Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

Guía del Ocio: Alguien te mira

Guía del Ocio: Alguien te mira

En esta edición recomendamos "Todas las caras del rostro", exposición de dibujos del artista Eugenio Dittborn. También la obra "Art", sobre los encuentros y desencuentros de una amistad de largos años. Y un libro donde el ilustrador Francisco Javier Olea retrató a cien mujeres.

Por: Por: Patricio De la Paz | Publicado: Viernes 24 de noviembre de 2023 a las 09:18
  • T+
  • T-

Los dibujos del multifacético Eugenio Dittborn tienen algo magnético. Se podría gastar mucho tiempo mirándolos. Olvidarse incluso del tiempo. En esta exposición, Todas las caras del rostro, esa sensación es aún mayor: los rostros pintados a carboncillo por el artista -y fijados luego con spray- están sobre grandes trozos de tela plástica blanca -tres metros de alto; uno y medio de ancho- que cuelgan desde el techo. Como si flotaran. Son 10 rostros, enfrentados unos a otros, formando así un espacio que envuelve y que lo aleja a uno del mundo. El silencio del lugar también ayuda.

Los dibujos son del año pasado, realizados por encargo. Tienen algo de trabajo aún en desarrollo, con algunas líneas imprecisas, con manchones. Su autor estuvo pendiente de todo, incluso de la ubicación precisa de cada una de las obras. Los rostros -algunos más abstractos que otros- están construidos por círculos, rayas curvas, rayas rectas, cruces que funcionan como ojos. Algunos tienen dientes y pelos. Otros parecen estar mirando de perfil y de frente al mismo tiempo. Todos, más allá de las diferencias entre ellos, tienen un aire de esqueletos.

Dittborn también escribió los únicos textos de la muestra, que se exhiben a un costado de la sala. Poético siempre, allí habla de “caras del rostro dejan el horno. Palidez la quijada, los pómulos, la nuca, la frente”. O “al amanecer, boquiabiertos sus rostros de cristal en motocicleta sangran en el pavimento”.

Esta exposición es la primera realizada en el nuevo espacio común de la Fundación de Arquitectura Frágil (Alberto Risopatrón 2715, Providencia). Abierta hasta el 4 de enero. Visitas sólo los jueves en la tarde, previa inscripción en el mail  info@fundacionfragil.cl

Amistad a prueba

Esta obra que consagró a la dramaturga francesa Jazmina Reza se había presentado en Chile dos veces antes, en 1999 y en 2011. Ahora está de regreso con temporada y elenco nuevos en el Teatro Zoco, hasta el 16 de diciembre. Art trata de tres amigos que a partir de un cuadro blanco que se compra uno de ellos -pagando una cantidad alta de dinero- entran en una espiral de decirse lo que no habían sido capaces de mencionar y mostrar sus lados más oscuros.

Tiene momentos de humor, es cierto, pero es un profundo drama. De seres insatisfechos, que sienten rabia, envidia, sospecha. Todo eso lo provoca algo tan irrelevante como una pintura sin color, pero cualquier otro objeto podría haber servido de gatillante: un auto, una mesa, una casa, una chaqueta. Porque basta apenas raspar un poco, a propósito de cualquier cosa, para que emerja lo bueno y lo malo que se ha acumulado en 15 años de amistad.

La puesta en escena del director Rodrigo Soto es atractiva. Nada muta en el escenario, salvo el cuadro que está en la pared: va cambiando según la escena ocurre en la casa de Marcos (Mario Horton), de Sergio (César Sepúlveda) o de Iván (Elvis Fuentes), que son estos amigos que se quieren y se detestan. Hay diálogos entre ellos, que van subiendo de intensidad, y hay también pequeños monólogos donde cada personaje le habla al público, como pensamiento hablado. 

Especialmente destacable es la actuación del actor Elvis Fuentes, quien da vida al amigo más débil. El que no quiere hacerse problema, el que quiere que todo vuelva a ser como antes, el que lucha por la armonía del grupo que pende de un hilo muy delgado. Pasa de una emoción a otra -de la risa absurda al llanto desconsolado- de una manera asombrosa y muy real. Conmueve. 

Al final, cuando la obra ya ha terminado, uno inevitablemente abandona la sala pensando cuánto ha dicho a sus amigos y cuánto también ha callado para que no se desate una tormenta. 

De jueves a sábado a las 20 hrs. Domingos a las 19 hrs. Av. La Dehesa 1.500. Entradas en Punto Ticket.

100 mujeres retratadas

El ilustrador Francisco Javier Olea explica que todo partió cuando hace años se topó en televisión con un documental sobre la artista Marina Abramovic. Allí, ella se sentaba días enteros en una sala del MoMA para que personas, una a una, a un metro de distancia, la miraran a los ojos durante un par de minutos. Muchos terminaban llorando. Olea, desde entonces, quería hacer algo con esa sensación potente de mirar a otro, aunque no se pronuncie ni una palabra. Así llegó a este libro, 100 mujeres mirando al frente. 

El foco está puesto justamente en las miradas de ellas. Así las ilustró. Sin accesorios, sin guiños, sin nada que distrajera. La selección fue absolutamente personal, “las mujeres que me dan ganas de dibujar”, explica él en el breve prólogo del libro. Muchas de las ilustraciones no son el reflejo calcado de una foto, sino una reconstrucción que Olea hizo de distintas imágenes hasta dar con la mirada que buscaba. “Algunas de ellas fueron fotografiadas de frente muy pocas veces en su vida”, anota. 

Acompañadas de breves textos personales del autor, las mujeres retratadas abarcan un abanico amplio de edades, ocupaciones, circunstancias. Hay cantantes como Amy Winehouse, Lady Gaga, Mercedes Sosa, Björk. Escritoras como Joan Didion, Gabriela Mistral, Virginia Woolf. Actrices como Angelina Jolie, Susan Sarandon, Rossy de Palma. Activistas como Jane Goodall. Políticas como Angela Merkel. 

Olea, además de retratarlas, cuenta cómo apareció cada una en su vida. Por tomar cualquiera, al azar, ahí está la ilustración de Madonna y su texto que comienza así: “Recuerdo los domingos a la hora de almuerzo en la casa de la Mema, mi abuela. Me sentaba a corta distancia de un televisor que estaba en su pieza a ver un programa de videos musicales. Y de pronto apareció Madonna. Un torbellino vestido con encajes, medias caladas, una mini imposible (…)”.

Los diseños de Karyn Coo cobran nueva vida inteligente

“Karyn es análoga, trabaja en su carril artística, con lápiz y papel, hilo y aguja, y nosotros estamos full con el computador diseñando, estrujando la inteligencia artificial, entendiendo su lenguaje y todas las posibilidades que ofrece. Entonces fue súper bonito ese cruce editorial”, dice Mariana Pardo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR