Click acá para ir directamente al contenido

Punto de partida

Unicornio egipcio de transporte masivo aterriza en Chile

Unicornio egipcio de transporte masivo aterriza en Chile

Swvl, una empresa de transporte masivo que busca replantear la movilidad privada, fue fundada en 2017 en El Cairo por Mostafa Kandil cuando éste tenía 25 años. Ha crecido por todo el mundo, está en 21 países, y en marzo -junto con el campanazo en el Nasdaq- empezó a operar en Chile.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Sábado 21 de mayo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

principios del 2017, Mostafa Kandil trabajaba en Careem, una startup de delivery y transporte similar a Uber pero con sede en Dubái y foco en Medio Oriente.

Ahí estuvo a cargo de iniciar operaciones en Pakistán, Egipto y Turquía, hasta que se dio cuenta de que con el modelo de ride hailing (vehículo compartido), se mueve solo un porcentaje restringido de la sociedad. Entonces, junto a dos amigos empezaron a pensar cómo hacer una empresa con precios más accesibles para la población.

Así, en marzo de ese mismo año crearon SWVL, un sistema de transporte masivo que permite a los usuarios que van en la misma dirección compartir un viaje en van. El crecimiento fue vertiginoso, y lejos de las luces de Silicon Valley iniciaron operaciones en Pakistán y África y levantaron capital desde Dubái.

Con el éxito en estos mercados empezó la expansión global: compraron la startup inglesa Zeelo en alrededor de US$ 100 millones, la turca Volt Lines en US$ 40 millones, el software alemán Door2door a un precio desconocido y se fusionaron con la catalana Shotl.

Su última adquisición fue la argentina Viapool, justo cuando tocaban la campana del Nasdaq para ser listados con una valorización de US$ 1.500 millones. Mientras la acción se cotizaba en poco más de US$ 9, pusieron los ojos en Latinoamérica.

En Chile, el encargado de la operación es Eduardo Hernández (34), ingeniero comercial que antes fue country manager de Easy Taxi -adquirido por Cabify- y gerente de esta misma. La aplicación. que está disponible desde marzo, ya tiene más de 20 mil descargas, realiza 3.000 viajes semanales, cubre el 75% del gran Santiago y tiene 100 conductores profesionales y 20 empleados.

La llegada a Chile

Hernández tiene experiencia en movilidad y transporte: tras hacer una práctica en el área de Marketing de Enjoy empezó a trabajar en Easy Taxi, una empresa brasileña que es de las más grandes de la industria.

Tuvo que lidiar con los taxistas y convencerlos de que esta aplicación les daría más herramientas y seguridad. Estuvo desde el 2013 al 2018 y llegó a ser gerente general. Luego, con la entrada de Cabify, ocupó la misma posición en Montevideo. Tras un año sabático, en febrero del 2021 lo contactó Viapool para que inicie operaciones en Chile, pero esto solo duró un año, porque a principios del 2022 fue adquirida por SWVL.

En marzo iniciaron las pruebas de producto, con siete empleados y dos verticales de negocio. Una es dentro de la ciudad para pasajeros retail, que pueden ver rutas, reservar asientos y caminar hacía paraderos digitales donde los recoge una van. La otra es una modalidad de transporte como servicio, que busca cubrir las necesidades de las empresas y transportar a sus trabajadores.

El foco de la startup egipcia es “aumentar nuestra cobertura principalmente en Maipú y Puente Alto, además de la zona centro oriente, como Lo Barnechea, Las Condes y Vitacura hacia el poniente. Queremos que las personas de comunas periféricas donde no llega el transporte público puedan recuperar tiempo, organizarse y agendar viajes en buses compartidos”, afirma Hernández.

En resumen, es un servicio más personalizado que un colectivo, pero menos privado -y más barato- que un Uber o Cabify. “Una ruta Lampa a Providencia son 49 km, y te demoras 2.5 horas, con tres cambios de líneas. Aquí es un solo pique de una hora y cuesta $ 3.500”, comenta Javier de Iruarrizaga, jefe de asuntos públicos. “Cuesta 8 o 10 veces menos que una aplicación de transporte”, acota Hernández.

Justamente para conocer las necesidades de las comunas más alejadas, de Iruarrizaga se ha reunido con las autoridades de Lampa, Colina, Quinta Normal, La Pintana y Padre Hurtado, entre otras. Esperan a finales de año cubrir todo el Gran Santiago, tener más de 20 mil rutas disponibles y 500 conductores inscritos. Se rigen por el decreto 80.

El viaje a Dubái

De Iruarrizaga viajó a principios de año a Dubái para trabajar en una semana de planificación junto a los jefes de asuntos públicos de distintos países, entre ellos el encargado de Pakistán, Brasil, Egipto, México, Argentina y Brasil. El tema a tratar fue ver la mejor forma de aterrizar en cada uno de los destinos, y su primera pega fue estudiar el aparato regulatorio de su zona.

“Es todo horizontal, con ambiente de startup y millennial”, afirma de Iruarrizaga. Cuenta que le tuvo que presentar a los líderes de la empresa y en cada una de las reuniones estaba presente el CEO y CFO opinando, escuchando y realizando preguntas. En el piso trabajan más de 350 países, hay mesas en todo el lugar, las salas de reuniones son abiertas y se veía a Kandil trabajando a la par con todos sus colaboradores.

No hubo mucho tiempo para recreación, relata el abogado que “tienen un ambiente de trabajo increíble, trabajan todo el día y la semana parte los domingos”. Por eso no tuvo tiempo para ir al desierto ni recorrer, solo en las mañanas se levantaba más temprano y salía a trotar por las increíbles playas de la ciudad de los Emiratos Árabes.

Entre viñas y olas: la apuesta verde de Nicolás Sutil

Nicolás Sutil Condon, el segundo de los cuatro hijos del presidente de la CPC, preside Top Wine Group, matriz de la empresa vitivinícola familiar. Llegó a la firma en 2019, y desde entonces se propuso darle un giro ecológico a la firma, lo que incluyó, entre otras cosas, un agresivo cambio de imagen, eliminar herbicidas y sumarse a la iniciativa 1% for the Planet, creada por el fundador de Patagonia, que compromete un porcentaje de ventas a organizaciones medioambientales. La primera donación, US$ 8.000, se concretó en 2021 y la destinó a la Fundación Punta de Lobos, del empresario Nicholas Davis. Adelanta que la segunda superará los US$ 25 mil.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR