Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

La rebelión de inversionistas chilenos en el grupo colombiano Procaps

La rebelión de inversionistas chilenos en el grupo colombiano Procaps

Es un laboratorio listado en el Nasdaq en el que hace dos años invirtieron varios inversionistas chilenos. Pero una serie de eventos han hecho que estén descontentos con la gestión que encabeza Rubén Minski. Alejandro Weinstein y el grupo CHL Capital pidieron a inicios de diciembre su renuncia. Este jueves hubo un directorio extraordinario y el director Alberto Eguiguren planteó que “las cifras de la empresa son un completo desastre”. La firma defiende la gestión, dice que se ha visto impactada por muchos factores ajenos a la organización, y que está tomando medidas para retomar el crecimiento inorgánico.

Por: Azucena González | Publicado: Sábado 23 de diciembre de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-

El 4 y 7 de diciembre recién pasado llegaron dos comunicaciones al laboratorio farmacéutico de origen colombiano Procaps Group. La primera fue un email y la segunda una carta, y ambas fueron enviadas por inversionistas chilenos. El contenido de ambos escritos revela una agria disputa por la gestión, administración, y la pérdida de valor que -acusan estos chilenos- ha tenido esta compañía en la que invirtieron.

Los dardos apuntan en particular a la conducción del chairman de Procaps, Rubén Minski, a quien le están exigiendo no sólo la salida de la presidencia, sino además la revocación completa del directorio y su reemplazo por una mesa independiente y profesional para salir del atolladero en que ven a la empresa en la que hace sólo dos años apostaron.

Los carteos

Para entender esta disputa en Procaps, bien vale un resumen. Este laboratorio había sido fundado en 1977 por la familia Minski en Barranquilla, y su foco es fabricar y comercializar medicamentos de diverso tipo, contando con plantas productivas en Colombia, El Salvador, Estados Unidos y Brasil. En septiembre de 2021 hizo su IPO y quedó cotizándose en el Nasdaq, a través del mecanismo SPAC. En paralelo a esa operación, BTG Pactual en Chile levantó recursos con un grupo de inversionistas chilenos que colocaron unos US$ 100 millones -como una inversión complementaria al SPAC-, quedando estos minoritarios como parte del accionariado de Procaps.

Entre ellos hay varios family office y personas de alto patrimonio, como Leonidas Vial, quien en todo caso -afirman en el entorno de este empresario- en esta disputa no se ha involucrado. También hay accionistas representados por Credicorp, entre varias casas financieras. Según registros oficiales de la compañía, la propiedad del laboratorio se divide en torno al 60%, a través de varias sociedades, en la familia fundadora (los tres hermanos Minski, José, Rubén y Meyer). Le sigue en importancia la sociedad Hoche Partners Pharma Holding, domiciliada en Luxemburgo y vinculada a Alejandro Weinstein, con en torno al 14%. Y hay un 16% de free float, donde están varios de estos inversores chilenos.

Cuando entraron los chilenos, lo hicieron a US$ 10 por acción, y en su momento, se señaló que Weinstein no sólo llegaba a la propiedad, sino que también tendría un rol en la gestión, sería director y además el encargado de la estrategia de M&A de la compañía, para emprender crecimiento.

El proyecto apuntaba a que se pudiera replicar la experiencia de CFR Pharmaceuticals (la matriz de Recalcine en Chile), que tras un proceso de crecimiento fue vendida en una operación valorada en US$ 2.900 millones a la gigante Abbott, en 2014. Ahora el punto de la discordia en Procaps es que a dos años de aquel debut bursátil, eso no ha ocurrido y, a la inversa, hoy el precio de la acción de Procaps está en torno a los US$ 3, con una pérdida de valor de la compañía que estos inversores reclaman.

Las primeras señales de distancia se dieron cuando la firma anunció que a partir del 29 de agosto Weinstein salía de la junta directiva, por desacuerdos con la dirección y prioridades estratégicas. Pero ahora a esta ofensiva se sumó la gestora financiera CHL Capital, ligada a Canio Corbo, Tomas Hurtado y Nicolás Larraín.

En un correo fechado el 4 de diciembre que dirigió al chairman, Corbo planteó una serie de preocupaciones, que, a su vez fueron “respaldadas plenamente” por la sociedad Hoche Partners, de Weinstein, que en una carta enumeró, en seis puntos, graves deficiencias: que a pesar de haberse listado, la firma sigue siendo administrada como una “compañía familia”; que no ha implementado un swap de moneda adecuado para cubrir la exposición cambiaria de la compañía al peso colombiano, “omisión que resultó en significativas pérdidas por la depreciación de dicha moneda”; que el 14 de noviembre la compañía actuó de manera muy poco profesional, al posponer un anuncio hecho de conference call por los resultados trimestrales, agendado para el 16 de noviembre; generación de caja negativa en 2023 y un 2024 que no promete una mejora, “con el resultado de que el apalancamiento está llegando a niveles peligrosamente altos”; y que “la empresa ha incumplido manifiestamente en ejecutar su estrategia de M&A”.

Con estos antecedentes, Corbo, por CHL Capital, requirió la “renuncia inmediata” de Rubén Minski como chairman y el nombramiento de un líder que permita operar a la compañía como una entidad listada. Acto seguido, como la sociedad Hoche Partners tiene más del 10% de las acciones de Procaps, ésta requirió que el directorio cite a una asamblea extraordinaria que tenga lugar en un mes con el fin de votar la renovación completa del directorio (y del chairman), y que sea nombrado un nuevo directorio con profesionales independientes y que tengan experiencia en la industria farmacéutica y en el manejo de compañías públicas listadas en EEUU.

“El estándar no es el de una compañía pública, se atrasaron en entregar los resultados”, dice un actor muy molesto, a condición de reserva, mientras otro apunta a que el no cumplimiento en la entrega de los balances obedece a que han tenido dificultades contables para consolidar los datos de los distintos países y llevarlos al régimen de NY, lo que es muy poco profesional.

Otros cercanos a inversores minoritarios chilenos son más benévolos en el análisis y afirman que en el mal desempeño hay un mix de factores, como el impacto de la administración de Gustavo Petro en Colombia. O que hubo un M&A que no realizaron, la compra del laboratorio Somar en tierras aztecas, a principios de 2023, porque el vendedor, el fondo Advent, tuvo dificultades para proseguir con el deal. “Ha habido de todo: mala suerte y problemas de gestión de ellos. Pero lo que ven los inversionistas es que el valor de la compañía ha tenido un desplome de 70%. Nadie puede estar conforme con eso”, apunta un cercano.

Grupo Procaps responde: “Rubén Minski se prepara para centrarse exclusivamente en su función como Executive
Chairman of the Board”


Por cierto, desde Grupo Procaps es otra la lectura de los hechos. DF MAS envió a esta compañía un listado de preguntas en torno a esta disputa por la gestión de la empresa, en cuyas respuestas por escrito, dejó en claro su visión. Yendo al punto neurálgico sobre la renovación del directorio pedida, fue enfática en que la junta directiva “está conformada por miembros de altísima y valiosa experiencia en distintos sectores de la industria, los cuales han sido fundamentales en la guía, apoyo y contribución para la consolidación de la visión estratégica y el seguimiento a los objetivos trazados”.

Más aún, sobre la petición de salida del chairman, dijo: “Rubén Minski, fundador y actual CEO de Procaps, se prepara para dejar el cargo de CEO y centrarse exclusivamente en su función como Executive Chairman of the Board”.

En efecto, el 22 de noviembre, la compañía había informado que se haría “una transición estratégica de liderazgo” y que el fundador Rubén Minski dejaría el cargo de director ejecutivo, para centrarse exclusivamente como presidente ejecutivo de la junta directiva. El nuevo CEO, que entrará en funciones el 15 de enero próximo, es José Antonio Vieira, un exejecutivo de compañías como Novartis y AstraZeneca, que se ha desempeñado mayoritariamente en Brasil y Portugal, aunque también en Australia, Nueva Zelandia y Reino Unido.

Además, la firma relató que han escuchado las inquietudes que algunos accionistas han tenido con relación a los resultados de finales del año 2022 y comienzos del 2023, los cuales -atribuyó- han atendido, como cualquier negocio, a una combinación de factores macroeconómicos y a la cambiante dinámica del mercado, tanto nacional como internacional, “muchos ajenos a la operación de la organización”. “Hemos ejecutado con anticipación y urgencia diversas acciones para mejorar el resultado de la compañía”, plantearon, y aludieron a un plan estratégico cuyo objeto es optimizar sus operaciones, incrementar las ventas y fortalecer su posicionamiento.

“Dentro de la dinámica habitual del gobierno corporativo de la compañía, los espacios de diálogo son una constante con todos los grupos de accionistas”, plantearon.

Al profundizar en los puntos cuestionados, la firma dijo que tuvo retrasos en el reporte anual de los resultados de 2022 ocasionados por el ajuste en sus sistemas y procesos de cierre, “que se han ido fortaleciendo y haciendo mejoras para hacer más eficientes los procesos y disminuir los tiempos de cierres”. Sí precisó que la compañía no tiene la obligación de publicar trimestralmente como emisor privado extranjero (foreign private issuer) con sus acciones registradas en la SEC. “Lo ha realizado voluntariamente para dar cuenta de la gestión con mayor recurrencia”.

Sobre los resultados en específico, dijo que gran parte de las compañías en la región han debido hacer frente al adverso panorama económico regional en los últimos tres años.

“El efecto de la depreciación de las monedas en algunos de los países donde la compañía opera, sumado a un escenario post Covid que disminuyó las compras en el sector y a la inflación sostenida de costos, han generado una fuerte distorsión”, manifestó.

Y agregó que a eso se suma la implementación de medidas regulatorias y cambios gubernamentales en algunos territorios de la región, que han significado “un panorama particularmente desafiante para 2023”, y que han buscado acelerar y anticipar todas las medidas necesarias para proteger y recuperar su rentabilidad.

“La compañía ha realizado un seguimiento continuo del comportamiento y proyecciones cambiarias y de tasas de interés. Ha realizado actualizaciones de estrategias de cobertura al segundo trimestre del 2023, consistentes con los niveles ofrecidos por los bancos”. Apuntó también a que el plan de M&A “sigue avanzando, siempre valorando las mejores opciones posibles, con el fin de cerrar transacciones que sean rentables y sinérgicas, acordes con la capacidad de endeudamiento. La estrategia M&A para el 2022 no se pudo materializar por factores ajenos a la compañía (…) Estamos enfocados en implementar nuestra estrategia, mejorar nuestra rentabilidad, aumentar nuestra generación de caja, y volver a retomar el camino del crecimiento inorgánico”, apuntó.

Sobre la pérdida de valor, la firma lo atribuyó a una combinación de factores, unos previsibles y sobre los cuales ha tomado las medidas necesarias, y otros del contexto, que han impactado a la industria de toda la región: inflación, altas tasas de interés, incertidumbre del mercado frente al contexto colombiano, junto con el retraso de pedidos por parte de algunos de los clientes, “lo que creemos que se ha traducido en el valor de la acción durante este año”. Pero agregó: “creemos que estos impactos son temporales”.

Otro directorio y una nueva carta

Este jueves hubo un directorio extraordinario en Procaps, ocasión en que el director chileno Alberto Eguiguren -quien ha votado en contra de muchas decisiones adoptadas por la mesa- adjuntó al acta una carta lapidaria.

“La transición propuesta es traicionar la confianza de los accionistas minoritarios después de haber perdido un catastrófico 70% de su inversión durante el mandato de Rubén Minski como director general y presidente de la empresa, basándose objetivamente en los horribles resultados obtenidos por la dirección bajo la orden de Rubén. No puede -ni debe- continuar en el consejo, y mucho menos en un papel destacado como Presidente Ejecutivo del Consejo. Las cifras de la empresa son un completo desastre”, dijo.

Maximiliano Urenda y el salto del grupo Agunsa en EEUU: “En 2023 comenzó la tracción”

Llegó a Miami a principios de 2020, con la misión de buscar oportunidades para hacer crecer los negocios logísticos y portuarios del clan empresarial al que pertenece. Vino la pandemia, y todo se atrasó. Pero ahora el cuarto hijo de José Manuel Urenda comenzó a cosechar, y acaba de acordar dos nuevas inversiones que asientan la presencia del grupo en las dos costas de Florida: la firma de logística Omni, y la agencia AR Savage & Son.

El rumbo de Casaideas sin Mauricio Russo y el rol que toman los hijos del fundador

Tras la partida de Mauricio Russo Calderón, sus tres hijos, Sarah, Ilan y Mirko, nombraron a María Dolores Lasen para que los represente en el directorio de la compañía. Su suplente es Ilan, abogado, y a quien muchos ven como el líder de los tres hermanos en la firma. A su turno, la abogada Paola Bruzzone está designada como partidora en el testamento del empresario.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR