Click acá para ir directamente al contenido

Cómo cuido mis lucas

¿Cómo cuidar el bolsillo frente a la inflación?

¿Cómo cuidar el bolsillo frente a la inflación?

Desde el alza de precios de los alimentos hasta de la energía como la bencina, son varios los obstáculos para que las familias ahorren. Por lo mismo, en esta nota los expertos dan una mirada de cómo cuidar el dinero.

Por: Rafaella Zacconi | Publicado: Miércoles 13 de abril de 2022 a las 16:00
  • T+
  • T-

Tras un índice de precios al consumidor (IPC) más alto de lo esperado en marzo, los analistas del Banco Central prevén que la inflación puede tomar aún más impulso, provocando más dudas sobre el alza en el costo de vida.

“Dada la tendencia en materia de la trayectoria de los precios, es fundamental controlar el gasto a través de un adecuado presupuesto familiar basado en prioridades respecto a los bienes que sean exclusivamente de primera necesidad”, explica el docente de Unegocios de la Universidad Chile, Alejandro Guzmán. 

Por eso, en esta nota te entregamos recomendaciones sobre cómo cuidar tu dinero en tiempos tan inciertos como la inflación.

Canasta familiar

El precio del aceite sube, la carne y las verduras también. Y la gran duda es, ¿qué podemos hacer al respecto?

El primer paso es elaborar un buen presupuesto familiar con todos los ingresos disponibles y cuánto se está dispuesto a pagar mensuales para cuentas u otros gastos. Igualmente, servirá confeccionar un presupuesto de alimentos, evitando las compras frecuentes y cualquier tipo de gasto hormiga.

En segundo lugar, comparar precios entre distintos supermercados o ferias, considerando que incluso una diferencia de $ 100 puede marcar la diferencia para la economía del hogar.

“Debido al alza del costo de la vida y a los ingresos familiares, la mayor inflación implica una restricción al gasto lo que se traduce en un adecuado proceso de comparación y elección de bienes priorizando solo lo necesario”, comenta Guzmán.

“Al respetar el plan de compras, se adquiere solo lo realmente necesario evitando gastos en suntuarios y en bienes de impulso. Paralelamente, evaluar la conveniencia de comprar en proveedores alternativos tales como los supermercados mayoristas y ferias libres. Para estos efectos, las compras en conjunto o al por mayor arrojan buenos resultados en término de menores precios para los consumidores”, agrega.

"Es fundamental controlar el gasto a través de un adecuado presupuesto familiar basado en prioridades respecto a los bienes que sean exclusivamente de primera necesidad”, dice el docente de Unegocios de la Universidad Chile, Alejandro Guzmán. 

Bencina y gas

Con el paso del conflicto en Ucrania y las sanciones impuestas a Rusia, el precio de la energía continúa al alza, liderado por el gas natural y el petróleo. Y los costos se ven mayormente reflejados en el precio de la bencina y la calefacción.

"Estamos a la espera de la materialización del proyecto 'Chile Apoya' que contempla contener las alzas de precio en materia de gas licuado y parafina. Las bencinas y Diesel ya cuentan con  un mecanismo propio de protección (MEPCO)", explica Guzmán.

En este sentido, señala que dado el alto costo de las bencinas, "el uso de los vehículos debe ser racional en cuanto a usarlo solo lo necesario, priorizando de ser posible, otras alternativas tales como el transporte público o el uso conjunto de autos (vecinos, compañeros de trabajo, etc)".

"En este punto es relevante considerar la relación costo/beneficio y tomar decisiones de ajuste que, aunque no sean del total agrado, son necesarias para cuidar las finanzas de la familia", añade.

En días fríos, la calefacción también es importante. Por lo mismo, la recomendación es pasar de, por ejemplo, estufas de gas a eléctricas. Si el dinero no está disponible en este momento, lo ideal es ahorrar y hacer una transición paulatina, ya que como afirma, el gerente general de Ruvix, Sergio Tricio, "ante una nueva realidad es necesario hacer ajustes".

¿Y los dividendos?

Con la inflación y posterior alza de tasas, el sueño de la casa propia se ha vuelto cada vez más difícil, y con ello, también el pago de arriendo y dividendos.

"En el caso de los dividendos, el factor más relevante es el plazo, ya que es lo que más incide en el monto mensual que pagamos por el crédito. En ese sentido, es importante mencionar que los bancos ya han ajustado sus créditos y han empezado potentes campañas informativas donde anuncian créditos a 25 y 30 años", dice el director adjunto de Tinsa Chile, Fabian García.

"Para quienes hayan obtenido un crédito en plazos acotados es muy recomendable simular sus créditos en plazos mayores y ver qué tanto baja su carga mensual, con el fin de sentir menos el alza de la UF, producto de la inflación", añade.

Respecto a la posibilidad de pedir créditos hipotecarios en este escenario de inflación, García destaca que debido a que los bancos han vuelto a otorgar créditos en plazos superiores a 20 años, "lo más recomendable es pedir un crédito en el plazo más extenso posible, con el fin de rebajar al máximo la carga financiera mensual".

Por otro lado, también es clave pedir créditos con tasas fijas para no someterse a la volatilidad de tasas que ha habido en el último año.

"Es importante mencionar que las políticas monetarias actuales apuntan a un mayor control de la inflación vía incrementos de tasas, no obstante, una vez controlado este factor y dada la actual ralentización de los mercados, es razonable pensar que el Banco Central incentivará el consumo mediante la rebaja de tasas para mantener los equilibrios en el mercado, generando una oportunidad de mejorar las condiciones de los créditos hipotecarios en el futuro", añade.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR