Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Grupo Angelini amenaza con frenar Las Salinas si Municipalidad no cede

Grupo Angelini amenaza con frenar Las Salinas si Municipalidad no cede

Como nunca antes, en los 20 años de historia del proyecto de limpieza del terreno y posterior desarrollo inmobiliario de Copec en Viña del Mar, la empresa está a punto de ponerle la lápida a la inversión de más de US$ 600 millones. La alcaldesa Macarena Ripamonti (RD) se ha negado a recibirlos, acusan. Aquí adelantan que sin el aval del municipio, Las Salinas no se hace.

Por: Nicolás Durante | Publicado: Sábado 5 de marzo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Corría 2001 y era el mismísimo Arturo Natho, hoy gerente general de Copec, quien se comprometió personalmente con el entonces alcalde de Viña del Mar, Jorge Kaplan, a limpiar, sanear y darle un uso al terreno ubicado frente a la playa Las Salinas. Donde antes hubo cuatro compañías petroleras y químicas, van a haber áreas verdes y viviendas, le dijo.

21 años después y US$ 51 millones gastados, solo hay un entramado judicial y político, pero de proyecto nada. La empresa, controlada por Empresas Copec del Grupo Angelini, ha prometido limpiar la totalidad del terreno de residuos industriales derivados de la industria petrolera, usar el 40% de las 16 hectáreas como parque y el resto serían destinados a edificaciones, de los que el 70% corresponde a uso residencial en proyectos inmobiliarios de baja densidad y altura. 

Sin embargo, un grupo de vecinos, liderados por la Corporación Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar y el movimiento Un parque para Las Salinas, se ha opuesto por todas las vías al proyecto acusando que presenta riesgos para la salud de las personas el proceso de limpieza del lugar, además de un daño urbanístico y vial para esa zona de la costa.

Y en la última elección municipal, donde triunfó Macarena Ripamonti (Revolución Democrática), ganaron una aliada opositora desde el sillón municipal. Si con la anterior administración de Virginia Reginato (UDI) nunca tuvieron un impulso directo para llevar adelante el proyecto ni por apurar las cosas, ahora el escenario empeoraba.

Aunque la primera parte del proceso -la limpieza del terreno o biorremediación- ya tiene un 95% de avance y cuenta con los permisos para el tramo final al obtener una Resolución Ambiental favorable en 2020, Empresas Copec, dueño final del proyecto, ya lo decidió: o este año se avanza o Las Salinas se acaba. La pelota hoy está en el municipio.

Reuniones negadas

“Desde agosto de 2021 hemos solicitado en diversas oportunidades ser recibidos por la alcaldesa de Viña del Mar, las cuales han sido rechazadas. Es decir, la señal que hemos recibido es muy negativa: parece que no es importante escucharnos o conocer los antecedentes científicos y técnicos”, dice a DF MAS Esteban Undurraga, gerente de Desarrollo de Barrio Las Salinas.

La pregunta de por qué si tienen todos los permisos no iniciaron la biorremediación, Undurraga la responde así: “Podríamos haber iniciado las actividades de remediación hace 18 meses. Pero no lo hicimos porque nos pareció importante atender las dudas que pudieran tener las nuevas autoridades comunales y regionales”, apunta el ejecutivo. “Las Salinas es un terreno privado, pero entendemos que es estratégico para la ciudad”, agrega.

La empresa, además, ha manifestado su voluntad de reformular “a fondo” el proyecto urbano si es necesario. “Estamos abiertos a que, luego de conocer el sustento científico del proyecto de remediación, las autoridades adopten las medidas de control que estimen necesarias. Todo eso lo podemos discutir y avanzar en una mesa de trabajo. Sin embargo, si prima la intransigencia, el proyecto no tiene viabilidad y como empresa se deberán adoptar oportunamente las medidas que correspondan”, acota Undurraga.

Y esas “medidas que correspondan” que tomará la empresa, según cercanos al proyecto, tienen una fecha límite: 2022.

En particular para Empresas Copec el proyecto tiene un sentido múltiple, ha expresado la empresa. Además de significar cumplir un compromiso que asumieron hace 20 años, y dar rentabilidad al terreno -catalogado algunas veces como el más caro de Chile y que para Copec va a significar una inversión de más de US$ 600 millones-, también hay una razón de largo plazo en el proceso científico detrás de la limpieza del terreno.

La biorremediación, es decir, utilizar bacterias que se “coman” los desechos químicos a gran profundidad, puede ser utilizada a futuro en otras industrias en Chile y en el mundo para procesos de limpieza similares (ver recuadro).

Tal es la importancia del proyecto, que en el comité estratégico de Inmobiliaria Las Salinas participa directamente Maurizzio Angelini, el segundo de los cuatro hijos del presidente de Empresas Copec, Roberto Angelini, quien también es director de Empresas Copec.

El arquitecto se ha vinculado directamente con el proyecto y su interés urbanístico, visa cada avance y retroceso de la iniciativa y, dicen en su entorno, está convencido de que es un gran proyecto para toda Viña del Mar.

Justicia ambiental

DF MAS se contactó con la Municipalidad de Viña del Mar y envió una serie de preguntas, además de pedir una entrevista, pero desde la unidad de Comunicaciones remitieron dos comunicados de prensa con dichos de la alcaldesa Ripamonti.

En el primero, fechado en noviembre del año pasado, cuando la empresa comenzó a decir que estaba dispuesta a negociar los términos del proyecto con tal de llevarlo a cabo, Ripamonti dijo:

“Antes de juntarnos a hablar de edificios, tenemos que hablar de la justicia ambiental y de lo que significa un proceso de biorremediación de esas características. Aquí existe un principio precautorio de salvaguardar la integridad física y la salud de las personas que viven allí”.

Y recalcó que “las conversaciones que liderará este Municipio de Cuidados, junto a la Gobernación Regional, serán con todos los involucrados en la mesa. Eso significa participar con las organizaciones ambientales, con la comunidad organizada y, por supuesto, con la organización privada que quiere hoy día llevar a cabo este proceso de biorremediación para la construcción de inmuebles en un espacio estratégico para el desarrollo de la vida”.

Pero hasta la fecha no hay avances en una nueva mesa de trabajo; y la empresa insiste en que ya llevan varios años conversando con las comunidades. Entregan cifras: han participado más de 3.800 personas, se han reunido con más de 60 organizaciones y se han desarrollado 950 reuniones.

Además, se juntaron uno a uno con los concejales y los invitaron a todos a visitar el terreno para explicar lo que quieren hacer. La mitad del Concejo aceptó y fue.

Render del proyecto. 

El comité que no lo vio

En febrero de este año se abrió una luz de esperanza en Las Salinas. Entonces, se anunciaron los proyectos prioritarios a revisar en el último Comité de Ministros de este gobierno, donde Las Salinas estaba en la lista.

Cuando esa noticia se dio a conocer, la alcaldesa Ripamonti volvió a la carga. “Con molestia me permito comentar que este gobierno está obrando nuevamente con excesiva desvergüenza. Antes que nuestro Presidente electo Gabriel Boric asuma, el Presidente Sebastián Piñera está generando presiones indebidas para asegurar un proyecto inmobiliario a un grupo muy determinado de personas”, señaló.

Sin embargo, el Comité de Ministros tenía la obligación de revisar las objeciones de los propios vecinos y ambientalistas a la Resolución de Calificación Ambiental aprobada.

Pero la alcaldesa dijo que “desde Santiago se ordena una pre visación, presionando indebida y políticamente a los Tribunales de Justicia de la República de nuestro país, pasando por encima de procesos pendientes y, por sobre todo, de las observaciones hechas por la ciudadanía, por el Municipio de Viña del Mar y por la Gobernación de Valparaíso, región con mayor cantidad de conflictos socio ambientales, por lo tanto, nos parece una insolencia y de una falta de respeto que no tenemos por qué soportar”, enfatizó la alcaldesa.

Aunque finalmente no se vio el proyecto -en la oportunidad sí se aprobaron la central de pasada Los Rulos, la Línea 7 del Metro y el proyecto de litio, Salar Blanco-, fuentes al tanto dicen que una eventual “luz verde” tampoco habría ayudado del todo. “Hubiese sido ‘el proyecto de Piñera’ y eso no ayuda”, revela la misma persona. Menos sabiendo que tienen en contra a la alcaldesa, al gobernador Rodrigo Mundaca y asumen que al gobierno entrante igual.

Por eso la firma insiste en conversar con las actuales autoridades para darle viabilidad al proyecto, e incluso modificarlo.

El municipio ha dicho que quiere cambiar el plano regulador y destinar el terreno de Las Salinas como de uso solo de parques y jardines. De hacerlo, significaría una expropiación a la empresa.

En privado, la firma ligada a Copec asume que si eso ocurre, negociarán buscando el equilibrio económico: no van a regalar la zona. Las Salinas es una inversión y usarlo de parque no es rentable para el grupo, es la respuesta final. 

“Se lo digo directamente: sin el liderazgo y participación de las autoridades y las organizaciones representativas de la comunidad de Viña del Mar trabajando con la empresa privada, el Barrio Las Salinas no es posible”, dice Undurraga.

Y remata, a un paso de poner la lápida a la iniciativa: “Si no existe la voluntad en las actuales autoridades que encabezan la comuna de Viña del Mar, no podemos seguir avanzando. Es una situación que nos obliga a reflexionar sobre el futuro del proyecto en las próximas semanas”.

Todo apunta a que el mega proyecto inmobiliario de Copec tiene los días contados.


El proceso de remediación del terreno

En Chile hay unos 600 terrenos contaminados con pasivos industriales de la minería, carbón, hidrocarburos, entre otros.

Cuando el residuo contaminante está cerca de la superficie, es relativamente fácil sacar la tierra y llevarla a un vertedero de desechos tóxicos. Eso es lo que se hizo en Las Salinas con el 95% del terreno entre 2009 y 2013, que fue reemplazado por arena.

El tema es que cuando los residuos se incrustan varios metros bajo el nivel de la superficie, sacarlo se torna difícil. Y caro. Se utilizan los microorganismos presentes en el lugar para que se alimenten de los contaminantes -en este caso, de hidrocarburos- y logren el saneamiento.

Además, estas bacterias se secuencian y se alimentan para aumentar su reproducción y acelerar el proceso de remediación del suelo.

La inversión realizada en Las Salinas desde el año 2001 a la fecha es de US$ 51 millones, básicamente destinada al proceso de remediación, que ha permitido recuperar ambientalmente el 95% del terreno. Lo que queda son los remanentes de contaminación ubicados a profundidades de entre 6 y 8 metros, proyecto que implica una inversión de otros US$ 55 millones.

Detrás de este proyecto está el Comité Expertos en Saneamiento (CES) que se conformó en 2017, y está constituido por académicos de la Universidad Católica de Valparaíso y de la Universidad Federico Santa María para la investigación y desarrollo del plan de biorremediación.

Si es que el proyecto no se realiza, dicha investigación queda abierta para su uso.

“Ese programa de ciencia en la región de Valparaíso está en sus últimas etapas y nos interesa que concluya bien. Por supuesto, si no se puede terminar de remediar el terreno hay una fase experiencial que no se podría realizar, pero lo que ya han producido los centros científicos y académicos de la región es muy sustantivo”, dice Undurraga, de Las Salinas.

Las alertas que preocupan a franceses dueños de Aguas Andinas

La presión de invertir para enfrentar la sequía y un reciente cambio de dueños finales, tiene atenta a la sanitaria chilena. A todo eso hay que sumarle cambios que se podrían venir sobre los derechos de agua y las concesiones a privados, así como cambios regulatorios que incorpore el nuevo Gobierno de la mano del Congreso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR