Click acá para ir directamente al contenido

Bandeja de salida

Jeff Bezos se une al cambio de guardia en el momento decisivo de las Big Tech

Jeff Bezos se une al cambio de guardia en el momento decisivo de las Big Tech

Las fortunas del sector se están invirtiendo en proyectos expansivos a medida que los pioneros se liberan de las limitaciones corporativas.

Por: Por Richard Waters, Financial Times | Publicado: Domingo 7 de febrero de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

La noticia de esta semana de que Jeff Bezos quiere más tiempo para incursionar en la exploración espacial y abordar el cambio climático, puede parecer surgida de la nada, pero difícilmente tomó por sorpresa a los observadores más cercanos del director ejecutivo de Amazon.

Las mayores fortunas personales de la tecnología se están invirtiendo en proyectos expansivos, con algunos de los fundadores más exitosos y ricos de la época ansiosos por romper con sus limitaciones corporativas normales.

Para los inversores que buscan lo más inmediato, esto genera preocupaciones obvias. Las Big Tech se enfrentan a un serio ajuste de cuentas público: no parece ayudar si líderes de la industria como Bezos están dirigiendo su atención a otra parte. Apenas unos meses después de enfrentar su primer interrogatorio de un comité del Congreso en Washington, y después de un año en el que se vio obligado a involucrarse mucho más en la administración diaria para lidiar con la crisis del Covid-19, el fundador de Amazon cedió a un impulso de liberarse. Wall Street, sin embargo, apenas parpadeó ante la noticia de que renunciaría al título de director ejecutivo para convertirse en presidente ejecutivo.

La retirada parcial de Bezos de la gestión se produce a poco más de un año después de que los fundadores de Google renunciaran a sus funciones cotidianas en el holding tecnológico Alphabet: Larry Page y Sergey Brin alguna vez esperaron usar Alphabet como vehículo para proyectos "moonshot" que cambiarían el mundo, pero ahora están persiguiendo aquellos que están lejos de la vista del público.

Fue Bill Gates quien allanó el camino, dejando que Microsoft gastara su fortuna en formas que esperaba que tuvieran tanto impacto en el mundo como la empresa de software que cofundó.
Una de las razones de la ecuanimidad de Wall Street es que salidas como estas a menudo se producen en cámara lenta, lo que deja mucho tiempo para que la nueva dirección demuestre su valía. Después de dejar el cargo de director ejecutivo, Gates continuó durante ocho años en otros puestos en Microsoft, y luego seis años más como presidente, antes de irse definitivamente tras el nombramiento del actual director, Satya Nadella.

Bezos seguirá manteniendo un control firme sobre las cosas que realmente importan. Él tendrá voz y voto en lo que la compañía denomina sus decisiones de "puerta de un solo sentido": las grandes decisiones que darán forma a su futuro. Si eso significa que su sucesor se quedará con las decisiones de la puerta de dos vías, es posible que no importe demasiado si estropea alguna de ellas.

Bezos también ha creado una forma de hacer negocios que debería durar más que él. Las empresas de tecnología más exitosas se definen por sus culturas y procesos, tanto como por sus posiciones de mercado arraigadas (aunque a menudo estas son formidables). Ninguna empresa encarna esto más que Amazon, donde Bezos ha construido una cultura de prueba y error constante y la ejecución implacable de la estrategia. Andy Jassy, su sucesor, ya ha utilizado la forma de hacer negocios de Amazon para convertirlo en el líder indiscutible en computación en la nube.

Los inversores de Amazon también pueden consolarse con la idea de que las empresas de tecnología más importantes ya no dependen de la inspiración de sus fundadores y no vivirán ni morirán con la fuerza de su próxima gran idea. Hace casi una década, la muerte de Steve Jobs dejó a los observadores de Apple ansiosos por saber de dónde vendría la "próxima gran cosa" de la empresa. Hasta ahora, no lo ha necesitado: el iPhone ha sido el centro de un universo en expansión de dispositivos y servicios, colocándolo en el centro de la vida digital de alrededor de mil millones de personas.

Amazon, con sus intereses en el comercio minorista, la logística y la computación en la nube, se ha labrado un territorio igualmente masivo del panorama digital. Para Jassy, será un caso de mantener el volante de nuevas ideas girando y la máquina zumbando, y esperar que Bezos tome las decisiones correctas sobre la puerta de un solo sentido.

La partida de un fundador también puede brindar una oportunidad para que las empresas que han pasado por una rápida expansión reevalúen su lugar en el mundo. Desde que Tim Cook asumió el mando de Apple, la empresa ha pasado de ser un desvalido a un líder responsable de la industria: limpiando su cadena de suministro, puliendo sus credenciales ambientales y presentándose como la cara "responsable" de la tecnología de consumo (más recientemente, lo que ha involucrado avivar una lucha pública por la privacidad de los datos con Facebook, el saco de boxeo tecnológico favorito de todos).

Es imposible decir todavía cómo será una Amazon dirigida por Jassy. Pero después de 27 años que dieron forma a la historia de los negocios de Internet, el comienzo del fin de la era Bezos finalmente está cerca.

La columna de J.J.Jinks: Crujidera

En los momentos en que nuestra institucionalidad cruje, miembros del Tribunal Constitucional encabezados por Iván Aróstica deciden congraciarse con la temperatura de la calle y poner al gobierno en jaque apelando a razones emocionales frente al tercer retiro de las AFP.

La columna de J.J.Jinks: Autogol

Si la Superliga hubiese sido un proyecto de título en cualquier escuela de negocios, probablemente habría sido reprobado. El concepto tenía fallas estructurales bastante evidentes para cualquier ojo externo. Parte de la fascinación que genera el fútbol a nivel mundial se construye sobre el pilar de la competencia, donde el equipo pequeño sueña con alguna vez llegar a lo más alto derrotando a los poderosos de siempre.

La columna de J.J.Jinks: Socratismos

Seguramente como no soy millenial no he logrado llegar a un entendimiento cabal del valor intrínseco de la criptomoneda más allá de ser un activo que se mueve por la oferta y la demanda como todos, pero que no genera flujos y es bastante cuestionable de que sirva como medio de pago con tanta volatilidad.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR