Click acá para ir directamente al contenido

Glocal

“Los cambios radicales no van a volar”: El dividido Congreso brasileño tranquiliza a los inversionistas

“Los cambios radicales no van a volar”: El dividido Congreso brasileño tranquiliza a los inversionistas

Sin una mayoría dominante para la izquierda o la derecha, las alianzas serán cruciales para el próximo Presidente de Brasil.

Por: Financial Times | Publicado: Sábado 8 de octubre de 2022 a las 04:00
  • T+
  • T-

Las elecciones al Congreso en Brasil han puesto de manifiesto la profunda polarización política del país, con partidos tanto de izquierda como de derecha que han logrado avances, pero que no son suficientes para dominar la legislatura.

Los resultados de las elecciones del domingo pasado -que se produjeron junto a unos sondeos presidenciales poco concluyentes- sugieren que el próximo líder del país tendrá que hacer concesiones y formar alianzas para poder aprobar su programa en el Congreso.

“Los cambios radicales no van a volar en este nuevo Congreso”, dijo Marcos Casarin, economista jefe para América Latina de Oxford Economics. “Es una buena noticia para los inversionistas, ya que reduce la probabilidad de un gobierno radical y aumenta la de uno moderado”.

La elección presidencial dominó la cobertura del domingo 2, con el favorito de la izquierda Luiz Inácio Lula da Silva reclamando el 48,4% de los votos frente al 43,2% del líder de la derecha, el actual Presidente Jair Bolsonaro. Dado que ninguno de los dos obtuvo más del 50% de los votos, la carrera irá a una segunda vuelta el 30 de octubre.

Los resultados del Congreso jugarán un papel importante en el éxito o fracaso del programa del próximo Presidente, independientemente de quién gane.

El Partido Liberal de Bolsonaro fue el gran vencedor, pasando de siete a 13 escaños en el Senado, de 81 miembros, y de 76 a 99 en la Cámara Baja, de 513 miembros.

Incluyendo a los partidos Progresista y Republicano, que se consideran alineados con Bolsonaro, el líder populista puede contar con el apoyo de unos 23 senadores. Esta cifra es inferior a la mayoría simple de 41 necesaria para aprobar leyes y a la mayoría de tres quintos necesaria para las enmiendas constitucionales. La mayoría de las reformas estructurales en Brasil, como la modificación del sistema fiscal o la revisión del estado administrativo, requieren modificaciones de la Constitución.

El Partido de los Trabajadores de Lula, de tendencia izquierdista, también ganó, pasando de siete a nueve escaños en el Senado y de 56 a 68 en la Cámara Baja. Incluyendo a los aliados, el exPresidente podría contar con unos 14 senadores en la nueva legislatura, que entra en funciones en enero.

Los partidos de centro-izquierda y de centro-derecha -como el Partido Democrático Laborista y el otrora poderoso Partido de la Social Democracia Brasileña- representaron la mayor parte de los escaños perdidos.

“La elección representa una reducción del centro, mostrando que Brasil está evolucionando políticamente”, dijo Carla Zambelli, legisladora federal del partido liberal, que fue reelegida el domingo.

“La derecha ha aumentado mucho y estoy segura de que esta configuración será muy positiva para la agenda que tenemos que promover”, dijo.

El Centrão, un poderoso grupo no ideológico que actualmente está alineado con Bolsonaro, seguirá dominando y desempeñando un papel fundamental en la aprobación de leyes.

Arthur Lira, presidente de la cámara baja, es el jefe del bloque, que ocupará unos 235 de los 513 escaños de la cámara en la próxima legislatura, más o menos los mismos que antes.

Si Lula gana, tendrá que negociar con el Centrão, que suele intercambiar apoyos a cambio de puestos ministeriales o partes del presupuesto para reinvertir en sus circunscripciones.

Rui Costa, gobernador del estado nororiental de Bahía y estrecho aliado de Lula, dijo tener fe en la “capacidad de diálogo y de hablar incluso con los adversarios políticos” del exPresidente. “Tenemos que separar a la derecha de la (derecha) fundamentalista que es el bolsonarismo. Esta secta no respeta la democracia y solo respira odio”.

Lira ha sido tajante en cuanto a lo que es necesario para aprobar las leyes, diciendo que se trata de una elección entre ofrecer recursos presupuestarios o entregas mensuales de dinero a los parlamentarios. Un escándalo sobre este tipo de compra de votos estuvo a punto de hacer caer la presidencia de Lula cuando estaba en el poder en 2005.

“Es (una elección entre) el presupuesto o volver a la asignación mensual. Son las dos formas de cooptar apoyos en el Congreso Nacional. Yo prefiero el presupuesto”, dijo Lira en una entrevista con Globo News el lunes.

La cantidad destinada a estos estipendios parlamentarios ha pasado de 16.700 millones de reales (US$ 3.200 millones) el año pasado a 19.400 millones de reales en el presupuesto del próximo año.

Los inversionistas acogieron con satisfacción los resultados de las elecciones. El lunes por la noche, el índice bursátil Bovespa había subido más del 5,5%, y el martes ganó otro 0,1%. El real pasó de 5,41 reales por dólar el viernes a 5,17 reales por dólar el martes.

“Los inversores parecen calmados por la composición del nuevo Congreso, especialmente en el Senado, ya que reduce la probabilidad de que un Lula elegido dé marcha atrás en las reformas o aplique políticas más radicales”, dijo Mariam Dayoub, economista jefe de Grimper Capital.

“Aunque ni el Partido Liberal ni el Partido de los Trabajadores tienen mayoría, el Congreso sigue inclinado hacia la centro-derecha, lo que debería impedir los intentos de aplicar políticas más intervencionistas”.

Dayoub dijo que las reformas, incluyendo una revisión de impuestos y cambios microeconómicos, tenían buenas posibilidades de ser aprobadas, pero el próximo Ejecutivo tendría que mantener un enfoque “pro-empresarial” dada la composición del Congreso.

La posición fiscal de la nación es la principal preocupación para muchos inversores extranjeros, sobre todo porque ninguno de los candidatos presidenciales ni el Congreso parecen comprometidos con la rectitud de las cuentas públicas.

“En América Latina, muchos de los desafíos han venido de presidentes populistas que tienen mucha presión social para redistribuir”, dijo Jared Lou, gestor de carteras de William Blair Investment Management. “Si no tienes estabilidad en la política fiscal, el gasto y la inflación pueden volverse desenfrenados”.

El hombre a cargo de la autopsia a FTX

JJR III asumió el 11 de noviembre como CEO del alicaído imperio de Sam Bankman-Fried y desde entonces, afirma, se ha dedicado “sin parar” con equipos de diversos bufetes de abogados y una empresa de ciberseguridad para recuperar “activos de los deudores donde quiera que estén” e identificar información financiera confiable sobre las actividades de la empresa.

SIGUIENTE »
« ANTERIOR