sentado en una banca de madera.

Una polera para Kavak

Cuando faltaban 20 minutos para las 5 de la tarde, se hizo una pausa en el evento. Los participantes se dirigieron a un espacio bajo los árboles -con pequeñas banderas de colores que cruzaban de un lado a otro-, donde se repartían hamburguesas, donuts, bebidas, cervezas. El coro del networking era ahora más numeroso. Y como no había que poner atención al escenario, las conversaciones eran a decibeles más altos. No era necesario el murmullo.

Se había insistido en que la pausa sería sólo de 15 minutos. Pero fue finalmente de media hora. El regreso a las sillas fue lento, aunque con algunos asistentes nuevos, como Ricardo Mewes, de la CPC, quien se sentó en primera fila. Rápidamente todos se conectaron con lo que ocurría sobre el escenario: una entrevista con el venezolano Carlos García, CEO de la mexicana Kavak -empresa de compra y venta de vehículos usados-, referente tech en Latinoamérica y uno de los invitados estelares. “El 40% de nuestros clientes compran su carro por primera vez y eso les cambia la vida”, contó. 

Carlos García, CEO de la mexicana Kavak -empresa de compra y venta de vehículos usados-, referente tech en Latinoamérica y uno de los invitados estelares. “El 40% de nuestros clientes compran su carro por primera vez y eso les cambia la vida”, contó.

Cuando se abrieron las preguntas al público, por iniciativa del propio García, el primero en hablar fue Guido Rossi, de Chequeados -startup inspirada precisamente en Kavak-. Dijo que sólo le quería entregar un regalo: resultó ser una polera deportiva, en verde y negro, cuello en V, con el nombre de su compañía. Luego vino la pregunta de Eduardo Daza, de la startup My Cocos. El nombre que sacó risas nerviosas entre los hombres presentes. Su pregunta, en todo caso, fue estrictamente automotriz: ¿Qué pasará con Kavak frente a la irrupción de los autos eléctricos?

Una vez bajo el escenario, García se encontró en un pasillo con Cristina Etcheberry, de Toku, quien subiría más tarde como speaker. Conversaron brevemente. El CEO de Kavak se enteró de que la emprendedora chilena también vivía en Ciudad de México y le dijo que mantuvieran contacto. El networking en el MAS Pitch ocurría en los lugares más insospechados. 

Aún con energía y buena disposición -la misma que ya había mostrado incluso antes de su charla, cuando conversó sin apuros con el presidente del directorio del Grupo DF, Baltazar Sánchez-, Carlos García se dirigió a la oficina del director de la Corporación Cultural de Las Condes, Martín Vial, donde fue entrevistado para el podcast MAS Pitch con JP, que se transmitirá dentro de las próximas semanas.

Entre experiencia y juventud

A Santiago Zavala, de 500 Global, le tocó una situación sorpresiva, fuera de libreto. En medio de su exposición, casi a las 6 de la tarde, fue interrumpido por una mujer que desde el borde del escenario quería manifestar lo que consideraba una deficiente presencia femenina en el mundo del emprendimiento. Zavala lo tomó con calma, la escuchó, le dijo que la entendía y al final pidió un aplauso para ella. Fue el interlocutor perfecto. Rápidamente volvió todo a la normalidad. 

Y si ese tema quedó dando vueltas, la charla que siguió, a cargo de Cristina Etcheberry, fue el mejor remate: a partir de su experiencia, ella planteó la pregunta de si es más difícil fundar una startup siendo mujer. Su conclusión es que a veces es así. 

Entre el público se vio también a un delgadísimo Joaquín Lavín. Con camisa y pantalón de jeans. No era casualidad que el exalcalde de Las Condes estuviera allí: él participa en la edtech AkademiApp, que estaba en competencia. Cuando les tocó dar su pitch, subió al escenario su socia Bárbara Soto.

Cuando ella mostró en una lámina a los creadores de la empresa, y sus evidentes diferencias de edad, comentó: “Somos la mejor combinación entre experiencia y juventud", lo cual recordó -aunque sin decirlo- la letra de una canción de Ricardo Arjona. Mientras ella hablaba, él la grababa con su celular. Lavín se retiró casi a las 7 y media de la tarde, cuando aún no se daban los resultados. Mientras, en el escenario hablaba la ecuatoriana Daniela Espinosa, cofundadora de la plataforma de pagos Kushki.

“Levanten la mano los emprendedores”, pidió -un cuarto para las 8 de la tarde- el CEO de Klog, Janan Knust. Empezaba recién su presentación y él se movía con el desplante de un standapero. “Necesito a 10 emprendedores, para que vayan a buscar a la gente para que venga a sentarse”, les dijo a los presentes.

“Vamos Marcelo, vamos Alan”, agregó, dirigiéndose directamente a dos de ellos que vio en el público: Marcelo Guital, ex dueño de Aguas Benedictino, y Alan Schoihet, uno de los fundadores de Niu Sushi. Cuando logró el objetivo, Knust subió al escenario. Y tras una presentación de 23 minutos -posiblemente la más larga del evento-, desapareció por el costado izquierdo.

“Levanten la mano los emprendedores”, pidió -un cuarto para las 8 de la tarde- el CEO de Klog, Janan Knust. Empezaba recién su presentación y él se movía con el desplante de un standapero.

Sushi, cerveza y networking

Mientras Thomas Kimber, de Karün, hacía su presentación -la última del día-, los 22 jurados deliberaban. La votación la hicieron en papeles mientras aún estaban sentados en las primeras filas, pero a la hora de hacer el conteo, tres de ellos se reunieron en una de las salas detrás del escenario. Allí estuvieron Cristián Tala; Matías Langevin, de HD Legal; y Federico Iriberry, de Broota. 

Iriberry cargaba una buena anécdota. Su hermano gemelo, Pedro, se dedica también al emprendimiento y siempre los confunden en los eventos relacionados con el tema. Por eso, después de una actividad anterior donde todos se equivocaban con ellos, Federico le dijo a su hermano que mandaría a hacer poleras con sus nombres. Pedro creyó que era una broma, pero Federico cumplió y las estrenaron para el MAS Pitch del martes. Así, durante la tarde se pudo ver a estos dos gemelos idénticos con poleras -una negra, la otra gris- con sus nombres impresos en el pecho. 

El ganador de la competencia fue Carvuk, startup focalizada en un servicio completo para automóviles. Mientras ellos recibían su premio, cerca de los 8 y media de la tarde, y se cerraban las actividades en el escenario principal, se activaba el área de la fiesta y la distensión. En la zona de los árboles, las banderitas de colores y los stands de emprendimientos que ofrecían comida y bebida. También había música, a cargo del quinteto de funk-jazz Vudu Organ Quintet.

El ambiente era muy relajado. El más propicio para la versión más numerosa del coro de networking que había comenzado horas antes y que ahora funcionaba en su faceta más expansiva. Con personas reunidas en las mesas, de pie, haciendo la fila para el sushi, el gin o las hamburguesas. 

Hasta Piñera se quedó en la celebración. Sentado en una mesa al lado del stand de sushis, conversaba animado con Janan Knust y con Alan Schoihet. Les hacía preguntas sobre sus respectivos negocios y les daba consejos de cómo él se imaginaba que podían optimizarse. Probó además un roll acebichado y se tomó un schop con la cerveza que ofrecía Loa. 

Hasta Piñera se quedó en la celebración. Sentado en una mesa al lado del stand de sushis, conversaba animado con Janan Knust y con Alan Schoihet. Les hacía preguntas sobre sus respectivos negocios y les daba consejos.

Ya de salida, fue interceptado por la socia de Joaquín Lavín en AkademiApp, quien le mostró cómo funcionaba este emprendimiento. Luego, unos pasos más allá, lo detuvieron dos argentinos que le dijeron que eran partidarios de Milei y que querían una foto juntos. Piñera aceptó. Ya era de noche. La temperatura alcanzaba los 16 grados.

Maximiliano Urenda y el salto del grupo Agunsa en EEUU: “En 2023 comenzó la tracción”

Llegó a Miami a principios de 2020, con la misión de buscar oportunidades para hacer crecer los negocios logísticos y portuarios del clan empresarial al que pertenece. Vino la pandemia, y todo se atrasó. Pero ahora el cuarto hijo de José Manuel Urenda comenzó a cosechar, y acaba de acordar dos nuevas inversiones que asientan la presencia del grupo en las dos costas de Florida: la firma de logística Omni, y la agencia AR Savage & Son.

El rumbo de Casaideas sin Mauricio Russo y el rol que toman los hijos del fundador

Tras la partida de Mauricio Russo Calderón, sus tres hijos, Sarah, Ilan y Mirko, nombraron a María Dolores Lasen para que los represente en el directorio de la compañía. Su suplente es Ilan, abogado, y a quien muchos ven como el líder de los tres hermanos en la firma. A su turno, la abogada Paola Bruzzone está designada como partidora en el testamento del empresario.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR