Click acá para ir directamente al contenido

Personaje

Pelé, estrella del fútbol y símbolo mundial de Brasil, 1940-2022

Pelé, estrella del fútbol y símbolo mundial de Brasil, 1940-2022

Uno de los mejores jugadores de la historia ayudó a su país a ganar tres Copas del Mundo en 21 años de carrera.

Por: Tim Vickery, Gordon Cramb, Bryan Harris and Simon Kuper - Financial Times | Publicado: Viernes 30 de diciembre de 2022 a las 08:23
  • T+
  • T-

Cuando, por fragilidad, Pelé renunció a encender el pebetero en los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 -celebrados por primera vez en su Brasil natal-, fue una señal para los aficionados al fútbol de todo el mundo de que debían prepararse para su fallecimiento. Más de seis años después, ese momento ha llegado a la edad de 82 años.

En 21 años de carrera, participó en tres Copas Mundiales. En esos partidos y en otros de menor importancia, casi nunca dejó de marcar: según la FIFA, su cuenta goleadora superaba los 1.200 tantos. Sin embargo, las escuetas estadísticas no hacen justicia a la magnitud de los logros de Pelé, ni al talento de un hombre elegido mejor atleta del siglo XX por los Comités Olímpicos Nacionales del mundo, a pesar de que nunca participó en unas Olimpiadas.

Dominador del balón con ambos pies, rápido y fuerte, y un hombre pequeño que podía saltar por encima de otros más grandes, tenía todos los atributos físicos deseables en un futbolista. Pero, sobre todo, controlaba perfectamente el balón y sabía leer el campo en un instante. Incluso inventó el arte de dar un pase por encima de los tobillos de sus adversarios. Como dijo Armando Nogueira, un escritor de fútbol brasileño: "Si Pelé no hubiera nacido hombre, habría nacido balón".

Sin embargo, un balón fue un lujo en los primeros años de la vida de Edson Arantes do Nascimento. Nacido en la pobreza el 23 de octubre de 1940 en Tres Corações, un pueblo del interior del estado de Minas Gerais, tuvo que practicar sus habilidades dando patadas a un pomelo.

Tres mundiales

El joven Edson -incluso él no estaba seguro de cómo había adoptado el apodo de Pelé- soñaba con ser piloto. Pero cuando la familia se trasladó a Bauru, más cerca de São Paulo, se puso bajo el ala de Waldemar de Brito, el ex seleccionado internacional que reconoció que tenía un fenómeno a su cargo. Se lo llevó al Santos, un equipo de la capital comercial. Sin haber cumplido aún los 16 años, Pelé debutó como suplente y marcó un gol.

Menos de un año después, el 7 de julio de 1957, jugó su primer partido con Brasil, contra Argentina. Una vez más, fue suplente; una vez más, entró y marcó. Unos días más tarde, cuando ambos equipos volvieron a verse las caras, volvió a salir desde el principio y volvió a marcar.

Estuvo a punto de perderse el Mundial de Suecia 1958 (una lesión de rodilla puso en peligro su puesto), pero a los 17 años marcó dos goles a la selección anfitriona en la final. La brillantez de su actuación y sus lágrimas de alegría tras el 5-2 de Brasil lo convirtieron en una celebridad mundial.

Cuatro años más tarde, físicamente más fuerte y mentalmente más maduro, Pelé era sin duda el mejor futbolista del mundo. Pero participó poco en la exitosa defensa del título de Brasil en Chile. En el segundo partido, se rompió un músculo y no participó en el resto de la competición.

La ansiedad por demostrar que no había perdido nada le inspiró actuaciones estelares en su club. El Santos disputaba el campeonato mundial de clubes con el Benfica portugués. La victoria por 3-2 en el partido de ida en Brasil se consideraba una ventaja mínima que había que defender en Lisboa. Pelé echó por tierra esa opinión al marcar tres goles rápidos.

Sin embargo, en el Mundial de 1966, Brasil fue eliminado prematuramente. Pelé se marchó del campo con un abrigo sobre los hombros para protegerse del fresco verano inglés. Pasaron tres años antes de que volviera a vestir la camiseta amarilla, pero desde entonces se preparó para hacer de México 1970 su despedida más grande de su carrera.

A los 29 años estaba en la cima de su carrera. En la final, puso a Brasil en la senda de la victoria con un impresionante remate de cabeza. "Saltamos juntos", recuerda Tarcisio Burgnich, el desafortunado italiano que tuvo que marcarlo. "Pero cuando aterricé, vi que seguía flotando en el aire". Su pase para que Carlos Alberto marcara el cuarto gol de Brasil sigue siendo una de las imágenes más perdurables del fútbol.

Pelé sigue siendo el único hombre que ha ganado tres Copas Mundiales. Las tres victorias de Brasil desempeñaron un papel importante en la creación de una identidad nacional en el gigantesco país de los inmigrantes, los indígenas y los descendientes de esclavos. Pelé era el símbolo del éxito, un punto de unanimidad en una tierra de rivalidades regionales. Aunque era de São Paulo, el Santos organizaba a menudo grandes partidos en Río de Janeiro y recibía un apoyo apasionado. El gol número 1.000 de Pelé, en 1969, se marcó en el estadio Maracaná de esa ciudad.

Pelé y política

Cinco años antes, una dictadura militar nacionalista había tomado el poder. Al aumentar la represión a finales de la década de 1970, el gobierno aprovechó al máximo el potencial propagandístico de Pelé. Pelé le siguió la corriente, declarando a la prensa extranjera en 1972: "Brasil es un país liberal, una tierra de felicidad. Somos un pueblo libre. Nuestros dirigentes saben lo que es mejor para nosotros y nos gobiernan con tolerancia y patriotismo".

A medida que se alejaba lentamente de las presiones del fútbol profesional, hubo tiempo y espacio en su vida para que se desarrollaran sus opiniones. En 1984, se implicó en una campaña a favor de las elecciones directas a la presidencia. Diez años más tarde, con la democracia restablecida, fue nombrado ministro de Deportes en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso. Aparentemente motivado por la constatación de que había hecho poco constructivo con su influencia anterior, Pelé lanzó una ley destinada a sanear el fútbol brasileño.

Esa etapa en el ministerio fue una interrupción de sus actividades empresariales. Como jugador, no había ganado las sumas que su talento justificaba, y habiendo crecido pobre, estaba decidido a alcanzar la riqueza. El atractivo mundial de Pelé le hizo atractivo para las multinacionales; firmó lucrativos acuerdos con Pepsi y Mastercard, y tuvo su propia empresa de marketing. Dos veces divorciado, le sobreviven su tercera esposa, Marcia, y varios hijos de diversas uniones.

En sus últimos años, la estrella mantuvo un perfil bajo, con visitas regulares al hospital de São Paulo para recibir tratamiento contra el cáncer. En septiembre de 2021 le extirparon un tumor de colon.

Publicaba con frecuencia en las redes sociales y se entusiasmó con el inicio de la Copa del Mundo. El 1 de diciembre, al ingresar en el hospital, agradeció a los aficionados el envío de "buena energía".

"Todo lo que tengo y todo lo que soy se lo debo al fútbol", había dicho Pelé en 1997.

A lo largo de su carrera, se mostró dispuesto a firmar autógrafos y claramente derivó y transmitió una gran alegría por su propio talento. Pero la alegría que daba era mucho mayor.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR