Click acá para ir directamente al contenido

Por dentro

El plan de los dueños de Entel tras la venta de sus data centers y fibra óptica

El plan de los dueños de Entel tras la venta de sus data centers y fibra óptica

En 1921 se creó la sociedad que era dueña de Chilectra, a la que entraron en los años ‘80 el grupo de empresarios, y en 1993 compraron el 25% de Entel. Hoy, es la firma de telecomunicaciones el único negocio que controla aquella sociedad.

Por: Nicolás Durante y María José López - Ilustración: Ignacio Schiefelbein | Publicado: Sábado 19 de marzo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Un cambio de era. Así califican en el mercado lo que hizo Antonio Büchi en Entel luego de conocerse que la firma controlada por los grupos Matte, Fernández León y Hurtado Vicuña, pusiera en venta su infraestructura de fibra óptica, además de concretar la venta de sus data centers en Chile y Perú a la estadounidense Equinix en US$ 800 millones. 

Entel era de las empresas más -si no la más- reacias a pasarle a un tercero sus “fierros” y no operarlos ellos mismos. Algo que ya habían hecho recientemente Movistar con el fondo de EEUU KKR para la operación de fibra óptica, o WOM, que puso en venta sus antenas. 

En esa decisión, fue clave la visión de Antonio Büchi, el ingeniero civil industrial de la UC con un Master of Arts in Economics de la Universidad de Chicago de 55 años, quien desde 2012 dirige la firma y cuenta con amplios poderes en Entel. Los dueños, dicen conocedores, creen 100% en su visión y la de su equipo. 

Al igual que en EEUU o Europa, las empresas de telecomunicaciones no necesariamente operan con sus propias antenas o data center, sino que los arriendan a terceros expertos en esos negocios. “Servicio, servicio, servicio”, ha dicho Büchi a sus ejecutivos, es donde debe concentrarse Entel. Ahí está la competencia hoy, sobre todo en internet móvil con WOM, Movistar y Claro. 

El plan de desprenderse de activos físicos había partido en 2019, cuando vendieron miles de torres de telefonía en Chile y Perú. El año pasado también vendieron un bloque de espectro y un inmueble que ya no utilizaban. Según conocedores, la fibra óptica y los data centers no serán los últimos activos en venderse. 

Büchi planteó con convicción al directorio de Entel, que para crecer, la compañía debe ser liviana y ágil y así poder adaptarse a cualquier cambio en el ambiente competitivo. Los directores confiaron en la palabra de Büchi.

“En Entel, a diferencia de los otros negocios de los accionistas de Almendral, hay interés de vender hace rato. No se deshacerán de la empresa, pero sí les hace sentido alivianar la carga para operar únicamente lo relacionado a internet, 5G”, explican conocedores de la operación.

La aventura en Perú 

Fue el mismo Büchi, quien sucedió a su hermano en el cargo, Richard Büchi, quien asumió como director de la firma, el que empujó el arribo a Perú en 2013. Y aunque no ha sido un proceso fácil siempre, ya casi superaron los 10 millones de clientes, más que lo que tienen en Chile. En Perú suman 9.895.414 clientes en telefonía móvil, creciendo 11% respecto a 2020 y en Chile, tienen 8.566.072 abonados. 

Es más, al cierre del año pasado los ingresos de Entel Perú crecieron 22%, mientras que en telefonía móvil en Chile lo hizo 17%. 

En dicha operación, de la que Büchi dice estar muy orgulloso, estuvo hasta enero de este año a cargo Ramiro Lafarga, un ejecutivo de las telecomunicaciones con amplia experiencia en otras partes del mundo. Sin embargo, desde enero de este año asumió Alexis Licci, el hasta entonces gerente corporativo de marketing. 

La misión del ingeniero comercial de la UC es explotar la operación en Perú, extenderla por el país y mejorar la imagen de la chilena en tierras peruanas, donde compite principalmente con Telefónica y Claro, que tienen más del 80% del mercado. 

De perfil bajísimo, a Büchi le gusta reflexionar sobre política con sus más cercanos y también en largas reuniones en Libertad y Desarrollo, donde es consejero. Las pocas veces que ha salido a hablar públicamente de política ha reiterado que mantener las reglas del juego claras para una industria como las telcos, es sagrado. 

Y en Perú, a pesar de las turbulencias presidenciales, el ejecutivo ha salido a decir que de todos los años que llevan en Lima, y con los sucesivos cambios de residente en la casa de gobierno, la estabilidad para ellos se ha mantenido. 

Antonio Büchi, gerente general de Entel. 

Posibles interesados 

Es el mismo Büchi por parte de los ejecutivos, y Bernardo Matte y Juan Hurtado por el directorio de Entel, quienes más se han involucrado en el proceso de venta de los data center, que asesoró Bank of America, y de los activos de fibra óptica, que lleva adelante BNP. De hecho, conocedores de la operación cuentan que pese a que Matte está en EEUU -viajó hace tres meses a ver a sus hijos que viven ahí-, y Juan Hurtado en Lima -por negocios personales-, han monitoreado el avance del posible deal.

Según conocedores, hay varios fondos de inversión gigantes mirando los activos de fibra óptica. Al menos dos nombres se repiten constantemente: HIG Capital y Digital Bridge. 

El primero es un fondo de inversión con operaciones en EEUU, Europa y Latinoamérica y con activos bajo administración de US$ 48 mil millones en una serie de sectores, entre ellos, telecomunicaciones. 

Mientras que Digital Bridge, es un fondo de US$ 40 mil millones que cotiza en la Bolsa de Nueva York, y que a principios de este año compró en Chile la firma de internet y televisión a domicilio Mundo, al fondo Linzor. 

En las próximas semanas debiera haber novedades sobre quién seguirá el proceso de due dilligence para quedarse con el negocio. Eso sí, la condición básica es que quien compre, debe firmar inmediatamente un contrato de largo plazo y en condiciones favorables con Entel. 

¿Qué harán con la venta?

El destino de los recursos con la venta de los data center (US$ 800 millones) y de la infraestructura de fibra óptica (al menos otros US$ 500 millones) se destinará a dos cosas. La primera, dejar dinero en Entel para que siga invirtiendo en el despliegue del 5G en Chile y Perú, además de potenciar la captación de clientes en ambos mercados, sobre todo si es que se aprueba la fusión de Claro y VTR, que hará más competitivo el mercado de telefonía móvil e internet. 

Desde Entel contestaron oficialmente que están evaluando diversas alternativas respecto al destino específico de lo recursos que se recaudarán con la venta de los data centers.

“Sí es claro que esta operación nos permite liberar importantes recursos que estaban destinados a inversiones futuras en infraestructura y que ahora podremos focalizar en otros negocios estratégicos para Entel como son los servicios sobre fibra óptica y el actual despliegue de nuestra rede 5G, además del desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos servicios TI y digitales”.

Pero el resto del dinero, se irá en repartir dividendos a sus accionistas: el principal, Almendral, que ostenta el 54,86% de las acciones.

La firma de inversión está controlada por seis reconocidos grupos familiares chilenos. Los Matte ostentan el 32,59% de las acciones y tienen a Luis Felipe Gazitúa como presidente, el mismo que ocupa ese cargo en Empresas CMPC de la misma familia. Felipe Joannon, otro hombre de confianza del grupo, también tiene un puesto en la mesa que integran en total siete hombres.

El segundo mayor accionista es Eduardo Fernández León, con el 12,04%, quien tiene a Cristián Arnolds, el gerente del family office, en la mesa de Almendral.

Los Hurtado Vicuña también ostentan el 10,77%, y tienen a José Ignacio Hurtado Vicuña en la mesa, pese a que su hermano Juan se involucra con mayor fuerza, dicen de su entorno. Grupo Consorcio, conglomerado financiero controlado por los Fernández y Hurtado, tiene otro 9,71%. Entre los tres accionistas suman el 32% de Almendral, igualando a los Matte. 

Le siguen como accionistas Roberto Izquierdo Menéndez (7,99%) y el grupo uruguayo Gianoli (5,13%), que también participa en Pucobre y Molymet. 

Hoy el 99% de los activos de Almendral está en acciones de Entel y 1% en un terreno de 11 hectáreas en Curauma, aunque no siempre fue así (ver recuadro al final).

En el entorno de los accionistas dicen que debiese haber una entrega de dividendos de unos US$ 500 millones si se concreta la venta de los activos de Entel. De esos, la mitad va a ir a Almendral, y los Matte recibirán en torno a US$ 83 millones, calculan.

Este grupo empresarial ya lleva un buen tiempo haciendo caja: en Colbún el año pasado repartieron US$ 1.500 millones y en CMPC acordaron incrementar el monto a distribuir como dividendos del 30% al 100% de la utilidad de 2021 


EL ORIGEN DE ALMENDRAL

Quienes han estado en Almendral cuentan que la oficina -que se emplaza en un edificio en Aurelio González, Vitacura- no tiene más de 80 m2. El origen de la sociedad se remonta a septiembre de 1921, cuando se fusionaron las empresas Chilean Electric Transway y la Compañía Nacional de Fuerza Eléctrica, para crear la Compañía Chilena de Electricidad, Chilectra, la que en 1970 se estatizó, y en 1981 fue privatizada en dictadura. 

Los nuevos accionistas de la rebautizada Chilquinta desde los años ‘80, los actuales controladores de Almendral, adoptaron una estrategia de diversificación que los hizo entrar en los sectores eléctrico, de telecomunicaciones y sanitario.

En 1988 por ejemplo, compraron el 19,83% de Laboratorio Chile en alrededor de US$ 4 millones, el que vendieron en 1992, en seis veces su valor.  Ese mismo año compraron el 15% de Central Puerto, una de las principales generadoras termoeléctricas de Argentina. Y en 1993 adquirieron el 15,1% de Entel, porcentaje que con los años subió a 25%. 

Entremedio, siguieron creciendo en los servicios básicos, con Esval, Luz del Sur en Perú, y con Agbar compraron Aguas Décima, entre otras. 

El viaje a Italia para recuperar Entel

En 1996, la empresa firmó un pacto de accionistas con la actual Telecom Italia, que tenía el 25%, a través del cual accedió al control de Entel. 

Luego empezaron a deshacerse de activos. En 1999, vendieron todas sus participaciones en el sector energético en unos US$ 473 millones, liderados por el gerente general desde entonces hasta ahora, Álvaro Correa, un ejecutivo que cuenta con plena confianza de los accionistas, en particular de Hurtado.

Entonces, cuando vendieron Chilquinta, también iba incluído el nombre. Y como uno de los activos que tenía la sociedad de inversión era el Barrio El Almendral en Valparaíso, en 2000 la sociedad se denominó simplemente Almendral hasta hoy. 

En marzo de 2001, la firma siguió haciendo negocios, y vendió el 25% de Entel a Telecom Italia en US$ 827 millones. Desde ahí solo siguieron en los negocios sanitario e inmobiliario, hasta 2006, cuando se deshizo también de ellos.

Pero en marzo de 2005 volvió a Entel adquiriendo esta vez el 54,76% de la propiedad a Telecom Italia en US$ 934 millones. La firma europea cambió de dueños y decidieron deshacerse de sus negocios en Latinoamérica.

Entonces, fue el hoy presidente de Entel, Juan Hurtado, junto a Bernardo Matte y Alfredo Alcaíno (abogado de Almendral), quienes viajaron hasta Italia y Nueva York a sellar el acuerdo, que hasta el día de hoy recuerdan como un gran negocio: vendieron en 2001 a mitad de precio de lo que compraron de vuelta en 2005.

“En esa época Entel era una compañía telefónica, de celulares. Ahora, 17 años más tarde, vuelven a vender, pero la empresa es otra cosa, totalmente distinta: su negocio ya no son los celulares, es internet”, rematan conocedores de la operación.

Las alertas que preocupan a franceses dueños de Aguas Andinas

La presión de invertir para enfrentar la sequía y un reciente cambio de dueños finales, tiene atenta a la sanitaria chilena. A todo eso hay que sumarle cambios que se podrían venir sobre los derechos de agua y las concesiones a privados, así como cambios regulatorios que incorpore el nuevo Gobierno de la mano del Congreso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR