Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Reeves Wiedeman, el periodista que desenmascaró a WeWork

Reeves Wiedeman, el periodista que desenmascaró a WeWork

Reeves Wiedeman entrevistó a más de 200 personas y describió las irregularidades del gigante del co-work en uno de los libros de negocios más exitosos del último tiempo.

Por: Mateo Navas | Publicado: Sábado 4 de septiembre de 2021 a las 21:00
  • T+
  • T-

No existe otra compañía que le interese más a los periodistas estadounidenses.

En menos de un año se han publicado tres libros, dos documentales y decenas de portadas destinadas a WeWork, la empresa fundada por Adam Neumann que cayó estrepitosamente en 2019, luego de que salieran a la luz profundas irregularidades y problemas financieros. Además, Apple TV+ ya está grabando WeCrashed, una serie protagonizada por Anne Hathaway y Jared Leto que retrata el auge y la caída de la firma.

Y una de las personas que más conoce de este caso es Reeves Wiedeman, editor de la New York Magazine. El periodista escribió diversos reportajes para la revista y en octubre de 2020 publicó Billion Dollar Loser, un libro que relata los detalles del nacimiento, crecimiento y posterior crisis de WeWork. Para eso, entrevistó a más de 200 personas y estuvo un año y medio investigando los detalles de la empresa, la cual llegó a ser valorada en más de US$ 47.000 millones. 

“En 2019 nuestra oficina de la New York Magazine, de la noche a la mañana, se rodeó de edificios de WeWork. Quisimos saber qué estaba pasando. Sabíamos que estaban ocurriendo cosas raras y que Adam Neumann era un personaje carismático. Pero por sobre todo quisimos saber cómo estaban creciendo tan rápido”, reconoce el escritor a través de videoconferencia.

-Es una historia con muchas narrativas…

-Exacto. Adam no es la única persona en el mundo de los negocios que ha tomado decisiones alocadas, pero él como personaje es muy atractivo. A eso se le suma el rol de su esposa Rebekah, también está todo lo relacionado a Masayoshi Son y SoftBank. Y por último está Miguel McKelvey (cofundador de WeWork) y todos los empleados.

-¿Qué tan complejo es el personaje de Neumann?

-No es un supervillano. Es inteligente, tomó una muy buena idea y la hizo genial. WeWork era el mejor lugar para trabajar. Hoy la gente puede pensar que Adam estafó, pero no lo hizo, nunca mintió. La parte que hizo que Adam tuviera éxito es la misma que lo llevó a caer.

-¿Qué fue lo más desafiante de investigar?

-Tratar de entender cómo las cosas se derrumbaron tan rápido. Fueron muchas transacciones clandestinas, con grandes ejecutivos de bancos y abogados. Todos los jugadores estaban tratando de maniobrar y fue difícil que esas personas se abrieran a contar la historia.

-¿Qué hubiera pasado si SoftBank no hubiera invertido US$ 4.000 millones?

-Ese fue el momento fatídico. Ahora podemos decir que fue una mala idea. Pero, ¿cómo Adam Neumann iba a rechazar esos US$ 4 mil millones? Esa cantidad de dinero le permitió a la empresa perseguir sus peores impulsos.

-¿Cuáles son los principales retos de WeWork actualmente?

-Su reputación. Además del hecho de que crecieron tan rápido que se quedaron sin dinero. El otro desafío es que efectivamente, en un futuro, WeWork podría convertirse en un negocio rentable, pero SoftBank necesita que sea una empresa valorada en muchos billones de dólares. Necesitan eso para recuperar la inversión. Y eso será duro.

-Los ejecutivos de WeWork dicen que la pandemia puede revivir el negocio…

-Es una narrativa interesante pero es la única que pueden dar. La otra sería “ven y únete a nosotros en estos pequeños cubículos que nadie quiere”. Lo complicado es que su negocio se basa en la densidad, en poner la mayor cantidad de personas en un espacio. La única forma de hacer que los números cuadren es poner a la mayor cantidad de personas. Pero en medio de una pandemia no es fácil…

Abraham, Ricardo e Ilan: las tres generaciones Senerman que intentan salvar un imperio

La bomba estalló el miércoles en la tarde cuando se anunció que Sencorp entraba en un proceso de reorganización judicial para evitar la quiebra. Desde ese día, Ricardo e Ilan Senerman trabajan junto a los abogados de Carey y los asesores financieros de Asset, para aunar miradas con los acreedores y lograr salvar la compañía que creó su abuelo, el arquitecto Abraham Senerman, hace 60 años. Esta es la historia de una semana frenética y del estilo de las tres generaciones Senerman.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR