Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Las definiciones del ex NotCo Pablo Zamora al frente de Fundación Chile

Las definiciones del ex NotCo Pablo Zamora al frente de Fundación Chile

En la primera entrevista que da desde su nuevo rol como presidente de Fundación Chile, Zamora comparte sus ideas de crear un “company builder” que genere una o dos startups de base científico-tecnológica de impacto al año.

Por: Alejandra Rivera - Fotos: Verónica Ortiz | Publicado: Sábado 7 de mayo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-
Pablo Zamora aterrizó el pasado miércoles 4 en su nuevo domicilio laboral, la Fundación Chile (FCh), en Santa María de Manquehue.
La oficina del presidente, que antes ocuparon economistas e ingenieros matemáticos como Patricio Meller y  Oscar Guillermo Garretón, hoy la habita el bioquímico, doctor en biotecnología y cofundador de NotCo; desde ahí quiere liderar la siguiente etapa de la entidad, para encontrar las soluciones para una economía sostenible, basada en la transición energética, las energías limpias y el conocimiento.
¿Cómo llegó aquí? Zamora asesoró al Presidente Gabriel Boric durante la campaña presidencial en temas de innovación y emprendimiento, y parte del metalenguaje que usó el entonces candidato presidencial se debió a esta mentoría.
Sostiene que no estaba en sus planes tener un cargo político, y solo aceptó representar al gobierno en el directorio de la FCh tras una conversación con el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson, y cercanos al mandatario, quienes lo convencieron de que tenía los atributos para liderar la fundación. 
Desde un comienzo el mandatario le dijo que sería el presidente de la fundación. El Gobierno nombra a seis de los 12 integrantes del directorio. Dos son fijos, el vicepresidente ejecutivo de Corfo en ejercicio -José Miguel Benavente- y la directora de la Agencia Nacional de Innovación y Desarrollo (ANID), cargo que está vacante. Cuenta que le encomendaron -junto al ministro Nicolás Grau- proponer una lista de nombres para ocupar los cupos restantes.
Tras múltiples llamados, reuniones e investigación, entregó ocho propuestas y finalmente fue el Presidente Boric quien eligió a Leo Prieto, fundador de Lemu, Alan Farcas, general partner de Impacta VC y a la académica y premio Nacional de Educación, Nolfa Ibáñez.
La FCh es una organización propiedad del Estado de Chile y de la minera BHP. En sus más de cuatro décadas de historia, se ha caracterizado por habilitar mercados e impulsar proyectos de innovación de impacto, y hace unos pocos años declaró que su misión es fomentar la transición del país hacia el desarrollo sostenible, muy en línea con los planteamientos del nuevo gobierno.
“No voy a imponer una agenda. Tengo que alinear una estructura que permita que todos estén disponibles y llanos para abordar los desafíos que Chile necesita para la transformación económica. La FCh tiene verticales sólidas y reconocidas, como la transformación digital, la educación, la sustentabilidad y manejo de recursos hídricos, y lo que ha hecho con ChileGlobal Angel y ChileGlobal Ventures en emprendimiento y en forma transversal debe hacer innovación para mover la aguja”, afirma Zamora.
"La FCh no se puede dar el lujo de hacer un fondo oportunista para financiar fintech".
-¿Qué iniciativas busca impulsar en la Fundación Chile?
-Iniciativas que tengan resonancias con las del país, no haría nada que estuviera fuera de requerimientos latentes y existentes. Lo mejor que podemos hacer es el match entre la oferta y la demanda. Por el foco que tengo y el de los directores nuevos, incluso los de BHP, hay un driver tecnológico importante. Uno de los catalizadores más relevantes, que no puede perder protagonismo, es el venture capital (capital de riesgo). Tenemos que hacer un VC no solo correcto y rentable, sino también repensar desde esta estructura, cómo se invierte con impacto. No estoy dispuesto, con apoyo del Estado, a hacer gambling (apuestas) como funcionan muchos de los fondos, donde meten fichas y el volumen da un grado de certezas. 
-¿Cuál es su evaluación del fondo CLIN enfocado en sustentabilidad y tecnología?
-Es un fondo sectorial relevante, pero no es suficiente. Me gustaría que ocurriera, y esto es muy Pablo Zamora, que los fondos se relacionen con las verticales que tiene la FCh, no se puede dar el lujo de hacer un fondo oportunista donde financien una fintech que optimiza el proceso de pago donde cualquier inversionista podría poner atención. Tenemos sustentabilidad, educación y transformación digital, el venture capital no puede desligarse de las actividades de la Fundación y el foco debe estar en invertir en edtech, plataformas de transformación digital, tecnologías habilitantes para el agua, transición energética en lugar de silos; necesitamos que sea un vehículo al servicio de la Fundación y que apoye la creación de compañías en forma sistemática, para esto me gustaría impulsar un company builder, en Chile no hay, la única iniciativa es el Hub Apta Builder, que toma resultados de investigación con financiamiento público y construye compañías tecnológicas, convirtiendo a académicos en emprendedores.
-¿Este company builder operaría al alero de ChileGlobal Ventures o sería independiente?
-Podría impulsarse como una unidad dentro del área de venture capital, que va más allá de ChileGlobal Venture. Hay que generar una estructura, una musculatura similar a lo que tienen las áreas de sustentabilidad y educación. Tenemos iniciativas en agua, energía, en entrenamiento de habilidades de capital humano, en educación; en todos esos espacios hay oportunidades para desarrollar compañías que permitan que Chile avance económicamente. 
La FCh tiene en sus cimientos estas capacidades intrínsecas que se expresan en la sociedad a través de proyectos colaborativos. Qué pasa si en lugar de solo desarrollar un proyecto, el resultado termina en la generación de una startup que tenga una estructura dentro de la fundación, para ser incubada, madurada e invertida, donde el spin out (empresa derivada de otra) se genera solo si es invertible y escalable. En lo personal, si bien el número no es lo importante, con una o dos empresas al año que generen impacto en estas verticales, estaría bien.  
Mi idea es crear un modelo que involucre inversiones público-privadas, plataformas colaborativas y exits o salidas, que pueden ser propuestas para políticas públicas, servicios o generación de startups. Focos o verticales pueden cambiar o ampliarse, en función de los lineamientos del mercado y del gobierno.
-La FCh ha creado diversas empresas, como Salmones Antártica y Solar Chile, ¿cuál será la diferencia?
-Estas son empresas tradicionales y mi idea es generar una disrupción en el mercado a partir de la sociedad del conocimiento con empresas de base científico-tecnológicas. Este podría ser un motor para armar más NotCo o Betterfly, no unicornios, que me tienen sin cuidado, sino más empresas de impacto global.
Mi sueño es que la FCh sea un espacio en que los chilenos confíen en que se está desarrollando la nueva economía de Chile, una sustentable y basada en el conocimiento. Esta es mi visión personal, todo esto tiene que ser discutido, digerido y debatido a niveles de gobernanza, ese el espíritu con el que llego. No concibo una organización que no sea punta de lanza de las cosas que están ocurriendo en la sociedad.
 

Inversión de impacto

-¿Buscan levantar nuevos fondos de inversión?
-El fondo CLIN se está acabando y le hace muy bien a Chile, porque las inversiones que ha hecho son con altura de miras. Hay que levantar fondos relacionados con las verticales, con especialidades en áreas que el país quiere impulsar; la sociedad demanda una economía verde y un mundo más sustentable.
Es importante contar con un vehículo de inversión, porque si somos capaces de hacer la cadena completa, sería una torpeza no tener un fondo de inversión asociado. Si armamos un company builder, si logramos hacer spin out sistemáticos, si logramos cofinanciamiento, si armamos escuela y generamos musculatura, lo que va a faltar es capital. 
-¿Hay más interés de los family office chilenos en invertir en emprendimientos de impacto? 
-El capital es el fuelle, si queremos mover el tren tenemos que disponer de capital inteligente. Vamos a impulsar compañías que sean rentables, pero que no tengan como único eje la rentabilidad, eso es un error.
En las empresas en las que he invertido, solo lo hice al comprobar que el fundador era un buen ser humano, que quería impactar correctamente a la sociedad, que trataba bien a sus trabajadores y que era rentable. Todos esos criterios hoy son relevantes. Los family office ya han hecho esta apuesta, muchos de ellos, sobre todo las nuevas generaciones, se han movido hacia estas inversiones, ya no les basta solo con la rentabilidad. 
 

Retomar la ciencia

-Usted es el primer científico que liderará esta organización. ¿Hay algo que quiera impulsar desde su campo?
-Me gusta mucho lo que la FCh hacía con investigación científica. Chile tiene problemas y estos son oportunidades si se abordan correctamente. Podemos tener un impacto enorme en agricultura, en salmonicultura, en desarrollar una economía basada en la biodiversidad, como una forma de obtener información valiosa para la toma de decisiones; ahí creo que la biología, la biotecnología, la ingeniería ambiental experimental, pueden ser un muy buen insumo para desarrollar ingenierías disruptivas.
Me gusta el wetlab, el laboratorio húmedo, donde se experimenta. En esos experimentos, generas conocimiento nuevo, y ahí están las oportunidades -bien conducido, orientado a problemas y con industrias atrás- para desarrollar soluciones nuevas.
-FCh tiene un centro experimental acuícola. ¿Busca crear más centros o laboratorios?
-Mi idea es ver si existe la posibilidad de abordar experimentalmente algunas problemáticas para empaquetar soluciones o desarrollar servicios o eventualmente que otras compañías se hagan cargo de escalar estas soluciones. Invertir en infraestructura no necesariamente es una buena decisión, porque es intensivo en Capex, pero existen otras entidades que la tienen y también se puede acceder a equipamiento fiscal que ya está financiado en centros tecnológicos.
Hoy el conocimiento no se considera, porque no renta, pero puede ser conducido para generar impacto económico, y la fundación tiene esa experiencia. La idea es desarrollar soluciones y paquetes tecnológicos para las industrias, como la minera, agroforestal, nuevas tecnologías de alimentación. Está todo por hacer, bajo nuestra gestión vamos a tener una fundación audaz que se va a meter en temas clave y que va a hacer apuestas importantes. 

“Ya no tengo relación con NotCo”

“Ya no tengo relación con NotCo”, asegura Pablo Zamora, quien añade que no puede confirmar si vendió o no su participación en el unicornio valorizado en más de US$ 1.400 millones -porque tiene “un acuerdo de confidencialidad”-, pero comenta que a fines de 2021 expiró el trato de “no competir” con la foodtech.
Por lo tanto, quedó en libertad para embarcarse en una empresa de alimentos si así lo quisiera.
Sobre la relación con los otros cofundadores de NotCo, Karim Pichara y Matías Muchnick, dice que “está en los mejores términos, estoy feliz con cómo están haciendo las cosas, tenemos buena onda y nos seguimos juntando”.

Las alertas que preocupan a franceses dueños de Aguas Andinas

La presión de invertir para enfrentar la sequía y un reciente cambio de dueños finales, tiene atenta a la sanitaria chilena. A todo eso hay que sumarle cambios que se podrían venir sobre los derechos de agua y las concesiones a privados, así como cambios regulatorios que incorpore el nuevo Gobierno de la mano del Congreso.

Cinco claves para descifrar a Elon Musk

Bullying en la infancia, trastorno del espectro autista, obsesión con Marte y empresas creadas desde cero son parte de la vida de Elon Musk. Revolucionó la industria financiera, les compite a los gobiernos en la misión espacial y obligó a las automotoras a acelear sus inversiones en electromovilidad. Según exempleados es trabajólico, obsesivo y tiene un carácter fuerte y avasallador. Esta es la historia del nuevo dueño de Twitter.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR