Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

La hoja de ruta en La Polar tras el fallo de la Suprema

La hoja de ruta en La Polar tras el fallo de la Suprema

Fue una sorpresa inesperada y no deseada. El máximo tribunal condenó a la multitienda a hacerse cargo de los daños que sufrieron los afiliados de AFP Capital hace 10 años, cuando los dueños y los ejecutivos eran otros.

Por: Nicolás Durante | Publicado: Sábado 11 de septiembre de 2021 a las 21:00
  • T+
  • T-

El convencimiento al interior de La Polar es absoluto. Ellos, la empresa de hoy, La Polar que surgió 10 años después, no tienen por qué responder por los daños que causaron los antiguos ejecutivos en las repactaciones unilaterales que se destaparon en 2011. 

Apenas se supo del fallo de la Corte Suprema que daba la razón a AFP Capital y ordenaba que La Polar y nueve ex ejecutivos indemnizaran por unos US$ 22 millones los daños a los fondos de pensiones que significó el destape del fraude, el mismo controlador y presidente del directorio, Leonidas Vial y su hijo y vicepresidente de la retailer, Manuel José Vial Claro, se comunicaron con el abogado Davor Harasic, quien ha liderado la defensa de la sociedad en este caso.

Con el pasar de los días y los análisis legales decantados, se quedaron tranquilos con la resolución. Están seguros de que la darán vuelta en el nuevo juicio de cobro que debe iniciarse. 

A diferencia de la auditora PWC, que esta semana fichó al abogado, ex ministro de Justicia y Educación, Felipe Bulnes, para negociar con las AFP, La Polar no tiene estipulado negociar con Capital. “No hay nada que negociar, nosotros fuimos tan víctimas como ellos en este entuerto”, dice una alta fuente de la retailer

Además tienen a su favor, dicen al interior, y algo que el propio fallo indica, que en Capital incluso una vez que se supo de las primeras alarmas que encendió el Sernac por repactaciones unilaterales, siguieron comprando acciones. Por último, tal como lo recordó Diario Financiero esta semana, Capital no acudió al Acuerdo Judicial que permitió que La Polar no quebrara y cambiara completamente su control accionario. 

Pero la sorpresa fue grande cuando la Suprema dio el batatazo. Es más, en sus estados financieros describían la causa en sus contingencias abiertas y al momento de fijar cuán probable era que ocurriera lo que pasó, en un lenguaje algo críptico decían: “tratándose de un problema que provoca opiniones jurídicas dispares, pero teniendo especialmente presente las circunstancias fácticas y jurídicas del caso, la probabilidad de un resultado desfavorable para La Polar puede ser estimada como remota o, en su defecto, posible”.

De hecho, el martes por la mañana, la empresa se reunió con los sindicatos para llamarlos a la tranquilidad y reiterar que ellos están convencidos de su inocencia. Los trabajadores, dicen cercanos, quedaron tranquilos. 

Otra arista que está en veremos es que La Polar también demandó a sus ex ejecutivos para que éstos indemnicen a la empresa. En mayo de 2019, la justicia condenó en primera instancia a Pablo Alcalde, Julián Moreno, María Isabel Farah, Nicolás Ramírez y a Pablo Fuenzalida a pagar solidariamente la suma de $ 8.041.200, y rechazó la demanda respecto a Santiago Grage e Iván Dinamarca. 

Sin embargo, los condenados apelaron en julio de 2019. También lo hizo La Polar “por considerar como insuficiente la valorización de acuerdo a los antecedentes acompañados en el proceso”, indica en sus informes financieros. La causa se encuentra “en relación” en la Corte de Apelaciones de Santiago. 

Con todos esos antecedentes en la mesa, el directorio, los abogados externos y la administración, decidieron seguir adelante con el plan 2022 que ya están trabajando. “Sí, es una piedra en el camino lo de Capital, pero esta es una empresa acostumbrada a saltar rocas”, dice una alta fuente. 

Todos nuevos

Al interior de La Polar comentan que el cambio cultural ha sido total. Más mujeres y gente joven, y enfocados en reducir costos y hacer más eficiente lo que tienen. 

De partida, no queda ningún ejecutivo de la era de Pablo Alcalde. 

El ingeniero comercial de la Católica, Manuel José Severin, llegó en 2018 como gerente de Negocios de Vestuarios, pero rápidamente convenció al directorio de su visión, que había adquirido en su paso previo por Falabella y Johnson, y desde 2019 se convirtió en gerente general. 

Con él también llegaron Matias Sepúlveda, gerente comercial de Canales y Ventas, desde Falabella, donde trabajó como gerente de Stand Alone, a cargo de la operación y última línea de 100 tiendas. Lorena Apablaza también llegó en 2019 desde Falabella, donde estuvo 18 años, y ahora es la gerenta de Negocios Vestuario y Calzado. 

Maria Loreto Rossler es la gerenta de Personas desde febrero de 2019, y la trajeron desde CCU. Además, el actual gerente de Administración y Finanzas es Cristóbal Covarrubias, ex Empresas SB y Cencosud. 

El directorio dio la orden concreta de activar la grúa en la competencia para traer a un “dream team”. Con el equipo armado, empezaron a hacer más eficiente la operación. Se enfocaron especialmente en línea blanda, vestuario principalmente, y redujeron fuertemente sus costos en derechos de marcas. 

Si a fines de 2019 tenía comprometidos $ 311.779 millones para los próximos cinco años en el ítem “pago de contratos de usos de marcas”, los nuevos ejecutivos lo redujeron a solo $ 15 millones, según el balance financiero a junio de este año. 

En los arriendos fue donde también ajustaron costos. Al cierre de 2019 tenían un flujo de pago comprometido por $ 259.415 millones en los próximos cinco años, el que se redujo a $ 203.519 millones a junio de este año. 

Y aprovechando la pandemia y el bajo uso de locales comerciales, desocuparon ubicaciones, como en Calama y Estación Central, donde tenían altos precios de arriendos por sus tiendas al interior de centros comerciales. 

También aprovecharon que Johnson, de Cencosud, puso en arriendo varias de sus locaciones. Y como estaban de salida, lograron mejorar el precio; sumado a que varios de los ejecutivos de La Polar eran ex Cencosud, todo fluyó muy rápido, dicen las fuentes. Así, los ex Johnson de Quilín, Arica y Calama ahora son La Polar. Y todos en espacios más pequeños que los que solían tener antaño.

De hecho, la superficie de venta promedio mensual a junio de 2021 alcanzó los 137.500 m2, lo que representa una disminución de un 8,2% con respecto al mismo periodo del año 2020. Ahora tienen 39 tiendas en total.

Una fuente comenta que siguen evaluando nuevas ubicaciones. Por ejemplo, están a punto de reabrir una tienda en Estación Central, pero reduciéndola de los antiguos tres pisos que ocupaban a uno solo; además podrían abrir un local en Temuco, y estarían en conversaciones para arrendar al menos una parte de la icónica Paris que dejó Cencosud en la Alameda con San Antonio. 

E-commerce y prepago 

Donde no escatimaron gastos fue en fortalecer su canal de e-commerce. A junio de este año, y empujadas en buena parte por la liquidez de los retiros de fondos previsionales y los bonos fiscales, las ventas del canal online subieron 149,4% durante el segundo trimestre de 2021 respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando un 42,2% del total de las ventas.

Eso mismo hizo que la ganancia bruta haya crecido 465% en comparación al mismo trimestre del 2020. “Esto se debe principalmente a un alza importante en liberación de provisiones de riesgo de cartera debido a una disminución en la morosidad por recupero y mejores márgenes de venta en el segmento retail”, dijo en su análisis razonado La Polar. Ello se explica, otra vez, en la mayor liquidez de sus clientes.  

Y los tiempos calzaron. En 2019 ficharon a la empresa estadounidense Salesforce, que cotiza en Nueva York, para modernizar sus canales de e-commerce en la web y en dispositivos móviles. Instalaron buscadores predictivos y gestión de catálogos e información, por lo que cuando llegó la pandemia, cerraron sus tiendas y el boom del comercio electrónico estalló, en La Polar estaban preparados. 

A eso se suma que abrieron su centro de distribución nuevo en Pudahuel, de 40 mil metros cuadrados, donde la automatización de los procesos es la norma. Prácticamente todo funciona con robots. 

También están convencidos de que en el retail financiero es donde tienen más que ganar. Si bien es cierto sus colocaciones bajaron y el monto en mora es de los más bajos de la historia, van a aprovechar este impulso para profesionalizar el segmento. 

A fines de 2020, la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) autorizó a La Polar emitir su primera tarjeta de prepago, la que ya tienen lista para lanzar de aquí a fin de año. La idea es desarrollar una fintech al interior de la retailer y enfocarse en sus clientes, muchos de ellos desbancarizados.

El cuento del tío más grande de la historia de Chile

Un desconocido se hizo pasar por el CEO de una compañía en Canadá. Por medio de mensajes de WhatsApp (todo en inglés) logró que el gerente de la filial en Chile -quien luego dejó la firma- hiciera una transferencia millonaria.

Las torres de alta tensión que sacuden Melipilla

La empresa Eletrans II está a cargo del proyecto y enfrenta una serie de acusaciones ambientales que podrían afectar el negocio. Además, la conocida familia Lombardi busca revocar la RCA y se querelló por estafa contra dos altos ejecutivos que trabajaron en la compañía.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR