Click acá para ir directamente al contenido

Opinión

Noam Titelman: “Si una columna deja de ser relevante una semana después de ser escrita, nunca lo fue”

Noam Titelman: “Si una columna deja de ser relevante una semana después de ser escrita, nunca lo fue”

Noam Titelman (35) es economista de la UC, candidato a doctor en métodos de la investigación social por la London School of Economics y frecuente columnista de medios de comunicación. Esta semana, después de cinco años en Londres, vuelve a Chile.

Por: Equipo DF MAS | Publicado: Sábado 3 de septiembre de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

“Mis primeras columnas las mandé a El Mostrador en 2012, cuando aún no era columnista. Siempre me ha gustado escribir, por eso decidí combinar mis estudios de Economía en la UC con la carrera de Letras, en la misma universidad. Me acuerdo que después de decidir militar en Revolución Democrática, en 2014, escribí una columna en ese mismo medio, donde hablé de la idea de formar “algo” llamado Frente Amplio.

Tres años después fundamos -junto al actual presidente Gabriel Boric, entre otros y otras- la coalición que lleva ese nombre, muy influenciados por el FA uruguayo. En RD asumí el rol de coordinador de contenidos, que era el encargado de desarrollar discusiones temáticas: salud, educación, etc. De ello comencé a escribir en los medios.

Hubo un tema en el que erré: hablé del caso de Valparaíso y de cómo el Frente Amplio iba a ser exitoso en esa zona. Al poco tiempo de ser elegido el alcalde Jorge Sharp renunció a la colectividad: hasta ahí no más llegó mi tesis.

El tipo de columnas que más me gusta desarrollar son aquellas en las que intento profundizar alguna frase que se haya repetido en el debate público. Por ejemplo, “social democracia”, “ultra”. Busco desmenuzar y explicar qué significan aquellos conceptos. Es una manera de meterme tangencialmente en los temas que están en boga.

Precisamente mi trabajo preferido lo publiqué en Ciper, en 2020, y lo titulé Ultra, pues caracteriza a las distintas ‘ultras’ del espectro político: siento que es con una de las que más aprendí escribiendo.

Muchas veces prefiero dejar reposar las columnas de una semana a otra: la vuelvo a leer y reflexiono si es que vale la pena publicar lo que ahí planteo. Si deja de ser relevante una semana después de ser escrita, pienso que nunca fue relevante. Y no me interesa sumar más ruido al ambiente.

Los columnistas que más admiro son precisamente aquellos que escriben de forma más reposada. A nivel internacional mi referente es Ezra Klein, periodista estadounidense, que fue columnista y bloguero en The Washington Post y Newsweek, hasta que en 2014 se sumó a Vox Media. También colabora en NY Times y logra tratar temas complejos y digeribles de manera breve, no le hace el quite a ningún tema.

A nivel local, pienso que Matamala hace un muy buen trabajo, logra entrar en debates contingentes, dando un paso más allá, con contenido agregado y no solo opinión. Las columnas de Josefina Araos, del IES, también siempre las he encontrado muy interesantes porque plantean dos posturas: la que ella defiende, y la otra, sin dejar de lado su análisis.

Ser columnista en este tiempo es un gran desafío, como en todos los años electorales. Los electores leen partisanamente, creen que las columnas están solo escritas para reforzar una idea del lado que uno apoya, y muchas veces no tienen esa pretensión.

Lo que yo intento hacer siempre es enunciar y explicitar desde donde uno habla. Porque inevitablemente uno defiende un punto de vista y uno tiene argumentos sobre por qué tengo una opinión determinada. Muchas veces se presenta la otra posición solo para destruirla. En aquello, creo que falta justicia.

Suelo escribir durante el horario en que soy más productivo: a las 6 y media de la mañana. En las tardes reviso lo que preparé a esa hora. En algunas me demoro media hora, en otras, dos días. Nadie me edita. Sería muy valioso tener esa opción”.

J. J. Jinks: "La recesión global es inminente"

Mientras el Presidente Boric hacía una oda al pasado conmemorando el 50 aniversario del discurso de Allende en la ONU, el ministro Marcel se juntaba con el CEO de BlackRock Larry Fink en sus oficinas buscando atraer inversiones a Chile. De cuál de esas dos miradas termine primando dependerá el bienestar de los chilenos en los años que vienen.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR