Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

Odisea y nostalgia: The Cure regresó a Chile tras diez años

Odisea y nostalgia: The Cure regresó a Chile tras diez años

Se estima que 42 mil personas repletaron anoche el Estadio Monumental para ver y escuchar el único concierto que The Cure dio en Chile, en el marco de su gira “Shows of a Lost World”. No venían hace una década. Aquí la crónica y testimonios de lo que pasó en ese show de dos horas y media.

Por: Javiera Palma - Fotos: Andie Borie y DG Medios | Publicado: Viernes 1 de diciembre de 2023 a las 11:40
  • T+
  • T-

Es el último jueves de noviembre. Siete y media de la tarde. El vagón de la línea 5 con dirección a Vicente Valdés está lleno. La hora y el día hacen creer que se debe a la hora punta, en el cual todos los usuarios de este transporte público van con dirección a casa. Pero no.

“Estación Pedrero”, anuncia el conductor del metro. Se abren las puertas y en menos de un minuto el vagón pierde fácilmente a un 70% de los usuarios. El estrecho andén de la estación es un mar de cabezas con un propósito compartido: ir a ver el único concierto de The Cure en Chile.

Con más de 45 años de trayectoria, la banda inglesa regresó a territorio nacional tras 10 años de ausencia. Su primera vez en Chile fue en 2013 en el marco de su gira “The Great Circle Tour”, la que fue disfrutada por más de 50 mil personas en el Estadio Nacional.

Ahora en 2023, a las 19:37, el tumulto continúa avanzando a paso lento. Al acercarse a la salida del metro, los fanáticos se dan cuenta de que uno de los problemas de la lentitud general son las decenas de vendedores ambulantes que ofrecen sus productos.

Se avanza dos pasos, se bajan cuatro escalones, y se escucha el grito de un vendedor: “Lleve su polera a 10 luquitas”. El hombre insiste, mientras levanta su producto y muestra a un joven Robert Smith, vocalista de la banda, con sus característicos ojos delineados, pelo desordenado y labios pintados.

El público sigue y, entre los murmullos, se escucha la voz de una mujer: “Imanes, stickers, llaveros, todo a `luca`”. Tras una mesa de 1x1 está sentada la dueña de esa voz, quien destaca unas pegatinas de la banda adaptadas a clásicos del cine (ver foto).

Ya cerca del Estadio Monumental, el mar de gente se transforma en una acumulación de poleras negras con discografías de la banda. Muchos de ellos las compraron y se cambiaron en la misma calle, previo a entrar de forma definitiva al recinto.

“Es un soundtrack colectivo indispensable”

Aracelly Bravo tiene “la edad del rock”, así clasifica la joven sus 27 años. En 2013 era adolescente, escuchaba a The Cure y los definía, ya en ese entonces, como la banda permanente en el ecosistema musical: “Es un soundtrack colectivo indispensable”.

Vestida de negro y con lentes de sol, Aracelly sigue detallando su experiencia con la banda. “Ahora que trabajo pude comprar mi entrada y los veré en vivo”, cuenta emocionada. Según la joven, la transversalidad de sonidos de la banda inglesa es lo que la mantiene fanática.

"Me gusta su estilo, me gusta que puedo bailar y a la vez llorar con The Cure", dice y confiesa que Pictures of you, del disco “Disintegration”, la ha acompañado más de una vez en aquellos estados anímicos más bajos. Sin embargo, en esta instancia espera disfrutar y bailar al ritmo de la canción Why I Can´t be you, del disco “Kiss me, Kiss me”.

A las 21 horas con 20 minutos, dentro del estadio, comienza a sonar la característica introducción de “Pictures of you”. El público la reconoce, grita de emoción y comienza a corear cada estrofa mientras acompaña el ritmo con las palmas. Entre los fanáticos, Aracelly explota de felicidad: es justamente aquella canción la que la acompaña en los momentos de tristeza.

Créditos: Andie Borie y DG Medios

De Biobío a Santiago

“Suenan impecables”, comenta admirado Edson Rosas (52) desde el sector de Magallanes en el Estadio Monumental, mientras rememora la primera vez que escuchó a Robert Smith. “Fue en la Radio Gabriela, en la Región del Biobío, yo tenía como 11 años y desde ese tiempo que los sigo”.

Rosas viajó desde Coronel, en la Región del Biobío, para reunirse en Santiago con su hermano menor e ir juntos al concierto. Danilo Rosas tiene 32 años y, si bien tiene una carrera relacionada con la tecnología, su pasión es la música. Toca guitarra y bajo, y confiesa que para él The Cure fue su "base musical (...) mi hermano siempre me explicaba la parte instrumental de las canciones”.

Los hermanos concuerdan en que una de las características que tiene la banda inglesa, y que los ha mantenido fans desde hace muchos años, es su manera de transportar a sus oyentes a distintas atmósferas, las que van “desde lo más claro a lo más oscuro”.

Tras finalizar “Boys Don´t Cry”, los hermanos Rosas aplauden y describen el momento como algo “simbólico”. Edson recuerda que escuchaba a la banda mientras su hermano era un bebé. Años más tarde, Danilo lo sorprendió en su cumpleaños con entradas para disfrutar juntos y por primera vez a The Cure en vivo.

Caminando por Departamental

Tras más de 2 horas y media de concierto, Robert Smith se despide de Chile con un recatado "Thank you" y se retira junto a la banda.

Tal como en hora punta, los más de 42 mil asistentes avanzaban lentos y apretados por la vereda de Avenida Departamental. Son 17 minutos pasada la medianoche. Decenas caminan directamente por la calle.

Sólo minutos después se escuchan gritos de emoción a lo lejos. The Cure se retiraba del recinto en una van negra, mirando como todos sus fanáticos se tomaban las calles de la ciudad, con sus mejores canciones aun retumbando en sus cabezas. Nostálgicos y felices.

Créditos: Andie Borie y DG Medios

Los diseños de Karyn Coo cobran nueva vida inteligente

“Karyn es análoga, trabaja en su carril artística, con lápiz y papel, hilo y aguja, y nosotros estamos full con el computador diseñando, estrujando la inteligencia artificial, entendiendo su lenguaje y todas las posibilidades que ofrece. Entonces fue súper bonito ese cruce editorial”, dice Mariana Pardo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR