Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

Los planes de Sinovac en Chile: construirá mega planta de vacunas y un centro de I+D

Los planes de Sinovac en Chile: construirá mega planta de vacunas y un centro de I+D

Este jueves parte la construcción de la planta en la que Sinovac invertirá US$ 100 millones. Además, el laboratorio planea abrir un centro de I+D con el que afianzaría sus operaciones en el país. En este reportaje, escrito a principio de año, contamos todos los detalles.

Por: Mateo Navas | Publicado: Sábado 22 de enero de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

Desde mediados del año pasado comenzó el aterrizaje de Sinovac en Chile. De hecho, la compañía china ya tiene más de 20 personas contratadas que están preparando los detalles para el desarrollo del negocio. Se trata de la mayor apuesta del laboratorio asiático en Latinoamérica.

La llegada a suelo nacional está apalancada con el desarrollo de una planta de producción de vacunas. Y, de hecho, ya tienen todo preparado. Quedará en Quilicura y comenzará a operar a finales de 2022. En las próximas dos semanas llegará a Santiago una delegación de 15 ejecutivos chinos que analizarán los avances de la construcción.

La planta producirá hasta 50 millones de vacunas, entre ellas, contra el coronavirus, hepatitis e influenza. Luego, agregarán dos inoculaciones más: varicela y polio. Ya compraron la maquinaria y están a la espera de que se importe desde China.

Para la construcción de la planta el laboratorio chino desembolsará US$ 100 millones. “Hay distintos perfiles que estamos buscando: técnicos en laboratorios, ingenieros, bioquímicos y farmacéuticos”, indica Virginia Garretón, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Sinovac Biotech Chile y una de las principales ejecutivas en la operación nacional.

Previamente ocupó el cargo de jefa de asesores de la subsecretaría de Ciencias. Llegó el 1 de diciembre a liderar la filial local. Garretón -que es PhD en Biología Celular y Molecular- dice que comienza sus jornadas a las 6 de la mañana para alcanzar a coordinar con China y que termina a las 10 de la noche, calzando con el inicio de la jornada en Asia.

La gerenta general -Deyu Jiang-, una especialista en la producción de vacunas, fiscaliza todo desde China, donde quedan las oficinas centrales del laboratorio.

La nave

Todo comenzó en junio de 2021 cuando la oficina de Engel & Völkers recibió un llamado del departamento de Genética Molecular y Microbiología de la Universidad Católica. La solicitud era la siguiente: Sinovac quería instalarse en Chile y necesitaban un lugar idóneo para levantar una planta de producción de vacunas.

La búsqueda fue liderada por Felipe Weil, ejecutivo de Engel & Völkers Commercial, el departamento dedicado a la venta de inmuebles industriales, comerciales y oficinas de la compañía de corretaje alemana. “Nosotros le presentamos opciones y esta fue la que más les gustó. Visitaron cerca de diez recintos distintos antes de tomar la decisión”, cuenta Weil, quien agrega que la operación se concretó en “tiempo récord”. En noviembre ya tenían todo firmado.

El lugar queda en pleno centro industrial de Quilicura y actualmente está sin uso. Sin embargo, lo eligieron porque fue construido en 2010 con altos estándares de seguridad, lo que les permitirá remodelar y construir dentro del recinto mismo. Además, rescatan, está muy cerca del aeropuerto y tiene conexión a los servicios básicos.

La adquisición de la planta costó US$ 8 millones y ahora el plan es remodelar el recinto. Se trata de una nave de 12.000 metros cuadrados con oficinas y una explanada que estará destinada a la producción. Albergará a más de 100 trabajadores.

Además, están en pleno proceso de licitaciones con distintas constructoras. La idea es elegir a empresas que se hagan cargo del diseño de la planta (que replicará los planos de las fábricas de Sinovac en China), remodelación y tecnología sanitaria. Para cada servicio elegirán a una firma distinta. Están a contrarreloj, pero Garretón dice que están avanzando rápido.

Por ahora, el espacio solo será de fill and finish. Esto significa que el líquido de las vacunas llegará desde China y será embotellado en Chile. “Las plantas de vacunas comienzan así en general, porque la parte primaria requiere muchas capacidades regulatorias y profesionales. Pero el terreno tiene la capacidad para ampliarse a la producción primaria. La perspectiva es transformar toda la cadena en el futuro”, cuenta la VP de Asuntos Corporativos de Sinovac Biotech Chile.

Las negociaciones

El vendedor de la planta fue Opp Film, una compañía de plásticos perteneciente a un holding peruano (Oben Group). Sinovac fue representado por Carey, mientras que la contraparte estuvo con Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría (PPU). “Fueron negociaciones muy difíciles, muchos interlocutores. Estaba la complejidad idiomática para coordinar, además fue todo remoto”, recuerda Weil.

El colaborador original y principal de Sinovac en Chile es la Universidad Católica. Y quienes encabezan esta misión son los doctores Alexis Kalergis y Pablo González del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia, y Tomás Rivero, encargado del escalamiento tecnológico del equipo del Dr. Kalergis. Además, esta iniciativa contó con el apoyo de la dirección de la UC, encabezada por Ignacio Sánchez, médico y rector de la PUC.

“Con Sinovac existe una colaboración científica para investigación en vacunas desde antes de la pandemia, y el interés de instalarse en nuestro país fue resultado de esa positiva colaboración”, dice Alexis Kalergis. Y agrega: “Apoyamos a Sinovac a conectarse con el sector público y privado nacional y así poder avanzar con su proyecto de instalación de la planta. Para ello visitamos varios terrenos en distintas comunas de la Región Metropolitana y otras regiones para evaluar lugares donde esta instalación podría asentarse. Las primeras decisiones de Sinovac fueron Quiilicura en la RM y Antofagasta, las cuales están siendo ahora evaluadas en más detalle por Sinovac para las etapas siguientes de implementación. Además, en la UC hemos ya hemos implementado un espacio para investigación y desarrollo de vacunas en colaboración con Sinovac. La participación de la UC se limita a las materias científicas, sin ningún tipo de participación comercial ”.

En noviembre del año pasado, en el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, Sinovac y la Universidad Católica formalizaron su relación, firmando un convenio de colaboración. En ese evento participó el CEO de Sinovac, Qiang Gao. En ese mismo viaje aprovecharon de firmar los papeles de compraventa de la propiedad.

Tan cercana es la relación entre el laboratorio chino y la PUC, que algunos miembros del equipo de Sinovac Chile ocupan las oficinas en el Centro Innovación de la universidad.

Otro actor clave fue InvestChile, organismo liderado por Andrés Rodríguez y encargado de promover la inversión extranjera. Los principales representantes de esta entidad, entre ellos el mismo Rodríguez y Cristián Sagal (ejecutivo de Promoción de Inversión), sostuvieron diversas reuniones con trabajadores de Sinovac y la Universidad Católica para coordinar los detalles del aterrizaje del laboratorio. También los asesoraron en tramitaciones con el Instituto de Salud Pública (ISP), visas y regulaciones internas.

Además, los ejecutivos de Sinovac viajan frecuentemente a Chile. De hecho, hace dos semanas estuvo el director financiero del laboratorio para monitorear los avances del proyecto.

Centro de Antofagasta en duda

La planta de producción de vacunas es el objetivo a corto plazo de Sinovac. “Tenemos un plan importante de investigación y desarrollo, ya que no se trata solo de producir vacunas. Hay que convencer a los gobiernos de que las inoculaciones son seguras”, cuenta Garretón, quien agrega que también crearán un programa de diplomados y magísters: “Estamos conversando con distintas universidades para formar gente que le interese saber cómo se producen, monitorean y comercializan las vacunas”.

Además, uno de los objetivos de Sinovac es producir vacunas con las variantes producidas en el hemisferio sur, ya que, por ejemplo, las inoculaciones contra la influenza ocupan las cepas del norte. “La idea es generar medicamentos con los patógenos regionales”, adelanta Garretón.

Si bien en 2021 trascendió que Sinovac tenía listo un terreno en Antofagasta para levantar un centro de investigación y desarrollo, Garretón dice que todavía no hay nada confirmado. De hecho, dice que “el sitio no tiene las características adecuadas para ser un centro de investigación porque no tiene los permisos, ni servicios básicos. Además pasa un tren cerca que podría interferir con estudios de precisión”.

Sin embargo, la idea es seguir sondeando lugares en Antofagasta para instalar un hub de investigación: “Nos interesa mucho esa región porque hay un grupo trabajando muy bien en los ensayos clínicos. Algo tenemos que hacer allá”, dice.

Las alertas que preocupan a franceses dueños de Aguas Andinas

La presión de invertir para enfrentar la sequía y un reciente cambio de dueños finales, tiene atenta a la sanitaria chilena. A todo eso hay que sumarle cambios que se podrían venir sobre los derechos de agua y las concesiones a privados, así como cambios regulatorios que incorpore el nuevo Gobierno de la mano del Congreso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR