Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

Arquitectura, diseño y arte como actores del espacio público

Arquitectura, diseño y arte como actores del espacio público

El arquitecto Guillermo Hevia García considera que la discusión sobre ciudad, vivienda y espacio público hoy está centrada en aspectos cuantitativos y debería complementarse con el aporte cualitativo del diseño y la cultura para elevar los estándares de forma universal.

Por: Francisca Maturana / Foto Nicolás Saieh | Publicado: Sábado 8 de enero de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

Fueron dos casos puntuales los que llevaron a Guillermo Hevia a interesarse en el espacio público. Lejos de lo que podría pensarse, no estaban relacionados directamente con la construcción de una plaza o un parque, sino más bien con su intervención, un pabellón y un artefacto.

El primero fue para el concurso Young Architects Program organizado por el MoMA PS1, y que en Chile desarrolla Constructo. Guillermo junto al arquitecto Nicolás Urzúa desarrolló un pabellón al que llamaron “Tu Reflexión”, en el Parque Araucano.

Consistía en una galería de espejos de aluminio con forma de laberinto, que buscaba transformar el entorno. Resultaron ganadores. Era la primera vez que el arquitecto lidiaba con lo público de forma directa, sin un mandante de por medio, en un proyecto donde el uso y la vida diaria eran lo más importante.

El segundo caso fue la plaza de la Veracruz, en Lastarria, donde fue invitado por la fundación NuBe a participar de un proyecto que se llamó NuBe Plaza y para el que Hevia creó “Cuerpo enredado”, un sistema abierto que consiste en 128 anillos metálicos sucesivos que se apoyan en una estructura y dan la idea de un insecto o manguera de agua, artefacto que se puede utilizar como juego o cambiar dependiendo el contexto y su uso.

“La crítica que uno puede formular, es que la discusión pública sobre ciudad, vivienda y espacio público está centrada en aspectos cuantitativos, y el diseño queda fuera del tema de discusión, y ahí hay una oportunidad súper relevante”, asegura Guillermo, arquitecto y profesor de la Universidad Católica y Premio Arquitecto Joven del Colegio de Arquitectos en 2017.

“Desde la arquitectura, los artefactos, los pabellones, e incluso, con los programas, hay una posibilidad de enfrentar este tema desde otra arista”, agrega Guillermo, en una reflexión que comparte en la nueva edición ED Habitar.

El desafío en Chile está en la mejora y democratización de los programas en el espacio público.

Ahí toca tres casos emblemáticos, los playgrounds de Aldo Van Eyck en Holanda; los playscapes del escultor japonés-estadounidense Isamu Noguchi; y, finalmente, el caso del arquitecto suizo francés Bernard Tschumi en el Parc de la Villette. Y da cuenta cómo algunos de ellos reflexionaron a lo largo de todas sus carreras sobre este tema hasta lograr implantar sus ideas.

El potencial de la arquitectura y el diseño no está solo en revalorizar el espacio público por la obra, sino también como herramienta para equiparar estándares en diferentes comunas o localidades. Finalmente, las áreas verdes son difíciles de mantener, en cambio la infraestructura cultural, recreativa o, incluso, los mismos edificios tienen el potencial de dar soluciones, asegura Guillermo.

Comenta que las licitaciones y concursos públicos suelen estar ligados a monumentos o edificios emblemáticos, cuando “el juego o lo que puede parecer irrelevante es un campo súper fecundo”.

También ayudaría, reflexiona citando a un exprofesor, cambiar la visión de arquitectura centrada en el paisaje por una centrada en el clima; tomar conciencia de la diversidad de nuestro país y que el diseño responda efectivamente a sus aspectos.

El rol público del arte
“Lo interesante en el plano del arte, desde el más clásico hasta el más contemporáneo, está cargado de simbolismo. Sin ir más lejos la estatua de Baquedano, es un símbolo, pero a partir de una obra de arte, y eso lo puedes extrapolar a distintos tipos de obras”, asegura Guillermo Hevia sobre la evolución del arte desde el simbolismo hacia la experiencia.

Esto ocurre desde la II Guerra Mundial en adelante, cuando se botan todas las esculturas y monumentos asociados con los bandos perdedores, y continúa actualmente con la revisión de personajes que se está haciendo en Estados Unidos, a partir de temas raciales y de colonialismo. Esos ejemplos dan cuenta de la complejidad del arte y el potencial que adquiere el llevar la cultura fuera de los espacios clásicos, como los museos.

Finalmente, “creo que el espacio público puede ser mucho más rico que algo asociado solamente a la naturaleza o la arista paisajística. Y puede incorporar pequeños servicios o programas. Obviamente no un centro comercial en la mitad del parque, que es un error ya cometido, pero sí pequeñas intervenciones, espacios para servicios, un tipo de mixtura que me parece súper relevante”.

El desafío en Chile está en la mejora y democratización de los programas en el espacio público, concluye. “El hecho de que sea noticia que una heladería se inaugure en La Pintana, nos debería alertar y llamar mucho más la atención porque son aspectos de segregación que me parece que son imperdonables, y detrás de eso hay arquitectura y por lo tanto una oportunidad de diseño”.

Cecrea, espacios abiertos a la creatividad

El programa, presente en 13 regiones del país, ofrece acceso gratuito para niños, niñas y jóvenes entre 7 y 19 años. Hablamos con cuatro directores a cargo de los Centros de Creación Artística de Vallenar, La Ligua, Valdivia y Castro, que desde 2019 han inaugurado espacios con infraestructura propia. Ellos nos cuentan sobre su metodología y la misión de generar una ciudadanía creativa.

Dua Lipa: así se fue su primer concierto en Chile

Tania Selaive, editora de Play FM, estuvo en el concierto de Dua Lipa en La Florida la noche del viernes. En primera persona cuenta lo que vio, lo que sintió y cómo frente a sus ojos estuvo la nueva gran diva del pop.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR