Click acá para ir directamente al contenido

Bandeja de salida

Ngozi Okonjo-Iweala: potencia nigeriana para encabezar la OMC

Ngozi Okonjo-Iweala: potencia nigeriana para encabezar la OMC

Será la primera mujer en dirigir la Organización Mundial del Comercio. Estudió en Harvard y trabajó durante 25 años en el Banco Mundial. Estos serán sus próximos desafíos.

Por: William Wallis - FT | Publicado: Domingo 21 de febrero de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Asumir desafíos aparentemente insuperables es una especie de hábito para Ngozi Okonjo-Iweala.

En 2003, cuando dejó su trabajo como vicepresidenta del Banco Mundial para regresar a Nigeria como ministra de Finanzas, su país estaba sumido en deudas. Su gente estaba amargamente dividida y lo que había sido un servicio civil orgulloso se había convertido en una turba glorificada. Todo necesitaba ser arreglado. Sin embargo, las herramientas a disposición del gobierno electo se habían reducido hasta casi la destrucción durante décadas de desgobierno militar.

Mientras inspeccionaba los escombros en su primer día en el cargo, pensó: "Dios mío, esto es una locura, cometiste el peor error", relató Okonjo-Iweala en una entrevista con el FT. "Tuve que controlarme y decir: 'Si tienes todos estos problemas. . . tienes que priorizar cuáles resolver y cuáles tendrán el mayor impacto".

Una tarea igualmente abrumadora, aunque muy diferente, le espera ahora a la mujer de 66 años en Ginebra, donde asumirá el cargo de directora general de la Organización Mundial del Comercio después de que el respaldo de Joe Biden la semana pasada despejara el último obstáculo para su cita.

Los 159 países miembros de la OMC estarían de acuerdo en que esta mujer africana decidida, con una red mundial de contactos de alto nivel, es la persona adecuada para ese momento. Pero están divididos en casi todo lo demás.

El nacionalismo resurgente y el asalto de Donald Trump al orden global basado en reglas han desatado una nueva era de proteccionismo. Al mismo tiempo, el tribunal de solución de diferencias de la OMC, su principal instrumento para aliviar las tensiones, se ha visto paralizado por la rivalidad estratégica.

Las mayores ambiciones de la OMC prácticamente se evaporaron bajo el cauteloso liderazgo del director brasileño saliente, Roberto Azevêdo. Han pasado más de 20 años desde que concluyó con éxito una ronda de negociaciones comerciales. Mientras tanto, la pandemia ha puesto de manifiesto las flagrantes desigualdades en todo el mundo para las que, en parte, se creó la OMC en 1995.

Okonjo-Iweala ve una oportunidad para que la organización redescubra parte de su propósito original de elevar el nivel de vida en todos los ámbitos y actualizar su obsoleto libro de reglas en un momento de cambio acelerado.

"Necesitamos que esta organización vuelva a ser más fuerte, que ayude a levantar todos los barcos", dice por teléfono Okonjo-Iweala desde Washington, donde ha vivido intermitentemente durante décadas con su esposo neurocirujano y sus tres hijos.

Sus amigos y partidarios creen que sus 25 años en el Banco Mundial, donde se convirtió en directora gerente y adjunta de Robert Zoellick entre 2007 y 2011, y su tiempo al frente de la economía más grande de África, le dan los medios para la tarea.

Cuando era adolescente, Okonjo-Iweala fue testigo de los horrores de la guerra civil nigeriana antes de estudiar Economía del desarrollo en Harvard y MIT. Como ministra de Finanzas, sus reformas menos celebradas allanaron el camino para victorias más importantes, como asegurar la amortización de $ 18 mil millones en deuda externa.

Arriesgó su reputación cuando regresó a Nigeria por segunda vez como ministra coordinadora de economía en 2011. Los detractores la acusaron de otorgar respetabilidad a un gobierno que presidía el saqueo a escala industrial de los ingresos del petróleo. Pero mostró valentía al enfrentar los intereses creados ahí donde pudo, a pesar de las amenazas de muerte y el secuestro de su madre de 82 años. Su experiencia de impulsar una agenda de desarrollo a través de aguas tan turbias le sirvió mucho más tarde en el Banco Mundial.

"Lo que la hizo ser querida por mucha gente es lo perfectamente que podía identificarse con los problemas que estaba encontrando, ya sea en el sudeste asiático, en otras partes de África o en Europa oriental. Ella pudo hacerlo gracias a la experiencia vivida", dice Vera Songwe, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África, que trabajó con Okonjo-Iweala en el Banco Mundial.

Su desafío más inmediato es el trabajo de directora general de la OMC. Sin un mandato definido, la naturaleza del papel ha tendido a cambiar según el carácter de su titular. Algunos han servido como una especie de "supersecretario" en deuda con los Estados miembros. Otros han tratado de establecer su agenda con más fuerza, según el exdirector de la OMC Pascal Lamy. "No puedo ver a Ngozi como una supersecretaria. Ella necesita estar en algún punto intermedio ", dice.

Lograr el equilibrio adecuado será un requisito previo si quiere avanzar en algunos de los mayores desafíos de la economía mundial, entre ellos, cómo reconciliar el capitalismo de mercado y el modelo de capitalismo de Estado de China.

Okonjo-Iweala cree que las pequeñas victorias allanarán el camino hacia las más grandes, como lo hicieron en Nigeria. Si la pandemia tiene un lado positivo, dice, es al subrayar la necesidad de un enfoque multilateral para derrotar a los enemigos que no conocen fronteras. "Me gustaría que encontráramos áreas donde haya puntos en común, donde la OMC pueda tener éxito y comenzar a reconstruir esa confianza entre sus miembros", dice.

En puestos anteriores, Okonjo-Iweala ha logrado combinar la astucia política con un gran dominio de detalle. La baronesa Shriti Vadera, ex ministra y banquera del Reino Unido, cree que esto le será muy útil. "Ella puede ver los grandes resultados y entiende cómo modificar los detalles para lograrlos".

Ser un forastero de la OMC también podría ser una ventaja, cree Vadera. "El escenario de Ngozi es más grande y la amenaza existencial para la OMC es mayor".

La columna de J.J.Jinks: Crujidera

En los momentos en que nuestra institucionalidad cruje, miembros del Tribunal Constitucional encabezados por Iván Aróstica deciden congraciarse con la temperatura de la calle y poner al gobierno en jaque apelando a razones emocionales frente al tercer retiro de las AFP.

La columna de J.J.Jinks: Autogol

Si la Superliga hubiese sido un proyecto de título en cualquier escuela de negocios, probablemente habría sido reprobado. El concepto tenía fallas estructurales bastante evidentes para cualquier ojo externo. Parte de la fascinación que genera el fútbol a nivel mundial se construye sobre el pilar de la competencia, donde el equipo pequeño sueña con alguna vez llegar a lo más alto derrotando a los poderosos de siempre.

La columna de J.J.Jinks: Socratismos

Seguramente como no soy millenial no he logrado llegar a un entendimiento cabal del valor intrínseco de la criptomoneda más allá de ser un activo que se mueve por la oferta y la demanda como todos, pero que no genera flujos y es bastante cuestionable de que sirva como medio de pago con tanta volatilidad.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR