Click acá para ir directamente al contenido

Opinión

Una victoria de Biden no sería una cura milagrosa

Una victoria de Biden no sería una cura milagrosa

Sería un acto de fe pensar que un Biden envejecido en su segundo mandato, lidiando con un bloqueo aún mayor, podría acabar con la fiebre republicana.

Por: Edward Luce - Financial Times | Publicado: Sábado 3 de febrero de 2024 a las 21:00
  • T+
  • T-

La diferencia entre una victoria de Donald Trump o de Joe Biden en noviembre podría marcar el futuro de la república estadounidense. Pero no por ello un segundo mandato de Biden pondría fin al malestar político. Su victoria sería probablemente ajustada, declarada robada por Trump, e implicaría una pérdida del control demócrata del Senado. Sería un acto de fe pensar que un Biden envejecido en su segundo mandato, lidiando con un bloqueo aún mayor, podría acabar con la fiebre republicana. Lo más probable es que Estados Unidos vuelva a experimentar la sensación de terror actual.

Esa es la elección a la que se enfrentan los votantes estadounidenses. Todavía está abierta y cerrada. Trump no deja dudas de que utilizaría toda la gama de poderes presidenciales y encontraría otros nuevos para castigar a sus enemigos y recompensar a sus amigos. Sería absurdo pensar que está bromeando cuando promete ser dictador por un día y poner tropas estadounidenses en las calles.

La lección del primer mandato de Trump es que hay que tomárselo en serio. Se ha invertido mucha planificación legal en lo que haría en su segundo mandato. Sería negligente suponer que el orden constitucional estadounidense sobreviviría a un Trump retribucionista. Una victoria de Biden significaría que Estados Unidos vive para luchar otro día; sin garantía de ganarlo. Dada la naturaleza maniquea de esta elección es comprensible que a la gente le cueste ver más allá de la catarsis cegadora de una derrota de Trump.

Por si sirve de algo, creo que las probabilidades de que eso ocurra son mejores que las que ofrecen los corredores de apuestas. Trump está entrando en un infierno judicial. La semana pasada le impusieron una multa de US$ 83,3 millones por difamar a una víctima de agresión sexual. Esta semana podrían prohibirle hacer negocios en Nueva York y multarle con al menos otros US$ 350 millones por declarar erróneamente sus activos financieros. Luego vendrán los juicios penales. Probablemente haya condenas en camino.

El impacto de estos dramas judiciales es de doble filo. Cada fallo en su contra une más a la base de MAGA, pero también infunden más dudas sobre él en los independientes.

La pregunta obvia es qué haría falta para derrotar definitivamente al trumpismo. La vía más sencilla sería una derrota aplastante de la magnitud de la que sufrió Barry Goldwater en las elecciones de 1964, o George McGovern en 1972. También es la menos plausible. Las encuestas pueden estar subestimando las posibilidades de Biden, sobre todo porque la economía estadounidense parece encaminarse hacia un aterrizaje suave. Pero la amarga polarización del país ha sido notablemente uniforme durante muchos años. Una victoria de Biden sería probablemente escasa y disputada.

Un segundo arreglo potencial sería el encarcelamiento de Trump por su intento de derrocar las elecciones de 2020. Es difícil saber si ello profundizaría el culto o lo perforaría. El riesgo es que amplificaría su reivindicación de ser el símbolo perseguido del estadounidense olvidado. Sus seguidores suelen representar a Jesús sentado a su lado en la sala del tribunal.

Una tercera sería que Biden gobernara con celo reformista en su segundo mandato y restaurara la fe en las instituciones. No es una falta de respeto a las victorias legislativas de sus dos primeros años, que fueron considerables, decir que sería más difícil hacer algo la próxima vez.

Es probable que el Senado cambie de manos en noviembre. Incluso si la Cámara de Representantes se decanta por los demócratas, el Capitolio seguiría siendo un obstáculo. A cualquier edad eso sería una escalada, y mucho más cuando te acercas a los ochenta años.

La última opción es que estemos malinterpretando a Trump. Un segundo mandato sería menos ominoso de lo que se supone. Una vez que Trump se haya perdonado por sus presuntos delitos, se instalará en la incompetencia habitual. Cada vez es más frecuente escuchar a líderes empresariales decir que Trump no es tan malo como parece. Están profundamente equivocados. Donde yerran las fuerzas anti-Trump es en pensar que su derrota sería condición suficiente y necesaria para restaurar la estabilidad estadounidense. Probablemente hará falta más que eso.

La columna de J.J.Jinks: El marxismo de Groucho

Frente a la sorpresa de toda la ciudadanía, y a una derecha que una vez más la pillaron paveando, los principios defendidos y las convicciones democráticas fueron dejados rápidamente de lado. De un día a otro pasamos a escuchar grandilocuentes discursos sobre cómo el voto obligatorio perjudica a los más pobres.

La columna de J.J.Jinks: Lecciones desde la isla

Si de mirar a Europa se trata, mucho más interesante para nuestro derrotero es lo ocurrido en Gran Bretaña. El Partido Laborista vuelve al poder después de 14 años y tras propinar una paliza a los desdibujados Tories.

La columna de J.J.Jinks: Decadencia estadounidense, ¿y nosotros?

Durante el debate entre Biden y Trump, el actual Presidente norteamericano bordeó lo patético, disminuido físicamente e incapaz de elaborar frases con coherencia. Trump por su parte, mucho mejor desde un punto de vista físico, pero totalmente incoherente en su discurso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR