Click acá para ir directamente al contenido

Hablemos de

Female Invest: Las chicas también quieren invertir

Female Invest: Las chicas también quieren invertir

Tres mujeres menores de 30 años se conocieron en la Universidad de CopenHaGue. Poco sabían de inversiones y les daba miedo entrar a este mundo. El 2019, al entrar a la universidad crearon Female Invest. Perdieron todo por la pandemia, pero se recuperaron con una plataforma online. Pasaron por Y Combinator, levantaron US$ 7 millones, acaban de lanzar un libro y el próximo año estará lista su fintech.

Por: Juan Pablo Silva | Publicado: Viernes 7 de octubre de 2022 a las 10:00
  • T+
  • T-
Anna-Sophie Hartvigsen tiene 27 años y es de Dinamarca. Viene de un entorno donde poco se habla de dinero y “nunca conocí a alguien que trabajara en el mundo de los negocios”, dice. Durante su adolescencia empezó a invertir. Al mismo tiempo, Camilla Falkenberg y Emma Due Bitz vivían una situación similar. Sin embargo, veían pocas oportunidades para educarse sobre inversiones y ahorro.
   
Hartvigsen conoció a Falkenberg y Due Bitz en la Escuela de Negocios de Copenhague y empezaron a hablar sobre esta inquietud. En 2019 decidieron empezar un club de lectura para ir formándose en esta materia, “nos juntábamos diez-veinte mujeres a tomar vino y hablar de inversiones, y ahí decidimos empezar Female Invest, con la misión de cerrar la brecha de género en finanzas”, recuerda Anna. 
 

Vino y pérdidas

Comenzaron a cerrar alianzas con empresas, aunque no tenían experiencia, capital ni redes. Al principio se basaban en eventos, organizaban cursos. Hasta que llegó el Covid-19, “Todo nuestro negocio se borró de la noche a la mañana”, cuenta Anna. Perdieron a todos sus clientes. “Llegamos a un punto en el que no podíamos pagar el arriendo de la oficina al mes siguiente”, recuerdan. 
  
Fue entonces que decidieron lanzar su plataforma online. Invirtieron los pocos dólares que les quedaban en marketing y partieron creando contenido digital. Poco a poco empezaron a escalar. “Hoy es una plataforma en línea que funciona con modelos de suscripción, por US$ 13 al mes accedes a contenido, clases magistrales, seminarios web, noticias y una comunidad dónde todos pueden hablar”, explica Anna-Sophie. Y agrega: “somos una edtech”. 
  
Las copas de vino por fin agarraron vuelo y se convirtieron en un negocio. Hoy tienen suscriptores en 82 países, 30 empleados y han levantado US$ 7 millones de capital, “lo que pensamos que sería solo un proyecto personal terminó siendo una misión global para cambiar el mundo”, dice la fundadora, que junto a sus socias fueron elegidas como líderes sub 30 por la revista Forbes y seleccionadas por Y Combinator el 2021. Además, ganaron el Cartier Women’s Initiative.
 

Mujeres y dinero, estereotipos que derribar 

No tienen una tesis de inversión. “No le decimos a la gente en qué invertir. En cambio, les damos las herramientas para que tomen esas decisiones por sí mismos. Y lo que educamos es siempre una inversión a largo plazo y es, ya sabes, diversificar tu riesgo y luego enseñar a la gente a elegir dentro de ese marco” recalca Anna. 
  
Lo que sí ofrecen es educación financiera; relata que este año, con las tasas subiendo, la inflación por las nubes y los mercados en el suelo, “le decimos a nuestras suscriptoras que deben ser pacientes y tomar decisiones racionales. En cuanto a finanzas personales, hablamos mucho sobre lo que significa para ellas el aumento de las tasas de interés, de la inflación, lo que pueden hacer para mitigarlo y simplemente optimizar sus finanzas personales y su presupuesto para superar esta crisis lo mejor posible”.
 

“A las mujeres se les aconseja ahorrar, a los hombres invertir”

Según sus cifras, un 2% del capital de riesgo se va a mujeres fundadoras y solo el 9% de los partner de fondos de venture capital son de su género, expone Hartvigsen. Además, las mujeres invierten menos que los hombres. Y esto -afirma- es algo que empieza desde que son niñas. “Hay muchos estereotipos en torno a las mujeres y el dinero. Los estudios demuestran que las chicas jóvenes reciben menos mesada que los hombres. Nos pagan menos durante los estudios, también cuando salimos al mundo laboral ganamos menos”.
  
Sobre este punto, insiste: “los estudios también muestran que a las mujeres se les aconseja ahorrar, mientras que a los hombres se les aconseja invertir. Así que nunca nos encontramos con alguien que nos enseñe sobre el dinero. Y eso nos lleva al segundo problema, que es la falta de modelos de conducta. No hay muchos modelos femeninos en el mundo de las finanzas. La manera de cambiar esto es crear conciencia, comunidad y modelos de conducta, y luego empoderar a las mujeres con la educación para que se sientan seguras de tomar estas decisiones por sí mismas”.
   
El primer consejo que le dan a sus clientas es que den el salto, sostienen en Female Invest. “La mejor manera de adquirir confianza es probar. Y siempre puedes empezar con una pequeña cantidad de dinero. No tiene que ser nada grande. En cuanto hagas tu primera inversión, verás que no perderás todo tu dinero. Y luego, siempre decimos que si no sabes en qué invertir, puedes empezar invirtiendo en un fondo que cubra el mercado mundial, porque así no bajas a menos que todo el mundo lo haga. Y eso no es muy realista, al menos a largo plazo”.
 

Un libro y una fintech

Mientras Hartvigsen prepara sus maletas para abrir la oficina en Londres, acaban de lanzar el libro Girls just wanna have funds. Éste da consejos de inversión personal, y está dividido en cinco capítulos. El primero, explica por qué el dinero es igual a libertad e independencia, el siguiente habla sobre las finanzas personales, fijación de objetivos, préstamos, pago de deudas, etc. Los que siguen, están enfocados en cómo y dónde invertir para lograr impacto y mantener una cartera balanceada.
  
  
Actualmente, el equipo está desarrollando una fintech enfocada en mujeres. El plan es hacer el recorrido completo, dice la fundadora: “Enseñarle al ejército de mujeres a invertir y luego darles un espacio”. Y el próximo año lanzarán una plataforma de trading “hecha por mujeres para mujeres”. 

Urbanya, el barrio del grupo Santa Cruz en Pudahuel prepara su Estudio de Impacto Ambiental

Antes de fin de año ingresará al Servicio de Estudios de Impacto Ambiental, SEIA, el Proyecto de Desarrollo Urbano Condicionado (PDUC) Urbanya. Una iniciativa que viene fraguando el grupo Santa Cruz desde hace 20 años y que promete ampliar el radio urbano de la ciudad en 224 hectáreas. Incluirá 1.200 viviendas, un centro industrial logístico y un parque del tamaño del cerro Santa Lucía.

Las plagas de las que se hablará en Egipto en la COP 27

¿Esta el mundo muy ocupado para enfrentar el cambio climático? Lo sabremos a partir de este domingo con la inauguración de la COP 27, cumbre climática en la que la ministra de Medio Ambiente chilena, Maisa Rojas, tendrá una misión especialmente delicada.

Torre Villavicencio: el histórico edificio que no encuentra su nuevo rumbo

Está vacía desde 2017 e inhabitada desde 2018. A partir de entonces, la torre -construida bajo encargo de Salvador Allende en 1971- ha coqueteado con distintos proyectos que pretendieron recuperarla, pero ninguna de las iniciativas prosperó: el costo, el estallido social, la pandemia y los cambios de mando fueron algunos de los factores. Ahora los ojos de este gobierno están puestos en darle un uso definitivo a este renombrado inmueble y habilitarlo -según dicen- como un “espacio para las culturas”.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR