Click acá para ir directamente al contenido

Opinión

Jorge Selume: "El fuego amigo amenaza con acabar prematuramente la luna de miel"

Jorge Selume: "El fuego amigo amenaza con acabar prematuramente la luna de miel"

Respecto a Izkia Siches, Selume señala que “se las ha arreglado, de manera elocuente, para inmiscuirse en cuanto problema se le cruza por enfrente”.

Por: Jorge Selume | Publicado: Sábado 26 de marzo de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

Siches y los errores no forzados

El debut de Izkia Siches ha sido, por decir lo menos, turbulento. Pero, ¿acaso podía ser diferente? No por nada otros desistieron del cargo antes que ella diera un paso al frente. Hoy por hoy, ejercer al mismo tiempo el liderazgo político del gabinete y de las fuerzas policiales es en extremo difícil, por no decir imposible.

Ahora, más allá de las dificultades propias del puesto, la ministra Siches se las ha arreglado, de manera elocuente, para inmiscuirse en cuanto problema se le cruza por enfrente. Inclusive temas que escapan a su rol, como opinar sobre la propiedad de los fondos de pensiones o proponer un manual de comunicación para ser compartido con los medios.

Más complejo aún, son las declaraciones que da respecto a cómo se ejerce la justicia en Chile y su afirmación de que el color de cabello y apellido inclinan la balanza en favor de unos por sobre otros. La relación entre Interior y Justicia nunca ha sido sencilla, desde el regreso a la democracia han existido tensos episodios entre ambas carteras, pero la nueva ministra ha sido especialmente veloz y proactiva para abrir las cortinas de ese potencial conflicto.

Detrás de estas actuaciones hay un patrón -ahí reside la preocupación- y es que Izkia Siches aún actúa como si fuera una líder de la sociedad civil y no como la segunda máxima autoridad del país. Cuando se es ministro del Interior, contrario a lo que sucede desde el mundo gremial, los silencios pueden ser más valiosos que las opiniones y la prudencia más importante que la vehemencia. Entre antes la nueva ministra capte esto, mejor para ella y Chile.

Jackson y el fuego amigo

Este viernes el gobierno convocó a un encuentro del oficialismo en Cerro Castillo. Luego de una semana marcada por críticas entre los dirigentes de Apruebo Dignidad y Socialismo Democratico, el Presidente Boric se vio en la necesidad de hacer un llamado a la unión y a construir una coalición amplia, sin partidos de primera o segunda categoría.

A 15 días de haber asumido, tener esta clase de reuniones da cuenta de un problema que llega antes de lo esperado y donde el fuego amigo amenaza con acabar prematuramente la luna de miel. Pero, como sucede con los problemas, siempre hay alguien llamado a solucionarlos y, en este caso, esa persona no es otro que el ministro de la Segpres, Giorgio Jackson.

Su tarea no es sencilla, pues debe cuadrar el círculo de una coalición emergente y diversa, que a diferencia de las anteriores, no se creó para ganar una elección, sino que se armó para poder gobernar. Sin embargo, en este caso, se corre el riesgo de que el remedio sea peor que la enfermedad y que los socios de la coalición produzcan todo lo contrario a lo buscado: ingobernabilidad.

Es precisamente lo que se está viendo en la tramitación del quinto retiro. Para Jackson se tratará de su primera, entre muchas, pruebas de fuego. No solo porque tendrá que convencer a sus aliados, sino que también porque deberá convencer a la ciudadanía que aquello que hasta hace pocos meses impulsaban con energía (los retiros) ahora les resultan condenables.

¿Apoyaron los retiros anteriores para ayudar a la gente o para dañar al gobierno de Piñera? ¿Lo hicieron para beneficiar a las personas o para ganar más votos en las urnas? El costo que deberá pagar el gobierno, en un atributo clave como la credibilidad, es justamente el que no quieren asumir muchos de los parlamentarios oficialistas, quienes, en esta pasada, por un tema de consistencia comunicacional, siguen firmes apoyando los retiros.

Otro conjunto de parlamentarios se mantienen firmes apoyando el retiro, porque por esa vía buscan destruir el sistema previsional, aunque eso sea a costa de los ahorros de los trabajadores. Más allá de los motivos, el problema de Jackson no radica en ordenar, sino en unificar. Y en esa labor, cuando los intereses se contraponen y los estilos difieren, se vuelve sumamente complejo armar una coalición armónica e identificable de cara a la ciudadanía. Basta con constatar cómo se desdibujó Chile Vamos durante la administración anterior.

Vallejo y el partido comunista

Hasta el momento es la ministra del comité político que ha mostrado más habilidad en el ejercicio del cargo. En su rol de vocera, ha sabido dar cara a los problemas y esquivarlos sin que le hagan mella. Es quien tiene más oficio a la hora de administrar su capital político, a diferencia de Siches que lo reduce y Jackson que lo expone.

Es verdad que, en comparación con sus compañeros, su posición es más ventajosa, pues, si bien es parte de los problemas, no es la responsable de ellos. De todas maneras, no hay que minimizar esa labor. Sostener esa posición de ilusoria neutralidad no es sencillo y, no obstante, hasta el momento lo ha hecho de forma impecable, mostrando un probado olfato para hacerse a un lado al momento de pagar los costos que atraen los errores de los otros ministros.

También es cierto que ha debido desdecirse en temas como el quinto retiro, tomando una postura contraria a su track record como parlamentaria, pero ha cumplido con su rol dando muestras de ser fría como un pescado y eso, para un vocero de gobierno, es un atributo escaso y valorado.

No se inmuta para decir las cosas más complejas con una sonrisa en la cara y, la ocasión en que se vio expuesta a cometer un error, cuando se anunció un manual de comunicaciones para ser compartido con la prensa, fue lo suficientemente astuta y rápida para que el problema quedara encapsulado en Interior y no en su cartera.

Todo apunta a que la principal amenaza de la ministra Vallejo no está dentro de Palacio, sino que afuera, y que serán sus camaradas del Partido Comunista su principal dolor de cabeza.

Partiendo por Daniel Jadue, quien no ha trepidado en criticar al ministro de Hacienda y en calificar como “impresentable que la misma coalición que aprobó el cuarto, hoy diga que el quinto retiro es absolutamente inviable”. Para bloquear ese flanco será de ayuda su aliada Karol Cariola y otros, pero esa clase de protección resulta ser provisoria y no soluciona el conflicto de fondo que se está incubando entre el gobierno de Boric y el PC. 

J. J. Jinks: "La recesión global es inminente"

Mientras el Presidente Boric hacía una oda al pasado conmemorando el 50 aniversario del discurso de Allende en la ONU, el ministro Marcel se juntaba con el CEO de BlackRock Larry Fink en sus oficinas buscando atraer inversiones a Chile. De cuál de esas dos miradas termine primando dependerá el bienestar de los chilenos en los años que vienen.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR