Click acá para ir directamente al contenido

Cultura

Volver a los oficios: una universidad y una escuela apuestan por esta tendencia

Volver a los oficios: una universidad y una escuela apuestan por esta tendencia

Desde una escuela de oficios recién inaugurada en Frutillar hasta la nueva carrera de la Universidad Católica de Temuco, que busca recuperar y fortalecer las industrias manufactureras, hoy aprender oficios es más que una moda: es realmente un estilo de vida.

Por: Valentina de Aguirre | Publicado: Viernes 1 de septiembre de 2023 a las 10:00
  • T+
  • T-

“¡Qué ganas de haber estudiado esta carrera!”, dice uno de los comentarios en las publicaciones de Instagram de la Escuela de Oficios Creativos de la Universidad Católica de Temuco (@oficioscreativos_uct), carrera que partió recién este año, con una generación de 34 estudiantes. Ese grupo se armó entre recién egresados, cambios de carrera y otros que entraron por admisión especial. Según cuenta la directora de la carrera Sibylle Von Baer, son personas que “vibran con ideas y posibilidades creativas que se van probando y desarrollando”.

La idea de crear esta Escuela de Oficios Creativos nació tras un levantamiento de información sobre las nuevas tendencias en las formas de estudio de los jóvenes. “Valoran el acto creativo con las propias manos y el énfasis en el uso y el aprendizaje en acción”, explica Von Baer. “Dentro de esta mirada contemporánea, entrecruzada con el alto crecimiento en nuestras industrias creativas, tanto regionales (de la Araucanía) como nacionales, se presenta la oportunidad de formalizar estos espacios de aprendizaje con el objetivo de apoyar a los jóvenes en una orientación que les permita desenvolverse de forma profesional, pertinente y con excelencia en el mundo laboral cambiante e ir al encuentro de las nuevas lógicas”.

Los oficios son tendencia

Después de muchos años relegados a un segundo plano, hoy aprender nuevos oficios es una tendencia. Como cuenta Von Baer, según el analizador de tendencias WGSN, existe una transformación a nivel global que se está desarrollando progresivamente en la sociedad, que revalora el hacer manual, la sustentabilidad, el comercio local y todo aquello con una mirada puesta en el presente creativo y tecnológico.

Es dentro de esta mirada contemporánea donde nacen varios movimientos o subculturas en crecimiento, como la neoartesanía –una combinación entre arte, artesanía y diseño–; el movimiento slow, que promueve una vida más calma en todo el quehacer humano, y el maker o hacedor, término acuñado por Dale Dougherty de O’Reilly en EEUU”, explica la directora de la Escuela de Oficios Creativos.

La malla curricular de la nueva escuela de la Universidad Católica de Temuco se centra en tres materias primas principales: madera, arcilla y fibra. “Nos interesa impulsar la formación de expertos creativos con un profundo conocimiento de la materia prima, orientados hacia una práctica contemporánea que permite, en primer lugar, visibilizar una nueva forma de entender la profesión, fomentar la recuperación y el fortalecimiento de las industrias manufactureras, pero también abrir la posibilidad de crear y potenciar nuevos polos productivos (industrias manufactureras sustentables), tanto en nuestra región como a lo largo del país, revalorizando la riqueza territorial a través de industrias creativas”, explica.

Para la creación de la escuela, que forma parte de la Facultad de Arquitectura, Artes, Diseño y Oficios, analizaron varios referentes internacionales, como la Academia de las Artes de Estonia, fundada en 1914; la Universidad de las Artes de Alberta, en Estados Unidos; y el West Dean College of Arts and Conservation, en Inglaterra, además de varios programas relacionados a los oficios que hay en Alemania. “En esta evaluación nos dimos cuenta de la importancia de incorporar no sólo una línea técnica, sino también una creativa y una de emprendimiento en el itinerario formativo”, cuenta Von Baer.

Una escuela en Frutillar

La Matriz (@escuelamatriz) es el nombre de una nueva escuela de oficios para niños y adultos que abrió sus puertas hace poco más de un mes en Frutillar. El proyecto, creado por tres socias que provienen del mundo de la educación y que comparten “el amor por el hacer”, nació porque se dieron cuenta que no había algo así en la ciudad. Frutillar es una ciudad que está bullente, un semillero de iniciativas artísticas y culturales de todo tipo, pero no existía un espacio formal donde pudieran desarrollarse diferentes oficios, de manera más profunda”, cuenta Patricia Laso, periodista y una de las fundadoras de La Matriz.

El equipo a cargo de esta escuela también coincide en que en el último tiempo ha aumentado el interés por los oficios, tanto desde los jóvenes, que ven el desarrollo de un oficio como una posibilidad laboral, hasta adultos profesionales que buscan en estas disciplinas una vía de desarrollo personal.

“Creo que la gente quiere parar y darse estos espacios. El hacer, particularmente el tejer o trabajar la cerámica, genera un efecto mental en que tu foco es súper particular, entonces realmente logras abstraerte del entorno”, explica Consuelo González, diseñadora, profesora de arte y otra de las socias de La Matriz, quien destaca que en los jóvenes el trabajar en distintos oficios también permite potenciar la perseverancia, la práctica y la valorización de lo hecho a mano.

"Sobre todo en tiempos en que la inmediatez es todo, creo que exponer a los niños a estos oficios, que tienen otro ritmo, otro tiempo, es algo muy positivo, porque esto queda. Los oficios requieren de técnica, que se desarrolla mediante la práctica y la reiteración, y eso complementa el aprendizaje que los niños están teniendo en sus colegios y con sus familias”, explica Laso.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR