Click acá para ir directamente al contenido

Cómo cuido mis lucas

¿Cómo subirse a la ola de la Inteligencia Artificial?

¿Cómo subirse a la ola de la Inteligencia Artificial?

Desde que comenzó el año han sido muchas las firmas dedicadas a la IA que han multiplicado su capitalización bursátil. ¿Pero sigue siendo una buena opción de inversión? ¿Qué hay que tener en cuenta? Esto dicen los expertos.

Por: Mateo Navas | Publicado: Miércoles 5 de julio de 2023 a las 15:20
  • T+
  • T-

La inteligencia artificial (IA) ha sido protagonista en las carteras de inversión en 2023, despertando la curiosidad de algunos inversores. Con promesas de transformación radical, esta tecnología se ha posicionado como el próximo gran hito en el mundo de los negocios. ¿La razón? Promete ser capaz de catapultar la eficiencia de empresas, gobiernos y personas naturales a niveles insospechados.

Si bien la IA ha estado presente durante décadas, su desarrollo aún es incipiente, dicen expertos. Gracias a los recientes avances en la programación de software y el hardware, esta tecnología está experimentando un crecimiento exponencial.

Solo un dato: en junio, Mistral AI, una startup con sólo cuatro semanas de antigüedad y cofundada por ex trabajadores de Meta y Google, levantó US$ 113 millones. Una cifra similar consiguió la startup Runway (cofundada por dos chilenos) la semana pasada.

Desde inicios de este año las acciones de gigantes tecnológicos como Meta y Nvidia han experimentado alzas de tres dígitos porcentuales. Las acciones de la matriz de Facebook, por ejemplo, subieron 130% en los últimos 6 meses, mientras que los papeles de la compañía de semiconductores crecieron 190% (ver recuadro).

En un informe de 2022, PwC estimaba que la inteligencia artificial podría aportar US$ 15,7 billones a la economía mundial en 2030. “Los mayores beneficios económicos de la IA se producirán en China (26% de impulso al PIB en 2030) y Norteamérica (14,5% de impulso), lo que equivale a un total de US$ 10,7 billones y representa casi el 70% del impacto económico mundial”, se lee del estudio.

Sin embargo, en medio de este frenesí, voces disonantes han surgido para advertir sobre los peligros potenciales de una adopción sin límites de esta tecnología. Por ejemplo, el dueño de Twitter, Elon Musk, ha promovido una regulación más estricta, argumentando que estos sistemas plantean riesgos profundos para la sociedad. Algo similar advirtió el Centro para la Seguridad de la IA, conformado por un grupo de líderes de la industria tecnológica y científicos que incluye a Bill Gates y al CEO de OpenAI, Sam Altman. “Mitigar el riesgo de extinción por IA debería ser una prioridad mundial junto a otros riesgos a escala social como las pandemias y la guerra nuclear”, se lee de la misiva publicada el 30 de mayo.

Pero también existe otra preocupación: ¿estamos frente a una burbuja? Después de todo, hay empresas que han multiplicado su capitalización bursátil por el solo hecho de presentar un producto nuevo.

Según PwC, la IA podría aportar US$ 15,7 billones a la economía mundial en 2030.

“La industria se encuentra en constante evolución, impulsada por los avances tecnológicos, cambios en los comportamientos del consumidor y nuevos desafíos económicos y sociales. Se espera que la industria continúe creciendo en los próximos años, aunque a diferentes ritmos en cada sector, pero, obviamente, también existen desafíos y amenazas”, señala Emanuel Juárez, analista de Libertad Academy.

Por su parte, José Miguel Tobar, director de IA e innovación de Wird, comparte: “Estamos en un momento de crisis donde los crecimientos han sido bajos y las inversiones se han desacelerado. Pero a pesar de que el escenario es negativo, las empresas relacionadas con inteligencia artificial siguen siendo muy atractivas y levantando capital a un ritmo mucho mayor que sus pares tecnológicos”.

¿Espacio para crecer?

Según múltiples informes de PwC, Goldman Sachs y Morgan Stanley, el rubro de la inteligencia artificial con mayor proyección es la tecnología generativa, que se enfoca en la creación de contenido original a partir de datos existentes gracias a algoritmos y redes neuronales avanzadas. El ejemplo más conocido es OpenAI con ChatGPT.

En general, los analistas proyectan que la industria de la IA todavía tiene espacio para crecer. Por ejemplo, Carlos Guayara, cofundador de Trii Chile, señala que el rubro todavía es incipiente porque “este tipo de negocios se apalancan y dependen de la cantidad de data que se esté usando en la sociedad. Y no solo se consume cada vez más data, sino que crece de forma más rápida, y sus usos son cada día mayores. Por lo cual, vemos una perspectiva creciente”.

Y agrega: “Además de la favorable perspectiva que tiene la industria para los próximos años, otra de las cosas que hay que destacar, es que se va consolidando como una industria cada vez menos cíclica y menos volátil para los inversionistas. Sin embargo, siempre hay que revisar en el corto plazo el impacto que puedan tener las restricciones que puedan surgir de las constantes disputas entre Estados Unidos y China, quienes son los mayores productores y consumidores de la industria. A pesar de esto, esperamos que la industria crezca en más de US$ 1 trillón hasta 2030”.

Por su parte, José Miguel Tobar comenta que “en el último par de años las compañías especializadas en inteligencia artificial han crecido mucho dado los grandes avances que ha tenido la disciplina, además de las aplicaciones prácticas que ha logrado. Estamos lejos de que este crecimiento se detenga, es más  podemos decir que la IA está volviéndose parte fundamental de los distintos negocios. Es muy posible que las empresas que dominen esta tecnología en el futuro estén a dos o cinco años de nacer”.

“Debemos entender que cada vez que se desarrolla una nueva tecnología, los inversionistas esperan un aumento en la productividad al aplicarla en los negocios, lo que se traduce en mayores beneficios y márgenes empresariales. Un claro ejemplo es Nvidia que sorprendió al mercado al mostrar un guidance muy por encima a lo que esperaban los analistas, disparando el valor de las acciones”, apunta Ignacio Mieres, analista de mercados de XTB Latam.

Y complementa: “Si observamos que el sector realmente genera un crecimiento en los beneficios empresariales, podríamos continuar viendo aumento en los rendimientos de las compañías”.

¿Cómo entrar?

Existen varias formas de invertir en el sector de la inteligencia artificial de manera diversificada, pero es importante hacer una investigación exhaustiva y entender los riesgos asociados de invertir. Algunos de ellos pueden incluir los fondos indexados, los cuales replican un índice. También se puede apostar por el sector de acciones individuales o fondos de inversión. Otra opción son los ETF sectoriales.

Justamente sobre los ETF, Ignacio Mieres explica que uno de los más populares es el Global X Robotics & Artificial Intelligence (BOTZ). Este, dice, “se basa en empresas del mundo involucradas en la industria de inteligencia artificial y robótica, acumulando un rendimiento aproximado del 40% en lo que va de año”.

Cristian Sepúlveda, fundador de Ubiqq.ai, comenta que existen múltiples formas de invertir en inteligencia artificial, por lo que “dependerá del grado de madurez de las soluciones”.

“Si hablamos de empresas globales que cotizan en bolsa, las tres principales son Nvidia, que es el proveedor de los chips (GPU) donde corre la IA; Microsoft, que compró parte de OpenAI (ChatGPT) y lo está integrando en toda su oferta de productos y servicios; y eventualmente Amazon Web Services, principal proveedor de plataforma en la nube, que aumentará su venta ya que el consumo global de servicios en la nube será arrastrado al alza por el aumento de uso de infraestructura IA”, dice.

No todas las oportunidades de inversión están basadas fuera de Chile. Carlos Guayara afirma que en Trii “uno de los valores que más se operan es el fondo Silicon de DVA Capital, que agrupa todas las empresas líderes en IA, Machine Learning, Big Data, e Internet of Things. Es el mejor fondo en Chile desde su lanzamiento, logrando una rentabilidad de 134% desde 2019, y un 22% en el último año”. 

“Además de la favorable perspectiva que tiene la industria para los próximos años, otra de las cosas que hay que destacar, es que se va consolidando como una industria cada vez menos cíclica y menos volátil para los inversionistas”, dice Carlos Guayara, cofundador de Trii Chile.

Pero no todo son fondos, acciones y ETFs. Cristian Sepúlveda propone otra opción: “Existe la posibilidad de entrar en etapas tempranas a empresas de IA, ya sea como inversionista ángel, mediante un fondo de capital de riesgo (VC) o mediante plataformas de crowdfunding. En Chile, hay varias instituciones que articulan estas inversiones, como la aceleradora Platanus Ventures o el crowdfunding Broota”.

Aparte de esto, Sepúlveda recomienda tres ETF: el de tecnología autónoma y robótica de ARK (ARKQ); Robo Global Robotics and Automation Index ETF (ROBO), y el First Trust Nasdaq Artificial Intelligence and Robotics ETF (ROBT).

“Cierto grado de sobrevaloración de activos”

Una de las advertencias más reiteradas por expertos es que, si bien la inteligencia artificial es una industria que seguirá creciendo, también podría existir un ajuste en torno a firmas que no están realizando innovaciones reales. Es por eso que, dicen, hay que evaluar cada inversión con la mayor cantidad de información posible. Sobre todo para aquellos que están comprando acciones individuales.

Ignacio Mieres, por ejemplo, explica que “en los últimos años la inteligencia artificial ha experimentado un impresionante crecimiento de más del 250%, proyectando unos ingresos en el sector de US$ 31.200 millones. Estos datos son alentadores y atractivos, pero también han generado cierto grado de sobrevaloración de activos en el corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, el sector de la IA se muestra como altamente prometedor, con grandes perspectivas de crecimiento e impacto tanto en la sociedad como en las empresas”.

Operación Renta 2024: todo lo que debes saber

Algunos de los plazos para presentar las primeras declaraciones vencen el 1 de marzo. Por esto, empresas ya comenzaron a recabar información y a preparar sus documentos más importantes. Acá, un resumen completo de esta nueva edición, con los principales cambios y plazos más importantes.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR