Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

Disturbios en KazajIstán: ¿bandidos, terroristas extranjeros o una desordenada lucha por el poder?

Disturbios en KazajIstán: ¿bandidos, terroristas extranjeros o una desordenada lucha por el poder?

Más que un golpe de Estado planeado, el levantamiento parece haber sido una protesta espontánea que aprovechó profundos resentimientos.

Por: Nastassia Astrasheuskaya, desde Moscú | Publicado: Sábado 15 de enero de 2022 a las 21:00
  • T+
  • T-

El presidente de Kazajistán ha llamado a los manifestantes “terroristas”. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, los ha calificado de “fuerzas externas” empeñadas en la “revolución”. Algunos creen que los disturbios en la república de Asia central son una lucha de poder entre las élites nacionales.

Lo indiscutible de las protestas de Kazajistán, que han dejado 164 muertos y casi 8.000 detenciones, es que comenzaron hace una semana en una ciudad remota con apenas unos cientos de manifestantes.

Luego, las protestas aumentaron como una bola de nieve. En cuestión de días, grandes multitudes en todo el país exigían un cambio social y político.

Los enfrentamientos violentos, la toma del aeropuerto internacional y el saqueo de edificios cívicos llevaron al gobierno a pedir tropas a Rusia para sofocar los disturbios.

El presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, justificó la solicitud a Moscú alegando que la violencia fue un “intento de golpe de Estado” coordinado por un “centro (de mando) único”.

En cambio, el levantamiento parece haber sido provocado por una protesta espontánea que aprovechó profundos resentimientos sociales y económicos. “Los manifestantes iniciales eran personas que tradicionalmente protestan… (pero) se les unieron los jóvenes de las afueras... los pobres que están descontentos con la brecha social que existe en Kazajistán”, dijo Evgeny Zhovtis, un activista de derechos humanos en Almaty.

La primera manifestación comenzó en la pequeña ciudad de Zhanaozen por un problema local: la duplicación del precio del gas licuado de petróleo.

Más de mil millas al suroeste de la capital Nur-Sultan, Zhanaozen es sinónimo nacional de abuso de los derechos humanos después de que la policía matara a 14 trabajadores petroleros que protestaban por los derechos laborales en 2011.

La creciente protesta pronto asumió otras demandas, principalmente, la destitución del expresidente Nursultan Nazarbayev y su familia de sus posiciones de poder tras bambalinas y control de la economía.

Los manifestantes corearon: “¡Fuera el viejo!”, una referencia al autócrata de 81 años que gobernó Kazajistán durante tres décadas hasta que entregó la presidencia a Tokayev en 2019.

Tokayev accedió a las demandas de los manifestantes. Despidió a su gabinete, revirtió el aumento del precio del combustible y destituyó a Nazarbayev de su puesto como jefe del poderoso Consejo de Seguridad.

Sigue el descontrol

Con una apariencia de paz aparentemente restaurada el fin de semana, el gobierno ha tratado desde entonces de distinguir entre las protestas por combustible y la violencia posterior. “Escuchamos todas (sus demandas)… pero esto no significó nada”, dijo Tokayev el lunes. “Estalló una ola de disturbios masivos disfrazados de protestas espontáneas”.

Sin embargo, su idea de que los disturbios fueron planeados no encaja en la cadena de eventos, dijeron los analistas. Por un lado, los manifestantes no tenían líderes claros ni demandas compartidas, más allá de una insatisfacción general con Nazarbayev, argumentó Mukhtar Ablyazov, un ex funcionario exiliado en Francia

Almaty también fue un escenario natural para la erupción. La ciudad más grande del país es un destino clave para los inmigrantes internos, ha sufrido un aumento reciente de la delincuencia y tiene reputación de ser un centro de protestas, dijeron Alexander Gabuev y Temur Umarov del Centro Carnegie de Moscú.

“Escuchamos todas (sus demandas)… pero esto no significó nada”, dijo Tokayev el lunes.

Tokayev afirmó que las protestas fueron luego tomadas por “radicales religiosos, elementos criminales, bandidos, cazadores furtivos y gamberros de poca monta”.

De hecho, los bloggers locales y las publicaciones en las redes sociales sugieren que algunos manifestantes llegaron en autobuses en grupos organizados. Algunos afirmaron que les pagaron. Los videos de las redes sociales también muestran a personas robando armas de la policía y sacando escondites de armas de los automóviles.

Pero la afirmación de los funcionarios de Kazajistán de que estos “terroristas” fueron dirigidos desde el extranjero no está respaldada por pruebas sólidas. Tokayev incluso afirmó que los “terroristas” habían recuperado los cuerpos de sus camaradas caídos de las morgues por la noche. “Así es como cubren sus huellas”, dijo.

¿Lucha de poder?

Algunos analistas creen que la causa principal de los problemas es una lucha de poder interna entre Tokayev y Nazarbayev, a quien no se ha visto desde que comenzaron las protestas.

Los enfrentamientos de Almaty estallaron alrededor del mercado de Altyn Orda, supuestamente controlado por el hermano menor de Nazarbayev, Bolat. Tokayev también despidió al jefe de inteligencia del país, Karim Massimov, un aliado cercano de Nazarbayev.

 “No fue sorprendente que el primer movimiento de Tokayev fuera despedir a Massimov”, dijo George Voloshin, analista de la consultora con sede en París Aperio. “Lo que estamos viendo es una lucha por el poder”.

Sin embargo, otros en el círculo íntimo de Nazarbayev parecen estar intactos por ahora. Entonces, Massimov puede haber sido el chivo expiatorio de la crisis, dijo Simon Glancy, fundador de la consultora de Soluciones Estratégicas, con sede en Almaty.

 “Claramente, algunas negociaciones están en curso”, dijo Glancy. “En cualquier caso, los Nazarbayev ya no son una fuerza política significativa”.


Kassym-Jomart Tokayev, el presidente kazajo frente a una nación en crisis 

Kassym-Jomart Tokayev puede haber sido presidente de Kazajistán desde 2019, pero realmente ascendió al poder el miércoles pasado.

Fue entonces cuando asumió el papel de jefe del consejo de seguridad de la nación, reemplazando a un gigante político, Nursultan Nazarbayev, de 81 años, su predecesor como presidente que lideró la economía más grande de Asia central durante tres décadas.

Nazarbayev renunció en 2019, pero retuvo el control del consejo de seguridad (y su papel como “padre de la nación”) hasta que las protestas por los precios del combustible de esta semana se convirtieron en las más grandes en la historia postsoviética de Kazajistán. Ahora se rumorea que huyó del país, dejando a Tokayev a cargo de Kazajstán con la ayuda de un amigo: el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Tokayev, un protegido de Nazarbayev, nunca fue considerado más que una figura interina. Eso ahora ha cambiado. Con la tarea de tratar de estabilizar una población de 19 millones, el presidente se quitó la máscara diplomática esta semana, llamó a tropas de aliados militares y dio órdenes de “disparar a matar sin previo aviso” a cualquiera que dañe la propiedad estatal o muestre violencia contra los ciudadanos.

Tokayev nunca fue un hombre sencillo. Nacido en la entonces capital del país, Alma-Ata (ahora Almaty), en el sureste, fue educado para ser un intelectual. Su padre era un conocido escritor de novela policíaca y su madre trabajaba en el Instituto de Lenguas Extranjeras. Fue a una escuela de élite y se graduó en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, el caldo de cultivo de los diplomáticos soviéticos y postsoviéticos.

Él mismo se convirtió en un diplomático exitoso, sirviendo en las embajadas de la URSS en Singapur y Beijing, en el momento de las protestas y masacre de la Plaza de Tiananmen en 1989, así como en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Moscú.

En 1993, fue descubierto por Nazarbayev, quien lo trajo de regreso a Kazajistán como viceministro de Relaciones Exteriores y luego como primer ministro, y presionó para colocarlo como adjunto del secretario general de la ONU.

Habla cinco idiomas, incluido el mandarín, se ha dirigido a la nación tanto en ruso como en kazajo durante la crisis actual. La habilidad diplomática y los modales impecables de Tokayev son indiscutibles incluso por sus rivales.

Su figura pulida tampoco atrajo al público con tanta eficacia como la de Nazarbayev, quien comenzó su carrera como trabajador de una planta metalúrgica. “Tokayev, un tecnócrata cortés y bien educado, carece de las credenciales de clase trabajadora y la autoridad informal de su predecesor, todas cualidades que jugaron a favor de Nazarbayev”, dice Ben Godwin, director asociado de la consultora Prism.

Tokayev v/s su predecesor

Sin embargo, Tokayev contrasta con su predecesor en otra forma más ventajosa: aparentemente, apenas se involucra en los negocios. Eso puede ayudarlo a ganarse la confianza del público, cuya frustración con la era de Nazarbayev se cocinó a fuego lento a medida que su calidad de vida mejoraba gradualmente, incluso cuando la familia de su líder se convirtió en multimillonaria. Esta tensión llegó a un punto crítico esta semana, alimentando el incendio de la residencia de Nazarbayev en Almaty y el derribo de su estatua en su región natal.

“Lo interesante de Tokayev es que no se sabe que tenga intereses comerciales en el país o fuera del país”, dice Livia Paggi, jefa de riesgo político de la consultora GPW con sede en Londres. “Todos los demás grandes políticos tienen importantes intereses comerciales; él es el único que no lo hace. No hay escándalos de corrupción asociados con él”.

Esto será crítico ahora, mientras la economía permanece en manos de los leales a Nazarbayev. Los yernos del exlíder han sido influyentes en las industrias del petróleo y el gas. Si Tokayev quiere romper con el pasado, deberá pasar la próxima década luchando contra los leales, reemplazándolos con los suyos, exiliándolos o empleando sus habilidades diplomáticas para hacer tratos con ellos.

En el transcurso de su presidencia hasta el momento, Tokayev se ha mantenido al margen de una importante reforma estructural, centrándose en cambio en cuestiones como la ley de competencia y las limitaciones de la cadena de suministro en el sector agrícola, donde vio una solución a la inflación y los altos precios de los alimentos, algunas de las quejas de la gente en la calle.

“Los cínicos dirían que se centró en medidas tecnocráticas porque no tenía el mandato para hacer nada más. Pero él cree que legitimará su gobierno si es capaz de mejorar las condiciones económicas de las personas”, dice Godwin.

Aunque Tokayev ha apelado a muchas de las demandas de los manifestantes esta semana, incluida la reducción de los precios de la gasolina y el despido del gobierno, no debe confundirse con un hombre del pueblo, advierte Godwin. “Es más progresista que Nazarbayev. Él entiende que hay problemas en el sistema actual que deben resolverse, particularmente la economía. Sin embargo, no veo ninguna evidencia de que su prioridad sea convertir a Kazajistán en una nación democrática”.

El chileno que fue sondeado por Giorgia Meloni para ser diputado en Italia

En 2020 el arquitecto Patricio Rolle (65) escribió un comentario en Facebook sobre un discurso de la nueva primera ministra Giorgia Meloni. Tras ello, y por encargo de la política, fue contactado por el partido Hermanos de Italia en el Mundo para postular como parlamentario con cupo internacional (para extranjeros que viven en ese país europeo) en las elecciones que se disputaron el fin de semana pasado.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR