Click acá para ir directamente al contenido

Coffee break

La trastienda de la salida de Roberto Guerrero del estudio Guerrero Olivos

La trastienda de la salida de Roberto Guerrero del estudio Guerrero Olivos

El abogado se instalará en el bufete español Cuatrecasas, el mismo con el que meses atrás Guerrero Olivos habría sondeado una posible alianza.

Publicado: Domingo 29 de noviembre de 2020 a las 04:00
  • T+
  • T-

La noticia sobre la salida del abogado corporativo Roberto Guerrero, del estudio Guerrero Olivos, fue comentario obligado en el mundo legal esta semana. La noticia ocurrió el viernes de la semana pasada. Ese día, Guerrero Valenzuela les comunicó a los socios que terminaba su trabajo en el bufete el 1 de enero y que con él se irían otros tres socios, parte de su equipo de colaboradores más estrecho: Tomás Kubik, Macarena Ravinet y Josefina Yávar.

El abogado, que fue durante varios años socio administrador de la firma que fundó su padre, se irá al gigante español Cuatrecasas, como socio, a armar el área corporativa y estará a cargo de la administración de las operación en Latinoamérica. 

El anuncio causó revuelo en Guerrero Olivos por tres cosas: uno, la sorpresa -nadie se lo esperaba-; dos, el “aviso tardío” -en privado se ha comentado que estas decisiones se conversan “con más tiempo”- y tres, porque a comienzos de año se le había nombrado socio principal, con la misión de hacerse cargo de la estrategia del estudio. Esto implica, entre otras cosas, la posibilidad de generar alianzas con empresas legales extranjeras. Entre ellas, Cuatrecasas.

Cuando en abril el estudio internacional abrió una sede en Santiago, con los exPPU Cristián Conejero y Gianfranco Lotito a la cabeza, en Guerrero Olivos dieron por hecho que un posible acuerdo entre ambos bufetes no se había concretado. Por eso, el que ahora Roberto Guerrero -para muchos el mejor abogado del estudio- se vaya a esa firma, molestó -o derechamente, decepcionó- a más de alguno que se sintió traicionado. 

Quien también habría quedado en una posición incómoda es Roberto Guerrero padre, quien aún tiene una oficina en la empresa en la Torre Millenium. 

Guerrero Valenzuela, exdecano de la Escuela de Derecho de la UC, no ha ido a la oficina en el último tiempo, ya que ha estado teletrabajando. Abogado histórico de CAP y de CGE, estuvo detrás del deal que la eléctrica acaba de cerrar con los chinos State Grid. 

En su reemplazo como socio a cargo del área corporativa del estudio quedará Jorge Delpiano, quien atiende a Carozzi, Fensa y Telefónica, entre otros, y es experto en M&A.  

La administración de la oficina, en tanto queda en manos de los socios Juan Enrique Allard, Martín Santa María y Pedro Lyon. “Se van 4 de 9 socios del área corporativa, uno muy importante y 3 más nuevos”, comenta uno de los 17 socios de Guerrero Olivos. Y matiza: “Estas cosas siempre pueden pasar, lo importante es estar preparados. Y nosotros lo estamos”. 

SIGUIENTE »
« ANTERIOR