Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

CAP y Andes Iron: La alianza que podría destrabar el proyecto Dominga

CAP y Andes Iron: La alianza que podría destrabar el proyecto Dominga

Hasta ahora ha habido llamadas, cafés y conversaciones informales entre los socios de CAP y de Andes Iron. Pero luego de que el delegado presidencial señalara que debe haber un solo puerto en la zona, las negociaciones se potenciarán.

Por: Nicolás Durante | Publicado: Sábado 14 de agosto de 2021 a las 04:00
  • T+
  • T-

Todos los ojos se movieron a Chungungo. La localidad de la Región de Coquimbo, a cinco kilómetros de donde se ubicaría el puerto de la Minera Dominga, ya tiene un terminal de carga y descarga aprobado. Se trata de Cruz Grande, del Grupo CAP, que ya está en obras y para el que se han invertido US$ 1,5 millones.

Está casi a la misma distancia de la Reserva Humboldt que Dominga, pero no ha tenido todo el ruido mediático ni tintes políticos que la minera y puerto ligada a la familia Délano. Y como todos los ojos se dirigieron a Chungungo, en CAP quieren aprovechar el momento. 

Según dijo el propio delegado presidencial, Pablo Herman, al votar en contra del proyecto de Andes Iron en la comisión regional que aprobó el proyecto este miércoles, “en esta región no aceptaremos dos puertos en el sector de Chungungo, ni menos atendiendo que en la comuna de Huasco existen otros dos puertos. Por ende, en menos de 100 kilómetros tener cuatro puertos es algo que no se ha evaluado en este proyecto (...) Mi decisión es rechazar el proyecto Dominga hasta que exista solo un puerto en la Región de Coquimbo en este sector”.

El mensaje llegó directo. Para CAP no sería nuevo compartir un puerto, y ya lo hacen, por ejemplo, en Punta Totoralillo, en Caldera, donde además de sacar su mineral de hierro, lo hace Caserones, de Lumina Copper, que exporta cobre por el mismo lugar. 

Aunque hoy CAP no tiene faenas activas en torno a Cruz Grande, en principio no tendría mayor problema en atender a un tercero, aunque sea eventual competidor. Eso, claro, a un precio que le convenga a CAP. Y no tanto a Dominga, cuyos costos se encarecerían al tener que pagar por el uso de dependencias no propias. 

Claro que la conveniencia es bidireccional. Sin Dominga, un puerto de CAP hoy no tendría sentido, porque no tendría carga que sacar. Aunque la firma presidida por Jorge Salvatierra tiene pertenencias mineras en la zona y podría explotarlas, tardarían varios años más en todo el proceso ambiental, a diferencia del camino avanzado que lleva Andes Iron. 

Pese a que la firma acerera se ha mostrado abierta a que Dominga use el puerto que ya tienen aprobado, las conversaciones han ido lento. Eso, dicen entendidos, podría cambiar ahora, si es que Andes Iron acepta que podría ser la única forma de hacer andar su proyecto, tras más de ocho años de tramitación

¿Un joint venture?

Y todas las opciones están sobre la mesa: podría acordarse un joint venture para operar el puerto en conjunto, o incluso, CAP podría sumarse como inversionista en Dominga. Estas conversaciones podrían durar un día o años, dice un conocedor, y depende de qué tan rápido y tan exitosas sean las siguientes etapas de Dominga. 

Cuentan fuentes que desde hace tres años, por lo menos, que ha habido conversaciones, cafés y llamadas informales entre accionistas y ejecutivos de CAP y Andes Iron, pero nunca han logrado concretar. 

Hasta el momento, era también un tema táctico para Dominga. Ellos querían aprobar el proyecto completo y no volver a rehacerlo, esta vez sin puerto, con todo el desgaste de tiempo y dinero que ello conllevaría. 

Además, varios recuerdan que la actitud pública de Dominga y sus ejecutivos en el pasado no fue de las más amistosas. Siempre recalcaron la necesidad de construir ellos mismos su puerto y no depender de un tercero. También han apuntado directamente hacia CAP y un trato diferenciado al momento de medirlos. 

Esto se lee en la misma página web de Dominga, ante la pregunta ¿por qué no afectaremos la reserva nacional del pingüino de Humboldt?: “Nuestro puerto y planta desalinizadora de agua se ubicarán a 30 km lineales de la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt, incluso más lejos de lo que se encuentra el puerto minero Cruz Grande de la Compañía Minera del Pacífico, ya aprobado por la misma institucionalidad que evalúa Dominga”.

Ante esta especie de trato diferenciado que hay en contra de Dominga versus el de Cruz Grande de CAP, los dardos apuntan directamente a lo político. El mismo delegado presidencial lo dijo sin tapujos el miércoles. “En el gobierno anterior, de Bachelet, se aprobó un puerto en pleno Chungungo de la compañía Aceros del Pacífico, en la cual, ciertamente impacta lo que es la localidad de Chungungo, y hoy, estos diputados pseudoambientalistas que llaman a la guerra entre los vecinos ¿dónde estaban?, ¿dónde estaba el diputado Díaz?, ¿dónde estaba el diputado Núñez en el momento de aprobar ese proyecto?”. 

El "téngase presente" 

Justo antes de la votación del miércoles, Andes Iron envió al comité regional un “téngase presente”, donde además de desestimar las reclamaciones de los opositores, por ejemplo, respecto de la ausencia de informes sobre la línea base del proyecto, destaca nuevas investigaciones científicas a favor del proyecto. E incluso, recalca su disposición a usar un solo puerto en la zona. 

“Dominga reitera en esta instancia el compromiso de viabilizar la construcción de un solo puerto en la comuna de La Higuera. Esto sobre la firme convicción de que es posible compatibilizar el desarrollo económico con el cuidado del medio ambiente, manifestando disponibilidad para que también se analice la alternativa de que se construya un solo puerto en la comuna de La Higuera, que pueda ser una salida factible para la exportación de todos los minerales de la zona norte de la región, sin perjuicio de su potencial utilización por parte de otros proyectos", sostuvo.

"La propuesta de Dominga surge de la convicción de que compartir infraestructura con otros actores públicos y privados, en una sola zona portuaria de alto estándar medioambiental, genera innumerables beneficios al territorio y sus habitantes, facilitando el cuidado y la protección del medioambiente en el borde costero”, agregó, sin dejar claro si ese único puerto se refería al de ellos, o al de CAP. 

Asimismo, la compañía adjuntó estudios realizados por consultoras ambientales. Se trata de Jaime Illanes & Asociados, una firma especialista en medioambiente y que cuenta en su staff con arqueólogos, veterinarios, geógrafos y ex altos ejecutivos del área medioambiental de mineras. Esta firma entregó cuatro reportes en este último téngase presente.

Uno fue sobre el “impacto por emisiones de material particulado sedimentable”, un segundo de un “plan de medidas para el impacto en el proceso de nidificación del pingüino de Humboldt”, así como un análisis del impacto acústico en mamíferos marinos asociado a navegación de los buques desde el Puerto de Coquimbo hasta la Bahía de Caleta Totoralillo Norte, que destaca que no habría afectación por el ruido que generarían los buques del puerto de Dominga. 

El cuento del tío más grande de la historia de Chile

Un desconocido se hizo pasar por el CEO de una compañía en Canadá. Por medio de mensajes de WhatsApp (todo en inglés) logró que el gerente de la filial en Chile -quien luego dejó la firma- hiciera una transferencia millonaria.

Las torres de alta tensión que sacuden Melipilla

La empresa Eletrans II está a cargo del proyecto y enfrenta una serie de acusaciones ambientales que podrían afectar el negocio. Además, la conocida familia Lombardi busca revocar la RCA y se querelló por estafa contra dos altos ejecutivos que trabajaron en la compañía.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR