Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

CCC, el cine que da vida comunitaria a un barrio santiaguino

CCC, el cine que da vida comunitaria a un barrio santiaguino

En una casona antigua y restaurada del céntrico barrio Argomedo, en la calle Raulí, se encuentra el Centro de Cine y Creación CCC. El espacio, fundado por Catalina Marín, Dominga Sotomayor y Rafaela Behrens, nació con la intención de crear un lugar de encuentro para la comunidad.

Por: Por Sofía García-Huidobro | Publicado: Viernes 21 de abril de 2023 a las 12:00
  • T+
  • T-

“Fueron desapareciendo los cines de barrio, para ver una película tienes que ir a multisalas. Y además se estaba perdiendo la experiencia de vivir más la ciudad”, comenta Catalina Marín, cineasta, montajista y secretaria académica de la Escuela de Cine y Realización Audiovisual de la UDP. Es además la directora ejecutiva de CCC.

Ante la extinción de este tipo de espacios en 2016 se propusieron crear uno. Además de las tres socias actuales, la actriz y directora Manuela Martelli también fue una de las fundadoras y hoy es parte del directorio.

El primer impulso fue encontrar alguna antigua sala y rescatarla, pero en la búsqueda constataron que la mayoría se había convertido en locales comerciales o iglesias. Siguieron investigando y Dominga Sotomayor, directora de programación de CCC, que por su trabajo como directora de cine y profesora del Departamento de Arte, Cine y Estudios Visuales de la Universidad de Harvard, viaja constantemente y conoce diversos espacios culturales, concluyó que debían buscar un lugar donde fuera posible generar una experiencia completa en torno a la sala de cine.

“Si tienes buena televisión, te da más lata salir de la casa para ver una película. Te quedas ahí, te comes algo, entonces era necesario abrir un espacio de creación con otras actividades asociadas, con oficinas y talleres, donde también poder tomarse una cerveza con amigos. Un lugar democrático para aprender en conjunto con otras personas”, señala Catalina. 

Dieron finalmente con esta casa antigua a la venta en pleno centro de Santiago que podía funcionar para albergar este programa multidisciplinario. Acudieron al empresario Andrés Navarro, expresidente de Sonda, y le contaron del proyecto. Él se entusiasmó y les prestó apoyo económico. Además, obtuvieron un fondo de patrimonio, y con la suma de ambos aportes consiguieron adquirir el inmueble. El camino para restaurarla fue arduo y estuvo a cargo de Sebastián Bravo y Rafaela Behrens.

Después de dos fechas fallidas de inauguración; una en noviembre de 2019, que se pospuso por el estallido social, y la segunda en marzo de 2020 que la pandemia frenó, recién en octubre de 2022 tuvieron su lanzamiento oficial.

La casa tiene en total 11 oficinas y espacios creativos donde trabajan estudiantes y profesionales, muchos de ellos relacionados al mundo del cine. En el primer piso está el café Ojos Inmensos, espacios para talleres, un patio con cine al aire libre y un microcine con capacidad para 25 personas que se encuentra en labores de equipamiento para quedar operativo antes de la llegada del invierno. 

Han estrujado el buen tiempo para continuar con la temporada de cine al aire libre,  este sábado 22 se exhibe Aquí se construye, documental de Ignacio Agüero, en una función gratuita con inscripción previa, actividad en conjunto con Santiago en 100 palabras.

“Aquí se disfruta la experiencia colectiva del cine y se vive como un festival constante, porque los asistentes tienen acceso a los creadores y se genera una conversación en torno a las películas”, cuenta Catalina. Si en algún momento temieron que fuera difícil convocar audiencia, este primer verano las funciones se llenaron. El público, a grandes rasgos, se divide en dos: personas cinéfilas y vecinos del barrio. 

La cineasta explica que durante la pandemia no se detuvieron y organizaron actividades online, como talleres, sala de cine virtual y otras instancias, que les permitieron ir formando una comunidad. “Hemos trabajado con juntas de vecinos y en su momento impulsamos campañas de recolección de alimentos para aquellos que estaban más necesitados. Todo eso fue generando un vínculo súper fuerte que ahora da frutos presenciales”, apunta.

La programación de talleres hoy opera en CCC bajo el nombre de Fábrica y su oferta es diversa; en estos momentos la artista Alejandra Prieto está dictando uno semanal de artes visuales. 

Catalina Marín y Dominga Sotomayor, fundadoras de CCC.


Alianzas y vecindarioCatalina destaca el sistema de alianzas que han ido creando con instancias internacionales como el Festival de Cine Sundance o el Centro David Rockefeller Center de Estudios Americanos de Harvard, con quienes en diciembre pasado organizaron el estreno del documental El Charles Bronson chileno, del cineasta Carlos Flores, cuyo lanzamiento original tendría lugar en 1973 y formó parte del ciclo Remapping Latin American Cinema.

Actualmente están organizando funciones junto a la plataforma de streaming Mubi y trabajan en conjunto con otros espacios de exhibición del centro de Santiago, como la Cineteca, la Sala de Cine UC y el Cine Arte Normandie. 

También menciona que mantienen una fluida relación con la Municipalidad de Santiago. Explica que el año 2017 vivían unas 7 mil personas en el barrio, y se calcula que a la fecha esa población se duplicó en una zona donde hay alta densidad habitacional.

“Al frente tenemos una construcción patrimonial que funciona como casa de oficios, también hay un colegio público y la plaza. Entonces estamos en una pequeña isla que representa un punto de encuentro para muchos vecinos. Abrimos la puerta y entran los niños corriendo a jugar. Viene gente muy diversa y nos interesa que sea un lugar multidisciplinario”, afirma.

A pesar de que la curatoría tiene una vocación de cine arte o cine independiente, y que parte de la misión es acercar a las personas a ese tipo de contenidos, también están abiertos a incluir títulos más pop en la cartelera. Para Navidad montaron una gran sábana blanca en el patio y proyectaron Mi pobre angelito para las familias del barrio. Dentro de los planes para este año es nutrir la oferta programática con un cine club. 

Además de los aportes públicos y privados, que hoy les permiten tener un equipo de tres productores, obtienen ingresos por venta de entradas y arriendo de oficinas y espacios comunes.

“La Universidad del Desarrollo, por ejemplo, nos arrienda una oficina para que sus alumnos de cine puedan trabajar en la preproducción de una película. Y vienen también estudiantes de la UDP o la UC, entonces se crean redes entre gente joven que está aquí aprendiendo. CCC no es sólo una casa, somos agentes culturales”, sintetiza la directora ejecutiva del espacio.

MÁS

Directorio CCC: Presidenta: Dominga Sotomayor / Vicepresidenta: Pilar Navarro / Tesorera: Rafaela Behrens / Secretaria: Manuela Martelli / Directores: María José Castillo, Martín Bravo, Andrés Wood, Bárbara Negrón, Catalina Marín.

Los diseños de Karyn Coo cobran nueva vida inteligente

“Karyn es análoga, trabaja en su carril artística, con lápiz y papel, hilo y aguja, y nosotros estamos full con el computador diseñando, estrujando la inteligencia artificial, entendiendo su lenguaje y todas las posibilidades que ofrece. Entonces fue súper bonito ese cruce editorial”, dice Mariana Pardo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR