Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

La nueva apuesta de las creadoras de Market People

La nueva apuesta de las creadoras de Market People

La startup chilena creada en 2020, que se especializa en la venta de prendas de lujo de segunda mano, hace un mes cerró una ronda pre seed de US$ 500 mil en la que entraron como inversionistas Antonia Rojas, Sebastián Kreis, Álvaro Jalaff y los hermanos Lería Luksic.

Por: Valentina de Aguirre y María José López | Publicado: Jueves 8 de diciembre de 2022 a las 18:42
  • T+
  • T-

Al poco tiempo de conocerse, María Ignacia Cartoni y Stephanie Truan supieron que tenían que emprender juntas. Se encontraron viviendo en Miami por coincidencia, entre el 2017 y el 2019: la primera había estudiado Diseño en la UDD, la segunda Economía en la U. de Chile. Ignacia había trabajado como compradora en Walmart, Stephanie en el Mineduc y en LarrainVial (en la mesa de dinero primero, y después, en el área de distribución de fondos privados).

Las dos antes de llegar a la capital de Florida habían estudiado postgrados que, dicen, les dieron herramientas que en Miami quisieron desarrollar: Cartoni en Saint Martin’s College, en Londres, y en Parsons School of Design en NY; Truan, un executive MBA en Harvard, Boston.

Esos años en EEUU, mirando los market place internacionales, se dieron cuenta de que había un gran potencial para armar en Chile un negocio relacionado con la moda y la “ropa usada”: que incluyera tecnología, que fuera escalable y con foco en la sustentabilidad. Fue el primer bosquejo de Market People, una plataforma online de compra y venta de ropa de lujo de segunda mano que lanzaron en julio de 2020, en plena pandemia.

El 2021, su primer año completo de operaciones, lograron ventas sobre los 700 mil dólares y acaban de cerrar su primera ronda de inversiones de 500 mil dólares. “Nuestra mentalidad siempre fue hacer algo grande”, dice Ignacia. “Yo creo que uno de los secretos del éxito que hemos tenido hasta el momento es la visión de empresa que tenemos, siempre hemos querido llevar esto a grandes escalas”, añade.

Con la idea de democratizar el acceso al lujo y aportar a la economía circular, en esta startup reciben a consignación productos de personas naturales y también de marcas (que usan la plataforma como una manera de vender su exceso de inventario) y se encargan de todo el proceso, desde el retiro de los productos, hasta el pricing, la fotografía, el estudio de mercado, la autentificación y el marketing.

Durante el año pasado se dedicaron a perfeccionar la plataforma con un software hecho a medida, “que es lo que nos caracteriza y nos da la escalabilidad”, explica Stephanie. “La idea no era quedarnos en una empresa de venta de ropa de segunda mano, porque eso hubiera sido algo muy poco desafiante, sino ser una empresa de software y logística”.

Este 2023, cuentan, las ventas mensuales alcanzan los US$ 150 mil. Hace un mes cerraron una ronda pre seed de US$ 500 mil, a la que entraron como inversionistas Antonia Rojas, de ALLVP; Sebastián Kreis, de Xepelin; Álvaro Jalaff, de Patio; Mauro Korleat, de IKSA Inversiones; y Óscar Lería Luksic.

Lo hicieron todos a título personal, no de sus empresas, y con ese capital están ahora financiando la apertura de su primera tienda física y headquarters en el edificio Alonso, del grupo Patio, en Vitacura. “Nuestro objetivo es hacer una oficina/experiencia: un espacio que sea oficina, bodega y que también funcione como una tienda pop up”, explica Stephanie.

Los lives y el estilo

Uno de sus referentes internacionales es The RealReal, una plataforma creada el 2011 para vender lujo de segunda mano en Estados Unidos, que hoy, poco más de 10 años después, ya cotiza en la bolsa y donde se pueden encontrar prendas de marcas como Chanel, Nike, Prada y Cartier. Según un informe publicado por la marca a principios de este año, el 40% de los compradores de The RealReal están reemplazando la moda rápida por los artículos de segunda mano.

Ignacia cuenta que en 2012, cuando Market People aún no existía, ella le escribió a Julie Wainwright, la fundadora de aquella firma, cuyas oficinas están en San Francisco. “Y me respondió. Me agendó una reunión en Nueva York con la jefa de la oficina de aquella ciudad. Y después de la conversación, pensé que en Chile no había mercado para un negocio de este tipo. Fui muy poco visionaria”, analiza hoy.

Su conclusión, a justo diez años de esa reunión, es que hay espacio para este mercado y para que siga creciendo. “A muchos aún les cuesta creerlo. Me acuerdo cuando teníamos nuestras primeras exposiciones en bancos de inversión tradicionales, varios de los ejecutivos nos miraban pensando ‘qué vienen a hacer acá estas dos niñas vestidas de fucsia y animal print’. Cuando les contábamos que al primer año de lanzarnos vendimos sobre los US$ 700.000, nos empezaban a escuchar más en serio”, cuentan.

Ese colorido look es parte del sello de Market People. Se ve en el logo de su marca, en sus promociones semanales, y en los lives que realizan todos los martes en los que ambas socias muestran los productos que llegaron, los testean y recomiendan a sus seguidores. Eso ocurre en la bodega que tienen en Vitacura -ahora se realizará en su nueva oficina-, en medio de una distendida y casual conversación entre ambas.

Parte de la receta de Market People, dicen, es que pese a que las dos se involucran en el tejemaneje de toda la operación, sus roles están definidos: Cartoni ve todo lo relacionado a retail y diseño, mientras que Truan está a cargo de los números y el crecimiento de la startup.

La nueva apuesta

Hoy Market People tiene un equipo de 17 personas y suben cerca de mil productos a la semana a su página web, incluidos los clósets de varios famosos o influencers. También han implementado la venta de productos de personajes conocidos, como objetos de la casa de Virginia Demaria y de Josefa Izquierdo, más conocida como La Reina del Dato.

Aunque el negocio principal es la ropa de lujo -el promedio por unidad es de $ 90 mil-, también hace un mes crearon una versión con productos “low cost” -los artículos ahí son del orden de $ 15 mil-. Bautizaron esa vertical como “Market Ganga”.

“Había una serie de productos que rechazábamos porque no cumplían con el estándar fijado inicialmente. Pero era ropa bonita, en buen estado, y se le podía dar un segundo uso. Además, el 60% de lo que vendemos aún tiene etiqueta”, explica la economista. En ambos, el modelo de negocio consiste en que Market People se queda con entre un 40% y 50% de la venta.

Y, aunque el fuerte es la ropa y los accesorios de mujer, también tienen de hombre y de niños y hace pocas semanas ampliaron su catálogo con una nueva apuesta: la decoración. “Lo que nosotros queremos lograr es que si una persona quiere comprar algo, cualquier cosa, se le venga Market People a la cabeza, porque tenemos hombre, mujer, niños y deco”, dice Stephanie.

La encargada de esta nueva arista del negocio es la diseñadora Valentina Cartoni, hermana de Ignacia, quien fue la creadora de la tienda Pin Your Travel Map, especializada en mapas pineables y objetos de viaje. La idea es que Market Deco se convierta en una especie de Pinterest dentro del rubro de la segunda mano, que no sea solo un lugar para comprar productos, sino también para inspirarse. “Lo entretenido y fascinante de la sección deco es que te muestra cómo usar los productos; el valor agregado es muy fuerte”, dice Valentina.

En esta nueva vertical de negocio, y a diferencia de lo que hacen con la ropa, implementaron un sistema de bodegaje híbrido: algunas cosas las guardan en su bodega y otras quedan en la casa de sus clientes hasta que se concreta la venta. Apenas eso pasa, ellas se hacen cargo de toda la logística de despacho, siempre con el modelo B2C.

En Market Deco es clave la apertura de la tienda en Vitacura. De hecho, uno de los primeros eventos que harán en este nuevo espacio es una exposición de la artista chilena radicada en Australia, María José Benvenuto, que se inaugura el 15 de diciembre. “El arte fue escogido como parte protagónica de la sección deco, ya que tenemos como objetivo promoverla como una inversión y darle liquidez al mercado del arte. Estamos muy contentas de poder difundir el trabajo de artistas tanto chilenos como internacionales, dándole acceso a los clientes con un precio justo”, explica Stephanie Truan.

Para el 2023 miran la opción de expandirse fuera de Chile. “Nos gustaría ser no solo un referente nacional, sino también expandirnos en la región”, concluyen.


La fórmula Cartoni

La semana pasada fue otro Cartoni el que hizo noticia. Carlos Alberto, su padre, fundador de Komax, empresa que representa marcas como Polo, Banana Republic, Gap, entre otras, y que se vendió a la mexicana Axo. Ignacia confiesa que por ello tuvo una afortunada escuela en su casa. “Y lo digo a mucha honra. El interés y buen ojo en el retail, por hacer negocios, por todo esto, se lleva en la sangre”, cuenta Ignacia.

Eso sí, aquello también tuvo sus costos. “Hice mi práctica en Polo, en NY. Y tras salir de la universidad, quise entrar a trabajar a Komax. Pero mi papá me respondió ‘no’. Me lo tomé muy mal. Me dijo que me alejara de mi zona de confort y del estereotipo de ‘hija de’. Me recomendó ir a las grandes compañías, que ahí me dieran cátedra, y después de eso, poder dar cátedra yo”, recuerda.

Pero no fue fácil. Cuenta que mandó su CV y portafolio de trabajo a varias firmas, pero que en más de una le respondieron “nos complica tu relación con Komax. Es la competencia”. “Me cerraron todas las puertas. Nadie me contrataba”, comenta. Hasta que la contrataron de Walmart. “Le doy gracias por haberme ‘obligado’ a optar por el camino difícil. Partí desde cero en todas las áreas, en la trinchera: conocí el trabajo de producción, de diseño, de logística, las noches sin dormir, las negociaciones con Asia, los post venta. Si partía mi carrera en Komax, probablemente me habría saltado todo esto. Walmart fue la mejor escuela”, concluye.

Las recetas veraniegas de Josefina Turner

La chef y emprendedora cuenta que siempre está pensando en sabores y mezclas, y eso se refleja en sus preparaciones: simples, creativas y realmente lindas. Aquí, tres recetas para compartir este verano.

Miguel Farías, director ejecutivo de FOJI: “Tenemos una tarea ardua quienes estamos a cargo de instituciones culturales”

Está cerrando un mes intenso: estuvo a cargo de montar el inmenso concierto en el que el director Paolo Bortolameolli hizo sonar la Octava Sinfonía de Mahler con 600 músicos en el Teatro Caupolicán. A comienzos de enero también fue nombrado parte del directorio del Teatro Municipal de Santiago y ha enfrentado las primeras semanas desde que Irina Karamanos cerrara la Coordinación Sociocultural de la Presidencia de la cual depende la Fundación, aunque aún no se define quién presidirá el directorio en su reemplazo.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR