Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Balich Wonder Studio, la firma tras las ceremonias de los Panamericanos busca negocios en Chile

Balich Wonder Studio, la firma tras las ceremonias de los Panamericanos busca negocios en Chile

La firma que junto a Lotus está a cargo de la puesta en escena de las ceremonias de los Juegos Panamericanos fue creada hace una década por el italiano Marco Balich. Ahí trabaja un chileno, Benjamín Figari, quien adelanta: “Estamos muy interesados en la industria del retail, minera, hotelera, inmobiliaria”.

Por: Azucena González - foto: Verónica Ortíz | Publicado: Sábado 28 de octubre de 2023 a las 21:00
  • T+
  • T-
El año pasado, sobre el distrito de Lusail, en Qatar, que es un polo de oficinas y negocios que está en pleno desarrollo, apareció instalada, a 30 metros de altura y en medio de los rascacielos, una ballena.

Se trata de un animal muy importante en la cultura qatarí, pues ayuda a mantener la sustentabilidad y limpieza de las aguas circundantes al emirato. La instalación de este ícono en este polo económico tuvo un responsable: Balich Wonder Studio, un firma italiana que, en sociedad con Lotus, está tras la puesta en escena de las ceremonias de los Juegos Panamericanos.  

La ballena instalada en Lusail, en Qatar.

Balich debe su nombre a su fundador, Marco Balich, quien en 2013 y junto a los socios Simone Merico y Gianmaria Serra, dieron vida a esta compañía que se define como un “estudio creativo”, inserta en la industria del Live Entertainment o entretenimiento en vivo. En estos 10 años de vida, han participado en infinidad de ceremonias olímpicas, partiendo en 2006 en Turín, con los Juegos Olímpicos de Invierno.

Y de ahí en más han estado literalmente en todas, considerando las ceremonias propiamente o las “entregas de banderas” al siguiente país. En ceremonias olímpicas, tienen a su haber Londres, Río, Tokio, Shanghai.

Con una facturación de 322 millones de euros en 2022, con headquarter en Milán y oficinas en Dubai y dos oficinas en Arabia Saudita, en Riad y Al-Ula, la firma fue adquirida, a mediados de este año, por la firma francesa Banijay, un gigante global de contenidos para TV y para diversas plataformas como Netflix, Apple TV y otras, y el cine.

Por ejemplo, Banijay está tras el reality Big Brother. Banijay compró el 51% de Balich, para abarcar el ámbito del entretenimiento en vivo, mientras el restante 49% sigue en mano de cinco socios de Balich. 

En la actualidad son cuatro las líneas de negocios de la italiana, siempre en el ámbito del entretenimiento en vivo. Su core business, que son las ceremonias, tanto las olímpicas como institucionales, como el Bicentenario de México, en 2014. También hacen eventos para marcas de lujo en todo el mundo. La tercera -y que están desarrollando mucho en Emea (Emiratos Árabes)- son las experiencias en destino, es decir, transformar a una ciudad o un lugar en un ícono, como la mencionada ballena en Qatar. Y shows permanentes, como el Juicio Universal, trabajado con la Iglesia y los derechos de la Capilla Sixtina. 
 

Siempre hay un chileno

En América Latina, Balich ya lleva tres eventos. Además del Bicentenario de México, en 2014, los Juegos Olímpicos de Río en 2016, y los Panamericanos de Lima en 2019, por lo que los Panamericanos en Chile son su cuarto evento en esta región, y el primero en el país, proyecto liderado por el único chileno en el staff de Balich: Benjamín Figari Vial.

Con 35 años, y ex alumno del colegio Tabancura, tras estudiar derecho en la U. de Los Andes, Figari desarrolló una breve carrera en Chile. Tuvo un emprendimiento legal, trabajó en algunos estudios, y también en el IND. 

Pero, cuenta Figari, siempre le interesó el mundo de las comunicaciones. Así en 2019 se entusiasmó con un máster en relaciones instituciones y comunicaciones corporativas en la U.
La firma que junto a Lotus está a cargo de la puesta en escena de las ceremonias de los Juegos Panamericanos fue creada hace una década por el italiano Marco Balich. Ahí trabaja un chileno, Benjamín Figari, quien adelanta: “Estamos muy interesados en la industria del retail, minera, hotelera, inmobiliaria”.

Luiss, de Roma. Aunque es cuarta generación en Chile, cuenta que no tiene vínculos en Italia y que aprendió italiano para poder entrar a este master. Llegó a Italia el 4 de enero de 2020, justo previo a la pandemia, que para su fortuna fue un encierro corto en dicho país, pues en mayo de ese año ya estaba en clases. Y con su tesis ya entregada en abril de 2021, se mentalizó en quedarse.

Y entre las gestiones que hizo buscando empleo y compañías, llegó a Balich, que si bien no tenía vínculos con Chile, estaba en fase de crecimiento. Tras pasar pruebas durante tres meses -en las que se le acabó el dinero y tuvo que vivir en el sillón de un amigo siciliano, dice-, el 20 de julio de 2021, le avisaron que estaba aceptado en la compañía.

Hoy Figari es business manager de la compañía, cargo desde el que se hace cargo del desarrollo de proyectos, trabajando directamente con el equipo creativo. A su cargo tuvo desarrollar la licitación para la ceremonia inaugural de la final de la UEFA Champions League.

“Me tocó desarrollar todo el proyecto. Mi primer trabajo internacional”, explica Figari. Y luego, el año pasado, fue el Mundial de Qatar 2022, la apertura y clausura, además de otras varias ceremonias anexas. En total, 2.300 personas de Balich trabajando en ese proyecto, Figari incluido.    
 

Lo que miran

Para los Panamericanos, las tratativas partieron tras los Panamericanos de Lima, cuando Marco Balich se puso como meta estar en los chilenos. Ganaron la licitación en sociedad en partes guales con la local Lotus. En total, es un contrato por unos US$ 10 millones por cuatro ceremonias: las aperturas y clausuras de los Panamericanos y los Parapanamericanos.

Figari trabajó en el IND -fue jefe de gabinete de Renato Palma- y luego en Balich, pero indica categórico sobre esta conexión. “Cuando tienes a una empresa que tiene la mayor cantidad de créditos olímpicos en la historia de los juegos, fundamentar el nexo de una persona que está trabajando dentro de la compañía con la decisión final, creo que es ridículo”, dice.

Para este proyecto, indica, la producción involucró el trabajo de 5 mil personas. Cuenta que trabajaron para “una ceremonia sobria, elegante, y adecuada al momento del país”.

Figari manifiesta que Balich está interesada en profundizar su presencia en Chile, y si bien el rubro de ceremonias no es el nicho -porque ocurrirán con mucho menos frecuencia-, sí miran sus otras líneas de negocios. “Estamos muy interesados en la industria del retail, minera, hotelera, inmobiliaria”, dice.

“Estamos en fases iniciales. Yo estoy liderando la búsqueda. Estamos desarrollando diversas posibilidades de negocios”, apunta.

Tras su paso por Chile, Figari ya no regresa a Milán, sino que a Londres, donde se estableció con su marido, para  seguir desarrollando allí negocios. Balich, a su vez, ya mira varios eventos que vienen en los siguientes años en Estados Unidos: Copa América, Mundial y Juegos Olímpicos.   

El nuevo camino de Pablo Zegers: “Soy un dinosaurio que sabe de inteligencia artificial”

“Si ves el universo, el fenómeno más interesante es la vida, y la vida más interesante es la del ser humano, y resulta que de las habilidades del ser humano más distintivas, está la inteligencia”, pensó hace años Zegers, y eso lo guió a estudiar Ingeniería y luego a dedicar su vida a la inteligencia artificial. Se doctoró en Arizona, impartió clases en la Universidad de los Andes y ahora es emprendedor en Anastasia.

Los inicios de Nico Orellana: acelerado en Silicon Valley, un exit fallido y reinvención

Hoy está enfocado 100% en su nueva startup, Flycrew, que ayuda a creadores de contenido a monetizar sus audiencias. Desde el 2007 está inserto en el ecosistema tecnológico. Creó Webprendedor, tuvo como primer inversionista a Oskar Hjertonsson en Welcu -que casi fue adquirida por Eventbrite- y se reinventó en la pandemia. Su historia está en el segundo capítulo del podcast Mas Pitch.

Los Cornershop ahora ponen fichas en startup de trabajo freelance

Hace un mes, Oskar Hjertonsson, Daniel Undurraga y Juan Pablo Cuevas invirtieron en Seeds, una plataforma de talento que conecta a jóvenes profesionales con grandes empresas para trabajar por proyectos. La startup de origen argentino, con operaciones en Chile y México, se prepara para levantar la Serie A, apoyada también por el CEO global de Old Navy y el COO de Globant.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR