Click acá para ir directamente al contenido

Coffee break

Víctima de asalto en pizzería: “Me reuniré con autoridades para saber qué se está haciendo" para frenar la delincuencia

Víctima de asalto en pizzería: “Me reuniré con autoridades para saber qué se está haciendo" para frenar la delincuencia

Por: Equipo DF MAS | Publicado: Sábado 4 de junio de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

El domingo pasado el arquitecto Diego Aigneren (45) fue víctima de un asalto en una pizzería en Vitacura. Este es su testimonio: “Eran las 2 y media de la tarde del domingo, cuando llegamos al restaurant Brunapoli, con mis tres hijas (de 17, 14 y 7 años). Llegamos en mi auto, me estacioné a una cuadra del lugar, y caminamos durante un par de minutos hasta entrar. Hacía frío, iba con un abrigo que tapaba mis muñecas: nadie podría haber visto mi reloj (Rolex).

Nos sentaron en la mesa más cerca de la puerta. Desde ahí se veía el mesón al que llegan los repartidores de comida a retirar los pedidos. Estábamos mirando la carta cuando un hombre se acercó a nosotros. Todo pasó muy rápido: sacó una pistola y de manera muy agresiva me pidió (con acento extranjero) que le entregara el reloj.

Al principio creí que era una broma. Cuando pasa algo así, uno demora un par de segundos en reaccionar: no es normal estar almorzando un domingo en un barrio tranquilo y ser encañonado. Luego apuntó a mi hija de 7 años en la cabeza. Él estaba muy nervioso. Me garabateó para que me apurara. Le pedí que se calme, ‘te lo voy a entregar, pero porfavor aleja esa pistola de mi hija’, le rogué.

La gente que estaba almorzando en el restaurant se escondió abajo de las mesas y otros corrieron hacia adentro. El asalto, que fue muy mediático, al actor Cristián de la Fuente terminó con su hija con un disparo en una pierna. Esta gente no discrimina si hay niños, actúan de manera violenta. Eso también nos pudo pasar. Tuvimos suerte.

Se llevó mi reloj, intentó robar los celulares, pero no lo dejé. Se subió a una moto con un cooler Rappi, en la que lo esperaba alguien que manejaba.

Nos quedamos en shock. Se acercó Martina, la anfitriona del local, y me contó que esto ya había pasado antes: tres veces en las últimas dos semanas. En el restaurante se portaron muy bien, inmediatamente llamaron a Seguridad Ciudadana de Vitacura que llegó a los pocos minutos y luego, Carabineros.

Quiero destacar la tremenda coordinación que tienen entre la seguridad de la comuna, Carabineros y la PDI. En la semana me contactó Camila Merino, la alcaldesa, para que nos pudiéramos reunir y analizar la situación. Nos juntamos también con el subdirector de Seguridad de la comuna. Les comenté como había sido todo, ellos estaban enterados de los detalles.

Conversamos sobre la inseguridad que se está viviendo en el país, cómo se coordinan entre las comunas y con la fiscalía y las acciones que está tomando Vitacura para prevenir estos hechos.

Lamentablemente a mi parecer, si los delincuentes andan armados y no tienen reparos en disparar, la seguridad comunal queda prácticamente reducida a la prevención.

Las cámaras y la presencia constante de los guardias en moto dando vueltas por las calles, ayuda a prevenir: son pruebas que permiten condenar a los delincuentes. Pero con un arma en la mano, la cosa se desequilibra totalmente. Es evidente que la solución sería mayor presencia policial, pero dada la situación que tenemos de delincuencia e inseguridad en el país, se hace imposible.

Una gran medida sería que guardias municipales pudiesen portar armas, tema que se ha conversado, pero que por al menos unos años más, es improbable que suceda.

Contacté al diputado del Distrito 11 Cristián Araya, le escribí el miércoles. Mientras fue candidato a alcalde, fue bien pro seguridad. Quedó en contestarme, espero recibir su respuesta prontamente.

¿Qué busco? Que estas situaciones no queden en ‘qué pena, ojalá se pase el susto rapido’. Mi objetivo es reunirme con las autoridades para saber qué se está haciendo y que la gente esté enterada de lo que pasa, qué seguimiento tienen estos casos. Lo más lamentable es que en Chile ya no podemos andar tan tranquilos como antes”.

El trabajo silencioso de Alexander Galetovic durante la pandemia

Desde el inicio de la llegada del Covid-19, el senior fellow de la Universidad Adolfo Ibáñez tomó contacto con un grupo de amigos economistas para buscar soluciones tecnológicas y metodológicas que permitieran minimizar el impacto de las cuarentenas en las empresas.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR