Click acá para ir directamente al contenido

Cómo cuido mis lucas

Mi negocio necesita un lector de tarjetas, ¿en qué me debo fijar?

Mi negocio necesita un lector de tarjetas, ¿en qué me debo fijar?

La gran mayoría de los comercios cuentan con procesadores de pago; sin embargo, a diferencia de antes, hoy existe mucha oferta. ¿Qué debes saber antes de comprar o arrendar este tipo de aparatos? Te lo explicamos a continuación.

Por: Mateo Navas | Publicado: Jueves 29 de abril de 2021 a las 15:26
  • T+
  • T-

En Chile hay más tarjetas que habitantes. De hecho, según un informe de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), existen más de 38 millones de plásticos (20,9 millones de débito y 17,4 millones de crédito) emitidos por bancos que operan en el país.

Esto ha obligado a diversos negocios a ofrecer lectores de tarjetas para modernizar su operación. “Es muy importante mirar los costos fijos y las comisiones al contratar un procesador de pago digital, y proyectar cuánto podrían aumentar las ventas al incluirlos, ya que hay una clara tendencia a utilizar menos el efectivo”, explica Gustavo Ananía, gerente general de RedCapital.

“Un aspecto adicional que debe verificar el emprendedor tiene que ver con la opción de que los comprobantes de transacción sean válidos como boleta electrónica autorizados por el Servicio de Impuestos Internos (SII)”, advierte Diego Soffia, director ejecutivo de Efectivo.cl.

En un principio solo una compañía (Transbank) tenía el control de todo el mercado, pero en los últimos años la competencia ha aumentado. Hoy existen alternativas como Getnet (del Santander), Compraquí (BancoEstado), SumUp (compañía europea) y Redelcom.

Cada una tiene modelos, tarifas y condiciones distintas. Es por eso que es importante conocerlas antes de tomar una decisión. Lo importante es fijarse en las comisiones, tecnología, condiciones de arriendo (o compra) y cuándo recibirás el dinero de tus ventas.

Comisiones: la gran diferencia

Antes de cotizar, es importante que sepas que las comisiones varían por el método de pago. La prima por el uso de débito es más baja que por el pago con crédito, y cuando un usuario ocupa una tarjeta extranjera, la comisión tiende a ser más alta.

Las comisiones van desde el 1% hasta los 2,99% por transacción. A esto siempre hay que sumarle el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Es importante que antes de decidir una empresa en particular, cotices en la mayor parte de ellas. Hay algunas instituciones, como el BancoEstado con Compraquí, que ofrece comisiones del 0% para los usuarios que paguen con tarjetas del mismo banco.

Sin embargo, en algunos casos, estas comisiones varían conforme a la actividad económica del negocio en el SII. En el caso de Getnet, por ejemplo, un almacén pequeño debe pagar una comisión de 1,30% y de 2,52% (referente a débito y crédito respectivamente). En el caso de las grandes tiendas de retail, pagan un 1,30% y 2,10%. Otras empresas, como SumUp, ofrecen comisiones fijas para todo tipo de rubro y tarjetas.

¿Arriendo o compra? Atención con esto

Es uno de los puntos más importantes a la hora de elegir un procesador de pagos. Actualmente algunas compañías permiten solo el arriendo de sus equipos, mientras que otras dan la opción de compra, cobrando solo la comisión por venta.

Transbank, por ejemplo, ofrece solo arriendo. Para tener su tradicional máquina POS Móvil, hay que pagar 0,60 UF mensuales ($ 17 mil aproximadamente). Getnet, por otro lado, también cobra un arriendo de 0,55 UF (unos $ 16.000). A estos valores hay que sumarle el IVA.

A diferencia de esas empresas, Compraquí tiene a la venta sus equipos ($ 25 mil por su lector portable). SumUp, al igual que la entidad estatal, los vende: su máquina móvil cuesta $ 19.900.  Y Redelcom ofrece distintos aparatos desde los $ 166 mil.

Si tienes un negocio con poco flujo y grandes ventas, quizás sea mejor comprar una máquina en vez de pagar un arriendo mensual.

La tecnología importa

También es importante fijarse en el equipo. Algunas compañías ofrecen máquinas que se conectan al celular y que son más pequeñas, mientras que otras empresas tienen modelos más complejos.

¿Pero realmente es necesario fijarse en la tecnología? Sí, porque hay algunos aparatos, por ejemplo, que no tienen banda para leer tarjetas antiguas, mientras que otros no tienen la tecnología “contactless”. Esto es importante si tu negocio tiene un alto flujo de clientes, ya que podría afectar tus ventas.

Además, hay algunas máquinas llamadas POS (Point Of Sale en inglés) que están pensadas para que no se muevan de un local determinado. Otras, que son más pequeñas, pueden trasladarse con mayor facilidad a ferias y otros puntos. Sin embargo, estas generalmente son más limitadas (por ejemplo, no entregan un voucher físico).

¿Cuándo me abonan?

Se trata de una de las preguntas más populares, ya que en la mayoría de los casos las transacciones en estos procesadores de pago no se reflejan instantáneamente en la cuenta corriente del negocio. “Hay casos en que los recursos son depositados a las 48 horas, independiente si fueron por compras en débito o crédito, mientras que en otros, el dinero llega a medida que se cumplan las cuotas”, dice Gustavo Ananía.

Es por eso que es importante conocer los plazos de los abonos. Cada compañía ofrece distintos métodos y condiciones. Sin embargo, lo más relevante —para la mayoría de los negocios— es tener liquidez. Getnet, por ejemplo, ofrece un abono inmediato, incluso en días festivos. Compraquí cuenta con depósitos a dos días hábiles y Sumup a tres.

Cada empresa tiene distintos “fuertes”: unas permiten que el usuario compre las máquinas y otras cobran comisiones más bajas. También existen algunas que ofrecen mejor tecnología o abonos más rápidos. Todos estos ingredientes se tienen que tomar en cuenta al momento de elegir un proveedor de lectores de pago.

Invertir en sostenibilidad: tres pasos clave

Las inversiones en empresas que operan bajo criterios ambientales, sociales y de gobernanza o ESG crecen en todo el mundo, en medio de la pandemia y la crisis climática. En Chile se puede invertir directamente en acciones y fondos bajo estas premisas. Los montos dependen de cada activo o entidad financiera.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR