Click acá para ir directamente al contenido

Coffee break

La polémica carta que recibió la familia de León Vial por casa en Cachagua

La polémica carta que recibió la familia de León Vial por casa en Cachagua

La casa fue rematada por una mora de 3 millones de pesos y fue comprada por la familia Vial Claro. Los vecinos apoyan a la mujer que era dueña de la propiedad.

Publicado: Domingo 13 de diciembre de 2020 a las 04:00
  • T+
  • T-

Una carta firmada por "Comunidad Cachagua Zapallar" recibió el martes 8 de diciembre la familia de Leonidas Vial, que decía: "Desde hace meses que nos hemos estado organizando para apoyar a nuestra vecina Virginia Struthers ante la angustiante pérdida de la casa familiar y su hogar en Cachagua. Hemos estado apoyándola emocionalmente desde que se enteró del remate de su casa (por adeudar 3 cuotas de contribuciones)".

¿Qué pasó? En diciembre de 2018 a Struthers le llegó una notificación de Tesorería señalando que tenía una deuda de $2,2 millones y que le embargarían la casa. Ocho meses más tarde el inmueble fue rematado en $408 millones. Quien compró la propiedad -a través del abogado Eugenio Guzmán, del estudio Portaluppi, Guzmán y Bezanilla- fue la familia Vial Claro, con el hijo del empresario, Manuel Vial, como representante legal. "La casa en realidad cuesta $800 millones. Yo estaba dispuesta a pagar la deuda", establece la mujer.

Sin embargo, de acuerdo a las escrituras públicas, las únicas propietarias de la casa son las hermanas de Virginia, Jennifer y Gillian, quienes de acuerdo a un audio de la apelación, "están decididas a entregar esta propiedad y el adjudicatario también quiere entrar en dominio. Y hay un tercero (Virginia), que está entrabando esto", señaló el abogado de ellas, Max Vigneau. A Virginia, dijo, "se le entregó un mandato para administrar la propiedad, y en forma absolutamente irregular, desde el año 2017, se mantuvo en ella contra el conocimiento y voluntad de sus familiares".

El alcalde de Zapallar Gustavo Alessandri asegura que ha conversado con Vial y con Virginia Struthers, y que está disponible "para colaborar en que lleguen a un acuerdo".

En la carta, los vecinos que apoyan a la mujer le dicen a Vial: "Muchos de sus clientes y socios indirectos en estas empresas (las del empresario) somos justamente nosotros; los miembros de esta comunidad".

Virginia Struthers -que quiere recuperar la vivienda- es representada por los abogados Carlos Ojeda y Fernando Ugarte.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR